Foro Fútbol Club Barcelona Foro Real Madrid CF Foro Atlético de Madrid Foro Villarreal Foro Athletic Club Bilbao Foro Celta de Vigo Foro Sevilla CF Foro Malaga Foro Real Sociedad Foro Betis Union Deportiva Las Palmas Foro Valencia FC Foro RCD Espanyol Barcelona Foro Eibar Foro Deportivo de la Coruña Foro Granada Foro Sporting de Gijón Foro Alavés Foro Leganés Foro Osasuna
Página 15 de 15 PrimerPrimer ... 5 13 14 15
Mostrando resultados 211 a 224 de 224

Discusión: MEMORIAS DEL BARÇA

  1. #211
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    LA RODILLA DE FLORENCIO

    En la Navidad de 1947, el Barça se encuentra casi sin querer con un talento argentino llamado Florencio Caffaratti Chisalvo (Santa Fe, 3/5/1915), enrolado en las filas del América de México y conocido simplemente por Florencio. Fue recomendado por el ex jugador del Barça, Martín Ventolrá -entonces en el Club Atlante mejicano- y José Sendra, ambos amigos del gerente barcelonista, Rosendo Calvet. Anteriormente, había jugado en el Vélez Sarsfield, River Plate y Bandfield. Tras comprar su baja al América, firma por el FCB por 125.000 pesetas y cinco temporadas donde encaja como un guante.

    Hay una cierta confusión en la fecha de nacimiento de Florencio. Varía del 3/5/1915 al 3/5/1919. En la primera, significa que llegó al Barça con 32 años y en la segunda, con 28. Según artículo del Sport del 23/1/2018 a cargo de David Salinas, “… nació en El Trébol, Santa Fe, en 1915 y no en 1919 como reflejan todas las biografías”.


    El hijo de Florencio recuerda que su padre le explicaba que “cuando llegó a Barcelona nadie creía que tuviera 28 años. Pensaban que tenía menos… Pero, en realidad, tenía 32. Me preguntarán el porqué, y la respuesta es muy sencilla: Mi padre no bebía, no fumaba, era muy disciplinado con la dieta… Se cuidaba mucho. Esto le permitió alargar su carrera deportiva”.

    Era un interior muy habilidoso, daba la pelota al pie, hacía los pases justos. “La difícil facilidad de Florencio”, decía la prensa de la época.



    “Gran estilista del balón, cerebro portentoso, trajo al Barcelona ese juego netamente argentino de pausa y pase, de entrega matemática y de profundidad, al par que hábil goleador. Su presencia en el equipo le dio un aire renovador y de gran eficacia”

    De la Historia del CF Barcelona (1971).


    Según la Història del FC Barcelona de 1993, de J. Sobrequés, “… Florencio, que jugaba de interior izquierdo, resultó ser un magistral conductor de ataque”. Su debut, no obstante, acaba con derrota en Balaídos por 3-2 ante el Celta. “… el Barcelona olvidó esta derrota y al domingo siguiente, en Las Corts, derrotó a la Real Sociedad por 6-0. Aquél día, Florencio jugó un soberbio partido: “Imposible jugar mejor”, escribiría Carlos Pardo en la revista Destino. Galvanizado por el nuevo jugador, el Barça continuó su trayectoria imparable con una victoria en Gijón por 1-4 y otra goleada en Las Corts, ante el Sevilla por 6-0 con una formidable exhibición del argentino. La prensa comenzaba a ocuparse extensamente de Florencio. El partido que enfrentó al Atlético de Madrid y al Barça en el Metropolitano el 7 de Marzo, fue probablemente el mejor de la temporada y acabó con empate a dos”.

    Florencio había disputado 6 partidos de Liga marcando 6 goles antes de caer lesionado de gravedad en el partido de la antepenúltima jornada en Las Corts frente al Español el 28/3/1948. El Barça golearía 5-1 pero el defensa españolista José Casas, le golpeó en la rodilla izquierda produciéndole una grave lesión de la que nunca se recuperaría.

    El Mundo Deportivo, 29/3/1948:

    "... sigue el juego y se produce un gran contraataque del Barcelona, Florencio juega muy bien el balón y recibe una fuerte entrada de Casas (minuto 20 de partido), que está jugando en forma áspera. Pero consigue entregar el balón a Seguer, quien lo levanta, terminando la jugada con un escalofriante desvío de cabeza de César que no es gol por poco. Florencio, a partir de esa jugada, cojea visiblemente y pasa a extremo, colocándose de interior, Valle ....”

    El directivo Juan Cosp en los vestuarios una vez finalizado el encuentro:

    "Casas vino anunciando públicamente entre sus amigos de las peñas a las que suele concurrir, que tenía el propósito de lesionar a Florencio de buenas a primeras (*). Según él, no haría el argentino nada si le intimidaba en los comienzos del partido. La directiva del Barcelona, enterada de esto, advirtió a la Federación del caso por medio de una carta la semana pasada que se ha limitado a darle curso enviándola al Comité de Competición"

    (*) El superfuncionario del Barça, Rosendo Calvet Mata, coincide con esta versión.



    La carta, por lo visto, debió extraviarse porque no consta incidencia alguna sobre Casas, jugador de maneras rudas y de una firmeza extraordinaria, según la Història del Fútbol Català de Juan García Castell de 1968, que disputó las dos últimas jornadas de la liga 1947-48 y lo siguió haciendo regularmente en la 1948-49.

    Florencio fue una pieza clave en los seis partidos que disputó con el Barça. Los barcelonistas, empeñados en perseguir obsesivamente durante muchas jornadas al líder Valencia, se jugarían en la penúltima jornada en Mestalla el título (4/4/1948). El equipo valenciano llegó con 34 puntos y el FC Barcelona con 33. La sensacional victoria por 1-3 catapultó a los blaugranas al liderato y en el cierre de la temporada ya en Las Corts, el equipo se proclamaba campeón derrotando al Athletic por 3-0.

    Florencio empezó la temporada 1948-49 renqueante. Su rodilla izquierda ya no volvió a ser la misma. Su único gol lo consigue en Chamartín en la 2ª jornada: el Barça gana 1-2. Se lesiona el 16/1/1949 en Riazor en el que será su última aparición. El equipo volvió a repetir título pero el argentino solo participó en 9 partidos.

    Como escribe David Salinas, los días empezaron a ser muy largos y llegó la nostalgia. Junto a su mujer decidió hacer el viaje de regreso pese a tener tres años más de contrato. Volvió a Méjico para jugar en las filas del Real España y del San Sebastián de León, donde se retiró en 1951.

    El mejor elogio que se pudo leer de él en la prensa catalana fue cuando dejó la entidad: “Florencio se ha ido, mas su recuerdo perdurará. Recordaremos su gran juego, su caballerosidad, su nobleza, y cuando en años venideros veamos a un jugador actuar con gran limpieza y realizando maravillas con la bola, diremos: Juega como jugaba Florencio…”.

    50 años después (1999) regresó a Barcelona acompañado por su hijo, con motivo de la celebración del Centenario del Barça. Los compañeros con los que jugó -los ya escasos supervivientes- “… lo recibieron de una forma muy emotiva. Fue inolvidable”, recordaba su hijo.

    Florencio falleció el 15/9/2001 en Toluca de Lerdo, Méjico.


    En el Metropolitano, una jornada antes de la lesión (7/3/1948): Atlético de Madrid 2, Barça 2. En pie: Velasco, Curta, Gonzalvo III, Elías, Calvet, Gonzalvo II y Enrique Fernández (entrenador). Agachados: Basora, Seguer, César, FLORENCIO y Valle.







  2. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  3. #212
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (1)

    Vaya por Dios. Alfredo Di Stéfano no fue jugador del Barça en 1953 porque el entonces presidente, Enrique Martí Carreto, se negó a pagar a Millonarios 27.000 dólares con lo cual habría comprado la baja del futbolista, último requisito para que se convirtiera automáticamente en jugador del FC Barcelona. Un episodio relatado en Memorias del Barça, Las cosas del señor Martí. Tres décadas más tarde, en 1984, cuando los presidentes del Atlético de Madrid y FC Barcelona, además del futbolista, estaban de acuerdo, Hugo Sánchez no fue jugador del Barça porque un entrenador británico recién aterrizado en el universo blaugrana -Terry Venables-, se trajo de la mano a un semidesconocido delantero escocés llamado Steve Archibald, sin que nadie con un mínimo de influencia en el club, le explicara a Venables quien era y lo que es más importante, a lo que apuntaba el delantero mejicano que ya llevaba tres años en España. Hablamos con toda seguridad de los dos errores más catastróficos de la historia del FC Barcelona. En ambos, siempre tuvo la sarten por el mango, la iniciativa y la facultad de cerrar el trato. En ambos, el Madrid siempre jugó un papel secundario. En ambos, por lo que fuera, el Barça acabó claudicando. En ambos, lo pagó muy caro.



    Esta es la larga historia de un disparate y sus consecuencias.

    Hugo Sánchez Márquez (Ciudad de México, 11/7/1958) llega al Atlético de Madrid en Agosto de 1981 procedente del Club Universitario Nacional A.C. también conocido como Pumas de la UNAM. Evidente olfato de gol y progresión en una época muy dura cuando los delanteros todavía no estaban protegidos ni por las cámaras, ni por los árbitros, ni por nadie. Vicente Calderón, en su segunda etapa al frente del Atlético, tiene que vender al futbolista mejicano porque el club se ahoga, la deuda alcanza los 1.500 millones de pesetas, según el historiador oficial del Club Atlético de Madrid, Bernardo de Salazar en una entrevista a El Mundo Deportivo al periodista Chema Fuente el 25/3/2017 con motivo de los 30 años del fallecimiento del presidente rojiblanco.

    Diego Maradona abandona el Barça en Julio de 1984 y automáticamente suena Hugo Sánchez para sustituirlo como segundo extranjero. Todo cuadra. Vicente Calderón cuyas relaciones con el presidente barcelonista son muy buenas, lo tiene claro pero aprieta: “Queremos billetes verdes. La oferta del Barcelona está muy lejos de lo que pedimos”, MD 7/7/1984 . Por supuesto. El Barça había ingresado recientemente 1.200 millones por el traspaso de Maradona al Napoles. Vicente Calderón era perfectamente consciente de ello y forzó.

    En realidad, el equipo colchonero tenía que hacer frente en seis meses a una deuda de 500 millones de pesetas y necesitaba un mínimo de 300 para los pagos más apremiantes (MD 8/7/1984). Calderón inicialmente, había fijado una alucinada cifra de 500 millones por el delantero mejicano como inicio de la negociación.

    Sin embargo, el acuerdo está casi hecho y una embajada del Atlético -el secretario técnico, Angel Castillo y el tesorero, Jose Manuel Caro- se desplaza a Barcelona para ultimar los detalles, toda vez que Vicente Calderón se encuentra en Houston sometiéndose a un chequeo médico. Se habla de 250 millones al contado + 80 millones aplazados + el delantero Pichi Alonso + una participación en el torneo Villa de Madrid.

    Pero a todo esto, el vicepresidente Joan Gaspar está en Londres “… de prospección, la solución se demorará unos días”, como dice él mismo. Contacta con el presidente del Tottenham: “Terry Venables dio un nombre y en su momento se conocerá. ¿Archibald? Le encantaría venir”. MD 13/7/1984 .

    A partir de ese momento, Núñez se dedica a dar largas y a sembrar de obstáculos el fichaje de Hugo Sánchez. Aduce un coste excesivo y utiliza la carta Archibald aparentemente para que Vicente Calderón rebaje pretensiones ¿Influenciado por Terry Venables? Todo apunta a eso. El 17/7/1984, Venables llega a Barcelona ya para hacerse cargo del equipo con la decisión tomada: “Steve es el 9 que necesitamos”. 225 millones. “Archibald gana, Hugo pierde” puede leerse en el MD del 18/7/1984. Anteriormente, se había leído lo inevitablemente ridículo: “Hugo Sánchez es el primero de la lista, pero Archibald es más barato .

    En cualquier caso, admitamos que el mejicano demuestra carácter: “El Barcelona ha perdido un magnífico negocio conmigo pero no estoy decepcionado: el año que viene valdré más”.



    Steve Archibald firmó su contrato como jugador del FC Barcelona el 23/7/1984.

    El Barça gana la Liga 1984-85 con una autoridad pasmosa. Sumará 53 puntos, 10 por encima del Atlético de Madrid, subcampeón, y 17 sobre el Madrid que acabó 5º. La plantilla es la misma que la del ejercicio anterior excepto en la permuta Archibald-Maradona, la incorporación de Calderé y el cambio de entrenador: Venables por Menotti. Steve Archibald participa en 32 partidos de los 34 y consigue 15 goles. Pero el máximo goleador será Hugo Sánchez con 19 goles en 33 partidos. Jorge Valdano, del Madrid, conseguirá 17 goles sobre 26.

    El equipo, no obstante, muestra de nuevo su trastorno bipolar con el que no hay forma de acabar, en una increíble eliminatoria de Recopa europea con los franceses del FC Metz. El 19/9/1984, en la ida del Stade Saint Symphorien, la ronda parece resuelta con un claro 2-4 a favor. Nadie imagina lo que sucederá en el Nou Camp la noche del 3/10/1984. El lobo Carrasco abre el marcador a los 33 minutos, pero el Metz consigue levantar el partido y la eliminatoria en un partido de pesadilla (1-4). La aventura del Barça en Europa había terminado a las primeras de cambio.

    Y el Madrid, que firma una de sus peores temporadas ligueras (*) -lo que no le impidió conseguir la Copa de la UEFA-, se lanza a por Hugo Sánchez ya con un Ramón Mendoza moviendo todos los resortes de la entidad (25/5/1985) y sin necesidad de proceso electoral. El fichaje, previsible por otra parte, es extraño. Vicente Calderón no quiere vender directamente al mejicano al Madrid y medio camufla la operación utilizando como puente al anterior equipo del futbolista: el Universitario Nacional. Hugo Sánchez termina su contrato con el Atlético en Junio de 1986 y el gran temor de Calderón era que se fuera gratis un año después.

    (*) De hecho, había encadenado su quinta temporada consecutiva sin ganar la Liga, algo que no sucedía desde 1954 cuando ya con Di Stéfano, rompía una racha de 17 temporadas -descontadas las tres de la Guerra Civil- sin conseguir el título. Entrenado por el ex jugador Amancio, recibió ya en la 1ª jornada un misil tierra-tierra en plena línea de flotación del que ya no se recuperaría: el Barça le infringe un 0-3 en el Bernabeu que marcaría implacablemente el desarrollo posterior de la competición. El presidente Luis de Carlos anuncia que deja la presidencia del club (12/2/1985) y Amancio fue cesado en la penúltima jornada tras una derrota en Valencia (14/4/1985).



    Según el artículo, El traspaso puente de Hugo Sánchez al Madrid de Javier Hernández, AS.com, 24 de Octubre del 2012, el 10/5/1985, Ramón Mendoza, Vicente Calderon y Hugo Sánchez apalabran el traspaso del futbolista al Madrid. Se habla que poco antes Joan Gaspar, vicepresidente del FC Barcelona le había ofrecido al mejicano cinco años de contrato a razón de 50 millones por temporada, pero la decisión de Hugo Sánchez ya está tomada: quiere jugar solo en el Madrid.

    El 4/7/1985 el Atlético lo traspasa al Universitario Nacional. Recibe un talón de 200 millones. El 12/7/1985, Ramón Mendoza viaja a México y junto con Hugo Sánchez y el Universitario Nacional, firman el traspaso por 250 millones (*). El 19/7/1985 es presentado en el Bernabeu.

    (*) De lo que se deduce que la comisión que se llevó el Universitario como puente fue de 50 millones como mínimo. También es bueno recordar lo que pedía Vicente Calderón por el jugador un año antes y lo que acabó pagando el Madrid un año después. El pánico a que el jugador acabara su ciclo con el Atlético y que por lo tanto, quedara libre, sin cargas, le pudo al presidente rojiblanco.

    Hay un baile de cifras alrededor del no fichaje del futbolista por el FCB que descoloca. En El Pais (25/7/1984) , el presidente del Barça, José Luis Núñez declaraba: “… nos pedían mucho dinero, olvidando mi experiencia negociadora y la del Barcelona (?). Sabíamos que ese jugador valía 100 millones (??) y desde un principio nos pidieron 300-400. El domingo, volvieron a rebajar el precio y ayer nos lo ofrecieron por 100 millones. Pero han llegado tarde. Han perdido la oportunidad de traspasar a su mejor jugador”. En el mismo artículo, se cifra el fichaje de Steve Archibald en un millón de libras, entonces sobre los 215 millones ¿Quién lo entiende?

    José María Minguella, un personaje que lleva años y años engordando a la sombra del FC Barcelona, bien en función de traductor del entrenador Vic Buckingham en los primeros años 70, como agente futbolístico después y a día de hoy como comentarista , estaba metido inevitablemente en todo este tinglado. El 27/8/2018 recuerda el affaire en un artículo en el diario Sport:

    “Hugo sale al mercado. Mi buena relación con el presidente Vicente Calderón y el secretario técnico Angel Castillo, me pone sobre la pista. Me dicen que no podrán retenerlo y que les interesa vender. A ser posible, al Barça y no al Madrid. “Fichad a Hugo o se irá al Madrid”, me dijo Calderón. Su premonición acabó por cumplirse a pesar de que hubo negociaciones entre Gaspar y varios directivos del Atlético en un hotel del centro de Barcelona. Le pidieron 120 millones de pesetas. La operación se cierra finalmente. Tras llegar a un acuerdo con el tesorero del club rojiblanco, Vicente Calderón dio el OK”.

    “Al día siguiente, todo se fue fue al traste. Me llamó Gaspar y me dijo que Terry Venables no conocía a Hugo Sánchez y que prefería a Steve Archibald. Aquello fue una pifia monumental. El Barça prefirió hacer caso al entrenador y se equivocó. Aquella decisión marcó la historia quizás tanto como anteriormente lo hizo el caso Di Stéfano”.

    Habla de 120 millones de pesetas. Archibald llegó por 215-225 según fuentes. Algo anda mal o alguien miente.



    3/7/1985: una delirante portada del Sport.

    Justo Conde, ya lo conocen, un amigo eterno del barcelonismo, en su trabajo La guerra que nunca cesa (1991), aparte de cebarse en Núñez y sus directivos por su nefasta decisión, recupera unos recuerdos de Hugo Sánchez en el otoño de 1990 después de los lamentables incidentes que se desencadenan con motivo de la ida de la Supercopa de España en el Nou Camp (5/12/1990). La noche que Hristo Stoichkov pisó al colegiado Urizar Azpitarte que había expulsado antes al profeta, y en la que el mejicano, al término del partido, acabó tocándose los genitales repetidas veces ante la tribuna. El Madrid ganó los vestuarios escoltado por la policía.

    “Me consta que cada vez que marco un gol o consigo un título, Núñez y Gaspar se dan de cabezazos. Lo suyo es un problema de mediocridad y vulgaridad. El Barcelona me ha perseguido desde que jugaba en el Atlético de Madrid cuando vivía Vicente Calderón. Gaspar me quería fichar pero el difunto Vicente Calderon les pidió 450 (*) millones de pesetas. Ellos dejaron la decisión a Terry Venables y este prefirió a Archibald que no era tan caro. Yo le dije a Gaspar que al año siguiente costaría el doble. Me consta que el vicepresidente del Barcelona se quedó desilusionado".

    "Posteriormente, vino de nuevo a mi casa en dos ocasiones más para ficharme e incluso puso encima de la mesa un contrato en blanco para que yo pusiera las condiciones que quisiera. Le contesté que tenía un principio de acuerdo con el Madrid y que el dinero no me interesaba, que tenía ofertas de equipos italianos y que si fichaba por el Madrid era porque colmaba mis aspiraciones profesionales. Me contestó que el Barcelona automáticamente me pagaba el triple. Me reiteré en que el tren del Barcelona ya había pasado para mí”
    .

    (*) Ahora son 450 y el Madrid lo ficha un año después por 250. Ineptitud manifiesta aparte del FCB, hay cosas que no cuadran.

    Volviendo al verano de 1985, la despedida del mejicano del Atlético de Madrid, cuanto menos, fue excitante. Sus dos goles le dieron el triunfo en la final de Copa del 30 de Junio ante el Athletic de Bilbao en el Bernabeu. Hugo Sánchez había firmado su primera gran temporada. No sería la última.

    "Me he ganado vestir la camiseta del Madrid. Todo lo que ha pasado ha sido cosa mía. Por más dinero podría haberme ido a Italia o al Barcelona, pero sé lo que quiero".

    Recién comenzaba todo. Que no fue poco.







  4. #213
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (2)

    Las consecuencias del fichaje de Hugo Sánchez por el Madrid van a ser inmediatas. Además del mejicano, llega del Betis, Rafael Gordillo, un futbolista que en los primeros años 80 sonaba como futurible del FC Barcelona y que al fin, a sus 28 años, acabó traspasado al Madrid por 139 millones de pesetas … de los que el Real Betis -equipo de procedencia-, solo ingresaría 28. El resto, directamente para pagar deudas, El País, 5/7/1985. También se hace con el central del Sporting, Maceda: 50 millones.

    Inmerso en conflictos internos de todo tipo desde un principio y azotado por una devastadora plaga de lesiones, la temporada 1985-86 fue para el FC Barcelona de una zozobra continua, acabando abocado a un final muy cruel por lo traumático.

    Excepto por la incorporación del delantero Raúl Amarilla del Zaragoza y las de los jóvenes del filial, Angel Pedraza y Esteban Fradera, no hay novedades en el grupo.

    Bernardo, como capitán del equipo, inicia ya en Septiembre una guerra sin tregua contra el presidente, José Luis Núñez, como consecuencia de un tema que debió estar resuelto mucho antes: las primas para la temporada en curso. Posteriormente, Bernardo, ya más allá del tema monetario, extendió su conflicto a todos los ámbitos del club, desde Terry Venables hasta los servicios médicos, en una especie de guerra particular contra el mundo y el equipo no pudo en ningún momento sustraerse a ello (*).

    Cumplida la jornada 6, el Barça solo suma una victoria y 5 miserables puntos en plena fase en la que coinciden las reivindicaciones salariales de Bernardo y los problemas con la renovación del centrocampista Víctor Muñoz, el cual declara sentirse bajo de moral y se borra de los partidos contra Atlético de Madrid y Osasuna.

    (*) En Memorias del Barça se relata todo el tinglado en Bernardo 1980-1988: The very best. (Pag.1)



    Ni el Madrid ni Hugo Sánchez disfrutan tampoco de una apertura liguera plácida. Un gol de Valdano muy al final en el Benito Villamarín salva los muebles al equipo blanco que consigue empatar contra el Betis (2-2) en un partido en el que el mejicano consigue su primer gol oficial con su nuevo equipo, pero en el que es expulsado por protestar de forma desconsiderada a un linier y sancionado con un partido.

    Para el barcelonismo, el Barça-Madrid de la jornada 11 (10/11/1985) parece por fin, el punto de inflexión en la irregular campaña en la Liga y el inicio de la recuperación. El Madrid pierde la imbatibilidad (2-0) en un vibrante partido aunque sigue manteniéndose como líder con 17 puntos. El Barça con un partido menos -el que se suspendió en el Nou Camp contra la UD Las Palmas debido a que sobre Barcelona se reprodujo poco menos que una segunda edición del Diluvio Universal el 19/10/1985-, suma 12. Se da la circunstancia de que solo 48 horas antes, un milagroso gol de Steve Archibald había evitado muy probablemente la eliminación en los octavos de final de la Copa de Europa en el estadio Das Antas, en Oporto, en una eliminatoria dramática donde había mucho que leer entre líneas.

    Como que por ejemplo, en la ida del Nou Camp (23/10/1985) se produce un penalty absolutamente escandaloso que un indocumentado árbitro holandés no se dignó en señalar. El agarrón de Migueli dentro del área al delantero Juary cuando este encara a Urruti, además habría significado a día de hoy, la expulsión del central barcelonista. “… nadie entiende todavía la impunidad de la falta cometida sobre Juary que hizo correr un murmullo de desaprobación por el Camp Nou. Allí donde el aficionado adora sus colores, pero donde nadie le ha de explicar lo que es el fútbol ni los atentados al reglamento”. (El Mundo Deportivo, 24/10/1985). La incidencia acontece ya en la 2ª parte todavía con el marcador a cero y muy poco antes del primer gol del Barça, obra de Marcos en el minuto 62. Ocho minutos después, una genialidad de Bernardo establecía el 2-0 final mientras la expedición del Oporto se subía por las paredes con el referee Van Lagenhove. El partido dejó un rastro de sensaciones amargas: también en la 2ª parte, la rodilla de Juan Carlos Pérez Rojo crujía definitivamente después de muchos avisos. Sería la primera baja importante de larga duración para el equipo y además iba a significar el fin de la carrera futbolística de Chechu a sus 26 años. Jamás se recuperó.


    El Mundo Deportivo, 8/11/1985

    Asimismo, en la jornada posterior al triunfo ante el Madrid, en Balaídos (17/11/1985), el defensa del Celta, Lemos, lesiona en una mala entrada a Marcos Alonso a los 2 minutos de juego. Ligamentos. Se pronostican dos meses de baja pero serán cuatro. El futbolista se hallaba probablemente en el mejor momento de su vida deportiva. Tanto Marcos como Rojo eran dos piezas muy importantes en el esquema del equipo. Lo fueron con Menotti y lo continuaban siéndolo con Venables. No serían las últimas.

    Y el Barça derrota al Sporting por 2-0 en el Nou Camp (23/11/1985), a la UD Las Palmas por 3-1 en partido aplazado en su día (27/11/1985) y en el viejo Atocha pulveriza a la Real Sociedad por 1-5 (1/12/1985). Tras esta jornada -la 14-, el Madrid suma 21 puntos y el Barça, 20.

    Pero el Madrid se activa de verdad tras una derrota en Valladolid por 3-2 el 24/11/1985 y un esperpento en Mönchedgladbach tres días después en ronda de la Copa de la UEFA donde es masacrado 5-1. Justo cuando la prensa deportiva en general, habla de crisis, los blancos despiertan. Es la vieja historia. Además de eliminar al Borussia en la vuelta venciendo por 4-0 (11/12/1985) firmará en la Liga un registro de 16 victorias en 17 partidos y se proclamará campeón tras seis años de sequía, la tarde del 23/3/1986 en el Bernabeu después de derrotar al Valladolid por 2-1 (*). Por esas fechas, el Barça ya hacía mucho tiempo que tenía la mente puesta solo en la Copa de Europa y los puntos se le escapaban como el agua entre las manos.

    (*) Se da la circunstancia de que como el FCB la temporada anterior, el Madrid fue campeon cinco jornadas antes del final y ante el mismo equipo, solo que en este caso, el Barça se había proclamado campeón en el Nuevo José Zorrilla.

    El calvario liguero para el Barça había empezado la tarde del 8/12/1985 cuando un gol de Ito en el minuto 90 representa la victoria del Betis en el Nou Camp y abre una brecha con el Madrid que ya no podrá ser recuperada.

