Desconocía la faceta monologuista de Bogotá (Hovic Keuchkerian)

El monólogo es para partirse