    Los problemas musculares de Steve Archibald aparecen en el arranque de temporada y no van a cesar. Son de todo tipo: desde roturas fibrilares hasta inflamaciones en el Tendón de Aquiles, pasando por molestias y dolores de condiciones varias. En la recta final del ejercicio, por su cuenta y riesgo se pone en manos de un fisioterapeuta en Amsterdam llamado Smith para no perderse la final de Sevilla. Sus ausencias en las alineaciones se incrementaron de tal forma, que finalmente solo disputaría 13 partidos de Liga con el miserable bagaje de 4 goles. En la Copa de Europa, solo se alineó en 4 partidos pero eso sí, sus dos goles fueron de capital importancia: el que consiguió en Das Antas que evitó la tragedia y el del Comunale de Torino que ponía en franquicia la eliminatoria de cuartos contra la Juventus.


    El inverosímil gol de Archibald en el Comunale (19/3/1986). Sin ángulo y con la oreja. Tacconi se la come.


    Por mucho que El Mundo Deportivo del 5/5/1986 titulara lo de Archibald volvió como nuevo, eso no era cierto como se demostraría en la final. Nunca debió jugarla; uno de los errores más graves de Terry Venables. El “9” debió ser para Angel Pichi Alonso, el héroe de la semifinal contra el Göteborg. Archibald llevaba prácticamente dos meses desaparecido y acusó la falta de rodaje.

    Lo de Bernardo fue mucho peor. Una vez medio superado el affaire de las primas, empiezan las molestias físicas indiscriminadas, las confesiones al periodista José María García, actos de indisciplina, una rodilla supuestamente enferma, luego son los gemelos, varias anginas, en suma, una interminable historia de confusas lesiones, sorpresas y suspicacias, además de sus deseos de cambiar de aires. Venables, harto de él, le quita la capitanía del equipo.

    Lo cierto es que Bernardo medio participa en la remontada contra el IFK Goteborg la noche del 16/4/1986 en el Nou Camp. Lo de medio participa viene a colación de que físicamente es una ruina: es sustituido en el minuto 55 por Angel Pedraza. Pero hay algo peor que un deficiente estado físico y es su actitud. No está.

    A estas alturas de la temporada, Hugo Sánchez ya ha ganado su primera Liga y su segundo Pichichi. Solo se pierde un partido -por sanción- y su registro habla de 22 goles en 33 partidos. Jorge Valdano lo sigue con 16 goles. En la Copa de la UEFA, competición en la que el Madrid repetiría título, el mejicano anota 5 goles más. Bien, el contraste con Steve Archibald -el futbolista que Terry Venables prefirió poco menos de dos años atrás en lugar de Hugo Sánchez convenciendo a la cúpula del FC Barcelona- es, como mínimo, sangrante.

    Pero el Barça, con todas sus cicatrices, miserias, demonios familiares y polémicas que se han encadenado prácticamente desde Septiembre, tiene en su mano cerrar la temporada con unos registros históricos: hablamos de la Copa del Rey y de la Copa de Europa.

    La final de la Copa se juega en el Vicente Calderón (26/4/1986) y el otro finalista es el Real Zaragoza. El Barça accede tras una accidentada semifinal que lo enfrenta al Athletic de Bilbao: la vuelta en San Mamés es inolvidable y acaba en una batalla campal con invasión de campo y cargas de la policía.

    Un afortunado gol del uruguayo Rubén Sosa en el minuto 34 -un lanzamiento de falta desde 40 metros fue desviado por Pichi Alonso a la red- le da el título al Zaragoza ante un Barcelona desdibujado e ineficaz que fue incapaz de llegar más allá de un dominio territorial (La Vanguardia, 27/4/1986). Se habla también de impotencia ofensiva.

    De todas formas, el barcelonismo se siente con derecho a sentirse favorito (*) en la final del 7 de Mayo contra el Steaua de Bucarest. A pesar de que los rumanos eliminaran al RSC Anderlecht en semifinales -el fútbol belga se encontraba inmerso en el mejor ciclo de su historia- con un contundente 3-0 en Bucarest tras perder en la ida en Bruselas por 1-0. En el Sánchez Pizjuán sevillano, apenas se distinguían unos centenares de seguidores rumanos -algunos de los cuales acabaron solicitando asilo político- entre la marabunta blaugrana en las gradas.

    (*) Pleno derecho. Por mucho que nos encontremos en los años ´80 del siglo XX, cuando el Barça era susceptible de padecer las mil y una maldiciones y ser atacado por infinidad de virus, llámense secuestros, hepatitis, tobillos y rodillas de estrellas que crujen, Goicoecheas que andaban sueltos -en aquella época se escribía Goicoechea-, Ligas prácticamente ganadas que se regalaban, motines de los futbolistas contra la presidencia … Tras lo problemáticas que resultaron las eliminatorias contra Sparta de Praga, Oporto, Juventus y Göteborg, una final jugada en territorio amigo contra el Steaua de Bucarest parecía apuntar, por fin, a un final felíz y no a convertir a los rumanos en el primer equipo -y el último- de la Europa del Este en conquistar el máximo trofeo continental. Si no hay derecho a sentirse favoritos en estas condiciones ¿cuándo, entonces? Otra cosa es la incapacidad de refrendarlo en el terreno de juego, algo que tal y como se desarrolló el encuentro, por lo visto parecía estar escrito en alguna parte.


    Sevilla, 7 de Mayo de 1986 ...

    El partido -insulso y anodino, impropio de una gran final- (Cròniques del Barça 1899-1992, G&A) acabó convirtiéndose progresivamente en una pesadilla. Salió justamente como quería el Steaua que desde el primer momento se limitó a defenderse y a esperar que el Barça se quemara. Si el equipo hubiera estado mínimamente inspirado, se habría adjudicado el partido y el título sin ningún problema. Pero tan solo en fases aisladas de la 1ª parte, compitió con cierta dignidad. Luego, acabó envuelto en un espantoso bloqueo y el Steaua -que no llegó a inquietar a Urruti en los 120 minutos de juego- sentía como un triunfo cada minuto que pasaba sin que se alterara el marcador. Para determinados jugadores del Barça, parecía que la cosa no iba con ellos.

    Xavier García Luque, en La Vanguardia del 8/5/1986, se ensaña con Bernardo y no le falta razón: “Ni quiso, ni pudo. Pudo desequilibrar la balanza, pero no lo hizo. Quizá por falta de motivación, quizá por culpa de una escasa preparación física o quizá porque no quiso. En la primera parte, jugó a un nivel mínimamente aceptable aunque lejos de lo que cabría exigirle en un partido de tanta trascendencia. En la segunda parte, desapareció del campo. Primero técnicamente y luego, físicamente, pues Venables lo sustituyó en el minuto 83. Resulta que 12 minutos antes el veterano Iordanescu había entrado en juego y hacía aún más ridícula la presencia del alemán, que ni creaba juego ni cortaba las acciones del recién llegado. Se fue sin mirar al banquillo y se metió directamente en la caseta. Poco parecía importarle lo que restaba por jugar”.

    Claro que si hacemos caso a Bernardo parece que la película que protagonizó fue otra. O que todo estuvo en nuestra imaginación. El 25/9/2017, en el programa de TV3 Quan s'apaguen els llums (Cuando se apagan las luces) y reproducido posteriormente en el diario Sport, cuenta su versión, una versión mejorada, inevitablemente suavizada con el paso implacable de los años, que varía un tanto de la original, con la que le regalaba los oídos al periodista José María García y que venía a decir: “Querían ganar la final sin mí”.

    Al periodista Lluis Canut, Bernardo le cuenta:

    “En la final de Sevilla lo pasamos mal. El partido se quedó muy parado, duro, poco bonito. Pero teníamos que ganar como fuera, daba igual, de penalty, en el último minuto... pero no fue así. Después llegó el peor momento de mi carrera: el cambio. No me lo esperaba. Fue un momento en el que no sabía qué pensar”.

    A mitad de curso (1985-86) me había llegado una información en la que se me aseguraba que Terry Venables ya quería otro extranjero después de la ganar la Liga 1984-85. Pero el presidente dijo que no. Seguí".

    “Cuando Terry me cambió en Sevilla, en la soledad del vestuario, pensé que él quería ganar la Copa de Europa sin Schuster para poder decir que había sido campeón sin mí. Me entró una gran decepción. Me duché, me vestí y me fui del estadio. Fue una decepción enorme. Tenía que salir de allí. Salí del estadio, en chándal y un neceser, y me metí en un taxi. Me llevó al hotel”.

    “Vi los penaltys en la habitación. Estaba en silencio total. Estaba con mi mujer porque no le gustaba ir al estadio. Quería que ganara el Barça, claro. Yo tenía que haber tirado el primer penalty, o el último, hubiera dependido de la estrategia... Pero perdimos. Y eso que Urruti paró los dos primeros”.

    “Tenía bastante ya con lo mío y sentí otra gran decepción tras la derrota. Experimenté una sensación muy rara. Sentí un gran vacío. Es difícil explicarlo. No fui a la cena del equipo, la verdad es que nadie me llamó. Al día siguiente regresé a Barcelona en avioneta. Y en el coche, ya camino de casa, sentí al presidente por la radio diciendo que Schuster ya no jugaría más con el Barcelona. Había que buscar un culpable. Fui yo, pero por irme del campo. En circunstancias normales hubiera sido del entrenador”.

    “Ni un minuto pensé que tenía que irme. No quería irme. Era feliz. Pero esa respuesta no les gustó (a la directiva). Llegaron a decir que no estaba bien de la cabeza... Cosas desagradables. Llegamos a los juzgados. La siguiente temporada me quedé sin jugar. No me inscribieron. Entrenaba cada día pero el fin de semana me quedaba en casa".

    “Tuve una oferta de la Juventus en febrero, finalizaba la era Platini. Me reuní con ellos en Suiza, pero no me veía ahí, en el fútbol italiano. Me iba libre y me pusieron un cheque en blanco. Querían que fuera el sustituto de Platini. Pero decidí no ir. Entonces me llamó Leo Beenhakker y me dijo que fuera al Madrid con él. Nos reunimos con Ramón Mendoza, el presidente ese momento, y llegamos a un acuerdo".

    Bernardo, muy humano él, se acuerda de lo que quiere y cuenta lo que le da la gana. Si el periodista en cuestión, no le pregunta los motivos por los cuales se dedicó a envenenarlo todo a partir de Septiembre de 1985 y no le recuerda tampoco su actitud en la final de Sevilla, entre otras muchas cosas, no será el bueno de Bernardo, el que saque los esqueletos del armario.


    Bernardo, en plena final.

    La tanda de penaltys -algo con lo que no había contado absolutamente nadie, rumanos incluidos- fue atroz. No se conocían registros en los que constara un equipo capaz de errar 4 lanzamientos. El Barça entró de lleno en esas estadísticas por derecho propio gracias a Alesanco, Pedraza, Pichi Alonso y Marcos. El llorado Urruti detuvo los dos primeros pero fue inútil. La crisis institucional y deportiva del club se había iniciado.

    La depresión en el barcelonismo es tal, que cuatro días después de la desdichada final, un Barça-Madrid, aunque fuera en aquél bodrio llamado Copa de la Liga, solo es capaz de reunir en el Nou Camp poco más de 10.000 espectadores. Al partido asiste un Ramón Mendoza versión 1986, encantado de conocerse, que declaraba haber sentido mucho la derrota del Barça, “Me dolió en el alma” y calificaba la temporada del Madrid como “Excesivamente buena con la Liga y la Copa de la UEFA” La Vanguardia, 12/5/1986. Además de asegurar que “Ganar un título europeo es dificilísimo y si deciden los penaltys, una lotería”.

    Esa teoría la iba a comprobar personalmente, cuando el Madrid, con posiblemente el mejor grupo de futbolistas desde el ciclo de Alfredo Di Stéfano, se estrellaría hasta cinco veces consecutivas en Europa por las circunstancias que fueran. Variadas todas ellas. A todo esto, Hugo Sánchez, es recibido delirantemente por miles de personas que lo aclaman en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Méjico, donde llega para incorporarse a la selección de su país que disputará la Copa del Mundo. Al futbolista azteca, todo le va de cara: “Llegaremos a la final seguro. Y nuestro rival puede ser Italia, Alemania, Francia, Inglaterra o España entre los europeos y Argentina o Brasil entre los americanos” (El Mundo Deportivo, 10/5/1986).

    Steve Archibald, junto con Bernardo, fueron las primeras víctimas que generó la catástrofe europea. Dos años después de la gran decisión de Terry Venables consentida -no se olvide- por el presidente José Luis Núñez, el tiempo ya había colocado a cada uno en su sitio.







  5. #214
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (3)

    El Campeonato de Liga 1986-87, pasará a la historia como el del mal llamado play off: un verdadero aborto gentileza de la FEF. Consistía en que una vez terminado el campeonato regular, con sus 34 jornadas, se dividía la tabla de clasificación en tres grupos de seis equipos cada uno, respetando la puntuación conseguida, que se enfrentarían entre sí en una prolongación de 10 jornadas.

    En el primer grupo del 1º al 6º clasificado, se luchaba por el título de campeón, el segundo, del 7º al 12º por una plaza en la Copa de la Liga, otro aborto que finalmente no se celebraría por el colapso de partidos y el tercero, del 13º al 18º por evitar el descenso, un grupo este último, lleno de irregularidades que debió finalizar con el descenso del Cádiz pero que desembocó tras una gran polémica en otra parodia de liguilla entre el mismo Cádiz, Osasuna y Racing de Santander, en la que acabó descendiendo este último.

    Este sistema de competición, que también afectó a la 2ª división, nunca más fue utilizado. El descalabro económico, especialmente en el grupo intermedio, con los estadios medio vacíos, fue histórico. Para la temporada 1987-88, se volvió a su desarrollo habitual pero con ampliación a 20 equipos en ambas categorías.




    Del Anuario “Dinámico”.

    Es la Liga post Sevilla y Bernardo -al que le quedan aún dos años de contrato- ha caído en desgracia y se pasará toda la temporada en blanco. Steve Archibald acabará renovando por 4 años -en una de esas decisiones tan complicadas de explicar de la cúpula barcelonista- y convertido en hombre de recambio y jugando en el filial, el Barça Atlétic. Las incorporaciones son múltiples, hablamos de más de 1.200 millones de pesetas, pero ni eso hace reaccionar al aficionado que aún se encuentra en estado de shock. Esa cantidad se invierte en el guardameta Andoni Zubizarreta procedente del Athletic de Bilbao (200), el centrocampista Roberto Fernández (100) que viene de un Valencia que acaba de descender a 2ª y de dos futbolistas británicos, aparentemente con gol garantizado: Gary Lineker, del Everton (450 y 6 temporadas), que respondería a las expectativas y del galés Mark Hughes, del Manchester United (425 y 8 temporadas), que acabó convirtiéndose en uno de los desastres más notables, deportivos y económicos, del largo ciclo de José Luís Núñez en la presidencia del Barça. José Vicente Sánchez y el portero Lorenzo Amador se van al Murcia y Pichi Alonso, al Español.

    La Liga se abre con un Barça-Racing de Santander en el Nou Camp (30/8/1986) con algo más de media entrada, lo que ya es una cruda y palpable muestra del estado de ánimo del barcelonismo. “Sola la inspiración de Lineker rompió el tedio” La Vanguardia, 31/8/1986. El tedio durará -salvo excepciones muy contadas- toda la temporada, el affaire con Bernardo alcanzaría máxima intensidad, verían la luz progresivamente situaciones polémicas protagonizadas por jugadores como la de Marcos Alonso, cuyos problemas con Terry Venables ya habían llegado a un punto sin retorno y el mismo Venables que acabó querellándose contra el antiguo responsable del fútbol base, Jaime Olivé (Cròniques del Barça 1899-1992).



    Gary Lineker, un formidable delantero centro que tuvo la mala fortuna, primero de llegar en una muy mala época y posteriormente, de tropezar en 1988 con los proyectos del profeta en los que en ningún caso, entraba el jugar con el clásico “9”. Mark Hughes vivió desde el principio una existencia caótica en el terreno de juego: si ha habido un futbolista inadaptado al equipo y a la misma ciudad, fue él. Su patético rendimiento acabó con la paciencia de todos. Se le dio la baja federativa (20/3/1987) y se inscribió nuevamente a Steve Archibald intentando revertir una situación que ya era muy complicada.



    Pero lo más grave es que el público fue abandonando poco a poco el Nou Camp que se fue desangrando/vaciando/desertizando implacablemente. La tendencia alcanzaría su punto álgido en la temporada siguiente, 1987-88. No se recuerda nada parecido en la historia del club ni siquiera en los peores momentos de los años 60. La noche del hat-trick de Gary Lineker al Madrid, “…una gran entrada aunque sin llegar al lleno absoluto”. La Vanguardia (1/2/1987). Eso explica muchas cosas.

    El caso es que sin convencer con su fútbol, el Barça se mantuvo líder durante bastantes jornadas seguido por un Madrid que tampoco deslumbraba, pero con la diferencia de poseer un material de guerra muy superior en global y que, llegado el momento, podía activarlo. Ello, de momento, no le salva de sufrir en el Bernabeu un notable revolcón ante el Athletic de Bilbao (2-4) en la jornada 14. El Barça lo sufre en la jornada 10 en La Condomina cuando el Murcia, dirigido por Kubala, lo supera 1-0. Al Madrid lo dirigía Leo Beenhakker y ya tiene a Buyo en la portería y ha perdido a Maceda que vuelve del Mundial irrecuperable y perderá en Marzo de 1987 a Jorge Valdano, que deja el fútbol con 31 años al contraer la hepatitis C.

    Cuando se completa la jornada 27 (15/2/1987), se combina la victoria del Barça en el Nou Camp frente al Murcia (2-0) con la imprevista derrota del Madrid en Mallorca (1-0). Significa que el equipo disfruta de la mayor ventaja en todo el campeonato: 4 puntos (*). Los números son buenos con únicamente una derrota en 27 partidos y solo 13 goles encajados, pero el fútbol desplegado deja mucho que desear. A esas alturas, Hugo Sánchez ya ha marcado 22 goles por 14 de Lineker.
    (*) El Barça ya se había distanciado 3 puntos del Madrid dos jornadas antes tras vencerlo por 3-2 en el Nou Camp.



    Resulta que en Marzo de 1987, Hugo Sánchez, que se acerca a los 29 años, ha iniciado gestiones para rescindir oficialmente su contrato con el Madrid. Se debate entre una oferta del fútbol italiano y otra del fútbol español. Se siente infravalorado y falto de cariño -“Soy como el niño que llega a casa de la escuela con dieces, se lo dice al padre y este sigue viendo la televisión”- y quiere volar bien al Inter, bien al Barça que también está al acecho El Mundo Deportivo 12/3/1987. En cualquier caso, no se conforma con los 70 millones anuales que cobra actualmente y se habla de una supuesta mala relación con Emilio Butragueño, que anda por los 100. Un claro componente económico y otro emocional según Omar Carrillo/Univisión Deportes 27/6/2017.

    El Inter le había hecho una oferta en firme de 580 millones por 4 temporadas y el mejicano estaba dispuesto a pagarle al Madrid 120 para liberar los tres años que le quedaban de contrato o en caso contrario, se acogía al decreto 1006 (*). 580 – 120 = 460, lo que significaban 115 millones por temporada. Seguía siendo un gran negocio. Y entonces, apareció el Barça -concretamente Joan Gaspar- para enmarañar El País, Alfredo Relaño, 25/6/2017. Se escribe que la oferta es de 750 millones por 5 temporadas.

    (*) El “1006” -previa vía judicial- permitía la ruptura unilateral de un contrato mediante el pago de una determinada indemnización.

    En realidad, la única opción, por mucho que el diario Sport con fecha 12 y 13/3/1987 publicara unas aparatosas portadas y que Ramón Mendoza cargara ásperamente contra José Luis Núñez acusándolo de “ … una actitud antideportiva y poco ética” El Mundo Deportivo 13/3/1987, era el Inter. Siempre según Alfredo Relaño,Mendoza dijo no a cualquier negociación y si había que llegar a los tribunales, llegarían. Y aquello se enfrío tan rápido como surgió. El cariño llegó en forma de mejora de contrato, el Inter desapareció de escena y las cifras nunca se conocieron”.

    Se escribe en El Mundo Deportivo 12/3/1987, que Ramón Mendoza decidió en aquellos momentos ir a por Bernardo, bien basándose en una sentencia favorable de un juicio que tenía el alemán entablado contra el Barça en Magistratura o bien directamente a través del decreto 1006.

    En la web La Hemeroteca del Buitre se encuentra el audio de una entrevista de José Ramón de la Morena a Ramón Mendoza el 14/9/1993, en la cual, el presidente el Madrid además de negar sistemáticamente que el periodista José María García ayudará a retener a Hugo Sánchez para el Madrid, da su visión muy particular de los hechos. Al Barça, ni lo nombra.

    “Me encontré en 1987 con que un día me dijo Hugo Sánchez, en plena eclosión como futbolista y goleador, que se marchaba del Madrid y que se quería acoger al 1006 y que se me iba al Inter”.

    “Me tiré tres meses (*) con él en una pelea noble pero dificilísima. En última instancia cuando el asunto ya estaba en un litigio jurídico con Uefas y Fifas por en medio, recurro a mis buenas relaciones con el presidente del Inter y Hugo Sánchez entra en razón y se queda en el Madrid. García no tiene nada que ver en nada”.

    (*) Mejor lo dejamos en algo más de una semana.

    Es importante recordar que en el momento de esta entrevista, las relaciones de Mendoza con José María García, se habían envenenado completamente y no tenían nada que ver con el idilio que mantuvieron años atrás. El presidente del Madrid llega a decirle a de la Morena cuando insiste en la influencia de García para que Hugo Sánchez reconsiderara su actitud “… que todo son habladurías y además de ese tema no quiero hablar porque no me interesa, me aburre, me fatiga y está por debajo de cualquier consideración ética y humana”.

    “Al final, en una labor muy complicada (*) pero que resultó beneficiosa para todos, Hugo Sánchez triunfó en el Madrid hasta cuando se marchó”.

    (*) Como Bernardo con la final de Sevilla, la memoria de Ramón Mendoza es muy selectiva y cuenta lo que le place. Del aumento sustancioso al futbolista, nada. Parece un cuento de hadas.

    Más divertido es Justo Conde en La guerra que nunca cesa, donde queda retratado -como tantas veces- obviando completamente al Inter. Como si no hubiera existido la oferta de Moratti. Lo reduce todo a un ejercicio obsesivo de ridiculizar al presidente Núñez: “Al final, le cupo, eso sí, la satisfacción de haber incrementado el presupuesto madridista, que no es poco”. Antes, Justo habla de una “hábil operación desestabilizadora a nivel de vestuario madridista en la que lograrían arrastrar al futbolista mejicano”.



    En cualquier caso, el affaire de Hugo Sánchez coincide con una funesta fase del Barça que le va a costar la Liga en primer lugar y la continuidad en la Copa de la UEFA en segundo. Son esos episodios clásicos que tanto abundaron en los ´80. Se arruina una temporada en tres partidos. La siniestra cronología es la que sigue:
    El 28/2/1987 (jornada 29), en el Nou Camp “ … el Sporting brinda una gran exhibición y golea al Barça 0-4. Victoria justa que pudo ser más amplia. La de anoche fue la actuación más triste del Barça desde que lo eliminara el Metz (*)La Vanguardia 1/3/1987.

    (*) Una esperpéntica eliminación europea en el Nou Camp en Septiembre de 1984 mencionada en Hugo Sánchez y nosotros (1).

    Sin solución de continuidad, en la jornada siguiente el equipo es derrotado en La Romareda por el Zaragoza (2-0) “… en una demostración de impotencia no consiguiendo llegar más que en una ocasión con peligro al área local. Dicha oportunidad la malogró Hughes. La conclusión parece clara: Venables debe plantearse su sustitución” La Vanguardia 9/3/1987.

    El Madrid no falla y supera al Sevilla en el Bernabeu por 2-1. Hugo Sánchez, frío como el hielo, a punto de provocar el desasosiego en el madridismo con su supuesta marcha, sigue goleando: ya lleva 25 goles. Los blancos se colocan líderes, una posición que ya no van a abandonar ni en la Liga regular ni en los play off.

    El 18/3/1987 se disputa la vuelta de los cuartos de final de la Copa de la UEFA en el Nou Camp contra el Dundee United. El objetivo es remontar un desfavorable 1-0 pero los escoceses, en un miserable partido de los blaugrana, se imponen por 1-2 con dos goles en los últimos 5 minutos. Es la última participación de Mark Hughes con el FC Barcelona. 24 horas después, Steve Archibald vuelve al primer equipo y sus prestaciones mejoraran -como no podía ser de otra manera- las del desdichado galés. Hughes consiguió 4 goles en 28 partidos de Liga y Archibald, 5 en los 10 en los que participó.

    El Barça afrontará el decisivo play off con la desventaja de un punto con respecto al Madrid (50-49) que será imposible de levantar a pesar de que la sociedad -como solía denominar en aquella época Ramón Mendoza al club que presidía- no fue capaz de ganarle un solo partido al FCB de los cuatro en los que se enfrentaron (*). Ni siquiera en los dos de la fase decisiva. No hizo falta porque el Barça se inmoló por dos veces otra vez en Zaragoza (17/5/1987) y en Gijón (14/6/1987). El Madrid aprovechó esta última derrota azulgrana para proclamarse matemáticamente campeón ganando -que cosas- en Zaragoza por 1-3.

    (*) Emilio Butragueño declaraba en los vestuarios de La Romareda ya celebrando el título que “… la diferencia con el Barcelona ha radicado en que donde nosotros hemos ganado, ellos han perdido” (El Mundo Deportivo 15/6/1987). Inapelable: en el play off, el Madrid ganó en Gijón y en Zaragoza y el Barça, perdió. De hecho, excepto el partido del Nou Camp, los blancos ganaron en todas sus salidas.

    En el clásico del 23/5/1987 del Nou Camp en el que el Barça vuelve a derrotar al Madrid (2-1) y en el que el árbitro, Urizar Azpitarte, se atreve a señalar el primer penalty contra los blancos en 8 meses, el coliseo barcelonista apenas registra tres cuartos de entrada. Un dato sintomático. El Madrid llegó con 4 puntos de ventaja y se fue con 2 y con el average perdido, pero pocos creen en el milagro. De hecho, a lo largo de los 10 partidos del play off y aunque en el primero el equipo empata sin goles en el Bernabeu con lo cual, depende de sí mismo, flota una sensación de derrotismo muy difícil de disipar.

    Hugo Sánchez, que pasa por momentos complicados tanto en su relación con sus compañeros como con la del público del Bernabeu a raíz de su affaire, acabó la Liga con 34 goles en 41 partidos, 12 de ellos de penalty. Como escribe Alfredo Relaño (El Pais 25/6/2017), “… se le mejoró el contrato -con cuidado de que la cantidad no trascendiera- y aquí paz y después gloria”.

    Pero la felicidad no fue completa en la sociedad. El Madrid se estrella en la semifinal de la Copa de Europa, después de transitar por el alambre en sus enfrentamientos contra la Juventus y el Estrella Roja (*). El fatal accidente lo tiene concretamente en Munich (8/4/1987). Además, Juan Gómez Juanito tiene la mala ocurrencia de pisarle la cabeza a Lottar Matthaus en el minuto 39 de partido y es expulsado. Es sancionado con 5 años de suspensión y su ciclo en el Madrid acaba en ese mismo momento. El Bayern gana 4-1 y acabaría clasificándose para la final que perdería en Viena contra el Oporto de Paolo Futre y Rabah Madjer.

    (*) El Madrid sobrevivió a la tanda de penaltys en el Comunale de Turín y eliminó al Estrella Roja en el Bernabeu, por el doble valor de los goles en campo contrario.



    El inefable Justo Conde en La guerra que nunca cesa:Mendoza, un molesto forúnculo para Núñez”. La foto tiene fecha de 1990, recién conseguida por el Madrid la quinta Liga consecutiva. Lo que no imaginaba ni Mendoza ni nadie, es que había otro forúnculo instalado en la Casa Blanca tan o más virulento que el padecido por el barcelonismo en aquellos oscuros años. Nació en el verano de 1988 justo después de una de las temporadas más funestas del FCB y en principio no fue advertido. Su crecimiento sería imparable y sus efectos, a día de hoy, aún duran.







  6. #215
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (4)



    En 1987, La Vanguardia era todavía un periódico serio y bastante fiable. Cuando se presenta el FC Barcelona a su afición (29/7/1987) se reparten las broncas con el punto de mira puesto en el presidente Núñez y Bernardo, especialmente en el primero de ellos, en medio de una atmosfera que no presagiaba nada bueno, la ya centenaria publicación consideraba que “Schuster es el mejor fichaje del año”.

    Por lo visto, La Vanguardia se incluía en los pocos grupos humanos que no eran conscientes de que Bernardo -finiquitando contrato con el FC Barcelona en Junio de 1988- iba a utilizar el año que le quedaba por cumplir únicamente para recuperar un rodaje que con la inactividad de la temporada anterior, había perdido. En el verano de 1987, el Barça no hizo fichajes y la gran sorpresa fue el retorno de Bernardo a la disciplina del club visto que no se encontraba ningún jugador extranjero con garantías. Una decisión alucinante en la que todo hay que decirlo, Terry Venables no estaba de acuerdo porque desconfiaba absolutamente de él al negarse sistemáticamente a renovar.

    La verdad era que el Barça le servía la venganza al futbolista en puente de plata mientras que a 600 y pico de kilómetros de distancia, Ramón Mendoza frotándose las manos -desde la intromisión del FCB en el asunto de Hugo Sánchez se la tenía jurada a Núñez-, ya disponía de un principio de acuerdo con Bernardo, y el FCB lo hacía todo más fácil incorporándolo para que el futbolista recuperara el tono físico adecuado, que la calidad no se pierde nunca.

    Y no será porque un Bernardo extrañamente locuaz, no iba dando pistas de sus intenciones en un futuro inmediato por tierra, mar y aire a los medios de Madrid de los que casi acabó convirtiéndose en invitado asiduo (Memorias del Barça, Bernardo 1980-1988).

    Incluso con el paso de los años, que suele amansarlo todo e incluso darle otra perspectiva, el calificativo más benigno que se le puede aplicar a la última temporada de Bernardo con el Barça es verguenza, en la más amplia acepción de la palabra, tanto por su actitud en el campo, como la que tuvo hacia sus compañeros a los que -equivocados o no, más lo primero que lo segundo- dejó literalmente tirados en su conflicto con Núñez y como la que adoptó otra vez hacía el público del Nou Camp.

    Sin ir más lejos, la noche del 20/2/1988 ante el Athletic de Bilbao. El público la toma con Zubizarreta y con Bernardo. El alemán en el descanso le comunica a Luis Aragonés -que ya había sustituido a Venables- que no se encuentra bien. Además, desaparece como en la final de Sevilla. Se va a su casa. Aquella misma semana había estado en Madrid reunido con Ramón Mendoza no hace falta explicar para qué. En global, no toda la culpa fue suya. Bernardo se comportó como cabía esperar aprovechándose de un escenario que otros configuraron en una época en la que el Barça estaba en guerra consigo mismo. Jamás debió incorporarse al primer equipo aquella temporada. No solo no aporto nada, sino que contribuyó constantemente a que el incendio en vez de apagarse, se propagara. Lo alimentó.



    En el Atlético de Madrid se inaugura el Gilismo. El nuevo presidente, Jesús Gil, aterriza en el cargo cual elefante irrumpiendo en una cristalería. Contrata a la perla portuguesa Paolo Futre, al brasileño Alemao, al pucelano Eusebio, a Roberto López Ufarte de la Real Sociedad, a Quique Setién y recupera a Marcos Alonso del Barça. Además se trae a César Menotti para dirigir al equipo. Finalmente, lo que debía ser una clara alternativa al Madrid, se fue diluyendo progresivamente hasta desaparecer por completo. Vivió su momento cumbre en el Bernabeu la noche del sábado 7/11/1987 cuando se aprovecha (0-4) del desfondamiento de su rival que viene 48 horas antes de disputar una vuelta de la Copa de Europa en Oporto. El Atlético terminaría el campeonato en 3ª posición y Menotti sería cesado en la jornada 29 (20/3/1988) cuando el Madrid, en el Vicente Calderón, le devolvía el golpe venciendo 1-3.

    El Madrid sufre las consecuencias del comportamiento de sus ultras durante el partido de vuelta de la semifinal contra el Bayern la temporada pasada (22/4/1987). A los 5 años de sanción a Juanito por su agresión a Matthaus, se le une el cierre del Bernabeu por dos partidos, lo que origina un descalabro económico de consideración (se habla de 150 millones porque además de impedir los ingresos por taquilla, la UEFA especifica que no se podrán emitir los partidos ni por TV ni por radio El Mundo Deportivo 3/5/1987) y más cuando el sorteo puro y duro que no conoce ni cabezas de serie ni nada, enfrenta a los blancos al Napoles en la primera ronda y al Oporto (*) en la segunda.

    (*) El partido de ida de los octavos contra los portugueses, vigentes campeones de Europa, acabó disputándose en el campo del Valencia (21/10/1987). El Madrid eliminaría tanto al Nápoles como al Oporto.

    La Liga la abre el Barça en el Insular de Las Palmas (30/8/1987) con victoria 1-2. Para El Mundo Deportivo “El nuevo Barça sufrió, sudó y venció”. Lo de nuevo, no queda muy claro. Basta con echar un vistazo a la alineación que presentó Terry Venables, al que le quedaban tres partidos de Liga y uno de Copa de la UEFA como entrenador: Zubizarreta; Cristobal, Migueli, Moratalla, Julio Alberto, Víctor, Schuster, Roberto, Calderé (Carrasco), Urbano y Lineker.

    A partir de ahí, el equipo se sumerge en el caos más absoluto que se recuerda. Pierde los siguientes 5 partidos de Liga (*). Antes, Venables -hasta aquél momento el entrenador más duradero bajo la presidencia de Núñez- es cesado después una derrota en el Nou Camp frente al Valencia por 0-1 (20/9/1987).

    (*) En la jornada 6ª, noche de sábado (3/10/1987), visita el Nou Camp el Atlético de Madrid. Durante todo el día cae en Barcelona una espantosa cortina de agua que deja el terreno de juego punto menos que impracticable. El partido no debió jugarse nunca pero el inefable colegiado Ramos Marcos, no opina de esta manera y se carga el espectáculo, que tiene de todo menos de fútbol. En el minuto 70 se ve obligado a suspenderlo porque las condiciones del campo y la meteorología ya son dantescas. El marcador señalaba 1-1. Los 20 minutos restantes se jugaron el 28/10 y el Atlético acabó imponiéndose gracias a un gol de Marina.

    El Madrid gana los primeros 8 partidos de Liga con unos números notables: 32 goles a favor por solo 2 en contra. Suma 16 puntos. Le siguen el Atlético, Celta y Athletic de Bilbao con 10. El Barça, que aún no ha conseguido ganar un partido en el Nou Camp, se encuentra en la posición 17ª con 5 miserables puntos.

    Extenderse sobre el comportamiento del Barça en el desarrollo del campeonato de Liga 1987-88, es un ejercicio de sadomasoquismo. Nada menos que 7 partidos perdió como local: Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valladolid, Sevilla, Valencia y Betis, además de ceder 3 empates con Mallorca, Sabadell y Las Palmas equipos que descenderían a 2ª aquella temporada. 17 puntos volaron de un Nou Camp que se iba vaciando dramática e implacablemente hasta tal punto que la Guardia Urbana decidió reducir a la mitad los efectivos los días de partido.

    La temporada fue desarrollándose entre declaraciones explosivas de unos y otros -especialmente, unas de Nicolás Casaus contra el equipo: “Es una desgracia y una vergüenza” (El Mundo Deportivo, 27/3/1988)-, proclamas de una oposición a Núñez cada vez más virulenta, la depresión que padeció Luis Aragonés y que llevó por primera vez a Charly Rexach a dirigir al equipo y una carta firmada por ochenta hombres notables del barcelonismo en la que se pedía la dimisión inmediata del presidente Núñez. Al mismo tiempo -Febrero de 1988-, los jugadores rompieron sus relaciones con la junta y se empezó a hablar en la prensa de un documento elaborado por ellos y de un conato de rebelión (Cròniques del Barça 1899-1992. Editorial G&A). También se especuló con una insubordinación de los futbolistas unos días antes de la final de la Copa del Rey.



    Precisamente en esa competición es donde el Barça, entre tormentas, granizadas y tsunamis varios, recupera mínimamente una dignidad perdida hace mucho tiempo. No lo hará en la Copa de la UEFA donde es eliminado por el Bayer Leverkusen en cuartos de final de la forma más triste: empatando sin goles en Alemania (2/3/1988) y perdiendo en el Nou Camp 0-1 (16/3/1988).

    Eliminando al Murcia, Español, Castellón y Osasuna, el FC Barcelona se clasifica para jugar la final del 30/3/1988 (*). Tres días antes, pierde su séptimo partido en el Nou Camp ante el Betis (0-1). En medio de un ambiente de pre golpe de estado el Barça se desplaza a Madrid para medirse a una gran Real Sociedad que elimina al Atlético de Madrid en cuartos y al Madrid en semifinales, a este último, con un global de 5-0.

    (*) Lo temprano de la fecha viene en función de la participación de la selección en la Eurocopa en la todavía República Federal Alemana a partir del 10/6/1988.
    Estamos en miércoles y en el Bernabeu. Abrumadora presencia de seguidores de la Real Sociedad: apenas 3.000 barcelonistas han viajado siguiendo al equipo. El funeral está servido. Pero contra todo pronóstico, el Barça se hace con la victoria y el título gracias a un gol de Alesanco en el minuto 61 aprovechando un rechace del meta realista Arconada a disparo de Lineker.

    La Real dominó territorialmente, pero las mejores ocasiones a la contra, las tuvo el Barça. Por primera vez, no hubo celebración oficial; la directiva decidió suprimirla. El horno no estaba para bollos. Sin duda, uno de los títulos más tristes (Historia del FC Barcelona 1899-1990).

    En cualquier caso, la bomba no explotaría hasta el 28/4/1988, cuando los jugadores de la plantilla del primer equipo convocaron a los periodistas al Hotel Hesperia, situado en la zona alta de la ciudad. En una dura nota de siete puntos que incide en la nefasta gestión del presidente, se detectaba aún sin nombrarlo, el verdadero motivo del motín: Hacienda.

    El contencioso entre el Barça y Bernardo, destapó una serie de irregularidades, especialmente en los llamados contratos de imagen en la que los perjudicados, a la larga, iban a ser los jugadores. El club se negó a asumir los impuestos y las multas que generan las inspecciones de Hacienda. El entrenador, Luis Aragonés, se puso al lado de sus hombres en todo momento y ocupó un lugar preferente en la comparecencia en la que se emitió el manifiesto junto a los capitanes Alesanco y Víctor. Bernardo, que ya había arreglado sus asuntos económicos con Núñez muy poco antes, se desvinculó completamente del asunto y a sus conflictos varios, añadía una ya imposible convivencia con sus compañeros.



    Un poco antes de esta película, el Madrid se proclama matemáticamente campeón cinco jornadas antes del final (24/4/1988) goleando al Betis en el Bernabeu por 6-0. No fue inquietado por nadie a lo largo del campeonato. Suma 62 puntos y marca 95 goles. La Real Sociedad acaba en 2ª posición con 51 puntos. Tercero, con 48, el Atlético de Madrid. Hugo Sánchez anota 29 goles en 36 partidos ligueros. Los marca de todos los colores, tamaños y formas y vuelve a convertirse en el máximo goleador, dejando muy atrás a Ruben Sosa del Zaragoza y a Bakero de la Real Sociedad con 18 y 17 goles respectivamente. Gary Lineker, si tenemos en cuenta las circunstancias que se dieron en todo el campeonato, consigue 16 meritorias dianas, las mismas que Julio Salinas en el Atlético de Madrid. La referencia a Steve Archibald aunque mortificante, es inevitable: el escocés fue cedido al Blackburn Rovers. Otra referencia: Mark Hughes también fue cedido pero al Bayern de Munich.

    El Barça concluiría 6º, como en 1963 y 1965, rememorando la fase más oscura de los años sesenta. 39 paupérrimos puntos a 23 de un Madrid que otra vez, volvería a estrellarse en Europa. Consiguió tomarse la revancha de lo sucedido un año atrás ante el Bayern de Munich en cuartos de final y siempre, jugando a la ruleta rusa. En el Olímpico de Munich, a falta de 5 minutos para el final, pierde 3-0, pero dos acciones de Butragueño y Hugo Sánchez le arreglan la vida y la eliminatoria. Pero en semifinales, cuando ya era el gran favorito, cayó ante el PSV donde un joven Ronald Koeman ya sonaba como futurible para el Barça. En la vuelta de Eindhoven, el Madrid careció de fortuna y le sobró el portero holandés, Van Breukelen, héroe total del partido. En realidad, había dejado pasar la última oportunidad clara en mucho tiempo de conseguir el título continental. En los dos ediciones siguientes no tuvo opción posible al topar con un Himalaya futbolístico: el AC Milan de Arrigo Sacchi, el cual el 1/5/1988 se permitía el lujo de poner el Estadio de San Paolo patas arriba derrotando al Nápoles de Maradona (2-3) en el partido decisivo y recuperar el Scudetto después de 9 temporadas, alguna de ellas, muy difíciles. El PSV se proclamaría por primera vez en su historia campeón de Europa el 25/5/1988, al derrotar al Benfica en la tanda de penaltys en la final disputada en Stuttgart.

    El 30/4/1988 el Madrid visita el Nou Camp ya como campeón y dos días después de los hechos del Hotel Hesperia. La afición, que se posicionó mayoritaria y abiertamente en contra de los jugadores, solo cubre en unas tres cuartas partes el aforo y abronca largamente en el precalentamiento a los futbolistas de ambos equipos y a su salida oficial al campo. Es de manicomio. Primero sale el Barça el cual, tras padecer un fuerte abucheo de su público, organiza un pasillo de honor al reciente campeón que es recibido con otra bronca corregida y aumentada (Andres Astruells, El Mundo Deportivo, 1/5/1988), mientras que en los graderíos se puede leer en numerosas pancartas leyendas como traidores y peseteros, además de las alusivas al Madrid con las siglas PSV. En el fondo sur se producen incidentes varios con las fuerzas de seguridad.

    Carrasco abre el marcador en el minuto 1 y el gol apenas se celebra. El Barça -que corre y pelea lo que no ha hecho en toda la temporada-, pasa literalmente por encima del Madrid entre un mar de broncas que ya difícilmente se sabe a quién van dirigidas. El único que no es silbado -¡que cosas!- es Bernardo el cual, siempre según Andrés Astruells, no metía la pierna ni por equivocación. El Madrid, dio la sensación de salir a despachar un trámite con la escasa motivación del que ya lo tiene todo hecho. Gary Lineker consigue el 2-0 en el minuto 25 de la 2ª parte y al final, los jugadores blaugranas formaron tímidamente en el centro del campo para saludar a la afición que reaccionó entre broncas y aplausos.



    Aquél Barça-Madrid fue el último partido de Bernardo con la camiseta del FC Barcelona. Aún faltaban 4 partidos de campeonato por jugarse. El 5/5/1988, Luis Aragonés anuncia entre razonamientos inconsistentes que ya no jugará más partidos con el Barcelona. Lo cierto es que hace tiempo que solo tiene la cabeza en el Madrid, en su nuevo chalet allí y en el nacimiento inminente de su cuarto hijo (El Mundo Deportivo, 6/5/1988). Y Ramón Mendoza, consumando su venganza, que lo espera con los brazos abiertos.

    El 21/5/1988 se entrena por última vez con el Barça. La relación con sus compañeros se ha corrompido hasta tal punto que los altercados ya amenazan en terminar en la sección de sucesos. Acaba el entrenamiento antes que ellos y se va sin despedirse de nadie, dejando atrás casi ocho años. Un futbolista genial con la cabeza llena de cortocircuitos. Una carrera que no alcanzó logros más espectaculares a causa precisamente de esa magnífica cabeza germánica. En cualquier caso, se quiera o no, los mejores años de Bernardo los dio en el FC Barcelona. Buen viaje.

    Días antes, el 4/5/1988, el profeta firma su contrato como nuevo entrenador del FC Barcelona. Ni siquiera contempla una muy hipotética recuperación de Bernardo para el equipo. No le interesa. “Aquí las normas las pongo yo y el que no las acepte se irá a la calle”.

    A partir de ese momento, a pesar de que la nave dirigida por el profeta pasaría por no pocas dificultades, incluso llegando a un punto que parecía sin retorno, para el Barça, empezaba a amanecer.







  7. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  8. #216
    Inicio
    06 May, 16
    Lugar
    Sydney, Australia.
    Posts
    6,215
    Premios: 0
    Euros
    3,554.50
    Banco
    0.00
    Total Euros
    3,554.50
    Donate  

    Predeterminado

    Citar Originalmente publicado por Carlos Ver post
    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (4)



    En 1987, La Vanguardia era todavía un periódico serio y bastante fiable. Cuando se presenta el FC Barcelona a su afición (29/7/1987) se reparten las broncas con el punto de mira puesto en el presidente Núñez y Bernardo, especialmente en el primero de ellos, en medio de una atmosfera que no presagiaba nada bueno, la ya centenaria publicación consideraba que “Schuster es el mejor fichaje del año”.

    Por lo visto, La Vanguardia se incluía en los pocos grupos humanos que no eran conscientes de que Bernardo -finiquitando contrato con el FC Barcelona en Junio de 1988- iba a utilizar el año que le quedaba por cumplir únicamente para recuperar un rodaje que con la inactividad de la temporada anterior, había perdido. En el verano de 1987, el Barça no hizo fichajes y la gran sorpresa fue el retorno de Bernardo a la disciplina del club visto que no se encontraba ningún jugador extranjero con garantías. Una decisión alucinante en la que todo hay que decirlo, Terry Venables no estaba de acuerdo porque desconfiaba absolutamente de él al negarse sistemáticamente a renovar.

    La verdad era que el Barça le servía la venganza al futbolista en puente de plata mientras que a 600 y pico de kilómetros de distancia, Ramón Mendoza frotándose las manos -desde la intromisión del FCB en el asunto de Hugo Sánchez se la tenía jurada a Núñez-, ya disponía de un principio de acuerdo con Bernardo, y el FCB lo hacía todo más fácil incorporándolo para que el futbolista recuperara el tono físico adecuado, que la calidad no se pierde nunca.

    Y no será porque un Bernardo extrañamente locuaz, no iba dando pistas de sus intenciones en un futuro inmediato por tierra, mar y aire a los medios de Madrid de los que casi acabó convirtiéndose en invitado asiduo (Memorias del Barça, Bernardo 1980-1988).

    Incluso con el paso de los años, que suele amansarlo todo e incluso darle otra perspectiva, el calificativo más benigno que se le puede aplicar a la última temporada de Bernardo con el Barça es verguenza, en la más amplia acepción de la palabra, tanto por su actitud en el campo, como la que tuvo hacia sus compañeros a los que -equivocados o no, más lo primero que lo segundo- dejó literalmente tirados en su conflicto con Núñez y como la que adoptó otra vez hacía el público del Nou Camp.

    Sin ir más lejos, la noche del 20/2/1988 ante el Athletic de Bilbao. El público la toma con Zubizarreta y con Bernardo. El alemán en el descanso le comunica a Luis Aragonés -que ya había sustituido a Venables- que no se encuentra bien. Además, desaparece como en la final de Sevilla. Se va a su casa. Aquella misma semana había estado en Madrid reunido con Ramón Mendoza no hace falta explicar para qué. En global, no toda la culpa fue suya. Bernardo se comportó como cabía esperar aprovechándose de un escenario que otros configuraron en una época en la que el Barça estaba en guerra consigo mismo. Jamás debió incorporarse al primer equipo aquella temporada. No solo no aporto nada, sino que contribuyó constantemente a que el incendio en vez de apagarse, se propagara. Lo alimentó.



    En el Atlético de Madrid se inaugura el Gilismo. El nuevo presidente, Jesús Gil, aterriza en el cargo cual elefante irrumpiendo en una cristalería. Contrata a la perla portuguesa Paolo Futre, al brasileño Alemao, al pucelano Eusebio, a Roberto López Ufarte de la Real Sociedad, a Quique Setién y recupera a Marcos Alonso del Barça. Además se trae a César Menotti para dirigir al equipo. Finalmente, lo que debía ser una clara alternativa al Madrid, se fue diluyendo progresivamente hasta desaparecer por completo. Vivió su momento cumbre en el Bernabeu la noche del sábado 7/11/1987 cuando se aprovecha (0-4) del desfondamiento de su rival que viene 48 horas antes de disputar una vuelta de la Copa de Europa en Oporto. El Atlético terminaría el campeonato en 3ª posición y Menotti sería cesado en la jornada 29 (20/3/1988) cuando el Madrid, en el Vicente Calderón, le devolvía el golpe venciendo 1-3.

    El Madrid sufre las consecuencias del comportamiento de sus ultras durante el partido de vuelta de la semifinal contra el Bayern la temporada pasada (22/4/1987). A los 5 años de sanción a Juanito por su agresión a Matthaus, se le une el cierre del Bernabeu por dos partidos, lo que origina un descalabro económico de consideración (se habla de 150 millones porque además de impedir los ingresos por taquilla, la UEFA especifica que no se podrán emitir los partidos ni por TV ni por radio El Mundo Deportivo 3/5/1987) y más cuando el sorteo puro y duro que no conoce ni cabezas de serie ni nada, enfrenta a los blancos al Napoles en la primera ronda y al Oporto (*) en la segunda.

    (*) El partido de ida de los octavos contra los portugueses, vigentes campeones de Europa, acabó disputándose en el campo del Valencia (21/10/1987). El Madrid eliminaría tanto al Nápoles como al Oporto.

    La Liga la abre el Barça en el Insular de Las Palmas (30/8/1987) con victoria 1-2. Para El Mundo Deportivo “El nuevo Barça sufrió, sudó y venció”. Lo de nuevo, no queda muy claro. Basta con echar un vistazo a la alineación que presentó Terry Venables, al que le quedaban tres partidos de Liga y uno de Copa de la UEFA como entrenador: Zubizarreta; Cristobal, Migueli, Moratalla, Julio Alberto, Víctor, Schuster, Roberto, Calderé (Carrasco), Urbano y Lineker.

    A partir de ahí, el equipo se sumerge en el caos más absoluto que se recuerda. Pierde los siguientes 5 partidos de Liga (*). Antes, Venables -hasta aquél momento el entrenador más duradero bajo la presidencia de Núñez- es cesado después una derrota en el Nou Camp frente al Valencia por 0-1 (20/9/1987).

    (*) En la jornada 6ª, noche de sábado (3/10/1987), visita el Nou Camp el Atlético de Madrid. Durante todo el día cae en Barcelona una espantosa cortina de agua que deja el terreno de juego punto menos que impracticable. El partido no debió jugarse nunca pero el inefable colegiado Ramos Marcos, no opina de esta manera y se carga el espectáculo, que tiene de todo menos de fútbol. En el minuto 70 se ve obligado a suspenderlo porque las condiciones del campo y la meteorología ya son dantescas. El marcador señalaba 1-1. Los 20 minutos restantes se jugaron el 28/10 y el Atlético acabó imponiéndose gracias a un gol de Marina.

    El Madrid gana los primeros 8 partidos de Liga con unos números notables: 32 goles a favor por solo 2 en contra. Suma 16 puntos. Le siguen el Atlético, Celta y Athletic de Bilbao con 10. El Barça, que aún no ha conseguido ganar un partido en el Nou Camp, se encuentra en la posición 17ª con 5 miserables puntos.

    Extenderse sobre el comportamiento del Barça en el desarrollo del campeonato de Liga 1987-88, es un ejercicio de sadomasoquismo. Nada menos que 7 partidos perdió como local: Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valladolid, Sevilla, Valencia y Betis, además de ceder 3 empates con Mallorca, Sabadell y Las Palmas equipos que descenderían a 2ª aquella temporada. 17 puntos volaron de un Nou Camp que se iba vaciando dramática e implacablemente hasta tal punto que la Guardia Urbana decidió reducir a la mitad los efectivos los días de partido.

    La temporada fue desarrollándose entre declaraciones explosivas de unos y otros -especialmente, unas de Nicolás Casaus contra el equipo: “Es una desgracia y una vergüenza” (El Mundo Deportivo, 27/3/1988)-, proclamas de una oposición a Núñez cada vez más virulenta, la depresión que padeció Luis Aragonés y que llevó por primera vez a Charly Rexach a dirigir al equipo y una carta firmada por ochenta hombres notables del barcelonismo en la que se pedía la dimisión inmediata del presidente Núñez. Al mismo tiempo -Febrero de 1988-, los jugadores rompieron sus relaciones con la junta y se empezó a hablar en la prensa de un documento elaborado por ellos y de un conato de rebelión (Cròniques del Barça 1899-1992. Editorial G&A). También se especuló con una insubordinación de los futbolistas unos días antes de la final de la Copa del Rey.



    Precisamente en esa competición es donde el Barça, entre tormentas, granizadas y tsunamis varios, recupera mínimamente una dignidad perdida hace mucho tiempo. No lo hará en la Copa de la UEFA donde es eliminado por el Bayer Leverkusen en cuartos de final de la forma más triste: empatando sin goles en Alemania (2/3/1988) y perdiendo en el Nou Camp 0-1 (16/3/1988).

    Eliminando al Murcia, Español, Castellón y Osasuna, el FC Barcelona se clasifica para jugar la final del 30/3/1988 (*). Tres días antes, pierde su séptimo partido en el Nou Camp ante el Betis (0-1). En medio de un ambiente de pre golpe de estado el Barça se desplaza a Madrid para medirse a una gran Real Sociedad que elimina al Atlético de Madrid en cuartos y al Madrid en semifinales, a este último, con un global de 5-0.

    (*) Lo temprano de la fecha viene en función de la participación de la selección en la Eurocopa en la todavía República Federal Alemana a partir del 10/6/1988.
    Estamos en miércoles y en el Bernabeu. Abrumadora presencia de seguidores de la Real Sociedad: apenas 3.000 barcelonistas han viajado siguiendo al equipo. El funeral está servido. Pero contra todo pronóstico, el Barça se hace con la victoria y el título gracias a un gol de Alesanco en el minuto 61 aprovechando un rechace del meta realista Arconada a disparo de Lineker.

    La Real dominó territorialmente, pero las mejores ocasiones a la contra, las tuvo el Barça. Por primera vez, no hubo celebración oficial; la directiva decidió suprimirla. El horno no estaba para bollos. Sin duda, uno de los títulos más tristes (Historia del FC Barcelona 1899-1990).

    En cualquier caso, la bomba no explotaría hasta el 28/4/1988, cuando los jugadores de la plantilla del primer equipo convocaron a los periodistas al Hotel Hesperia, situado en la zona alta de la ciudad. En una dura nota de siete puntos que incide en la nefasta gestión del presidente, se detectaba aún sin nombrarlo, el verdadero motivo del motín: Hacienda.

    El contencioso entre el Barça y Bernardo, destapó una serie de irregularidades, especialmente en los llamados contratos de imagen en la que los perjudicados, a la larga, iban a ser los jugadores. El club se negó a asumir los impuestos y las multas que generan las inspecciones de Hacienda. El entrenador, Luis Aragonés, se puso al lado de sus hombres en todo momento y ocupó un lugar preferente en la comparecencia en la que se emitió el manifiesto junto a los capitanes Alesanco y Víctor. Bernardo, que ya había arreglado sus asuntos económicos con Núñez muy poco antes, se desvinculó completamente del asunto y a sus conflictos varios, añadía una ya imposible convivencia con sus compañeros.



    Un poco antes de esta película, el Madrid se proclama matemáticamente campeón cinco jornadas antes del final (24/4/1988) goleando al Betis en el Bernabeu por 6-0. No fue inquietado por nadie a lo largo del campeonato. Suma 62 puntos y marca 95 goles. La Real Sociedad acaba en 2ª posición con 51 puntos. Tercero, con 48, el Atlético de Madrid. Hugo Sánchez anota 29 goles en 36 partidos ligueros. Los marca de todos los colores, tamaños y formas y vuelve a convertirse en el máximo goleador, dejando muy atrás a Ruben Sosa del Zaragoza y a Bakero de la Real Sociedad con 18 y 17 goles respectivamente. Gary Lineker, si tenemos en cuenta las circunstancias que se dieron en todo el campeonato, consigue 16 meritorias dianas, las mismas que Julio Salinas en el Atlético de Madrid. La referencia a Steve Archibald aunque mortificante, es inevitable: el escocés fue cedido al Blackburn Rovers. Otra referencia: Mark Hughes también fue cedido pero al Bayern de Munich.

    El Barça concluiría 6º, como en 1963 y 1965, rememorando la fase más oscura de los años sesenta. 39 paupérrimos puntos a 23 de un Madrid que otra vez, volvería a estrellarse en Europa. Consiguió tomarse la revancha de lo sucedido un año atrás ante el Bayern de Munich en cuartos de final y siempre, jugando a la ruleta rusa. En el Olímpico de Munich, a falta de 5 minutos para el final, pierde 3-0, pero dos acciones de Butragueño y Hugo Sánchez le arreglan la vida y la eliminatoria. Pero en semifinales, cuando ya era el gran favorito, cayó ante el PSV donde un joven Ronald Koeman ya sonaba como futurible para el Barça. En la vuelta de Eindhoven, el Madrid careció de fortuna y le sobró el portero holandés, Van Breukelen, héroe total del partido. En realidad, había dejado pasar la última oportunidad clara en mucho tiempo de conseguir el título continental. En los dos ediciones siguientes no tuvo opción posible al topar con un Himalaya futbolístico: el AC Milan de Arrigo Sacchi, el cual el 1/5/1988 se permitía el lujo de poner el Estadio de San Paolo patas arriba derrotando al Nápoles de Maradona (2-3) en el partido decisivo y recuperar el Scudetto después de 9 temporadas, alguna de ellas, muy difíciles. El PSV se proclamaría por primera vez en su historia campeón de Europa el 25/5/1988, al derrotar al Benfica en la tanda de penaltys en la final disputada en Stuttgart.

    El 30/4/1988 el Madrid visita el Nou Camp ya como campeón y dos días después de los hechos del Hotel Hesperia. La afición, que se posicionó mayoritaria y abiertamente en contra de los jugadores, solo cubre en unas tres cuartas partes el aforo y abronca largamente en el precalentamiento a los futbolistas de ambos equipos y a su salida oficial al campo. Es de manicomio. Primero sale el Barça el cual, tras padecer un fuerte abucheo de su público, organiza un pasillo de honor al reciente campeón que es recibido con otra bronca corregida y aumentada (Andres Astruells, El Mundo Deportivo, 1/5/1988), mientras que en los graderíos se puede leer en numerosas pancartas leyendas como traidores y peseteros, además de las alusivas al Madrid con las siglas PSV. En el fondo sur se producen incidentes varios con las fuerzas de seguridad.

    Carrasco abre el marcador en el minuto 1 y el gol apenas se celebra. El Barça -que corre y pelea lo que no ha hecho en toda la temporada-, pasa literalmente por encima del Madrid entre un mar de broncas que ya difícilmente se sabe a quién van dirigidas. El único que no es silbado -¡que cosas!- es Bernardo el cual, siempre según Andrés Astruells, no metía la pierna ni por equivocación. El Madrid, dio la sensación de salir a despachar un trámite con la escasa motivación del que ya lo tiene todo hecho. Gary Lineker consigue el 2-0 en el minuto 25 de la 2ª parte y al final, los jugadores blaugranas formaron tímidamente en el centro del campo para saludar a la afición que reaccionó entre broncas y aplausos.



    Aquél Barça-Madrid fue el último partido de Bernardo con la camiseta del FC Barcelona. Aún faltaban 4 partidos de campeonato por jugarse. El 5/5/1988, Luis Aragonés anuncia entre razonamientos inconsistentes que ya no jugará más partidos con el Barcelona. Lo cierto es que hace tiempo que solo tiene la cabeza en el Madrid, en su nuevo chalet allí y en el nacimiento inminente de su cuarto hijo (El Mundo Deportivo, 6/5/1988). Y Ramón Mendoza, consumando su venganza, que lo espera con los brazos abiertos.

    El 21/5/1988 se entrena por última vez con el Barça. La relación con sus compañeros se ha corrompido hasta tal punto que los altercados ya amenazan en terminar en la sección de sucesos. Acaba el entrenamiento antes que ellos y se va sin despedirse de nadie, dejando atrás casi ocho años. Un futbolista genial con la cabeza llena de cortocircuitos. Una carrera que no alcanzó logros más espectaculares a causa precisamente de esa magnífica cabeza germánica. En cualquier caso, se quiera o no, los mejores años de Bernardo los dio en el FC Barcelona. Buen viaje.

    Días antes, el 4/5/1988, el profeta firma su contrato como nuevo entrenador del FC Barcelona. Ni siquiera contempla una muy hipotética recuperación de Bernardo para el equipo. No le interesa. “Aquí las normas las pongo yo y el que no las acepte se irá a la calle”.

    A partir de ese momento, a pesar de que la nave dirigida por el profeta pasaría por no pocas dificultades, incluso llegando a un punto que parecía sin retorno, para el Barça, empezaba a amanecer.
    De lo mejor que he leído en el Foro

    Enviado desde mi TA-1039 mediante Tapatalk
    Marcar goles es como hacer el amor, todo el mundo sabe cómo se hace, pero ninguno lo hace como yo.




  9. #217
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (5)

    Todo golpe de estado trae consecuencias. La rebelión del Hesperia provocó una limpieza sin precedentes en la historia del club. Se le acerca, pero en forma de renovación y en circunstancias muy diferentes, la de 1961 tras la final de Berna, cuando Antonio Ramallets y Laszy Kubala decidieron retirarse, Luisito Suárez fue traspasado al Inter, Zoltan Czibor iba a pasear su decadencia en el Español y Justo Tejada se enroló en el Madrid. Eran hombres de muy difícil relevo, especialmente en el caso de Suárez y al Barça se le vino encima una noche eterna. La del verano de 1988, estuvo llena de dificultades y polémicas porque la mayoría de los jugadores de los que se decidió prescindir, entre el presidente Núñez y el profeta, tenían contrato en vigor y algunos -negándose a firmar la liquidación- preferían cumplirlo aún sin jugar. La operación fue larga y costosa, y el mismo profeta tuvo muchas dudas sobre varios jugadores, pero acabaría conduciendo al FC Barcelona a una de sus etapas más brillantes.




    Roberto Fernández, Zubizarreta y Lineker, que iniciarían su tercera temporada en el FCB, quedaron intactos porque el verdadero leitmotiv de la rebelión, que era Hacienda y los contratos de imagen, no les afectaba: ellos habían llegado en 1986 y este tinglado se había organizado mucho antes. Si que afectaba sin embargo a Urbano Ortega, llegado en 1982, el cual, misteriosamente, no fue desechado como tampoco lo fue José Ramón Alesanco -el speaker en el manifiesto-, en una decisión personal e intransferible del profeta que le hizo maldita la gracia a Núñez y al que además, convirtió en el capitán del equipo.

    Francisco Javier Urruticoechea, visto el panorama y a sus 36 años, decidió retirarse y Migueli, en la pretemporada holandesa de Papendal, cuando aún no había terminado la liquidación de existencias, se lesionó de gravedad y también deja el fútbol cerca de los 37 años después de 16 temporadas. A Bernardo ya lo tenemos en el Madrid y allí están encantados porque resulta que se porta muy bien. Víctor Múñoz, uno de los detonantes de la eterna crisis que se activó en el otoño de 1985 cuando al no renovar se negó a viajar al Vicente Calderón por no estar en condiciones anímicas para jugar ¿recuerdan? Ver Hugo Sánchez y nosotros (2), protagoniza un penoso final a sus siete años en el Barça: intenta impedir por todos los medios que la Sampdoria desembolse cantidad alguna para hacerse con sus servicios. La UEFA toma cartas en el asunto y no lo consigue.

    Rambo Clos y Manolo pasan al Real Murcia. Angel Pedraza al Mallorca, Josep Moratalla al Figueras y Gerardo Miranda volvía a la UD Las Palmas de donde había llegado en 1981. Crístobal y López-López fueron cedidos al Oviedo (el primero fue repescado posteriormente por el profeta y actuó fugazmente en la temporada 1991-92), el guardameta Covelo no encontró destino y se quedó pero apartado del equipo.

    Calderé, cuya permanencia en el Barça ya pendía de un delgado hilo, tuvo un altercado con el profeta durante el stage -bajo rendimiento- y su ciclo como blaugrana finaliza abruptamente. Su carrera continuaría en el Betis donde también Juan Carlos Pérez Rojo intentaría sin éxito reconducir su vida deportiva. No jugaría ni un partido. Su rodilla era un drama.

    El lobito Carrasco y Julio Alberto no son santos de la devoción del profeta que además, está en modo total de ordeno y mando y no le importa llevarse por delante a quien no cumpla con sus órdenes. Son apartados del equipo 24 horas después de la presentación de la plantilla El Mundo Deportivo (23 y 24/7/1988) y están a punto de no viajar a Papendal. En los contratos de ambos y del defensa Salva, había estipulada una claúsula en la que se especificaba que tenían derecho a percibir el importe íntegro de todas las primas independientemente de ser o no alineados. Pero el profeta no está dispuesto a establecer desigualdades en la plantilla y decide anular esas claúsulas aunque los tres afectados aducen que los contratos son sagrados y que no están dispuestos a renunciar a un dinero que legalmente les corresponde. Salva claudica de inmediato y acepta las condiciones, Carrasco y Julio Alberto, no lo hacen y son apartados fulminantemente del equipo. Pocas horas después, rectifican. Viajarán a Papendal pero son multados y su influencia en el nuevo Barça, como la de Salva, será mínima. El caso de Julio Alberto es peor, porque además sufre una gravísima lesión disputando la Supercopa de España que lo mantendrá inactivo hasta Febrero.





    Y la última peripecia de Steve Archibald con el FC Barcelona: intenta hacer acto de presencia en la presentación de la plantilla en desacuerdo con la propuesta del club, que le invitó a ir cedido otra temporada. Al parecer (El Mundo Deportivo, 23/7/1988), Archibald le había “prometido” al vicepresidente Joan Gaspar que de todos modos acudiría al acto, razón por la cual, los servicios de seguridad del Nou Camp estaban alertados. No obstante, Archi casi alcanza el mismo césped donde manifiesta que “Solo quería saludar a Johan Cruyff, a mis compañeros y a la afición porque esta es la última oportunidad para hacerlo. Igual se pensaban que iba a organizar un altercado”.

    Fue cortésmente expulsado pero aún tuvo tiempo de escuchar una sonora salva de aplausos del público. Su carrera, ya en pleno declive, contempla etapas en el Hibernians … y en el Español en 2ª división en la temporada 1989-90. Las cosas de la vida. Las cosas de Terry Venables …

    Asimismo, el profeta descarta un fichaje de Ramón Martínez, el secretario técnico, previo a su llegada: Manolo Hierro, defensa central del Valladolid y hermano mayor de Fernando Hierro, posteriormente jugador del Madrid. Se escribe por ahí que al Barça le sucedió lo mismo que en 1974 con Mario y Francisco Marinho. Que se equivocó de futbolista. Ni fue cierto aquello ni esto. Entre otras cosas porque su hermano, con 19 años y jugando también en el Real Valladolid, aún no había despuntado, lo haría más tarde. En cualquier caso, el profeta tardó muy poco en darle el pasaporte vía Betis donde se reuniría con Calderé y Rojo.

    No va a ser la mejor temporada de Gary Lineker. Independientemente de no cuadrarle al profeta en sus esquemas, es hospitalizado en Londres con hepatitis (28/6/1988). Se pierde toda el stage y reaparecerá en partido de la 4ª jornada (24/9/1988) en Pamplona ante Osasuna. El profeta le obliga a jugar pegado a la banda derecha y ello hace daño a la vista. El centro del ataque lo deja para Julio Salinas del que parece enamorado. Es normal que los números de Lineker decaigan drásticamente: solo 6 goles en 26 partidos de Liga siendo sustituido nada menos que 14 veces. Está claro que sobra y aunque la afición lo adora, el profeta será inflexible como en tantas ocasiones.

    Total, que la Liga 1988-89, el Barça la va a empezar sin extranjeros. Lineker combatiendo una hepatitis y el fichaje que el profeta se saca de la chistera sorprendiendo a todos, el defensa del Internacional de Porto Alegre, Aloisio Pires Alves, que firma su contrato el 15/8/1988, no podrá jugar hasta el término de los JJOO de Seúl ya que forma parte del combinado brasileño.



    Las incorporaciones son múltiples y algunas serán muy importantes en el futuro. De la Real Sociedad llegan José Mari Bakero y Aitor Beguiristain (ambos 300 millones) y López Rekarte lo hace con la carta de libertad. Del Sevilla se incorpora el lateral Ricardo Serna (170), de Osasuna el portero Juan Carlos Unzue y Jon Andoni Goicoetxea (150 los dos) que sería cedido a la Real Sociedad. Del Atlético de Madrid, Julio Salinas y Eusebio Sacristán (150 cada uno), la broma de Manolo Hierro que cuesta 125 y procedentes del Español aterrizan Ernesto Valverde (200) y Miquel Soler (400). Poco más de 2.000 millones de pesetas.

    Del filial, ascienden al primer equipo Luis Milla, Guillermo Amor, Jordi Roura y Pepe Serer. Aunque el gran elemento de este grupo fue sin duda Amor, que se convertirá en uno de los elementos clave en el futuro dream team, la sensación de la temporada lleva el nombre de Milla. Imprescindible en una posición por delante del central que se inventa el profeta. El 4. Ya llegaremos a eso. Y a Miguel Santos (representante del futbolista) y a Ramón Martínez, mencionado anteriormente.

    En Papendal, localidad a la que el Barça ya no regresaría más, aparte la defenestración de Calderé y Manolo Hierro y la lesión de Migueli que provocará su retirada, también se produce la lesión de José Mari Bakero -fractura y hundimiento del pómulo-, en un supuesto amistoso contra el Sparta de Rotterdam que acaba como el Rosario de la Aurora (2/8/1988). Su vuelta al equipo (21/9/1988) coincide con la ida de la Supercopa de España.

    Pero lo peor llega a continuación del percance de Bakero. En el hotel de Papendal, una camarera de 18 años, denuncia a José Ramón Alesanco acusándolo de violación. El defensa vasco, fue retenido durante cuatro días en Ahrneim (*). Finalmente, pudo volver a Barcelona absuelto por falta de pruebas El Mundo Deportivo, 9/8/1988.

    (*) Mucha niebla en el asunto. Según el corresponsal de El Mundo Deportivo en Holanda, Peter Kuyper, la presunta relación sexual entre el futbolista y la camarera se produjo después del entrenamiento, tras pedir Alesanco unas toallas, pero sin que la relación carnal fuera impuesta por la fuerza por parte del capitán del Barça.

    A José Luis Núñez, la movida lo pilla de vacaciones en Pollensa (Mallorca) y desde la distancia se descuelga con unas inenarrables declaraciones El Mundo Deportivo, 7/8/1988:

    “En situaciones así, siempre hay gritos … y allí nadie oyó nada. Además, en una concentración donde duermen juntos cuatro jugadores y solo piensan en descansar de lo agotados que están, esto no es normal”.

    Y es que Núñez divierte mucho en esa época. Sobre todo en Madrid, cuando solicita para el Nou Camp organizar la final de la Copa de Europa de 1989 y la UEFA lo concede y el barcelonismo se lleva las manos a la cabeza por motivos que no hace falta detallar. Hasta bien entrado el mes de Abril de 1989 no iba a desaparecer esa amenazante Espada de Damocles por mucho que el presidente Núñez se defendiera de las críticas -algunas muy duras- con aquello de lo importante es el prestigio y la imagen del Barcelona y demás. También llegaremos a eso en su momento.


    Aloisio.

    En el Trofeo Joan Gamper, es invitado el PSV … y el Steaua, que será derrotado por el Barça en la final. Ronald Koeman da muchas pistas sobre su destino: “Le he prometido a mi club terminar la temporada, pero el año que viene será otra cosa. Veo mi futuro en España y mi fichaje por el Barcelona no es imposible” El Mundo Deportivo, 23/8/1988. Firmaría su contrato con el Barça el 21/1/1989.

    La Liga se abre en el Nou Camp la noche del 3/9/1988. Contra el Español y en partido televisado. A pesar de ello, una reconfortante riada humana cubre las arterias que convergen en el estadio. Parece que el barcelonismo está dispuesto a olvidar un montón de cosas y ello es una inmejorable sensación. El público ha vuelto (*) y alrededor de 85.000 almas celebran los goles de Beguiristain y Roberto, ambos en la 2ª parte.

    (*) Fue el primer gran triunfo del profeta. En los 19 partidos de Liga disputados en el Nou Camp, el aumento de público en comparación con el de la pasada temporada fue de medio millón de espectadores (Cròniques del Barça 1899-1992 G&A Editorial).

    Los días 21 y 29 de Septiembre se disputa la Supercopa de España El Mundo Deportivo, 22/29 Septiembre 1988. La ida se juega en el Bernabeu, el Madrid es muy superior y se impone con goles de Michel y Hugo Sánchez en la 2ª parte. Gritos de Alesanco, violador. El ligamento cruzado de Julio Alberto cruje y las consecuencias serán casi cinco meses de inactividad. En el Nou Camp, el colegiado Donato Pes Pérez concede un gol de Butragueño, justo cuando se cumple el primer cuarto de hora, precedido de un claro fuera de juego del lateral Solana, circunstancia reconocida por el propio árbitro una vez pudo acceder a las imágenes de TV. El Barça, mucho mejor que en la ida, le da la vuelta al marcador con dos goles de Bakero, pero es insuficiente. El público, abroncó al Madrid en general, a Bernardo en particular, luego al árbitro y al final, la tomó con Hugo Sánchez.

    Lo divertido empieza cuando los jugadores blancos, ya con el trofeo en las manos y sintiéndose seguros por el foso que entonces rodeaba el terreno de juego, decide dar una vuelta de honor y el Nou Camp -muy crispado desde el gol del Madrid- responde con gritos de ¡Barça!, ¡Barça!, insultos, lanzamiento de objetos de todo tipo y como consecuencia los campeones tienen que ganar los vestuarios protegidos por los escudos de la policía. La broma le cuesta a Hugo Sánchez seis puntos de sutura en la cabeza al ser alcanzado por un proyectil . Butragueño lo ve de otra manera: “No ha sido ninguna provocación, el Barça me merece todos los respetos”. Ramón Mendoza, dos años y medio después, pisa el Nou Camp y está tan alegre que le da lo mismo que le llenen de improperios cuando se dirige al antepalco al finalizar el partido: “El público paga para divertirse y desahogarse. Tengo un defecto en la vista que me impide ver los fueras de juego de mi equipo”.

    José Luis Núñez, cuando se le pregunta por la vuelta de marras, contesta: “El Madrid es así y nunca cambiará” y el vice Joan Gaspar, refiriéndose al fuera de juego previo al gol de Butragueño: “Cuando juegas contra el Madrid estas cosas suelen pasar”.


    Aunque no lo parezca, es el final de una vuelta de honor.

    En todo caso, el fútbol que propone el profeta es divertido, abierto, diferente, un punto anárquico y todavía con muchos desajustes. Osado sería la palabra. Muestra una defensa de tres y por delante del central un pivote que es la base de un imaginario rombo. Andoni Zubizarreta, en Barça TV y en la serie Recorda, míster (que repasa la trayectoria de los entrenadores del FCB en los últimos años), explica que le comenta al profeta: “Johan, así no se puede jugar al fútbol”. Y el otro, le dice que sí que se puede. Y sigue con sus extraños experimentos como cambiar a varios jugadores de demarcación pero el barcelonismo, que viene de lo que viene, lo acepta de buen grado.

    El equipo base de esta temporada lo forman Zubi en la portería; en el lateral derecho, López Recarte en el lateral izquierdo, Ricardo Serna y como central Aloisio. Un pivote o medio centro defensivo, Luis Milla, a su izquierda, Roberto Fernández y a la derecha, Eusebio Sacristán. Jose Mari Bakero, de enlace. En el ataque, Txiki Beguiristain en banda izquierda, Gary Lineker en la derecha y Julio Salinas de atípico “9”, el más atípico de la historia del Barça sin duda.


    El Barça 1988-89.


    Ese afán ofensivo más los desajustes antes mencionados, van a originar dos derrotas que jamás debieron llegar: en el Bernabeu (22/10/1988) y en San Mamés (10/12/1988) y ambas por 3-2. En esta última, jornada 14, el Barça perdería un liderato que ya no recuperaría. El profeta se quejó posteriormente de la dirección que tomaban algunos arbitrajes al Madrid en el modo: “Les han regalado 7 puntos”. Es posible, porque los hubo especialmente escandalosos, pero no debería olvidarse, y es evidente, que el Barça tira la Liga en la franja que va del final de la 1ª vuelta a las primeras jornadas de la 2ª, básicamente en una serie de resultados imprevistos ante rivales del fondo de la clasificación. Lo de siempre. Algo que ni siquiera el profeta ya posteriormente con el glorificado dream team, conseguiría evitar. No había manera. Diríase de un desdoblamiento siniestro de personalidad que afecta a todo el equipo en el momento más inesperado y que provoca la pérdida de puntos vitales para el futuro de la Liga. Todo ello restaba credibilidad a los lamentos acerca de las ayudas arbitrales al Madrid, que en aquella temporada, fueron muy evidentes.

    Más adelante quedará detallado como se le fueron al Barça los cinco puntos con los que el equipo blanco aventajó el Barça, gracias a los cuales se proclamaría campeón por cuarta vez consecutiva.
    Editado por Carlos en 25/04/2019 a las 20:57







  10. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  11. #218
    Inicio
    06 May, 16
    Lugar
    Sydney, Australia.
    Posts
    6,215
    Premios: 0
    Euros
    3,554.50
    Banco
    0.00
    Total Euros
    3,554.50
    Donate  

    Predeterminado

    Citar Originalmente publicado por Carlos Ver post
    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (5)

    Todo golpe de estado trae consecuencias. La rebelión del Hesperia provocó una limpieza sin precedentes en la historia del club. Se le acerca, pero en forma de renovación y en circunstancias muy diferentes, la de 1961 tras la final de Berna, cuando Antonio Ramallets y Laszy Kubala decidieron retirarse, Luisito Suárez fue traspasado al Inter, Zoltan Czibor iba a pasear su decadencia en el Español y Justo Tejada se enroló en el Madrid. Eran hombres de muy difícil relevo, especialmente en el caso de Suárez y al Barça se le vino encima una noche eterna. La del verano de 1988, estuvo llena de dificultades y polémicas porque la mayoría de los jugadores de los que se decidió prescindir, entre el presidente Núñez y el profeta, tenían contrato en vigor y algunos -negándose a firmar la liquidación- preferían cumplirlo aún sin jugar. La operación fue larga y costosa, y el mismo profeta tuvo muchas dudas sobre varios jugadores, pero acabaría conduciendo al FC Barcelona a una de sus etapas más brillantes.




    Roberto Fernández, Zubizarreta y Lineker, que iniciarían su tercera temporada en el FCB, quedaron intactos porque el verdadero leitmotiv de la rebelión, que era Hacienda y los contratos de imagen, no les afectaba: ellos habían llegado en 1986 y este tinglado se había organizado mucho antes. Si que afectaba sin embargo a Urbano Ortega, llegado en 1982, el cual, misteriosamente, no fue desechado como tampoco lo fue José Ramón Alesanco -el speaker en el manifiesto-, en una decisión personal e intransferible del profeta que le hizo maldita la gracia a Núñez y al que además, convirtió en el capitán del equipo.

    Francisco Javier Urruticoechea, visto el panorama y a sus 36 años, decidió retirarse y Migueli, en la pretemporada holandesa de Papendal, cuando aún no había terminado la liquidación de existencias, se lesionó de gravedad y también deja el fútbol cerca de los 37 años después de 16 temporadas. A Bernardo ya lo tenemos en el Madrid y allí están encantados porque resulta que se porta muy bien. Víctor Múñoz, uno de los detonantes de la eterna crisis que se activó en el otoño de 1985 cuando al no renovar se negó a viajar al Vicente Calderón por no estar en condiciones anímicas para jugar ¿recuerdan? Ver Hugo Sánchez y nosotros (2), protagoniza un penoso final a sus siete años en el Barça: intenta impedir por todos los medios que la Sampdoria desembolse cantidad alguna para hacerse con sus servicios. La UEFA toma cartas en el asunto y no lo consigue.

    Rambo Clos y Manolo pasan al Real Murcia. Angel Pedraza al Mallorca, Josep Moratalla al Figueras y Gerardo Miranda volvía a la UD Las Palmas de donde había llegado en 1981. Crístobal y López-López fueron cedidos al Oviedo (el primero fue repescado posteriormente por el profeta y actuó fugazmente en la temporada 1991-92), el guardameta Covelo no encontró destino y se quedó pero apartado del equipo.

    Calderé, cuya permanencia en el Barça ya pendía de un delgado hilo, tuvo un altercado con el profeta durante el stage -bajo rendimiento- y su ciclo como blaugrana finaliza abruptamente. Su carrera continuaría en el Betis donde también Juan Carlos Pérez Rojo intentaría sin éxito reconducir su vida deportiva. No jugaría ni un partido. Su rodilla era un drama.

    El lobito Carrasco y Julio Alberto no son santos de la devoción del profeta que además, está en modo total de ordeno y mando y no le importa llevarse por delante a quien no cumpla con sus órdenes. Son apartados del equipo 24 horas después de la presentación de la plantilla El Mundo Deportivo (23 y 24/7/1988) y están a punto de no viajar a Papendal. En los contratos de ambos y del defensa Salva, había estipulada una claúsula en la que se especificaba que tenían derecho a percibir el importe íntegro de todas las primas independientemente de ser o no alineados. Pero el profeta no está dispuesto a establecer desigualdades en la plantilla y decide anular esas claúsulas aunque los tres afectados aducen que los contratos son sagrados y que no están dispuestos a renunciar a un dinero que legalmente les corresponde. Salva claudica de inmediato y acepta las condiciones, Carrasco y Julio Alberto, no lo hacen y son apartados fulminantemente del equipo. Pocas horas después, rectifican. Viajarán a Papendal pero son multados y su influencia en el nuevo Barça, como la de Salva, será mínima. El caso de Julio Alberto es peor, porque además sufre una gravísima lesión disputando la Supercopa de España que lo mantendrá inactivo hasta Febrero.





    Y la última peripecia de Steve Archibald con el FC Barcelona: intenta hacer acto de presencia en la presentación de la plantilla en desacuerdo con la propuesta del club, que le invitó a ir cedido otra temporada. Al parecer (El Mundo Deportivo, 23/7/1988), Archibald le había “prometido” al vicepresidente Joan Gaspar que de todos modos acudiría al acto, razón por la cual, los servicios de seguridad del Nou Camp estaban alertados. No obstante, Archi casi alcanza el mismo césped donde manifiesta que “Solo quería saludar a Johan Cruyff, a mis compañeros y a la afición porque esta es la última oportunidad para hacerlo. Igual se pensaban que iba a organizar un altercado”.

    Fue cortésmente expulsado pero aún tuvo tiempo de escuchar una sonora salva de aplausos del público. Su carrera, ya en pleno declive, contempla etapas en el Hibernians … y en el Español en 2ª división en la temporada 1989-90. Las cosas de la vida. Las cosas de Terry Venables …

    Asimismo, el profeta descarta un fichaje de Ramón Martínez, el secretario técnico, previo a su llegada: Manolo Hierro, defensa central del Valladolid y hermano mayor de Fernando Hierro, posteriormente jugador del Madrid. Se escribe por ahí que al Barça le sucedió lo mismo que en 1974 con Mario y Francisco Marinho. Que se equivocó de futbolista. Ni fue cierto aquello ni esto. Entre otras cosas porque su hermano, con 19 años y jugando también en el Real Valladolid, aún no había despuntado, lo haría más tarde. En cualquier caso, el profeta tardó muy poco en darle el pasaporte vía Betis donde se reuniría con Calderé y Rojo.

    No va a ser la mejor temporada de Gary Lineker. Independientemente de no cuadrarle al profeta en sus esquemas, es hospitalizado en Londres con hepatitis (28/6/1988). Se pierde toda el stage y reaparecerá en partido de la 4ª jornada (24/9/1988) en Pamplona ante Osasuna. El profeta le obliga a jugar pegado a la banda derecha y ello hace daño a la vista. El centro del ataque lo deja para Julio Salinas del que parece enamorado. Es normal que los números de Lineker decaigan drásticamente: solo 6 goles en 26 partidos de Liga siendo sustituido nada menos que 14 veces. Está claro que sobra y aunque la afición lo adora, el profeta será inflexible como en tantas ocasiones.

    Total, que la Liga 1988-89, el Barça la va a empezar sin extranjeros. Lineker combatiendo una hepatitis y el fichaje que el profeta se saca de la chistera sorprendiendo a todos, el defensa del Internacional de Porto Alegre, Aloisio Pires Alves, que firma su contrato el 15/8/1988, no podrá jugar hasta el término de los JJOO de Seúl ya que forma parte del combinado brasileño.



    Las incorporaciones son múltiples y algunas serán muy importantes en el futuro. De la Real Sociedad llegan José Mari Bakero y Aitor Beguiristain (ambos 300 millones) y López Rekarte lo hace con la carta de libertad. Del Sevilla se incorpora el lateral Ricardo Serna (170), de Osasuna el portero Juan Carlos Unzue y Jon Andoni Goicoetxea (150 los dos) que sería cedido a la Real Sociedad. Del Atlético de Madrid, Julio Salinas y Eusebio Sacristán (150 cada uno), la broma de Manolo Hierro que cuesta 125 y procedentes del Español aterrizan Ernesto Valverde (200) y Miquel Soler (400). Poco más de 2.000 millones de pesetas.

    Del filial, ascienden al primer equipo Luis Milla, Guillermo Amor, Jordi Roura y Pepe Serer. Aunque el gran elemento de este grupo fue sin duda Amor, que se convertirá en uno de los elementos clave en el futuro dream team, la sensación de la temporada lleva el nombre de Milla. Imprescindible en una posición por delante del central que se inventa el profeta. El 4. Ya llegaremos a eso. Y a Miguel Santos (representante del futbolista) y a Ramón Martínez, mencionado anteriormente.

    En Papendal, localidad a la que el Barça ya no regresaría más, aparte la defenestración de Calderé y Manolo Hierro y la lesión de Migueli que provocará su retirada, también se produce la lesión de José Mari Bakero -fractura y hundimiento del pómulo-, en un supuesto amistoso contra el Sparta de Rotterdam que acaba como el Rosario de la Aurora (2/8/1988). Su vuelta al equipo (21/9/1988) coincide con la ida de la Supercopa de España.

    Pero lo peor llega a continuación del percance de Bakero. En el hotel de Papendal, una camarera de 18 años, denuncia a José Ramón Alesanco acusándolo de violación. El defensa vasco, fue retenido durante cuatro días en Ahrneim (*). Finalmente, pudo volver a Barcelona absuelto por falta de pruebas El Mundo Deportivo, 9/8/1988.

    (*) Mucha niebla en el asunto. Según el corresponsal de El Mundo Deportivo en Holanda, Peter Kuyper, la presunta relación sexual entre el futbolista y la camarera se produjo después del entrenamiento, tras pedir Alesanco unas toallas, pero sin que la relación carnal fuera impuesta por la fuerza por parte del capitán del Barça.

    A José Luis Núñez, la movida lo pilla de vacaciones en Pollensa (Mallorca) y desde la distancia se descuelga con unas inenarrables declaraciones El Mundo Deportivo, 7/8/1988:

    “En situaciones así, siempre hay gritos … y allí nadie oyó nada. Además, en una concentración donde duermen juntos cuatro jugadores y solo piensan en descansar de lo agotados que están, esto no es normal”.

    Y es que Núñez divierte mucho en esa época. Sobre todo en Madrid, cuando solicita para el Nou Camp organizar la final de la Copa de Europa de 1989 y la UEFA lo concede y el barcelonismo se lleva las manos a la cabeza por motivos que no hace falta detallar. Hasta bien entrado el mes de Abril de 1989 no iba a desaparecer esa amenazante Espada de Damocles por mucho que el presidente Núñez se defendiera de las críticas -algunas muy duras- con aquello de lo importante es el prestigio y la imagen del Barcelona y demás. También llegaremos a eso en su momento.


    Aloisio.

    En el Trofeo Joan Gamper, es invitado el PSV … y el Steaua, que será derrotado por el Barça en la final. Ronald Koeman da muchas pistas sobre su destino: “Le he prometido a mi club terminar la temporada, pero el año que viene será otra cosa. Veo mi futuro en España y mi fichaje por el Barcelona no es imposible” El Mundo Deportivo, 23/8/1988. Firmaría su contrato con el Barça el 21/1/1989.

    La Liga se abre en el Nou Camp la noche del 3/9/1988. Contra el Español y en partido televisado. A pesar de ello, una reconfortante riada humana cubre las arterias que convergen en el estadio. Parece que el barcelonismo está dispuesto a olvidar un montón de cosas y ello es una inmejorable sensación. El público ha vuelto (*) y alrededor de 85.000 almas celebran los goles de Beguiristain y Roberto, ambos en la 2ª parte.

    (*) Fue el primer gran triunfo del profeta. En los 19 partidos de Liga disputados en el Nou Camp, el aumento de público en comparación con el de la pasada temporada fue de medio millón de espectadores (Cròniques del Barça 1899-1992 G&A Editorial).

    Los días 21 y 29 de Septiembre se disputa la Supercopa de España El Mundo Deportivo, 22/29 Septiembre 1988. La ida se juega en el Bernabeu, el Madrid es muy superior y se impone con goles de Michel y Hugo Sánchez en la 2ª parte. Gritos de Alesanco, violador. El ligamento cruzado de Julio Alberto cruje y las consecuencias serán casi cinco meses de inactividad. En el Nou Camp, el colegiado Donato Pes Pérez concede un gol de Butragueño, justo cuando se cumple el primer cuarto de hora, precedido de un claro fuera de juego del lateral Solana, circunstancia reconocida por el propio árbitro una vez pudo acceder a las imágenes de TV. El Barça, mucho mejor que en la ida, le da la vuelta al marcador con dos goles de Bakero, pero es insuficiente. El público, abroncó al Madrid en general, a Bernardo en particular, luego al árbitro y al final, la tomó con Hugo Sánchez.

    Lo divertido empieza cuando los jugadores blancos, ya con el trofeo en las manos y sintiéndose seguros por el foso que entonces rodeaba el terreno de juego, decide dar una vuelta de honor y el Nou Camp -muy crispado desde el gol del Madrid- responde con gritos de ¡Barça!, ¡Barça!, insultos, lanzamiento de objetos de todo tipo y como consecuencia los campeones tienen que ganar los vestuarios protegidos por los escudos de la policía. La broma le cuesta a Hugo Sánchez seis puntos de sutura en la cabeza al ser alcanzado por un proyectil . Butragueño lo ve de otra manera: “No ha sido ninguna provocación, el Barça me merece todos los respetos”. Ramón Mendoza, dos años y medio después, pisa el Nou Camp y está tan alegre que le da lo mismo que le llenen de improperios cuando se dirige al antepalco al finalizar el partido: “El público paga para divertirse y desahogarse. Tengo un defecto en la vista que me impide ver los fueras de juego de mi equipo”.

    José Luis Núñez, cuando se le pregunta por la vuelta de marras, contesta: “El Madrid es así y nunca cambiará” y el vice Joan Gaspar, refiriéndose al fuera de juego previo al gol de Butragueño: “Cuando juegas contra el Madrid estas cosas suelen pasar”.


    Aunque no lo parezca, es el final de una vuelta de honor.

    En todo caso, el fútbol que propone el profeta es divertido, abierto, diferente, un punto anárquico y todavía con muchos desajustes. Osado sería la palabra. Muestra una defensa de tres y por delante del central un pivote que es la base de un imaginario rombo. Andoni Zubizarreta, en Barça TV y en la serie Recorda, míster (que repasa la trayectoria de los entrenadores del FCB en los últimos años), explica que le comenta al profeta: “Johan, así no se puede jugar al fútbol”. Y el otro, le dice que sí que se puede. Y sigue con sus extraños experimentos como cambiar a varios jugadores de demarcación pero el barcelonismo, que viene de lo que viene, lo acepta de buen grado.

    El equipo base de esta temporada lo forman Zubi en la portería; en el lateral derecho, López Recarte en el lateral izquierdo, Ricardo Serna y como central Aloisio. Un pivote o medio centro defensivo, Luis Milla, a su izquierda, Roberto Fernández y a la derecha, Eusebio Sacristán. Jose Mari Bakero, de enlace. En el ataque, Txiki Beguiristain en banda izquierda, Gary Lineker en la derecha y Julio Salinas de atípico “9”, el más atípico de la historia del Barça sin duda.



    Ese afán ofensivo más los desajustes antes mencionados, van a originar dos derrotas que jamás debieron llegar: en el Bernabeu (22/10/1988) y en San Mamés (10/12/1988) y ambas por 3-2. En esta última, jornada 14, el Barça perdería un liderato que ya no recuperaría. El profeta se quejó posteriormente de la dirección que tomaban algunos arbitrajes al Madrid en el modo: “Les han regalado 7 puntos”. Es posible, porque los hubo especialmente escandalosos, pero no debería olvidarse, y es evidente, que el Barça tira la Liga en la franja que va del final de la 1ª vuelta a las primeras jornadas de la 2ª, básicamente en una serie de resultados imprevistos ante rivales del fondo de la clasificación. Lo de siempre. Algo que ni siquiera el profeta ya posteriormente con el glorificado dream team, conseguiría evitar. No había manera. Diríase de un desdoblamiento siniestro de personalidad que afecta a todo el equipo en el momento más inesperado y que provoca la pérdida de puntos vitales para el futuro de la Liga. Todo ello restaba credibilidad a los lamentos acerca de las ayudas arbitrales al Madrid, que en aquella temporada, fueron muy evidentes.

    Más adelante quedará detallado como se le fueron al Barça los cinco puntos con los que el equipo blanco aventajó el Barça, gracias a los cuales se proclamaría campeón por cuarta vez consecutiva.
    Otra lectura brutal, gracias! Eres un crack Carlos. ��������
    Marcar goles es como hacer el amor, todo el mundo sabe cómo se hace, pero ninguno lo hace como yo.




  12. #219
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (6)

    Tras dejarse el liderato en Bilbao, el Barça enlaza una serie de notables resultados acompañados por un fútbol dinámico y solvente: gana al Atlético de Madrid en el Vicente Calderon por 1-3 el día de Año Nuevo de 1989, al Cádiz en el Nou Camp por 3-0 (8/1/1989) y al Sevilla también como local por 4-0 en uno de los mejores partidos de la temporada (11/1/1989). En aquellos momentos (jornada 18), el Madrid suma 31 puntos y el Barça, 29. Pero el Madrid sigue imbatido -de hecho, solo será derrotado en Vigo por el Celta (2-0) en la jornada 29- y su ritmo es muy difícil de soportar y más si en dos desplazamientos consecutivos aparentemente asequibles y en los que es posible reducir distancias, el equipo además de no saber resolverlos, no acaban peor de milagro.

    Hablamos de la tarde en que Guillermo Amor salva al Barça en Málaga (15/1/1989) con un gol en el minuto 85 de partido que sirve para igualar una desventaja de 2-0 que los andaluces establecieron ya en la primera media hora. El otro gol lo marcó Roberto en el ´57. Probablemente, el peor partido del equipo en lo que se llevaba de campeonato. Las diferencias con el Madrid no se alteraron gracias a su empate en Valencia (1-1).

    Y en Sarriá (29/1/1989), ante un Español cuya catastrófica campaña lo iba a llevar primero a la promoción y de esta, a 2ª división, Amor -en el m.73- vuelve a rescatar al Barça de una situación absolutamente ridícula. El pleito también termina en 2-2 y otra oportunidad de recortar distancias que se desaprovecha.

    Pero antes, el sábado, el partido del Madrid en Pamplona no termina. Se suspende en el minuto 43 a causa de los incidentes que se desencadenan tras la portería de Buyo, cuyo fondo no deja de hostigarlo en forma de lanzamiento de proyectiles varios y de petardos. Durante mucho tiempo, este histriónico guardameta pagó las consecuencias de su ruin actitud en el derby disputado en el Bernabeu contra el Atlético de Madrid (3/12/1988). Hay material visual de sobra sobre el lance. El Atlético merece ganar y resulta que acaba con dos expulsados y encajando el gol de la derrota a 8 minutos del final, obra de Martín Vázquez, en un doble fuera de juego posicional de Michel y Butragueño que en aquella época si se contemplaba.

    El partido -que además es violento de principio a fin- horroriza al profeta (El Mundo Deportivo 6/12/1988): “Lo del sábado ha hecho mucho daño al fútbol y no puede volver a ocurrir. Yo no tendría un jugador violento en mi equipo. ¿Ayudas arbitrales al Madrid? Deberían tener tres o cuatro puntos menos que nosotros”.

    Las imágenes del video condenan a Buyo a quien en un principio, se le suspende cautelarmente por un partido. Sería sancionado finalmente con cuatro.

    Volviendo al partido de Pamplona, en el momento de la suspensión, Osasuna gana por 1-0 y la FEF determina que los 47 minutos que faltan se disputen en Zaragoza a puerta cerrada el 3/5/1989. El Sadar es clausurado por 3 partidos. Durante diez jornadas Madrid y Osasuna contabilizaron una jornada menos con respecto al resto de los equipos, pero eso no afectó al Barça casi en nada porque cuando llegó el momento de concluir aquél desdichado encuentro en La Romareda, la Liga estaba prácticamente sentenciada. Además, el Madrid, que venía de empatar sin goles del Nou Camp tres días antes, logra otro empate gracias a un gol de Hugo Sánchez a 4 minutos del final. Un claro penalty de Buyo a Bustingorri con 1-0 queda sin sancionar por el colegiado Socorro González lo que hace explotar a Nicolas Casaus: “Así se adultera una Liga” El Mundo Deportivo (4/5/1989). A falta de 8 jornadas la ventaja de los blancos es de 4 puntos y como dice su entrenador, Leo Beenhakker: “Podemos perder dos partidos y ser campeones”. Y tanto.



    Los cuatro partidos que decidieron una Liga: Málaga-Barça 2-2, Español-Barça 2-2, Osasuna-Barça 1-2 y Murcia-Barça 2-0 = -6 puntos. Del Anuario Deportivo Dinámico

    Todo el personal, muy numeroso por cierto, que busca con un entusiasmo digno de mejor causa, síntomas que delaten que Hugo Sánchez está entrando en su ocaso, va a tener que esperar aún y cuando el mejicano no se proclamará esta vez máximo goleador de una Liga que iniciará ya con 30 años. Lo será el brasileño, Baltazar María de Morais Junior, más conocido por Baltazar, que juega en el Atlético de Madrid y que procede del Celta de Vigo. Alcanzará la cifra de 35 goles en 36 partidos disputados. Un registro que ya no repetiría más y que era superior al conseguido en la temporada 1986-87 con el Celta y en 2ª división: 34 dianas sobre 44 partidos.

    Hugo Sánchez solo marcará 27 goles en 35 partidos. El tercer máximo realizador será Julio Salinas, 20 goles en 37 apariciones. El perfil físico del azteca apenas ha cambiado y su efectividad continúa siendo muy alta. Sigue sin padecer lesión alguna y ya nadie recuerda la movida de la primavera de 1987: a golpe de gol casi todo se olvida.

    Horas antes del Barça-Madrid del 1/4/1989, aterriza Julio César Romero Insfran Romerito en el aeropuerto de El Prat. Será el tercer extranjero del Barça. Es el inicio de las bromas macabras del profeta que no está dispuesto a contar con Gary Lineker en el trascendental enfrentamiento. Paraguayo y mediapunta. Procede del Fluminense. “Si Dios y la virgen de Caacupé me ayudan, debutaré el sábado y venceremos al Madrid”. Bueno. Muchos se preguntan si no hará falta algo más porque el Barça hace muchas semanas que ha perdido la frescura del primer tercio de competición. El 26/2/1989, Osasuna visita el Nou Camp y vence 1-2 en un encuentro marcado por el infortunio, con dos balones que devuelven los postes del marco del meta navarro Roberto y un gol de Ciganda en el minuto 80 absolutamente letal para las aspiraciones al título.

    “Los empates en La Rosaleda y Sarriá, el discreto triunfo ante el colista Elche … en fin, que poco a poco nos han ido hurtando el Barça-espectáculo y paralelamente, han ido llegando resultados más pobres, hasta el revolcón” Andrés Astruells, El Mundo Deportivo, 27/2/1989.


    La virgen de Caacupé. Del blog Yo amo a Cristo. Nuestra señora de los milagros de Caacupé. Y Romerito.

    El clásico acaba sin goles (*). El Barça, a base de pelea y de coraje, merece más en la 1ª parte pero en la reanudación, el Madrid pudo llevarse el partido que registró un poste por bando. Ni aun cuando las ideas ofensivas entraron en colapso, el profeta se dignó a jugar la carta Lineker: Romerito dispuso de unas opciones que muy probablemente, el inglés habría aprovechado. El caso es que el Madrid sale del Nou Camp con más de medio título en el bolsillo, algo que se ratifica cuando el Barça, en una tarde que va más allá de lo lamentable, es derrotado en Murcia (25/5/1989) por un colista. Irreconocible, se escribe en La Vanguardia (26/5/1989).

    (*) Se fijó esa jornada para celebrar las elecciones a la presidencia del FC Barcelona. De los 93.030 socios con derecho a voto, acudieron 46.030. El presidente Núñez consiguió 25.441 votos mientras que Sixto Cambra, el candidato con el que Convergència i Unió pretendía meter las pezuñas en el Barça, se quedaba con 17.609. 398 votos en blanco y 215 nulos. Otra vez será.

    La broma de Romerito le cuesta al Barça 40 millones. Solo disputó 7 partidos marcando un gol.

    El Madrid se proclama matemáticamente campeón en la jornada 36 (11/6/1989) al vencer al Español por 3-0 en el Bernabeu. También será campeón de Copa derrotando al Valladolid por 1-0 en final disputada en el Vicente Calderón el 30/6/1989. En esta competición, el Barça del profeta sufriría un aparatoso revolcón en ese mismo escenario cuando el Atlético de Madrid lo golea 4-0 (12/4/1989) y lo echa en cuartos de final.

    El momento del Barça llega el 10/5/1989 en Berna. Y además en el maldito Wankdorf Stadion escenario de la final de la Copa de Europa de 1961 contra el Benfica. Ya no tiene aquellas porterías con los palos cuadrados, pero su recuerdo nos encargamos todos de avivarlo (*). Ahora se trata de la final de la XXIX Recopa de Europa y el adversario es la Sampdoria que recién inicia su ciclo histórico más importante.

    (*) El Mundo Deportivo, 8/5/1989: Laszy Kubala tiene muy metido dentro el Wankdorf Stadion: “Allí perdí una final de la Copa de Europa que nunca podré olvidar. Fue uno de !os días más tristes y desgraciados de mi vida. Guardo muy bien en mi memoria el recuerdo de un partido que me marcó profundamente. Hay momentos que pienso que todo fue una pesadilla. A pesar de quedar muy lejos en el tiempo —1961— tengo muy presentes las imágenes y, sobre todo, los postes de la portería del Benfica”.

    Es bien cierto que en el camino a la final los adversarios son de segundo nivel y aún y así, el Barça salva la ronda de octavos en la tanda de penaltys el 9/11/1988 en Polonia ante el Lech Poznan. En semifinales, el Sredets de Sofía (antiguo CSKA) es vencido en los dos partidos: en Barcelona por 4-2 (5/4/1989) y en Sofía por 1-2 (19/4/1989). Pero algo llama la atención: se trata de un delantero un tanto anárquico, irascible, hiperactivo y peculiar, autor de los tres goles de los búlgaros en la eliminatoria. Se llama Hristo Stoichkov y a partir de ese momento, va a estar en el punto de mira del Barça.



    Tres meses antes (22/1/1989), firma su contrato con el FC Barcelona Ronald Koeman aunque completará la temporada actual con el PSV. Alrededor de los 1.000 millones de pesetas, el segundo fichaje más caro hasta entonces tras el de Maradona en 1982. Ello provoca no solo muchos recelos, sino algo muy parecido a un ensañamiento en su primer ejercicio como barcelonista. Una muy difícil adaptación. Finalmente, acabaría convirtiéndose en uno de los grandes nombres en la historia del club.

    Volvamos a Berna. Bakero es baja. Retrasó una operación inevitable hasta que la Liga se puso punto menos que imposible. Osteocondritis de astrágalo de tercer grado (Esguince crónico en el tobillo derecho) El Mundo Deportivo, 14/4/1989. Seis meses. No reaparecerá hasta Octubre. Sin suerte el navarro que recordemos padeció una fractura de pómulo en el stage de Papendal en Agosto.

    Zubizarreta; Urbano, Alesanco, Aloisio, Eusebio, Milla (Soler ´60), Amor, Roberto, Lineker, Julio Salinas y Beguiristain (López Recarte ´74). 42.707 espectadores en el Wandkorf Stadion según 50 años del Barça en Europa (1955-2005) de David Salinas. Las aficiones impecablemente separadas como lo estarían en el viejo Wembley tres años después. Ningún incidente. La Sampdoria con Pagliuca; Mannini (S. Pellegrini ´27), L. Pellegrini (Bonomi ´50), Pari, Lanna, Víctor Muñoz, Toninho Cerezo, Salsano, Dossena, Mancini y Vialli. Gol en el minuto 4 de Julio Salinas y el Barça que se encuentra con el guión perfecto. A partir de ahí, control en la zona ancha, no demasiados agobios y contraataques. Uno de ellos, liquida el pleito en el minuto 79 (López Recarte).

    El barcelonismo recupera viejas sensaciones perdidas: el desplazamiento masivo hacia Berna, el recibimiento en Barcelona ya con la tercera Recopa, la ilusión, en suma.

    Abril es un mes interesante. Aunque al Barça se le vaya la Liga lentamente. El 17/3/1989 es el sorteo de las semifinales de las tres competiciones europeas. El Madrid ha ajustado cuentas con el PSV en la actual edición de la Copa de Europa. En el Bernabeu, en cuartos de final y en la prórroga, gracias a un gol de Martín Vázquez en el minuto 105. Antes, las pasó de todos los colores contra los polacos del Górnik Zabrze. Muy cerca de la eliminación y otra vez como local. Lo evita Butragueño en el minuto 83.

    Estamos en el sorteo de Ginebra y en el bombo del Madrid se encuentran el Steaua, Galatasaray y AC Milan. Ramón Mendoza, que no ha desaprovechado ocasión alguna a lo largo de la temporada para lanzar hirientes referencias hacia todo lo que era consciente de que hacía daño en el FC Barcelona, ve que el escenario que curiosamente ha preparado José Luis Núñez solicitando en su día la final de la Copa de Europa para el Nou Camp, se está configurando.

    El amigo Justo Conde, lo describe en La guerra que nunca cesa. En vísperas del sorteo, con sangrante sarcasmo y cuando se le pregunta por sus preferencias en cuanto a rivales en la semifinal, contestaba con una sonrisa que cualquiera menos el Steaua, con quien deseaba enfrentarse en la final del Nou Camp del 24 de Mayo. Ni lo nombró ni hacía falta especificar hacia quien iba dirigido el mensaje. A pesar de los tres títulos de Liga consecutivos conseguidos bajo su presidencia y con el cuarto en camino, Mendoza arrastraba la frustración de no haber podido levantar al trofeo más preciado. Y hacerlo en el Nou Camp, derrotando al equipo que hundió al barcelonismo en la peor depresión desde 1961, con Núñez de obligado anfitrión, imaginando la vuelta de honor portando la tan deseada y aún no alcanzada Copa de Europa en el hogar del rival más odiado, se convertía en su sueño húmedo y el de todo el madridismo.

    Aquella semifinal, se vivió con gran pasión tanto por parte de unos y otros (Madrid y Barça, se entiende, porque el Milan no jugaba a esto). Por primera vez -a nivel directivo-, se desataron todos los sentimientos que fluyeron libremente llevándose por delante cualquier hipócrita protocolo diplomático del tipo “lo he sentido en el alma” de Mendoza tras la hecatombe barcelonista de Sevilla en 1986. El Madrid, que solo pudo empatar 1-1 con los italianos en el Bernabeu (5/4/1989), es goleado 5-0 en el Giuseppe Meazza / San Siro (19/4/1989), ahogado literalmente por ese invento siniestro que ya era conocido como la zona de Sacchi.



    Que cosas.


    Para el universo del FC Barcelona no queda muy claro si el desenlace de la semifinal provoca más alegría que alivio, o ambas cosas. José Luis Núñez efectúa unas alucinadas declaraciones, entre las que destaca “… recé para que así sucediera”.

    A partir de aquél momento, Mendoza dejó a un lado el sarcasmo y la ironía que utilizaba para incordiar al eterno enemigo y entró directamente en un terreno en muchas ocasiones barriobajero, lo que a Núñez le importaba entre poco y nada. El presidente del Barça, consciente de que la capacidad dialéctica de Ramón Mendoza era infinitamente superior a la suya, se limitaba a lanzar cargas de profundidad del estilo “… mi perro celebraba ladrando por el pasillo de casa los goles del Milan al Madrid”, entre carcajadas. Infumable, pero al final, el presidente blanco acabó padeciendo la misma obsesión por el adversario que José Luis Núñez. Perdió el mundo de vista.

    La cuestión es que a la cita del Nou Camp -a la que llega el Steaua, tras eliminar al Galatasaray-, el Milan, cuyos seguidores inundan Barcelona, destroza a los rumanos (Ruud Gullit ´17 y ´28 y Marco Van Basten ´26 y ´46) y le sobra medio partido. En El Mundo Deportivo (20/4/1989) se puede leer: “No fue una final, fue un linchamiento”.

    En realidad, desde el prisma blaugrana, representó otra dolorosa punzada en una herida que no acababa de cerrarse del todo: el Steaua fue tan inofensivo ante los milanistas como ante el Barça tres años antes en Sevilla y en un escenario muy parecido. La diferencia estriba en que el Milan -el mejor y más divertido Milan de la historia-, se lanzó directamente a la garganta de los rumanos anulando cualquier improbable atisbo de complicación por mínima que esta fuera. El Barça del ´86 de Terry Venables, ni era el mejor ni mucho menos el más divertido y dejó crecer un problema que al final, acabó devorándolo.



    Más por lo primero que por lo segundo.







  13. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  14. #220
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (7)



    El 13 de Julio de 1989, el danés Michael Laudrup firma su contrato con el FC Barcelona para las próximas 3 temporadas. Una petición expresa del profeta. Su compatriota y ex jugador del Barça desde 1979 a 1982, Allan Simonsen, lo había recomendado en 1981 con solo 17 años pero entonces, en el universo blaugrana únicamente había ojos para Maradona (Cròniques del Barça 1899-1992. G&A). Recala en el futbol italiano (Lazio) con solo 19 años. En Julio de 1985 ingresa en la Juventus donde permanecerá hasta 1989. Juega junto con Michel Platini, Paolo Rossi, Gaetano Scirea y Zbigniew Boniek entre otros. Sobrevive a Trapattoni. Conducción del balón escandalosamente elegante, vistoso regate en largo e imaginación, pero todo ello maniatado en el catennaccio particular de il Trap.

    Liberado de su compromiso con la Juventus -me fui buscando nuevas experiencias y todo eso- (WWWelenganche.es El pase de Laudrup) el canon UEFA para el traspaso es de 220 millones de pesetas. Acabó cumpliendo cinco temporadas en el Barça donde vivió sus mejores momentos relanzando una carrera que parecía estancada. Pilar indiscutible del Dream Team, mantuvo sin embargo una relación complicada desde el principio con el profeta que no cesó de presionarlo. Se dijo que esperaba mucho más del futbolista aunque las evoluciones sobre el terreno de juego del Laudrup de 1991 hasta 1993, eran pura delicatessen.

    Sus problemas realmente graves con el profeta arrancan en el verano de 1993 cuando el FCB contrata a un cuarto extranjero que se llama Romario. La normativa dictaba que solo tres podían ser alineados. La ecuación es clara: uno de los cuatro empieza el partido en el banquillo esperando una hipotética sustitución. A 13/2/1994 con 23 jornadas de Liga disputadas y 6 de Copa de Europa, Michael Laudrup supera en minutos disputados a Ronald Koeman, Hristo Stoichkov y Romario (Web BDFútbol y Wiki).

    El principio del fin de la relación de Laudrup con el Barça se vislumbra en ese Febrero con una filtración de la directiva del club a la Agencia Efe. Habla de un precontrato que el danés ha firmado con el Madrid para la siguiente temporada (El Mundo Deportivo, 18/2/1994). El profeta está convencido de que el rumor es cierto. Relega al futbolista en la Liga y lo ignora en la Copa de Europa. Sus registros en participación y goles se derrumban. La filtración también refería que había pedido por renovar al FC Barcelona entre 400 y 500 millones a sus casi 30 años.

    El Barça ganó la Liga por cuarta temporada consecutiva pero Laudrup, sin manías, declaraba que había dejado de disfrutar como en los años anteriores y que estaba harto de Cruyff. Con todas las letras. Unicamente recordar que en Noviembre de 1993, el profeta daba el OK a la directiva en función de iniciar las negociaciones para su renovación. Laudrup, sin embargo, no quería hablar del tema hasta final de temporada. También en más de una ocasión había asegurado que solo abandonaría el Barça para jugar en su país.

    Posiblemente, la oferta de Ramón Mendoza era muy superior a la de José Luis Núñez. Por lo que fuera, acabó aceptando 400 millones por dos temporadas. No se equivocó el profeta cuando lo marginó.

    A todo esto, Laudrup sigue entrando en la historia del Barça con calzador. Cierta dificultad. Una pena.


    Vista parcial de la tribuna del Nou Camp la tarde de la presentación de la plantilla del primer equipo (27/7/1989).

    Casi todo salió mal en la temporada 1989-90, la segunda del profeta en el FCB. Koeman y Laudrup junto con Aloisio son los tres extranjeros. Gary Lineker ingresó en los Spurs donde se reencontró con Terry Venables y siguió haciendo su trabajo: marcar goles. Romerito -todo sencillez y simpatía, eso sí- ya había regresado a su país y el lobito Carrasco consciente de lo poco que contaba para el profeta, decidió iniciar una aventura en el fútbol francés con el FC Sochaux. Migueli, que no consiguió recuperarse de la lesión producida en el stage de la temporada anterior y tras dos operaciones, lo deja correr a sus casi 38 años.

    Se incorpora procedente del Girona, Delfí Geli a cambio de 15 millones. Solo jugará un partido y del Barça B pasará al Albacete y finalmente traspasado al Atlético de Madrid donde en 1996 conseguiría el doble Liga-Copa. Y hablábamos anteriormente de las bromas siniestras del profeta. De cuando en un trascendental Barça-Madrid prefirió alinear a Romerito antes que a Lineker. Pero nada comparado con la broma que padeció un chaval de 19 años del amateur, ni siquiera del Barça Atletic, Jesús Lucendo, al que ante el pasmo general hizo debutar en la apertura de Liga en Valladolid. En pleno servicio militar y sin haber hecho el stage de pretemporada, lo coloca en la parte izquierda de la zona ancha del terreno de juego en la demarcación de Eusebio que empieza el partido en el banquillo. Además lo hizo lesionado (El Mundo Deportivo, 4/9/1989). Jugó 56 minutos siendo sustituido por Soler. Los primeros y los últimos. Sencillamente, desapareció. Su periplo continuó en la Balompédica Linense, el Cartagena y el Andorra. El extraño caso de Lucendo provocó por primera vez malestar entre los jugadores y el profeta, un malestar que se manifestaría varias veces a lo largo de la temporada cuando públicamente fue muy crítico con sus jugadores tanto individualmente como en global (Cròniques del Barça 1899-1992 G&A).

    Otra genialidad del profeta fue la cesión de Onésimo, del Valladolid, un ejemplar que solo parecía capaz de ejercer como futbolista regateando una y otra vez en el espacio ocupado por cuatro baldosas. Insólito. 3 partidos disputó con el primer equipo antes de establecerse en el filial. Luego, de nuevo Valladolid, Sevilla, Rayo Vallecano y Burgos.


    Lucendo.

    Todas las malas sensaciones acumuladas en una irregular pretemporada se confirmaron aquella noche en el Nuevo José Zorrilla (2/9/1989). El Valladolid gana por 2-0 y el Barça no encaja un tanteo más explícito de milagro. Enric Bañeres, en La Vanguardia (3/9/1989) aparte de señalar en titulares que “El sistema de Cruyff dio todas las facilidades”, sobre la aparición de Lucendo escribe entre otras cosas: “Su alineación, estimulante para los jóvenes del Barça amateur, pero seguramente descorazonadora para Soler, Eusebio y Valverde, por ejemplo, se produce a renglón seguido de que en la plantilla surgiera el primer disgusto por los riesgos tácticos que Johan Cruyff hace correr a sus jugadores, riesgos que por cierto, persistieron anoche en Valladolid”.

    Una vez completada la 5ª jornada, el Barça poco menos que ha tirado ya la Liga. Es el sentir general. En la jornada 3ª, es derrotado en Oviedo también por 2-0. Y en la 5ª, en Mallorca por 1-0; un Mallorca recién ascendido y que había enviado a 2ª división al Español en la promoción cuatro meses atrás. Sensación de ridículo. Son seis puntos muy difíciles de recuperar. El siempre entrañable Bernardo declara antes del clásico del Nou Camp: “El único que se salva es Zubizarreta. Sin él, no tendrían ni esos cuatro puntos” El Mundo Deportivo, 5/10/1989.

    En dos jornadas, la niebla parece disiparse cuando el Madrid es batido en el Nou Camp por 3-1 con expulsión de Bernardo incluida en el descuento (7/10/1989) y el Rayo Vallecano goleado, 7-1 (14/10/1989). El Madrid es líder por mejor coeficiente con 10 puntos, los mismos que Sevilla y Atlético de Madrid, después de un arranque no muy brillante y detrás, Oviedo, Athletic y Osasuna con 9. El Barça, Zaragoza, Logroñes y Mallorca tienen 8.

    El sorteo de los octavos de la Recopa no ayuda en nada: toca el Anderlecht. En el Parc Astrid de Bruselas, el Barça pierde 2-0. “Sin punch y regalando el segundo gol” El Mundo Deportivo, 19/10/1989. Toca poco menos que proeza la noche del 1/11/1989, similar a la del mismo día 11 años atrás contra igual adversario (*), pero el equipo todavía no está para muchas hazañas bélicas. Enric Bañeres, en La Vanguardia del 2/11/1989, lo explica claramente: “Los cien mil espectadores que asistieron, sabían que el espectáculo terminaría en el momento en que el Anderlecht marcara un solo gol. Y los belgas se hartaron de desperdiciar ocasiones y hasta el árbitro anuló un claro gol de Grun (m.14), que habría derrumbado el castillo de ilusiones construido por los seguidores barcelonistas. En la 2ª mitad llegó el afortunado gol de Julio Salinas merced a un remate que desvió un defensa (m.49) y el de Beguiristain que igualaba la eliminatoria al recibir un pase de Koeman, rematando por alto y a la media vuelta (m.56). Tras unos minutos de presión local, el Anderlecht volvió a controlar el partido y a seguir fallando ocasiones clamorosas hasta que ya en la prórroga, en el minuto 6, Nilis acaba con la eliminatoria al cabecear un centro de Musonda”.

    (*) En aquella ocasión, un enloquecido Nou Camp empujó literalmente al equipo que igualó un 3-0 adverso de la ida para rematar la faena en la tanda de penaltys.


    Sport (2/11/1989)

    El Anderlecht alcanzaría la final de la XXX Recopa de Europa pero el campeón sería la Sampdoria que se impondría por 2-0, ambos goles de Vialli en la prórroga, en la final del 9/5/1990 en Göteborg.

    Y al mismo tiempo que el Barça, el Madrid -al que el sorteo, que no conoce cabezas de serie ni nada que se le parezca, le vuelve a enfrentar de nuevo con el AC Milan- vuelve a caerse del tren de la Copa de Europa. Y esta vez muy pronto. Los milanistas, puede que no sean tan divertidos como la temporada anterior, pero les vale para eliminar otra vez al Madrid. Y aunque pasan apuros contra el RKV Malinas y Bayern de Munich, están presentes en la final del Prater de Viena el 23/5/1990 ante un Benfica que sigue coleccionando derrotas en las finales europeas desde que Bela Guttman le lanzara aquella infernal maldición en 1962. Un gol de Frank Rijkaard le da al AC Milan su segunda Copa de Europa consecutiva y la cuarta de su historial.

    Ese título representó para los italianos un maravilloso bálsamo en una temporada llena de sobresaltos y decepciones que iban desde la lesión de Ruud Gullit producida precisamente en la final del Nou Camp frente al Steaua y que lo tuvo casi toda la temporada inactivo, hasta el atropello del que fueron víctimas cuando el scudetto estaba prácticamente a su alcance.

    En Bergamo (8/4/1990), en el Atalanta-Napoli, una moneda supuestamente lanzada desde la grada a falta de 12 minutos para el final, impacta supuestamente en la frente del futbolista brasileño, Alemao, que hace el numerito de su vida. Lo más cercano supuestamente a una conmoción cerebral. El Tribunal de Penas, tres días después, le adjudica los dos puntos al Napoli en un lance que había terminado sin goles.

    El escándalo fue mayúsculo y el presidente del Milan, el todopoderoso Silvio Berlusconi, puso el grito en el cielo acusando a Alemao de fingir una conmoción inexistente. Lo cierto es que todo ello no solo envenenaría la definición del campeonato, sino que, como una maldición, acompañaría a Maradona durante todo el ya cercano Mundial. Era el odio del Norte futbolístico que se sentía burlado por una autoridad deportiva manipulada por los napolitanos del mestizo y subdesarrollado sur (Maradona al desnudo. La caída de un ídolo, Bruno Pasarelli, 1991).

    A falta de dos jornadas, el Napoli, con un Maradona en estado de gracia, estaba a un punto del Milan. En la penúltima jornada, mientras derrotaban a domicilio al Bologna 2-4, el Milan perdía 2-1 en Verona tras un controvertido arbitraje de Lo Bello, que expulsó al técnico Sacchi, a Rijkaard, Van Basten y Costacurta, negó dos penaltys cometidos sobre Van Basten y Massaro y convalidó el segundo gol del Verona en el minuto 90. Una semana más tarde, el Napoli vencía a la Lazio en el San Paolo y conseguía su segundo scudetto.

    El Madrid, de vacaciones en Europa como el Barça desde el 1 de Noviembre, vuelca todo su potencial en una Liga que gana con absoluta facilidad. 62 puntos y 107 goles a favor de los que 38 son conseguidos por Hugo Sánchez muy cerca de cumplir los 32 años. 35 apariciones y sale a más de un gol por partido. Entre Liga, Copa de Europa y Copa del Rey juega 45 partidos = 42 goles. El austriaco del Sevilla, Polster, acaba la Liga con 33 goles. El Barça ni siquiera es segundo, lugar ocupado por el Valencia con 53 puntos. Es tercero con 51. El Atlético de Madrid es cuarto con 50. El máximo goleador del Barça es Julio Salinas con 15 dianas.

    A Junio de 1990, el Madrid alcanza la mayor diferencia en Ligas conquistadas sobre el Barça: quince. Son 25 y 10. El Athletic y el Atlético tienen 8 y el Valencia 4. Real Sociedad, 2. Sevilla y Betis, una cada uno.








  15. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  16. #221
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (8)

    Durante gran parte de la temporada 1989-90, Ronald Koeman fue el blanco de las mofas del dibujante Oscar Nebreda en las páginas de El Periódico. Sencillamente, la tomó con él. Tras el catastrófico inicio con las tres derrotas consecutivas en los desplazamientos a Valladolid, Oviedo y Mallorca, invariablemente aparecía Koeman en las viñetas con la misma pregunta a sus compañeros: “¿Hoy no hay paella?”. Se cuenta que desde el FC Barcelona llegaron quejas por lo que ya se consideraba un ensañamiento no solo con Koeman sino con el equipo en general y muy lentamente, Oscar Nebreda fue reconduciendo el tono e incluso la caracterización del futbolista holandés fue suavizada. Para la temporada siguiente (1990-91) la cosa había cambiado.





    Volvamos a la Liga 1989-90:
    A partir de una derrota en el Vicente Calderón por 1-0 en la jornada 12 (18/11/1989) y otra en la 14 en Valencia por 2-1 (2/12/1989), la Liga se pone prácticamente imposible. La factura del patético inicio es implacable y mucho peor que los 4 puntos de ventaja del Madrid son las sensaciones. Justo en esa franja, el Barça y el AC Milan disputan la Supercopa de Europa y lo mejor, es la inmensa benevolencia del marcador global teniendo en cuenta la aplastante superioridad de los italianos en la vuelta de San Siro. En el Nou Camp (23/11/1989), Van Basten abre el marcador gracias a un misterioso penalty señalado por el francés Joel Quiniou al borde del descanso y Guillermo Amor empata en el minuto 67. El Barça ofreció su mejor cara y mereció el triunfo (El Mundo Deportivo, 24/11/1989).

    La vuelta, como se ha dicho, es muy diferente (7/12/1989). El Milan se impone con un gol de Evani a los 10 minutos de la reanudación en medio de un rosario de ocasiones para los rossoneri y con Zubizarreta evitando una masacre. El Barça, con las bajas de Koeman, Laudrup, Aloisio y Amor, ofrece una imagen penosa y es incapaz de disparar a puerta ni una sola vez en los 90 minutos. El partido se hace eterno.


    Uy, profeta, no anduvimos muy lejos.


    El Barça afronta el último partido de Liga de la década de los ´80 en el Nou Camp y ante el Sevilla (Jornada 17). Dichosa década convertida casi habitualmente en una crónica de sucesos y cuyo final fue colofón de lo que fue y representó. Son cuatro los puntos de desventaja con respecto al Madrid (25-21) y en aquella noche de sábado del 30/12/1989 se van a suceder los disparates. De los que no abundan, vaya.

    El partido es televisado y además hace frío. El estadio solo registra media entrada. El Barça lo tiene todo bajo control: a 12 minutos del final gana 3-1 (Bakero, Julio Salinas y Roberto). En ese momento, una zancadilla de Serna al sevillista Polster fuera del área -hablamos de 2 metros- la convierte el árbitro, Brito Arceo, a instancias de un juez de línea, en penalty ante el pasmo general. El Sevilla acorta distancias. En El Mundo Deportivo del 31/12/1989 se puede leer: “¡Pero si estaba ganado!” y “El Barça perdió los papeles en un caótico y crispado final de partido”.

    Nada más cierto. El equipo acaba desquiciado y el Sevilla, en cuatro minutos, le da la vuelta al marcador que señala al final un increíble 3-4. Andrés Astruells también en El Mundo Deportivo, escribía que “… lo de ayer fue uno de esos espectáculos insólitos que solo se ven muy de tarde en tarde en un estadio. Escapa de lo común”. Y señala como responsables “… a la indicación equivocada de un juez de línea, al tono general del arbitraje -Brito Arceo dirigía su primer partido en el Nou Camp- y al catastrofismo defensivo de la retaguardia azulgrana en los últimos compases del encuentro”.

    Catastrofismo defensivo que fue en realidad el verdadero responsable de la derrota del Barça por mucho que el penalty que entre Brito y su ayudante engendraron, produjera vergüenza ajena. El profeta, en medio de una crispación general -“¡ Vienen a mearse en nuestro campo ¡”,escuchado a varios directivos en el antepalco, según el periodista de El Mundo Deportivo, Alberto Sanchis-, no anda muy lúcido: “Cuando te pitan un penalty como este, te pones nervioso porque te preguntas: ¿qué puede pasar en la próxima jugada?”. No, profeta, esta vez, no. Nunca el primer equipo del FC Barcelona puede verse afectado por los nervios de esta forma aunque sea en estas circunstancias, siendo literalmente desbordado por los acontecimientos.

    Nicolás Casaus bramaba: “Nos han robado la cartera, el reloj y hasta los tirantes”. Núñez estaba de vacaciones esquiando en Puigcerdá y desde ahí declara: “¡Es de Juzgado de Guardia!”. Bueno, la jornada es terrible: el Madrid gana fácil en el Bernabeu a Osasuna por 4-1 (“El rodillo que no para”, titula el corresponsal de El Mundo Deportivo en Madrid Rafael J.Alvarez), El Atlético hace lo mismo en Logroño (0-2) y el Valencia empata 1-1 en Tenerife. El Madrid suma 27 puntos, el Atlético, 23 y el Valencia, 22. El Barça es 4º con 21. A estas alturas, Hugo Sánchez ya ha marcado 19 goles y los máximos goleadores del FCB son Julio Salinas y Ronald Koeman, este último a base de penaltys y golpes francos con 9 cada uno.



    El Barça reacciona al desaguisado con 4 victorias consecutivas, en Bilbao y Pamplona y en el Nou Camp ante Zaragoza y Valladolid. Al completar la jornada 21, el Madrid que acaba de destruir al Castellón en el Bernabeu por 7-1 -con hat-trick de Hugo Sánchez-, tiene 34 puntos por 29 el Barça que es 2º. Y ahí se acaba todo. Un inesperado 0-0 en casa ante el Oviedo, una inadmisible derrota en Castellón (1-0) y otro infamante empate como local ante el Mallorca (1-1) en donde Koeman falla su primer lanzamiento de penalty, acaban con las ya remotas esperanzas en la jornada 24. Game over. “El partido del adiós”, titula El Mundo Deportivo (12/2/1990).

    El Barça en conjunto vuelva a la inestabilidad en la más amplia acepción de la palabra y por primera vez, el profeta no parece intocable en su puesto. Todo lo contrario. Nadie imagina lo que habría sucedido si el desarrollo de la Copa del Rey hubiera sido otro y no acabara convirtiéndose en la gran bombona de oxígeno del profeta y del propio Núñez, con el barcelonismo y la oposición absolutamente encabronados.

    Por lo menos, el papel del Barça en esta competición fue de lo más digno. Elimina al Athletic de Bilbao con victoria en los dos partidos por 1-0; a la Real Sociedad después de una prórroga angustiosa en el Nou Camp y al Valencia en Mestalla gracias a un golpe franco lanzado por Koeman a 10 minutos del término. El Madrid elimina en semifinales al Cádiz y es el otro finalista.

    La final se juega el jueves 5/4/1990 en Valencia. Estableciéndose un paralelismo con la de 1988 ante la Real Sociedad, el Barça no es el favorito ni en broma. En la Liga, que ya ha cumplido la jornada 32, el Madrid está a punto de proclamarse campeón y suma 52 puntos. Le siguen el Atlético de Madrid y Valencia con 44 y el Barça, se encuentra en cuarta posición con 42. Hugo Sánchez es lo más parecido a una víbora: “Si nos ganan podrán seguir engañando a la gente” (El Mundo Deportivo, 4/4/1990).


    Luis Milla y su representante, Miguel Santos.


    Ramón Martínez.

    Para la cita, el profeta prescinde de Luis Milla. En realidad, lleva tiempo prescindiendo del futbolista relegándolo a un segundo plano. Su protagonismo en el primer equipo es casi residual. Ya no quiere saber nada de él. Conocido como El caso Milla, no deja de ser una vieja historia que se ha repetido muchas veces, solo que en esta, el profeta intervino a su manera.

    Ramón Martínez es un extraño personaje que ingresa en el FC Barcelona en Junio de 1988 como secretario técnico, un cargo que se recupera después de muchos años (*). Ex gerente del Real Valladolid. El profeta, también recién llegado, no consiente ningún tipo de intromisión en su trabajo y reduce las competencias de Martínez poco menos que a la categoría de un florero con nómina. El fichaje de Manolo Hierro por su cuenta y riesgo, lo empeora todo. Ramón Martínez acaba dimitiendo el 8/1/1990. Resentido y rumiando venganza.

    (*) El último secretario técnico que ejerció en el FCB, fue Domingo Balmanya y dimitió en la primavera de 1969.

    Martínez, que cosas, no tarda en acabar en el Madrid, cubriendo la baja por jubilación de Luis Molowny en esa parcela. Un Ramón Mendoza menos sereno, según Justo Conde en La Guerra que nunca cesa (1991) mostrando evidente obsesión barcelonista, se lanza a fichar al tal Martínez en el momento en que su relación con el profeta había llegado a un punto sin retorno. Ello alimenta la teoría de que Martínez, aún y trabajando para el FC Barcelona, ya tenía un principio de acuerdo con el Madrid con lo que el personal acabó preguntándose para quien trabajaba en realidad.

    Justo Conde en su libro, escribe que Ramón Mendoza se llevó a los despachos del Bernabeu a Ramón Martínez y que a Cruyff eso le importaba entre poco y nada (cierto), pero que no sucedía lo mismo con el presidente del Barça, José Luis Núñez, para el que significó otra nueva tocada de pelotas por parte del presidente del Madrid (falso).

    Justo Conde, es importante volver a recordarlo, es un periodista ya nonagenario, declaradamente del Real Club Deportivo Español pero cuyas fantasías eróticas eran más madridistas que Concha Espina, algo que suele suceder muy a menudo en esa institución de Cornellá-El Prat. Su fobia por Núñez llegó a adquirir tintes grotescos.

    El caso es que en el preciso momento de tomar contacto con su nuevo despacho, Martínez ya le propone a Mendoza una nueva operación desestabilizadora en el vestuario culé, operación que de común acuerdo se llevó de inmediato a la práctica (extraído textual del trabajo del amigo Justo Conde).

    Miguel Santos es el representante de Luis Milla. Ambos han pasado por todas las fases que estos procesos conllevan, es decir: las moderadas primeras reivindicaciones para aumentar los bajos emolumentos del futbolista -aparecen justo después de la victoria ante la Sampdoria en la final de la Recopa de Berna en Mayo de 1989- y posteriormente, las quejas y lamentaciones para acabar llegando a la rebelión total. Justo en medio de estas dos últimas, es el momento en el que Ramón Martínez que conoce de sobra la inquietud del futbolista -con el OK de Ramón Mendoza- le comunica los deseos del Madrid de tenerlo en sus filas. Además, le ofrece unas cifras que vuelven loco al jugador y a su representante, hasta tal punto que ya deja ir lo de me siento humillado y discriminado.

    Por si fuera poco, asegura que no piensa seguir en el FC Barcelona cuando acabe su contrato en Junio de 1991 y amenaza con acogerse al famoso decreto 1.006 por el cual recordemos, que previa vía judicial, se permitía la ruptura unilateral de un contrato mediante el pago de una determinada indemnización.

    La cotización del futbolista, a todo esto, se había disparado hasta tal punto que para el seleccionador nacional, Luisito Suárez, Milla apuntaba a ser uno de los fijos para el Mundial de Italia. Poco antes, el Barça le ofrece una propuesta de renovación que no le convence ni a él ni a su representante el cual se descuelga con unas pretensiones desorbitadas, lo que indica que la labor de demolición de Martínez ya se encontraba en avanzado estado.

    Bueno, la directiva del Barça -en insólita decisión-, decide dejar el asunto en manos del profeta que lo acaba rápido. O acepta las condiciones o lo saca del equipo. Milla no transige ni aun perdiéndose el Mundial y el profeta lo margina implacablemente.

    A la final de Copa, no va ni convocado. Viaja en calidad de simple espectador. Conmovedora solidaridad de los jugadores del Madrid entre los que destaca las originales reflexiones de Gordillo refiriéndose al profeta: “Un señor que ha venido de fuera a ganarse el pan aquí, se lo está quitando y le está haciendo polvo la carrera” (La Vanguardia, 5/4/1990).







  17. #222
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (9)


    El Barça 1989-90.

    En la previa, Valencia parece teñida de blanco, pero en el momento de la verdad, el entonces Luis Casanova es inundado por seguidores del FC Barcelona en la misma proporción que los del Madrid que, volvamos a repetir, se sienten favoritos. “Venimos a jugar el partido más importante de la semana”, se regodea Ramón Mendoza. Incidentes antes, durante y después de la final. Dentro y fuera del estadio. El Barça sale con Zubizarreta; Aloisio (Serna m.28), Alesanco, Koeman, Roberto, Eusebio, Amor (Soler m.70), Bakero, Laudrup, Julio Salinas y Beguiristain. El Madrid, entrenado por John B. Toshack (*), lo hace con Buyo; Chendo, Ruggeri, Sanchis, Fernando Hierro, Gordillo, Michel (Aldana m.77), Schuster, Martín Vazquez, Butragueño (Julio Llorente m.62) y Hugo Sánchez.

    (*) El de las grandes frases, entre otras: “Es más fácil ver a un cerdo volando por encima del Bernabeu de que yo rectifique”, “Soy un cabrón simpático”, “Benito Floro es un buen entrenador, pero no tiene ni puta idea de fútbol” y “El domingo me cargaría a todos los jugadores. El martes, solo a 8. El jueves, creo que los culpables son 2 o 3. Al final, acaban jugando los mismos cabrones de siempre”.

    “Violencia a ras de césped y hostilidad en los graderíos”, escribe Alberto Sanchis en El Mundo Deportivo. El Madrid asusta los primero minutos, no más. Un alevoso plantillazo de Hugo Sánchez a Aloisio en la rodilla en el minuto 28 provoca su sustitución por Serna. No hay sanción para el mejicano. García de Loza, sin embargo, expulsa a Fernando Hierro al mostrarle la segunda cartulina amarilla al borde del descanso después de otro plantillazo a Roberto. Guillermo Amor, que también tenía una desde el minuto 6 de partido, mereció la segunda y por tanto la expulsión poco antes en una entrada por detrás a Martín Vázquez. También fueron amonestados el propio Martín Vázquez, Julio Salinas, Alesanco, Koeman y Michel.


    Aloisio y Hugo Sánchez.

    En el minuto 68, Koeman envía un latigazo que Buyo despeja como puede y Beguiristain asiste a Amor que cabecea el 1-0. En el descuento, un error de Chendo lo aprovecha Soler y Julio Salinas cierra la final.

    En la gestación del 1-0, empiezan a confluir todos los astros que en un futuro van a apoyar al profeta y al FC Barcelona. La buena estrella. El profeta tiene pensado sustituir a Guillermo Amor amenazado por una tarjeta porque la final es un volcán de violencias. Para evitar lo peor, Miquel Soler va a ser su sustituto. Pero el cambio se retrasa al no detenerse el juego. En ese espacio de tiempo, Amor consigue el 1-0 y es sustituido inmediatamente. El golpe de suerte que casi nunca abandonó al entrenador del Barça.

    Dos meses antes de la final (13/2/1990), José Luis Núñez se vio obligado a defender al profeta -que vivía sin duda su peor etapa en el banquillo-, en una asamblea de socios compromisarios que acabó como el Rosario de la Aurora (El Libro de Oro del Barça 1899-1995). Al mal momento deportivo, se unía un aumento en las cuotas de socio de 4.000 pesetas + IVA. Núñez intentó colarlo en la asamblea del 14/7/1989, pero la oposición encabezada por Sixto Cambra lo impugnó.

    En la que nos ocupa, se vivió momentos muy tensos. Se dieron muchísimas críticas tanto a Núñez como al profeta, y se llegó al punto en que un socio compromisario, en su turno de palabra, la emprende ahí donde más duele: “Pagaríamos muy a gusto el doble si pudiéramos ganar la mitad de títulos que el Madrid”. Entre gritos, insultos y demás lindezas, se lleva a cabo la votación sobre el aumento de marras que es aprobado finalmente por 3 votos de diferencia (Cròniques del Barça 1899-1992).

    Significar que este aumento permitía presenciar los partidos internacionales gratis que hasta entonces, no entraban en la cuota de socio. Algo que se mantiene hoy día.

    Volviendo a la final, señalar que el capitán del Madrid, Chendo, se descuelga con unas estúpidas declaraciones (“Lamento que esta final no la haya ganado un equipo español”), que luego debió rectificar y que Bernardo insinuó un soborno del Barça al árbitro García de Loza: “Seguro que ya tiene un chalet en la Costa Brava”. La gracia le costó una multa de 250.000 pesetas. Para Zubizarreta, la vuelta de honor con el trofeo terminó en el momento en que recibió un botellazo en la cabeza y la celebración en Barcelona no fue especialmente espectacular y además, el profeta fue silbado.

    El Madrid se proclama campeón el 16/4/1990 en Valladolid empatando a cero. La 5ª Liga consecutiva de la quinta del buitre. El Comité de Competición (26/4/1990), aparte del paquete a Bernardo, sanciona con un partido a Hugo Sánchez y a Guillermo Amor, con 69.716 pesetas al primero y con 56.250 al segundo por sus violencias y toma nota de todo lo que sucedió en Mestalla, que no fue poco, incluido el contenido incendiario de algunas pancartas en las gradas, tanto daba el bando.



    El Barça cierra la Liga con una derrota en Zaragoza por 2-0 (6/5/1990) y ni siquiera acabará segundo. Pero cuanto menos, el final de temporada es distraído. Resulta que Bernardo, al final, la organiza. Ha tardado dos años, pero valdrá la pena. “Me quiero ir porque ni Mendoza ni Toshack me hablan” (23/5/1990). Ramón Mendoza: “Al primer capricho que le hemos negado ha salido su auténtica personalidad” (25/5/1990). José Luis Núñez: “Ahora hay quien descubre al Schuster que yo conozco” (30/5/1990).

    Justo Conde en La guerra que nunca cesa:

    “Más tarde o más temprano, el nibelungo debía dar otra vez rienda suelta a su verdadera personalidad. Y esta circunstancia llegó con motivo del viaje que el Madrid realizaba por Méjico y los EEUU durante el periodo estival de 1990. Schuster pretendía incluir a su esposa e hijos y halló la taxativa prohibición de Mendoza. Decisión que no gustó al jugador y que determinaba que este volviera a las andadas y chiquilladas de su anterior etapa culé”.

    “Alegando una molesta dolencia de columna vertebral, pedía ser excluido de la expedición. Ramón Mendoza no traga y le exige viajar con el equipo, lo que encabrita de tal manera al futbolista que, apenas aterrizado en Méjico, declaraba que una vez terminado su compromiso en el Madrid, no pensaba renovar, ya que se sentía incómodo en la sociedad”.

    “De inmediato y tras recibir órdenes de Mendoza a través del hilo telefónico, el entrenador John Benjamin Toshck, le comunicaba a Schuster que no necesitaba esperar al 30/6/1991 que era cuando concluía su contrato, pues desde aquél mismo momento podía empezar a buscarse nuevo equipo, ya que el Madrid no contaba con él para la nueva temporada, razón por la que se acababa de fichar al rumano Haghi. Se había consumado el divorcio Mendoza-Schuster de forma irreversible. Un riesgo que el presidente blanco ya había asumido dos años antes como precio para jorobar a Núñez, aunque confiando en domar al problemático futbolista”.



    Bernardo, el 9/10/1990, firmaría por el Atlético de Madrid. Para el resto de la temporada 1990-91 y con opción a otra. “No creo que tenga más follones en el Atlético de los que padecí en el Barça o en el Madrid”.

    ¿Y el caso Milla?

    Envenenado sin remedio. Obviamente, se ha perdido el Mundial. Y está dispuesto a aceptar una temporada de inactividad para quedar libre el 30/6/1991 -casualmente, la misma fecha en que habría finalizado el contrato de Bernardo con el Madrid- y poder negociar con plena libertad su contrato con su nuevo equipo, un equipo que todo el mundo sabe quién es, porque incluso Milla y su representante lo han hecho público.

    Ahora surge otra vez el profeta anunciando que no hace falta esperar un año y que si Milla abona 200 millones en concepto de canon de formación, tenía las puertas abiertas. Nadie supone que Milla aceptara cuando después de un año de espera podía irse gratis. Pero, en un año pueden suceder muchas cosas y el representante del futbolista anuncia al Barça que acepta pagarlos. En ese momento, aparece en escena José Luís Núñez, frotándose las manos, y perfectamente consciente de que es Ramón Mendoza en realidad el que debe hacer efectivo el canon, por lo que decide aumentar la cifra por encima de los 300 millones.

    Y lo hizo partiendo de la base de que por aquellos días, el Madrid había traspasado al Torino a Rafael Martín Vázquez y la UEFA había autorizado un aumento de dicho canon superando este los 300 millones. Mendoza se impacienta -contempla una posible reconciliación entre el profeta y el futbolista- y paga la cantidad (*), un precio muy alto si se tiene en cuenta que Michael Laudrup, llegó por la misma vía procedente de la Juventus por 220.

    (*) Según fuentes, esa cantidad varía desde los 310 a los 360 millones de pesetas.

    El 30/7/1990, Milla se convierte en jugador del Madrid. Coincide su firma con la presentación de la plantilla y es recibido en el Bernabeu como un héroe (El Mundo Deportivo, 31/7/1990). “Dejé el Barça para ser feliz”, declara. Mendoza se sale y aparte puyas y recados varios para el FC Barcelona recordando lo mal que se ha portado con el futbolista, asegura: “Tal y como está el mercado nacional, el precio de la operación es un chollo” (*). Bueno, toda la parada se le viene abajo y ya no digamos a Luis Milla cuando solo 15 días más tarde, el 14/8/1990, en el transcurso de un amistoso ante la Lazio, el futbolista sufre la rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco interno y externo de la rodilla izquierda. Según El Mundo Deportivo del 15/8/1990, había comentado a sus familiares que no quería ni pensar en “… si esto me pasa hace dos meses, cuando estaba en el Barcelona”, planteándose el problema de caer lesionado de gravedad en un club que iba a dejar, pero sin ser oficialmente aún jugador del Madrid.

    (*) En El Mundo Deportivo, siempre fijaron la cifra del traspaso en 310 millones.



    Milla tardó 8 meses en volver a competir en partido oficial. Lo hizo el 20/4/1991 en el Benito Villamarín frente al Betis. 25 años después, su hijo, Luis Milla Manzanares, siendo jugador del Club Deportivo Guijuelo, padecería exactamente la misma lesión que su padre. También tardó poco más de 8 meses en reaparecer (Web BDFútbol).

    En Enero de 1993 protagonizó un extraño affaire denunciando a la Cadena SER un supuesto intento de soborno hacia su persona en vísperas del Tenerife-Madrid de la última jornada de la Liga 1991-92, seis meses atrás. Alguien le ofreció 40 millones de pesetas por jugar mal (*). Su compañero de equipo, Michel, más listo que nadie declara: “Sé quién fue. Bueno, lo intuyo” (El PAIS Deportes, 28/1/1993).

    (*) Concretamente, por cometer penalty y autoexpulsarse (Buenas noches y saludos cordiales. José María García, historia de un periodista irrepetible. Vicente Ferrer Molina, 2016).

    Milla se ha metido en un jardín de cuidado: “No voy a comentar, nada. No he sacado este tema para nada (*) y no esperaba que me preguntaran por ello seis meses más tarde. Me han cogido en fuera de juego” dice ante los medios de la caverna que lo acosan. Cuando le preguntan por el nombre de la persona con la que habló, se levanta y desaparece de la sala.

    (*) 28/1/1993, programa El Larguero. El periodista, José Ramón de la Morena saca a relucir el asunto y Milla no lo rehúye, entra de lleno. Es muy fácil encontrar el audio que dura dos minutos.

    Michel, sigue hablando por él y recuerda la noche de la llamada: “Luis me llamó muy nervioso y le aconsejé que hablara con el gerente”. El Madrid no denunció nada, según Michel: “Porque exigirán que demuestre algo que no se puede demostrar”.

    El señalado por el astuto Michel es Guillermo Amor, el mejor compañero que tuvo Milla en su etapa en el FC Barcelona, que se lo toma a guasa: “40 millones es mucho dinero. No los tengo”.

    El Comité de Competición abrió una investigación y Luis Milla fue multado con un millón de pesetas, aunque la sanción se suspendió posteriormente al ser recurrida a instancias superiores.

    Bastantes años después, en el 2009, El Mundo Deportivo publica un libro titulado Historias de la Masía, un recordatorio de todos los futbolistas que transitaron por ella desde 1979, con semblanzas y entrevistas de los más notables. Y claro, aparece Luis Milla de cuyo artículo se encarga el periodista Alberto Sanchís. En aquellos momentos, Milla es el seleccionador español sub19.

    Resultan penosos los ataques de amnesia que padecen el ex jugador y el periodista. Del nivel de los de Bernardo cuando comenta a su manera la final de la Copa de Europa de 1986 contra el Steaua de Bucarest. Habla maravillas de su estancia en La Masía cuando llegó con 13 años de su Teruel natal. No existió el supuesto intento de soborno.

    Y el periodista, encara el momento más áspero así: “Como han pasado los años. Pronto hará veinte que protagonizó el sonado affaire, antecedente del caso Figo, marchándose al Madrid cuando Cruyff vetó su continuidad por el tema económico”. Milla: “Mucho se ha hablado de aquello. Se debió a temas del fútbol profesional, a políticas de club. Cruyff manejaba los contratos, tomó una decisión y yo otra”. Alberto Sanchís, sigue a la suya: “Con él marchó también al club blanco Ramón Martínez (en realidad, Martínez lo hizo 8 meses antes para sabotear), el director deportivo que Núñez le había quitado (?) al Valladolid. Muchos vieron en Ramón Martínez, quien más tarde iría al Celta, el cerebro gris de la maquiavélica maniobra”. Respuesta de Milla: “Si fue él o no, lo desconozco”. Bueno.

    Sanchís escribe que “ … su fuga serviría, miren por donde, para facilitar la entrada de Guardiola en el primer equipo”. Milla reflexiona: “Hubiera entrado igual, tarde o temprano. Tenía mucho talento”.

    Seguramente cuando el profeta toma la decisión de que pague el canon y se vaya, referida a Milla y a su representante Miguel Santos, ya tenía previsto que aquél joven de 19 años con el físico de un bolígrafo y con alarmante déficit de peso, iba a ser el “4” del futuro.

    “Pese a que algunos barcelonistas aún le otorguen la etiqueta de traidor (*) -dice Sanchis-, Milla juega habitualmente con los veteranos de FC Barcelona -cierto, y lo sigue haciendo a día de hoy- por su gran amistad con el ex futbolista del Barça Josep María Fusté. Dice Milla: “Cuando me retiré, el primero que se interesó y me propuso jugar con ellos fue Fusté. No lo dudé ni un instante”. Que cosas.

    (*) Un poco exagerado el comentario. La realidad es que cada vez que Milla visitaba el Nou Camp, bien con el Madrid o con el Valencia ya en su recta final, el sentimiento general era de indiferencia. Nada que ver con los recibimientos a Laudrup, Bernardo y sobre todo, Figo.

    “Yo he tenido la inmensa suerte de que en los tres clubs en los que he estado, me han tratado muy bien”.

    Menos mal que las hemerotecas están al alcance de cualquiera …







  18. #223
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (10)



    El 14/5/1990, el búlgaro Hristo Stoichkov, se convierte en jugador del FC Barcelona. “Espero no tener problemas con los árbitros españoles. En Bulgaria, algunos me tienen manía”. Ha firmado por cinco años. 400 millones. Su llegada significará el adiós de Aloisio y un montón de cosas más.

    El profeta, salvado el momento más crítico, se dedica a completar un grupo con el obsesivo objetivo de conseguir el título de Liga. El vendaval de críticas soportadas en la pasada temporada ha sido terrible, pero sigue disponiendo de la confianza de José Luis Núñez. Para la nueva campaña 1990-91 cuenta con un muy notable trío de extranjeros: Koeman – Laudrup – Stoichkov. Recupera al chapi Ferrer (cedido al CD Tenerife) y a Jon Andoni Goikoetxea (cedido a la Real Sociedad). Se va Ernesto Valverde al Athletic y Roberto Fernández regresará al Valencia en una rápida operación que casi pilla por sorpresa al mismísimo profeta que declara “… no ha sido por un tema deportivo: jugaba siempre”.

    ¿Conocen la historia? Roberto reclama una mejora de sueldo al Barça y aparece el Valencia que paga la cláusula (300 millones). Buen negocio económico. Deportivo, no se sabe. Ver en Memorias del Barça, La generación de Bernardo (3), El pasajero que perdió el vuelo del “Dream Team”. La cuestión es que el futbolista pudo vivir los éxitos del Dream Team como protagonista porque era de los fijos del profeta. Los vivió desde la distancia.

    El meta Unzué, cuyo futuro en el Barça estaba claramente obstruido por Zubizarreta, fue cedido al Sevilla a cambio asimismo de la cesión del defensa Fernando Muñóz Nando, que se convertiría en indiscutible en sus dos temporadas como blaugrana. Carlos Busquets pasaba a ser el segundo portero del primer equipo.


    2/9/1990, jornada 2ª. Este ya es un gran Barça. 3-1 al Valencia en el Nou Camp: Zubi, Nando, Serna, Laudrup, Koeman, Stoichkov, Ferrer, Amor, Beguiristain, Goicoetxea y Bakero. Se colocará como líder en solitario, una posición que ya no abandonará. El estadio barcelonista viviría esa temporada grandes partidos; este fue uno de ellos.

    Hugo Sánchez empieza su sexta temporada en el Madrid. Su décima en España. Tiene ya 32 años y ha sido hasta el momento, asombrosamente respetado por las lesiones e incidencias varias. También ha ido acumulando unas estadísticas que marean. No obstante, su buena estrella está a punto de finalizar.

    Recuperemos un párrafo de Hugo Sánchez y nosotros (1):

    Ida de la Supercopa de España en el Nou Camp (5/12/1990). La noche que Hristo Stoichkov pisó al colegiado Urizar Azpitarte que había expulsado antes al profeta, y en la que el mejicano, al término del partido, acabó tocándose los genitales repetidas veces ante la tribuna. El Madrid ganó los vestuarios escoltado por la policía.

    A Stoichkov, por su irresponsabilidad, en un principio le aplicaron dos meses de sanción + dos partidos y con 700.000 pesetas de multa. Posteriormente, la Comisión Gestora de los Arbitros eleva un recurso y la sanción para el búlgaro se incrementa a seis meses de inactividad y una multa de 1.503.528 pesetas. El FC Barcelona recurre asimismo ante el Comité Español de Disciplina Deportiva y el recurso surte efecto porque se mantiene finalmente la primera sanción.

    A Hugo Sánchez, que de entrada solo se le abrió un expediente, acaba sancionado con dos partidos y con 139.432 pesetas, tras visionar el Comité de Competición las pruebas aportadas por el Barça en las que se muestra el descarado toqueteo poco después del primer intento fallido de alcanzar los vestuarios con sus compañeros.

    Todo ello entre una montaña de descalificaciones, insultos y reproches que viajan en el puente aéreo durante semanas: el Madrid pide que la sanción a Stoichkov se amplíe a toda la temporada además de reclamar el cierre fulminante del Nou Camp por los incidentes. El Barça ve desmesurado el castigo al búlgaro y clama contra Hugo Sánchez.

    El mejicano ante el juez único del Comité de Competición: “Este tipo de movimientos los utilizo con frecuencia y los hago por comodidad. Por comodidad y estética me toco el pelo, por ejemplo. Como lo llevo largo, me lo acomodo. Otros tienen la manía de llevar las medias bajadas, tocarse las piernas, la cara o escupir”. Después de declarar y ya ante los medios, deja ir una serie de lindezas hacia el Barça de la categoría de: “Lo que debería hacer el Barcelona es lavar los trapos sucios en su casa y no venir a salpicar al que tiene la ropa limpia. Me odian desde que no pudieron ficharme. Durante muchos años llevan buscando otro Hugo Sánchez y a pesar de haber fichado a hombres como Archibald, Lineker, Bakero o Stoichkov, parece que no encuentran a uno parecido a Hugo. Es un honor para mí que se gasten tanto dinero buscando un goleador. Su envidia y frustración es el motivo por el cual han presentado esta denuncia” (El Mundo Deportivo, 20/12/1990).

    El juez:

    “Son hechos probados que al término del partido, y tras iniciar su marcha a los vestuarios, el jugador (Hugo Sánchez) dio media vuelta y retrocedió (*), girándose y dando vista a la grada frotó con su diestra sus más íntimas partes de manera inequívoca y prolongada, considerando este órgano que tal proceder es claramente constitutivo de ofensa a los espectadores” (El Mundo Deportivo, 27/12/1990).

    (*) En realidad, retrocedió todo el Madrid hasta que la Policia Nacional apareció con los escudos protectores para que los jugadores pudieran abandonar el terreno de juego.

    Esa desdichada Supercopa, se la llevó el Madrid que venció en los dos partidos 0-1 en el Nou Camp (5/12/1990) y 4-1 en el Bernabeu (12/12/1990).

    El inefable Bernardo, ahora desde la óptica rojiblanco del Atlético de Madrid, da su opinión que siempre es de agradecer: “Yo le recomendaría (a Hugo Sánchez) que se rascara más arriba, es más fácil y seguro” (El Mundo Deportivo, 29/12/1990).



    A estas alturas, el Barça se encuentra con solo un extranjero en el equipo. Ronald Koeman, que atravesaba un espléndido momento de forma además de haberse convertido, por fin, en elemento clave, se rompe el Tendón de Aquiles en el minuto 8 en el Vicente Calderón (27/10/1990). El Barça pierde el partido ante el Atlético por 2-1 y a Koeman para casi 5 meses. No reaparecerá hasta la ida de los cuartos de final de la Recopa contra el Dynamo de Kiev (20/3/1991). A todo ello, la sanción sobre Hristo Stoichkov lo dejará inactivo tres meses y no volverá a jugar hasta el 2/3/1991 en partido de Liga contra el Tenerife en el Nou Camp.

    Extrañamente, el equipo jamás se descompuso ante la adversidad y además parecía salir reforzado de la misma, algo insólito en esa casa. Ni siquiera cuando el profeta, a la vuelta de un partido en Valladolid que se gana 1-5 (24/2/1991) es ingresado de urgencia a causa de una grave insuficiencia coronaria. Le implantaron dos bypass. Los médicos le recomiendan dos meses de reposo absoluto y olvidarse del tabaco para siempre. Charly Rexach toma el mando y la nave siguió funcionando como si nada.

    El 22/2/1991, Hugo Sánchez ensaya en un entrenamiento un remate al estilo escorpión que acaba en una rotura fibrilar. Estará un mes de baja. Al poco de reaparecer, en otro entrenamiento, se produce un esguince en la rodilla (30/3/1991). La temporada ha terminado para él. Para el Madrid, hace tiempo.

    Descolgado de la cabeza desde el primer tercio de competición, llegó a caer a la 9ª posición y a estar a 18 puntos del Barça (jornada 29, 7/4/1991). 4 entrenadores 4 ocuparon el banquillo blanco en una temporada de manicomio: JB Toshack (que fue cesado en la jornada 11 tras una derrota 2-1 en Valencia), un Alfredo Di Stéfano ya con 64 años en cuyo último partido dirigiendo al equipo viviría la eliminación de la Copa de Europa en el Bernabeu y el epitafio de la quinta del buitre ante el Spartak de Moscú (20/3/1991), el también ex futbolista del Madrid, Ramón Moreno Grosso, que hizo de puente a la llegada de Radomir Antic, que acabó la temporada como pudo.

    El Atlético de Madrid se convirtió durante gran parte de la 2ª vuelta en el único perseguidor del FCB, el cual no obstante, siempre consiguió mantener un margen de cuatro puntos de ventaja como mínimo. El momento más crítico para el Barça se produjo en la jornada 28 cuando se enfrentan ambos en un Nou Camp que da como bueno el 1-1 final (30/3/1991). Cuando el atlético Vizcaíno empata el gol de Julio Salinas -los dos en el segundo tiempo-, el partido pasa de inquietante a angustioso en sus restantes 25 minutos. El profeta, muy mejorado, lo ve desde el palco y Ronald Koeman, que recién regresa de su larga lesión, es claramente superado en la jugada que precede al empate final por el extremo Sabas, infinitamente más rápido, que le gana la posición. “Si estuviera en Holanda, podría jugar en el segundo equipo para coger el ritmo, pero esto aquí no puede ser. Funciona de otra manera” El Mundo Deportivo (1/4/1991).



    A pesar de que la ventaja con respecto a los atléticos sigue siendo de 4 puntos, se va materializando una especie de atmósfera depresiva que envuelve al barcelonismo. José Mari Bakero, es consciente de ello y declara a El Mundo Deportivo (4/4/1991): “Hasta en mi pueblo existe la sensación de que pasará algo”.

    Pero un Barça mentalmente muy fuerte, liquida prácticamente la Liga en los dos desplazamientos consecutivos al Plantío (6/4/1991), feudo de un Burgos que viene de ganar en el Bernabeu (*) y en Castellón (14/4/1991) donde Koeman, de penalty a 12 minutos del final, proporciona una victoria absolutamente vital. En la misma jornada, el Atlético de Madrid solo puede empatar a uno en el Sánchez Pizjuán de Sevilla por lo que la ventaja a falta de 8 jornadas se amplía a 5 puntos.

    (*) La crisis del Madrid había estallado definitivamente el 30/12/1990 cuando Osasuna gana en el Bernabeu por 0-4. Los navarros acabarían la Liga cuartos.

    Y entre Burgos y Castellón, la Juventus en la semifinal de la XXXI Recopa de Europa. La Juventus post Platini de la que su único superviviente es el guardameta Tacconi. El Nou Camp lleno a rebosar con ambiente de gran acontecimiento (La Vanguardia, 11/4/1991). El profeta se sienta por fin en el banquillo pero no dará ruedas de prensa hasta el mes de Mayo. Zubizarreta; Nando, Koeman, Serna, Ferrer, Amor, Laudrup, Goikoetxea, Julio Salinas (Soler ´86), Stoichkov y Beguiristain (Eusebio ´46). La Juve, que entrena Maifredi, sale con Tacconi; Napoli, Luppi, Julio César, Fortunato, De Agostini, Haessler, Marocchi, Baggio, Schillaci (Di Canio ´42) y Casiraghi (Corini ´68).

    En el minuto 12, Ferrer y Zubi no se entienden y Casiraghi aprovecha el regalo. Stoichkov -después de que Baggio perdonara el 0-2 solo ante Zubi-, con dos acciones eléctricas, levanta el marcador en los minutos 10 y 14 de la reanudación y Goikoetxea, con un Barça desatado en pleno vendaval ofensivo que la Juventus no sabe como detener, tras una rápida pared con Julio Salinas, lanza una parábola que deja a Tacconi sin reacción y provoca el delirio en el Nou Camp. Faltan aún 15 minutos y el marcador ya no se moverá, pero el estadio barcelonista ha vivido la media hora más antológica desde que el profeta dirige al equipo.

    No todo son buenas noticias. El enésimo sobresalto de la temporada lo provoca la rodilla de Stoichkov que según El Mundo Deportivo, (13/4/1991), amenaza quirófano. Consiguió esquivarlo, pero el búlgaro se perderá varios partidos hasta el final de la temporada y algunos de trascendencia. En aquella Liga, entre sanciones y lesiones, disputó 24 partidos de 38. Marcó 14 goles.

    El Barça, la noche del sábado 20/4/1991, supera al Sevilla en el Nou Camp por 3-0. Lo mejor para los andaluces es el resultado porque la catarata de ocasiones que se desperdician impide un tanteo de escándalo. 24 horas después, el Mallorca -que lleva toda la temporada peleando en la zona baja- gana en el Vicente Calderón al Atlético de Madrid por 0-1 y además, Bernardo se lesiona. A falta de 7 jornadas todo está casi hecho. El Barça suma 51 puntos y el Atlético 44. Los colchoneros van a derrumbarse de tal forma que de los 14 puntos que faltan por disputar solo van a conseguir 3.



    En el Delle Alpi, el nuevo hogar de la Juventus, se consigue el pasaporte a la final de Rotterdam después de sobrevivir a un montón de incidencias que convirtieron al partido en una pesadilla. “Tuvo la suerte de los campeones, un Zubi colosal y un juego muy discreto” (El Mundo Deportivo, 25/4/1991). Por mucho que el profeta anunciara en la víspera un planteamiento ofensivo porque lo nuestro no es defender, el partido es un problema real desde el primer minuto. Un párrafo del enviado especial, Fabián Ortíz, es revelador: “Las horas previas al partido carecieron de toda tensión en la concentración azulgrana, y esto nunca es bueno. Los 7 puntos de ventaja en la Liga parecieron obrar negativamente. El Barça no puede permitirse lagunas como las de ayer”.

    Y era cierto. Tras la victoria ante el Sevilla combinada con la derrota del Atlético, el Barça, viendo el objetivo principal ya alcanzado, inició un proceso de desconexión que ni el profeta pudo detener y que explican los reveses que el equipo encajaría hasta el término del ejercicio 1990-91. Un proceso solo justificable en base a una temporada muy dura, con muchas incidencias superadas -graves casi todas ellas- y que acabarían pasando implacable factura: el equipo, en el tramo final había perdido gran parte de sus señas de identidad y ello se había manifestado por primera vez en la vuelta de la semifinal de la Recopa. Estaba exprimido.

    La Juventus vence por un insuficiente 1-0 que consigue Roberto Baggio en un golpe franco a los 60 minutos de juego. La sucesión de violencias arranca con el partido mismo, pero el criterio del árbitro, el suizo Kurt Rothlisberger, no es el mismo para todo el mundo. Por parte de la Juve son amonestados Marocchi y De Agostini. Por el FC Barcelona, Zubizarreta, Ferrer, Amor, Bakero y Goikoetxea. Amor vería la segunda tarjeta poco después del gol de Baggio y se perdería la final de Rotterdam junto con Zubi, amonestado por pérdida de tiempo … a los 14 minutos de partido y que cumplía ciclo. Hristo Stoichkov tampoco estaría en la gran cita: su rodilla seguía causándole problemas.

    Y el FCB se dispone a viajar a Cádiz para ser campeón en el Ramón de Carranza después de 6 años. Estamos en la jornada 34 (11/5/1991) y es un sábado. Pero resulta que los gaditanos, metidos de lleno en zona de descenso, se comen a un Barça que, sencillamente, no está, ante el pasmo del barcelonismo que no se explica lo que ocurre. Posiblemente, el momento más ridículo de la etapa del profeta en el banquillo blaugrana. Hablamos de un 4-0, poca broma. Los protagonistas de la gesta fueron Zubi; López Recarte, Koeman (Maqueda ´65), Soler, Bakero, Amor, Eusebio, Goikoetxea, Laudrup, Julio Salinas y Beguiristain (Julio Alberto ´56). “Carnaval del Barça en Cádiz”, titulaba El Periódico (12/5/1991).

    24 horas después, la Real Sociedad con su triunfo ante el Atlético de Madrid por 2-1 en el viejo Atocha, proclamaba matemáticamente campeón al Barça en medio de una serie de extrañas sensaciones, con el aficionado todavía a cuadros tras el espectáculo con el que fue regalado en Cádiz. La Liga nº 11 del FC Barcelona y la 1ª del que sería poco después el dream team .



    Tres días más tarde (15/5/1991), el Barça, con bajas importantes y lo que es peor, fuera de forma, es derrotado en la final de la Recopa en Rotterdam por un Manchester United al que ya le falta muy poco para iniciar un larguísimo ciclo de triunfos.

    Alex Ferguson -que todavía no es Sir- no hace cambios en los 90 minutos. Sealey; Irwin, Pallister, Bruce, Blackmore, Phelan, Robson, Ince, Sharpe, McClair y Hughes.

    El profeta, con lo que le queda: Busquets; Nando, Alesanco (Pinilla ´72), Koeman, Ferrer, Goikoetxea, Eusebio, Bakero, Laudrup, Julio Salinas y Beguiristain. El resto del banquillo, Mariano Angoy, Serna, Herrera y Soler.

    Las cosas de la vida, es Mark Hughes el que ejecuta al Barça en 6 minutos, los que van del 68 al 74. El 1-0 llega como consecuencia de una patética acción de Carlos Busquets que se queda a media salida en el lanzamiento de una falta. En el 2-0, el galés está claramente adelantado cuando recibe el pase de Robson. Koeman, a 11 minutos del final, en su única acción destacable, lanza un golpe franco y le da oxígeno al Barça. El árbitro, Bo Karlsson, anula un gol de Pinilla inmediatamente después por un fuera de juego posicional de Salinas y Beguristain (1955-2005, El Barça en Europa 50 años. David Salinas) y expulsa a Nando por cazar a Hughes en una contra evitando que se presentara frente a Busquets. Aún y jugando un pésimo partido, el Barça mereció la opción de la prórroga.

    Tres días después (18/5/1991), sigue la desconexión. La Real Sociedad gana en el Nou Camp 1-3. “El Campeón sigue con resaca” , se puede leer en El Mundo Deportivo del 19/5/1991.

    Las tres jornadas que aún faltan se hacen largas, plomizas, incluido el cierre liguero en el Bernabeu que concluye con derrota por 1-0 (8/6/1991). Los registros del Barça llevaban aroma de récord hasta que llegó la inercia del que ya lo tiene todo hecho. En las últimas 5 jornadas, de 10 puntos posibles, se obtuvieron 3.


    De Cròniques del Barça (1899-1992) G&A Editorial

    En el Nou Camp y en la ida de las semifinales de Copa, el Barça es derrotado por el Atlético de Madrid por 0-2 en un partido absolutamente desgraciado (20/6/1991). “Al Barça le sobraron oportunidades perdidas y el Atlético acertó a la primera” (La Vanguardia, 21/6/1991). La temporada termina de forma abrupta en el Vicente Calderón en la vuelta (23/6/1991). El arbitraje de Ansuátegui Roca es denigrante. Son expulsados Nando, Ferrer, Koeman y el propio profeta. El triunfo por 2-3 es insuficiente. “El Barça no cayó, lo derribaron” (El Mundo Deportivo, 24/6/1991). El profeta está muy alterado y declara: “Es un aviso de lo que nos puede pasar la próxima temporada”.

    Hristo Stoichkov, en uno de esos momentos en los que le funciona el sentido común, posiblemente diera con la clave de lo sucedido al equipo en los dos últimos meses de competición: “La Liga la ganamos demasiado pronto”.

    Esta Liga sería el último título de Julio Alberto con el FC Barcelona. La tarde de la entrega del trofeo, el 2/6/1991 ante el Oviedo, ejerció de capitán. Disputó tan solo 32 minutos de juego siendo sustituido por Soler. Sin duda, uno de los mejores laterales zurdos que ha tenido el club. Posteriormente, su vida llegó a complicarse dramáticamente (*) cuando por problemas personales cayó en el oscuro mundo de la adicción, del que consiguió salir y a día de hoy está recuperado.

    (*) Ver Memorias del Barça, pag.3 La generación de Bernardo. Highway to hell.

    Según Cròniques del Barça (1899-1992), 379 partidos oficiales con el Barça desde 1982 hasta 1991. Campeón de Liga en 1985 y 1991, de Copa en 1983, 1988 y 1990. De la Recopa en 1989. Anheló siempre ganar la Copa de Europa: no la pudo conseguir en 1986 y se retiró justo un año antes de la victoria en la final de Wembley. Mala suerte. Su contribución al equipo desde la llegada del profeta había descendido imparablemente. En las celebraciones, un emocionado Julio Alberto se despedía del club y de la afición: “Disfrutad, porque tenéis equipo campeón para rato”. Cuanta razón, Julio.


    Editado por Carlos en 25/05/2019 a las 23:37







  19. #224
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    10,340
    Premios: 0
    Euros
    5,826.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,826.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (Capítulo final)

    E
    l 2/4/1991, Hugo Sánchez anuncia que deja el Madrid el 30 de Junio. Acaba contrato. Y lo hace en el momento en que un supuesto esguince, acaba diagnosticado como una rotura parcial de ligamentos de la rodilla izquierda.

    Y el 18/4/1991, el mejicano, que le tiene pánico a pasar por el quirófano, propone una fórmula alternativa: ir recuperándose poco a poco por su cuenta pero el jefe de los servicios médicos del Madrid, Miguel Angel Herrrador declara que así es casi imposible.

    Finalmente se opera el 24/4/1991. El 30/4/1991 insiste en que no hay ninguna posibilidad de que siga en el Madrid pero que permanecerá en el club hasta el 30 de Junio, fecha en la que finaliza su contrato.

    El 2/5/1991, Nicolas Casaus, vicepresidente del Barça desmiente por primera vez el supuesto fichaje de Hugo Sánchez que desliza un periódico de información general. “No, hombre, no. El Barcelona no lo fichará, seguro”.

    El 14/5/1991, desde Méjico, colocan a Hugo Sánchez en el Barça. Casaus habla de maniobra. “Alguien quiere promocionarse a costa de nuestro club”.

    El despacho de la agencia EFE aseguraba que el futbolista, “ … que se encuentra en proceso de recuperación, ficharía por el FC Barcelona por las próximas dos temporadas según su representante, José Manuel Sanz Rivera”. Además, hace constar que el profeta llamó a la clínica donde fue operado para interesarse por su estado.

    El 8/6/1991 vuelve a ratificar su decisión de irse según Fabián Ortíz, de El Mundo Deportivo: “Me voy porque este año se han hecho las cosas muy mal. No doy nombres pero el misil va dirigido a todos, desde arriba hasta abajo. El equipo no ha tenido la ilusión de antes”. Ni una solo referencia a su relación con el FC Barcelona excepto para admitir que “ha estado brillante y ha brindado espectáculo aprovechando nuestra baja forma”. El periodista sí que le pregunta por el Atlético de Madrid: “Yo no me cierro las puertas de ningún club”. Su lesión: “Los médicos dicen que tardaré de seis a siete meses en volver, pero yo creo que será mucho antes”.

    Fabián Ortíz se deshace al final: “Habrá que seguir los pasos de este guerrero mexicano. Que se cuiden mucho de darle por muerto”.



    Siete años más tarde, todavía el inevitable recordatorio. Se encarga de ello Carlos Carbajosa, corresponsal de El Mundo Deportivo en Madrid (3/4/1991).

    El lunes, 17/6/1991, empiezan los sobresaltos. El Mundo Deportivo en portada, anuncia: “El Barça insiste en Hugo. Los azulgrana estudian su fichaje si se aprueba el cuarto extranjero. Cruyff ha dado el visto bueno”. Más adelante: “La duda es la reacción de la grada”.

    Martes, 18/6/1991. “Lo de Hugo toma cuerpo. La plantilla lo ve como un gran refuerzo pero Stoichkov se declara incompatible”. El profeta declara que su interés por el mejicano viene de lejos. Alguien tiene que parar esto pero Núñez, extrañamente, se mantiene al margen.

    Miércoles,19/6/1991. Siempre tomando como referencia a El Mundo Deportivo: “DECIDIRA CRUYFF”. Y ojo, “El Barça negocia desde hace dos meses”. Núñez habla, al fin: “Apoyaré lo que diga el técnico”. “La afición del Barça está dividida”, dice el rotativo. Mentira. El barcelonismo en masa estaba en contra de este fichaje. De hecho, a partir de esta fecha, empieza una presión de la que el profeta no podrá aislarse a pesar de que proclame lo de “ni me influye ni me va a cambiar las ideas”.

    Los titulares de la prensa:

    El Periódico (José María Artells y David Torras) titula en su sección deportiva una frase del profeta, “Hugo está en la lista” y subtitula, “El técnico confirma que se ha planteado la posibilidad de ficharlo”. “El jugador podría ser el 4º extranjero o el recambio en caso de un traspaso (se refiere básicamente a los rumores sobre la marcha de Stoichkov al fútbol italiano). Y acaba: “La filtración de la noticia por parte de la directiva causa el enfado del entrenador”.

    El País (Ramón Besa y José María Sirvent): “Cruyff y la mayoría de jugadores azulgranas avalan el fichaje de Hugo Sánchez, descartado por el Madrid. El técnico barcelonista no solo no negó su posible contratación, sino que elogió su calidad”.

    La Vanguardia (Luis Miguel Lainz): “El interés del Barça por Hugo Sánchez levanta controversia”. Y recoge unas palabras del profeta, “En el plano técnico-futbolístico no hay ninguna duda”.

    El Sport es el medio más radical: “NADIE QUIERE A HUGO”.



    Y Hugo abre la boca por primera vez para referirse al tema: “Cruyff sabe lo que quiere, no es una locura verme en el Camp Nou: me dejaría la piel en el campo”. Además, “Conozco como nadie como ha sido mi relación con el Barcelona. En cuanto me vieran marcar los primeros dos goles me los meto en el bolsillo” (Carlos Carbajosa, corresponsal de El Mundo Deportivo).

    ¿De verdad creía Hugo Sánchez que el barcelonismo padecía de la memoria de los peces? ¿Qué iba a olvidar también un montón de cosas que iban mucho más allá en el tiempo que las más recientes en la pasada Supercopa de España?

    Hugo Sánchez no era ningún indocumentado. Doctor en Odontología con estudios de psicología.

    24 horas después, llega la semifinal de la Copa en el Nou Camp contra el Atlético de Madrid y en el Nou Camp aparecen infinidad de pancartas de todos los tamaños, colores y formas. Para La Vanguardia “Una docena de pequeñas pancartas”. Debían ser muy pequeñas porque el presidente Núñez aseguró: “No las he visto” (*), lo que no impide que deje ir una de sus estupideces: “El socio tiene que ser inteligente y debería estar contento, disfrutar y no traer pancartas al estadio”.

    (*) El profeta tampoco las vio.

    Muchas de las pancartas contenían frases que a día de hoy serían claramente delictivas, pero la más gráfica y breve no necesitaba recurrir a ciertos términos. Se situaba en el tercer graderío del Gol Norte: “NI GRATIS”. En El Mundo Deportivo, cada vez más cerca de convertirse en El Mundo Digestivo, Santi Nolla escribe: “Es lícito que el cuerpo técnico quiera a Hugo, que la directiva dude y que la afición se oponga. Cada uno está en su sitio y no debería abrirse ninguna división por ello porque en el fondo todos buscan una sola cosa: que el club gane y lo haga dignamente”.

    En El Mundo Deportivo se puede leer el 22/6/1991 “Pancartas que crean suspicacias. Varios de los carteles eran idénticos en su confección”. El artículo es de Francesc Aguilar: “La uniformidad de varias pancartas (estaban pintadas con el mismo tipo de letra y grosor, quizás con el mismo spray) ha llevado a sospechar a la junta directiva que los carteles no fueran una respuesta real en todos los casos del aficionado barcelonista”.

    Y mientras tanto, Hugo Sánchez se lamenta: “Hay un periódico en Barcelona que ha orquestado una campaña contra mí. Sin duda es la consecuencia de la envidia”. Se refiere al Sport, que es absolutamente destructivo con el mejicano desde el primer momento en que explota la noticia (*). En todo caso, las declaraciones del futbolista dan la sensación de canto del cisne: “Me inquieta lo que pueda pensar la gente de mí; pues no termina de creerse que puedo ser muy valioso para el Barcelona. Es muy posible que está animadversión sea de carácter interno (?), pero no como deportista. Saben que soy digno de defender esa camiseta (?). Alaba al profeta: “Su profesionalidad está por encima de todo. Solo puedo estar agradecido por sus palabras. No creo que haya muchos hombres como él”.

    (*) En verdad, no hacía falta que el Sport marcara la pauta a seguir. El barcelonismo militante, históricamente un nido de divisiones y grietas, estuvo por una vez unido contra lo que se pretendía.


    “Conozco como nadie como ha sido mi relación con el Barcelona” (Hugo Sánchez). Vaya que sí.

    Compás de espera hasta el 25/6/1991 en el que se acaba la película en lo que respecta al FC Barcelona. “Hugo descartado por la presión social” se lee en El Mundo Deportivo aunque matiza “ … de momento, por si hay una oferta millonaria por Stoichkov”. Todo ante la contrariedad del profeta al que por primera vez desde que dirige al Barça, no se le ha hecho su santa voluntad. Y entra en escena el Atlético de Madrid, el origen del futbolista mejicano. Su entrenador, Luis Aragonés, apremia al presidente Jesús Gil para que recupere al goleador.

    Las intenciones del profeta eran siniestras. Según Francesc Aguilar de El Mundo Deportivo: pretendía que Hugo Sánchez firmara su contrato con el Barça esa semana (del 24 al 29 de Junio) en el más absoluto de los secretos para evitar la presión social y no darlo a conocer … hasta el mes de Octubre cuando el futbolista ya estuviera recuperado de su lesión. Pero las grietas que el barcelonismo de la calle no tuvo, si las había en la junta, y si bien tanto Nicolás Casaus como Joan Gaspar se desmarcaron ya desde el principio de las intenciones del profeta, a Núñez le costó un poco más. No es posible que el profeta creyera que su plan llegaría a buen puerto. Pues lo parecía. Era del todo surrealista. Todavía el 27/6/1991 no se rinde: “Sigue estando en mi lista y no tiene sentido que discuta esto con nadie”.

    28/6/1991, El Mundo Deportivo: “Núñez da la orden de romper toda negociación con Hugo Sánchez y el mejicano vuelve al Madrid”. Y el presidente desvela que “Mendoza me llamó enfadado y me pidió, por favor, que dejásemos aparcado el tema de Hugo Sánchez”. Y se contradice: “Nunca nos hemos planteado la decisión de firmar este contrato ni las repercusiones que pudiera provocar en la masa social”.

    Al mismo tiempo y tras recibir el no del FC Barcelona, Hugo Sánchez se desdice y acepta volver al redil, firmando por una temporada más por el Madrid. Según Carlos Carbajosa, “El mejicano no pudo disimular su contrariedad cuando supo que el Barça había decidido poner el punto y final a unas conversaciones que habían durado dos meses. Le apetecía más que nunca jugar en el Nou Camp, desde el momento en que Cruyff había planteado a Núñez y a la junta la necesidad de su contratación”.

    “Hugo cree que lo han utilizado pero está convencido que, con su negativa, el Barça va a perder mucho más que él. La presión popular en Barcelona ha sido la barrera que Núñez no se ha atrevido a saltar aunque Cruyff le invitó repetidamente a ello. Es posible que de haberse podido llevar las negociaciones en secreto (*) el jugador hubiese firmado en azulgrana en breve plazo”.

    (*) Imposible del todo punto evitar las filtraciones desde la propia junta con el filtrador por excelencia, Joan Gaspar. Y en el difícil supuesto de no haberlas, mejor no imaginar las consecuencias posteriores producidas cuando el barcelonismo se hubiera desayunado un buen día con la noticia del fichaje de Hugo Sánchez.

    Todavía Hugo Sánchez el 29/6/1991, empezando a interpretar las cosas a su manera:

    “El Madrid me ha dejado satisfecho en todos los aspectos. Del Barça me alejaron motivos extradeportivos, aunque me halagó su interés”. Confiesa que su regreso al Atlético se frustró por “razones económicas”. Su contrato de una temporada incluye un partido de homenaje y una opción a otra. Y se columpia: “Antes de dar el sí definitiva al Madrid, comuniqué mi decisión tanto al Atlético como al Barcelona”. Vaya por Dios. Cuando el futbolista le dice si quiero a Ramón Mendoza, sabe que su fichaje por el Barça es imposible. No comunica nada: se lo comunican a él.

    Y recupera el tono. Su tono. Y sigue columpiándose. Ahí va:

    “Núñez y su junta pagan la penitencia de un pecado: denunciar una provocación que no hice. Sacaron de lugar un gesto mío para desviar la atención del escándalo de Stoichkov con el árbitro Urizar”. A su bola: “A mi costa se ha librado una partida de póker de miedo: El Madrid tenía miedo a perderme, el Barça a ficharme y el Atlético al aspecto financiero de la operación”.

    Vayan terminando:

    “En la primera ocasión no vine por Terry Venables. En la segunda, porque tenía que ser a través de un protagonismo sin precedentes apelando al artículo 1006 y finalmente, ahora, es obvio quien ha rechazado a quien. Puedo asegurar que yo si quería ir y hasta el último momento tuve la oferta encima de la mesa”.

    … y apaguen la luz:

    “Se ha perdido una gran oportunidad, pero si la gente no me acepta, hay que resignarse”.



    El 14 de Abril de 1991, Ramón Mendoza había sido reelegido como presidente del Madrid. Según La guerra que nunca cesa de Justo Conde, en su programa electoral amenazaba no solo al eterno enemigo, sino también a todos aquellos estamentos o grupos que atacasen a la sociedad , como él solía denominarla.

    “Si salgo reelegido voy a aplicar una línea muy dura hacia el exterior. El Madrid va a seguir siendo un club señor y no entrará en discusiones de patio de vecindad. No vamos a repetir que se repitan cosas que hemos tenido que soportar hasta ahora. Y no se lo permitiremos ni a los rivales ni a ningún tipo de grupo colectivo. Muchas veces hemos tenido que callar ante tremendas injusticias, pero la experiencia me ha demostrado que el que más habla, más pan consigue”.

    Y volvía a recordar la inolvidable ida de la Supercopa en Barcelona:

    “Me produce rubor y vergüenza que a Hugo Sánchez, maleducado o no, se le haya puesto una multa superior en 35.000 pesetas a la que se le puso a un club en el que un jugador le dio un pisotón a un árbitro. En aquél encuentro, nuestro médico tuvo que atender a dos policías nacionales porque se produjeron graves incidentes del público. Estas situaciones son intolerables”.

    Epílogo:

    El 4º extranjero del FCB sería el holandés Richard Witschge. El 7/8/1991, el flaco Menotti, recién nombrado director técnico de la selección de Méjico, declara que “Hugo ha sufrido una de las grandes injusticias del fútbol europeo, que no ha reconocido como debía sus méritos como jugador. Si hubiera sido alemán o inglés lo habrían nombrado varias veces el mejor jugador del mundo. Lo que consiguió con el Madrid no lo logró ni Di Stéfano”. El 28/8/1991, Hugo Sánchez dice: “El próximo lunes empezaré a correr. Sueño con el Pichichi y con recuperar la Liga. El dorsal 9 del Madrid no tiene otro propietario que yo”.

    El Madrid sale como un cohete y el Barça encadena una estupidez tras otra. Y las consecuencias llevan a que en la jornada 12 se produce la mayor diferencia entre ambos. Nada menos que 8 puntos (23-18) con el Barça 5º. En la 19, la diferencia se ha reducido a solo 3 y Ramón Mendoza -ya metido de lleno en una espiral destructiva- decide sustituir a Radomir Antic para recuperar a Leo Beenhakeer porque resulta que su equipo no juega a nada. No da espectáculo. Textual.

    Hugo Sánchez reaparece por fin el 17/1/1992. No coge el ritmo. Aún está Antic pero Beenhakker no va a tener paciencia con el mejicano y deja de contar con él. Ya no es imprescindible. Aparece por última vez con el Madrid el 22/3/1982 en el Bernabeu contra el Deportivo y consigue el único gol del partido (en 8 partidos de Liga solo ha marcado 2 goles). El conflicto está servido porque el futbolista nunca se ha considerado carne de suplencia. En estas condiciones, se niega a viajar a Turín en eliminatoria de la Copa de la UEFA contra el Torino (15/4/1992). Alex Casamor (El día que Hugo Sánchez hartó al Madrid y a Leo Beenhakker).

    Se van juntando muchas cosas: poco después, unas declaraciones en vísperas de un Madrid-Español en vista de que Beenhakker sigue sin contar con él son el detonante: “No se están haciendo las cosas serias y se empiezan a tratar con cachondeo. Yo estoy en condiciones de jugar y ya se me están inflamando las amígdalas”. Previamente (3/4/1992) se niega a asistir con sus compañeros al entierro del ex futbolista del Madrid, Juanito, fallecido en trágico accidente. Se queda en casa. Ello generó un descontento generalizado en el vestuario y más allá de él.

    El Madrid, finalmente, lo sanciona con 70 días de empleo y sueldo y con un millón de pesetas de multa. Una vez cumplidos esos 70 días, su contrato con el club ya habría terminado, por lo que Ramón Mendoza lo valora como “el cierre definitivo del jugador en el Madrid”. Nadie sale a defenderlo. Ni los pesos pesados del equipo.

    El 1/5/1992, tras amenazar con los tribunales, finalmente se considera “pagado” con 120 millones y rescinde su contrato con el Madrid para volver a su país: al América de México. Da la sensación de querer romper el contrato lo antes posible (Guillermo Ortíz, Un rebelde con causa). En la temporada 1993-94, con 35 años, regresa a la Liga española con destino Rayo Vallecano. El equipo madrileño consiguió eludir el descenso directo pero se vino abajo en la promoción contra el Compostela. Hugo Sánchez disputó 29 partidos de Liga y marcó 16 goles.

    La eliminatoria con el Compostela precisó de un partido de desempate que se disputó en el Carlos Tartiere de Oviedo. El Rayo perdía 2-1 y aún faltaban 15 minutos. En el círculo central, se lanza sobre la tibia del centrocampista gallego, Bodelón, en una entrada brutal aparentando una disputa del balón que nunca existió por su parte. No fue la primera vez que se produjo de esta forma en España, pero la falta de reflejos del futbolista que se encuentra en pleno declive, hizo entender al árbitro, Díaz Vega, sus malas intenciones. Fue expulsado.

    En el Mundial ’94 de los EEUU, solo participa en el primer partido: se pelea con el seleccionador. Ni siquiera contra los búlgaros de Hristo Stoichkov en la eliminatoria de octavos.

    Posteriormente, su periplo es el que suele suceder cuando un futbolista de fama entra en el ocaso: Atlante de México, SK Vöest Linz (2ª división de Austria) y Football Club Dallas (USA). Su destino final fue el Celaya en la temporada 1996-97 donde coincide con Butragueño y Michel. El 29/5/1997, el Madrid le rinde un homenaje.

    Cuando Hugo Sánchez llegó al Madrid, el Barça caía en un pozo. Cuando empezó a perder facultades, el Barça emergía del pozo. Cuando el futbolista se despide del Madrid (9/6/1992), el Barça ha ganado su 1ª Copa de Europa (*) y su segunda Liga consecutiva. Unos siniestros vasos comunicantes. La buena estrella seguía protegiendo al profeta incluso en este turbio e inexplicable affaire en el que, repetimos, por primera vez se desestimaron sus propósitos. La bomba explotó en otro barrio … cuando por uno de sus caprichos, pudo hacerlo en el vestuario del FC Barcelona donde un Stoichkov que estuvo recibiendo ofertas durante toda la temporada del PSG, del Napoli y de la Juve, se declaró incompatible con el mejicano.

    (*) Eso dio lugar a unas divertidas declaraciones de un Ramón Mendoza cada vez más fuera de control, en las cuales asegura que “El Barcelona ha ganado la Copa de Europa más devaluada de los últimos años” (El Mundo Deportivo, 28/5/1992).

    Y aún le faltaba vivir “lo” de Tenerife y por partida doble …


    Se acabó ... que no fue poco.
    Editado por Carlos en 01/06/2019 a las 12:51







 

 
Página 15 de 15 PrimerPrimer ... 5 13 14 15

Miembros que han leído el tema: 18

Lista de miembros no disponible.

Etiquetas para este tema

Reglas del foro

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •