Foro Fútbol Club Barcelona Foro Real Madrid CF Foro Atlético de Madrid Foro Villarreal Foro Athletic Club Bilbao Foro Celta de Vigo Foro Sevilla CF Foro Malaga Foro Real Sociedad Foro Betis Union Deportiva Las Palmas Foro Valencia FC Foro RCD Espanyol Barcelona Foro Eibar Foro Deportivo de la Coruña Foro Granada Foro Sporting de Gijón Foro Alavés Foro Leganés Foro Osasuna
Página 15 de 15 PrimerPrimer ... 5 13 14 15
Mostrando resultados 211 a 216 de 216

Discusión: MEMORIAS DEL BARÇA

  1. #211
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,988
    Premios: 0
    Euros
    5,586.60
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,586.60
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    LA RODILLA DE FLORENCIO

    En la Navidad de 1947, el Barça se encuentra casi sin querer con un talento argentino llamado Florencio Caffaratti Chisalvo (Santa Fe, 3/5/1915), enrolado en las filas del América de México y conocido simplemente por Florencio. Fue recomendado por el ex jugador del Barça, Martín Ventolrá -entonces en el Club Atlante mejicano- y José Sendra, ambos amigos del gerente barcelonista, Rosendo Calvet. Anteriormente, había jugado en el Vélez Sarsfield, River Plate y Bandfield. Tras comprar su baja al América, firma por el FCB por 125.000 pesetas y cinco temporadas donde encaja como un guante.

    Hay una cierta confusión en la fecha de nacimiento de Florencio. Varía del 3/5/1915 al 3/5/1919. En la primera, significa que llegó al Barça con 32 años y en la segunda, con 28. Según artículo del Sport del 23/1/2018 a cargo de David Salinas, “… nació en El Trébol, Santa Fe, en 1915 y no en 1919 como reflejan todas las biografías”.


    El hijo de Florencio recuerda que su padre le explicaba que “cuando llegó a Barcelona nadie creía que tuviera 28 años. Pensaban que tenía menos… Pero, en realidad, tenía 32. Me preguntarán el porqué, y la respuesta es muy sencilla: Mi padre no bebía, no fumaba, era muy disciplinado con la dieta… Se cuidaba mucho. Esto le permitió alargar su carrera deportiva”.

    Era un interior muy habilidoso, daba la pelota al pie, hacía los pases justos. “La difícil facilidad de Florencio”, decía la prensa de la época.



    “Gran estilista del balón, cerebro portentoso, trajo al Barcelona ese juego netamente argentino de pausa y pase, de entrega matemática y de profundidad, al par que hábil goleador. Su presencia en el equipo le dio un aire renovador y de gran eficacia”

    De la Historia del CF Barcelona (1971).


    Según la Història del FC Barcelona de 1993, de J. Sobrequés, “… Florencio, que jugaba de interior izquierdo, resultó ser un magistral conductor de ataque”. Su debut, no obstante, acaba con derrota en Balaídos por 3-2 ante el Celta. “… el Barcelona olvidó esta derrota y al domingo siguiente, en Las Corts, derrotó a la Real Sociedad por 6-0. Aquél día, Florencio jugó un soberbio partido: “Imposible jugar mejor”, escribiría Carlos Pardo en la revista Destino. Galvanizado por el nuevo jugador, el Barça continuó su trayectoria imparable con una victoria en Gijón por 1-4 y otra goleada en Las Corts, ante el Sevilla por 6-0 con una formidable exhibición del argentino. La prensa comenzaba a ocuparse extensamente de Florencio. El partido que enfrentó al Atlético de Madrid y al Barça en el Metropolitano el 7 de Marzo, fue probablemente el mejor de la temporada y acabó con empate a dos”.

    Florencio había disputado 6 partidos de Liga marcando 6 goles antes de caer lesionado de gravedad en el partido de la antepenúltima jornada en Las Corts frente al Español el 28/3/1948. El Barça golearía 5-1 pero el defensa españolista José Casas, le golpeó en la rodilla izquierda produciéndole una grave lesión de la que nunca se recuperaría.

    El Mundo Deportivo, 29/3/1948:

    "... sigue el juego y se produce un gran contraataque del Barcelona, Florencio juega muy bien el balón y recibe una fuerte entrada de Casas (minuto 20 de partido), que está jugando en forma áspera. Pero consigue entregar el balón a Seguer, quien lo levanta, terminando la jugada con un escalofriante desvío de cabeza de César que no es gol por poco. Florencio, a partir de esa jugada, cojea visiblemente y pasa a extremo, colocándose de interior, Valle ....”

    El directivo Juan Cosp en los vestuarios una vez finalizado el encuentro:

    "Casas vino anunciando públicamente entre sus amigos de las peñas a las que suele concurrir, que tenía el propósito de lesionar a Florencio de buenas a primeras (*). Según él, no haría el argentino nada si le intimidaba en los comienzos del partido. La directiva del Barcelona, enterada de esto, advirtió a la Federación del caso por medio de una carta la semana pasada que se ha limitado a darle curso enviándola al Comité de Competición"

    (*) El superfuncionario del Barça, Rosendo Calvet Mata, coincide con esta versión.



    La carta, por lo visto, debió extraviarse porque no consta incidencia alguna sobre Casas, jugador de maneras rudas y de una firmeza extraordinaria, según la Història del Fútbol Català de Juan García Castell de 1968, que disputó las dos últimas jornadas de la liga 1947-48 y lo siguió haciendo regularmente en la 1948-49.

    Florencio fue una pieza clave en los seis partidos que disputó con el Barça. Los barcelonistas, empeñados en perseguir obsesivamente durante muchas jornadas al líder Valencia, se jugarían en la penúltima jornada en Mestalla el título (4/4/1948). El equipo valenciano llegó con 34 puntos y el FC Barcelona con 33. La sensacional victoria por 1-3 catapultó a los blaugranas al liderato y en el cierre de la temporada ya en Las Corts, el equipo se proclamaba campeón derrotando al Athletic por 3-0.

    Florencio empezó la temporada 1948-49 renqueante. Su rodilla izquierda ya no volvió a ser la misma. Su único gol lo consigue en Chamartín en la 2ª jornada: el Barça gana 1-2. Se lesiona el 16/1/1949 en Riazor en el que será su última aparición. El equipo volvió a repetir título pero el argentino solo participó en 9 partidos.

    Como escribe David Salinas, los días empezaron a ser muy largos y llegó la nostalgia. Junto a su mujer decidió hacer el viaje de regreso pese a tener tres años más de contrato. Volvió a Méjico para jugar en las filas del Real España y del San Sebastián de León, donde se retiró en 1951.

    El mejor elogio que se pudo leer de él en la prensa catalana fue cuando dejó la entidad: “Florencio se ha ido, mas su recuerdo perdurará. Recordaremos su gran juego, su caballerosidad, su nobleza, y cuando en años venideros veamos a un jugador actuar con gran limpieza y realizando maravillas con la bola, diremos: Juega como jugaba Florencio…”.

    50 años después (1999) regresó a Barcelona acompañado por su hijo, con motivo de la celebración del Centenario del Barça. Los compañeros con los que jugó -los ya escasos supervivientes- “… lo recibieron de una forma muy emotiva. Fue inolvidable”, recordaba su hijo.

    Florencio falleció el 15/9/2001 en Toluca de Lerdo, Méjico.


    En el Metropolitano, una jornada antes de la lesión (7/3/1948): Atlético de Madrid 2, Barça 2. En pie: Velasco, Curta, Gonzalvo III, Elías, Calvet, Gonzalvo II y Enrique Fernández (entrenador). Agachados: Basora, Seguer, César, FLORENCIO y Valle.







  2. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  3. #212
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,988
    Premios: 0
    Euros
    5,586.60
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,586.60
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (1)

    Vaya por Dios. Alfredo Di Stéfano no fue jugador del Barça en 1953 porque el entonces presidente, Enrique Martí Carreto, se negó a pagar a Millonarios 27.000 dólares con lo cual habría comprado la baja del futbolista, último requisito para que se convirtiera automáticamente en jugador del FC Barcelona. Un episodio relatado en Memorias del Barça, Las cosas del señor Martí. Tres décadas más tarde, en 1984, cuando los presidentes del Atlético de Madrid y FC Barcelona, además del futbolista, estaban de acuerdo, Hugo Sánchez no fue jugador del Barça porque un entrenador británico recién aterrizado en el universo blaugrana -Terry Venables-, se trajo de la mano a un semidesconocido delantero escocés llamado Steve Archibald, sin que nadie con un mínimo de influencia en el club, le explicara a Venables quien era y lo que es más importante, a lo que apuntaba el delantero mejicano que ya llevaba tres años en España. Hablamos con toda seguridad de los dos errores más catastróficos de la historia del FC Barcelona. En ambos, siempre tuvo la sarten por el mango, la iniciativa y la facultad de cerrar el trato. En ambos, el Madrid siempre jugó un papel secundario. En ambos, por lo que fuera, el Barça acabó claudicando. En ambos, lo pagó muy caro.



    Esta es la larga historia de un disparate y sus consecuencias.

    Hugo Sánchez Márquez (Ciudad de México, 11/7/1958) llega al Atlético de Madrid en Agosto de 1981 procedente del Club Universitario Nacional A.C. también conocido como Pumas de la UNAM. Evidente olfato de gol y progresión en una época muy dura cuando los delanteros todavía no estaban protegidos ni por las cámaras, ni por los árbitros, ni por nadie. Vicente Calderón, en su segunda etapa al frente del Atlético, tiene que vender al futbolista mejicano porque el club se ahoga, la deuda alcanza los 1.500 millones de pesetas, según el historiador oficial del Club Atlético de Madrid, Bernardo de Salazar en una entrevista a El Mundo Deportivo al periodista Chema Fuente el 25/3/2017 con motivo de los 30 años del fallecimiento del presidente rojiblanco.

    Diego Maradona abandona el Barça en Julio de 1984 y automáticamente suena Hugo Sánchez para sustituirlo como segundo extranjero. Todo cuadra. Vicente Calderón cuyas relaciones con el presidente barcelonista son muy buenas, lo tiene claro pero aprieta: “Queremos billetes verdes. La oferta del Barcelona está muy lejos de lo que pedimos”, MD 7/7/1984 . Por supuesto. El Barça había ingresado recientemente 1.200 millones por el traspaso de Maradona al Napoles. Vicente Calderón era perfectamente consciente de ello y forzó.

    En realidad, el equipo colchonero tenía que hacer frente en seis meses a una deuda de 500 millones de pesetas y necesitaba un mínimo de 300 para los pagos más apremiantes (MD 8/7/1984). Calderón inicialmente, había fijado una alucinada cifra de 500 millones por el delantero mejicano como inicio de la negociación.

    Sin embargo, el acuerdo está casi hecho y una embajada del Atlético -el secretario técnico, Angel Castillo y el tesorero, Jose Manuel Caro- se desplaza a Barcelona para ultimar los detalles, toda vez que Vicente Calderón se encuentra en Houston sometiéndose a un chequeo médico. Se habla de 250 millones al contado + 80 millones aplazados + el delantero Pichi Alonso + una participación en el torneo Villa de Madrid.

    Pero a todo esto, el vicepresidente Joan Gaspar está en Londres “… de prospección, la solución se demorará unos días”, como dice él mismo. Contacta con el presidente del Tottenham: “Terry Venables dio un nombre y en su momento se conocerá. ¿Archibald? Le encantaría venir”. MD 13/7/1984 .

    A partir de ese momento, Núñez se dedica a dar largas y a sembrar de obstáculos el fichaje de Hugo Sánchez. Aduce un coste excesivo y utiliza la carta Archibald aparentemente para que Vicente Calderón rebaje pretensiones ¿Influenciado por Terry Venables? Todo apunta a eso. El 17/7/1984, Venables llega a Barcelona ya para hacerse cargo del equipo con la decisión tomada: “Steve es el 9 que necesitamos”. 225 millones. “Archibald gana, Hugo pierde” puede leerse en el MD del 18/7/1984. Anteriormente, se había leído lo inevitablemente ridículo: “Hugo Sánchez es el primero de la lista, pero Archibald es más barato .

    En cualquier caso, admitamos que el mejicano demuestra carácter: “El Barcelona ha perdido un magnífico negocio conmigo pero no estoy decepcionado: el año que viene valdré más”.



    Steve Archibald firmó su contrato como jugador del FC Barcelona el 23/7/1984.

    El Barça gana la Liga 1984-85 con una autoridad pasmosa. Sumará 53 puntos, 10 por encima del Atlético de Madrid, subcampeón, y 17 sobre el Madrid que acabó 5º. La plantilla es la misma que la del ejercicio anterior excepto en la permuta Archibald-Maradona, la incorporación de Calderé y el cambio de entrenador: Venables por Menotti. Steve Archibald participa en 32 partidos de los 34 y consigue 15 goles. Pero el máximo goleador será Hugo Sánchez con 19 goles en 33 partidos. Jorge Valdano, del Madrid, conseguirá 17 goles sobre 26.

    El equipo, no obstante, muestra de nuevo su trastorno bipolar con el que no hay forma de acabar, en una increíble eliminatoria de Recopa europea con los franceses del FC Metz. El 19/9/1984, en la ida del Stade Saint Symphorien, la ronda parece resuelta con un claro 2-4 a favor. Nadie imagina lo que sucederá en el Nou Camp la noche del 3/10/1984. El lobo Carrasco abre el marcador a los 33 minutos, pero el Metz consigue levantar el partido y la eliminatoria en un partido de pesadilla (1-4). La aventura del Barça en Europa había terminado a las primeras de cambio.

    Y el Madrid, que firma una de sus peores temporadas ligueras (*) -lo que no le impidió conseguir la Copa de la UEFA-, se lanza a por Hugo Sánchez ya con un Ramón Mendoza moviendo todos los resortes de la entidad (25/5/1985) y sin necesidad de proceso electoral. El fichaje, previsible por otra parte, es extraño. Vicente Calderón no quiere vender directamente al mejicano al Madrid y medio camufla la operación utilizando como puente al anterior equipo del futbolista: el Universitario Nacional. Hugo Sánchez termina su contrato con el Atlético en Junio de 1986 y el gran temor de Calderón era que se fuera gratis un año después.

    (*) De hecho, había encadenado su quinta temporada consecutiva sin ganar la Liga, algo que no sucedía desde 1954 cuando ya con Di Stéfano, rompía una racha de 17 temporadas -descontadas las tres de la Guerra Civil- sin conseguir el título. Entrenado por el ex jugador Amancio, recibió ya en la 1ª jornada un misil tierra-tierra en plena línea de flotación del que ya no se recuperaría: el Barça le infringe un 0-3 en el Bernabeu que marcaría implacablemente el desarrollo posterior de la competición. El presidente Luis de Carlos anuncia que deja la presidencia del club (12/2/1985) y Amancio fue cesado en la penúltima jornada tras una derrota en Valencia (14/4/1985).



    Según el artículo, El traspaso puente de Hugo Sánchez al Madrid de Javier Hernández, AS.com, 24 de Octubre del 2012, el 10/5/1985, Ramón Mendoza, Vicente Calderon y Hugo Sánchez apalabran el traspaso del futbolista al Madrid. Se habla que poco antes Joan Gaspar, vicepresidente del FC Barcelona le había ofrecido al mejicano cinco años de contrato a razón de 50 millones por temporada, pero la decisión de Hugo Sánchez ya está tomada: quiere jugar solo en el Madrid.

    El 4/7/1985 el Atlético lo traspasa al Universitario Nacional. Recibe un talón de 200 millones. El 12/7/1985, Ramón Mendoza viaja a México y junto con Hugo Sánchez y el Universitario Nacional, firman el traspaso por 250 millones (*). El 19/7/1985 es presentado en el Bernabeu.

    (*) De lo que se deduce que la comisión que se llevó el Universitario como puente fue de 50 millones como mínimo. También es bueno recordar lo que pedía Vicente Calderón por el jugador un año antes y lo que acabó pagando el Madrid un año después. El pánico a que el jugador acabara su ciclo con el Atlético y que por lo tanto, quedara libre, sin cargas, le pudo al presidente rojiblanco.

    Hay un baile de cifras alrededor del no fichaje del futbolista por el FCB que descoloca. En El Pais (25/7/1984) , el presidente del Barça, José Luis Núñez declaraba: “… nos pedían mucho dinero, olvidando mi experiencia negociadora y la del Barcelona (?). Sabíamos que ese jugador valía 100 millones (??) y desde un principio nos pidieron 300-400. El domingo, volvieron a rebajar el precio y ayer nos lo ofrecieron por 100 millones. Pero han llegado tarde. Han perdido la oportunidad de traspasar a su mejor jugador”. En el mismo artículo, se cifra el fichaje de Steve Archibald en un millón de libras, entonces sobre los 215 millones ¿Quién lo entiende?

    José María Minguella, un personaje que lleva años y años engordando a la sombra del FC Barcelona, bien en función de traductor del entrenador Vic Buckingham en los primeros años 70, como agente futbolístico después y a día de hoy como comentarista , estaba metido inevitablemente en todo este tinglado. El 27/8/2018 recuerda el affaire en un artículo en el diario Sport:

    “Hugo sale al mercado. Mi buena relación con el presidente Vicente Calderón y el secretario técnico Angel Castillo, me pone sobre la pista. Me dicen que no podrán retenerlo y que les interesa vender. A ser posible, al Barça y no al Madrid. “Fichad a Hugo o se irá al Madrid”, me dijo Calderón. Su premonición acabó por cumplirse a pesar de que hubo negociaciones entre Gaspar y varios directivos del Atlético en un hotel del centro de Barcelona. Le pidieron 120 millones de pesetas. La operación se cierra finalmente. Tras llegar a un acuerdo con el tesorero del club rojiblanco, Vicente Calderón dio el OK”.

    “Al día siguiente, todo se fue fue al traste. Me llamó Gaspar y me dijo que Terry Venables no conocía a Hugo Sánchez y que prefería a Steve Archibald. Aquello fue una pifia monumental. El Barça prefirió hacer caso al entrenador y se equivocó. Aquella decisión marcó la historia quizás tanto como anteriormente lo hizo el caso Di Stéfano”.

    Habla de 120 millones de pesetas. Archibald llegó por 215-225 según fuentes. Algo anda mal o alguien miente.



    3/7/1985: una delirante portada del Sport.

    Justo Conde, ya lo conocen, un amigo eterno del barcelonismo, en su trabajo La guerra que nunca cesa (1991), aparte de cebarse en Núñez y sus directivos por su nefasta decisión, recupera unos recuerdos de Hugo Sánchez en el otoño de 1990 después de los lamentables incidentes que se desencadenan con motivo de la ida de la Supercopa de España en el Nou Camp (5/12/1990). La noche que Hristo Stoichkov pisó al colegiado Urizar Azpitarte que había expulsado antes al profeta, y en la que el mejicano, al término del partido, acabó tocándose los genitales repetidas veces ante la tribuna. El Madrid ganó los vestuarios escoltado por la policía.

    “Me consta que cada vez que marco un gol o consigo un título, Núñez y Gaspar se dan de cabezazos. Lo suyo es un problema de mediocridad y vulgaridad. El Barcelona me ha perseguido desde que jugaba en el Atlético de Madrid cuando vivía Vicente Calderón. Gaspar me quería fichar pero el difunto Vicente Calderon les pidió 450 (*) millones de pesetas. Ellos dejaron la decisión a Terry Venables y este prefirió a Archibald que no era tan caro. Yo le dije a Gaspar que al año siguiente costaría el doble. Me consta que el vicepresidente del Barcelona se quedó desilusionado".

    "Posteriormente, vino de nuevo a mi casa en dos ocasiones más para ficharme e incluso puso encima de la mesa un contrato en blanco para que yo pusiera las condiciones que quisiera. Le contesté que tenía un principio de acuerdo con el Madrid y que el dinero no me interesaba, que tenía ofertas de equipos italianos y que si fichaba por el Madrid era porque colmaba mis aspiraciones profesionales. Me contestó que el Barcelona automáticamente me pagaba el triple. Me reiteré en que el tren del Barcelona ya había pasado para mí”
    .

    (*) Ahora son 450 y el Madrid lo ficha un año después por 250. Ineptitud manifiesta aparte del FCB, hay cosas que no cuadran.

    Volviendo al verano de 1985, la despedida del mejicano del Atlético de Madrid, cuanto menos, fue excitante. Sus dos goles le dieron el triunfo en la final de Copa del 30 de Junio ante el Athletic de Bilbao en el Bernabeu. Hugo Sánchez había firmado su primera gran temporada. No sería la última.

    "Me he ganado vestir la camiseta del Madrid. Todo lo que ha pasado ha sido cosa mía. Por más dinero podría haberme ido a Italia o al Barcelona, pero sé lo que quiero".

    Recién comenzaba todo. Que no fue poco.







  4. #213
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,988
    Premios: 0
    Euros
    5,586.60
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,586.60
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (2)

    Las consecuencias del fichaje de Hugo Sánchez por el Madrid van a ser inmediatas. Además del mejicano, llega del Betis, Rafael Gordillo, un futbolista que en los primeros años 80 sonaba como futurible del FC Barcelona y que al fin, a sus 28 años, acabó traspasado al Madrid por 139 millones de pesetas … de los que el Real Betis -equipo de procedencia-, solo ingresaría 28. El resto, directamente para pagar deudas, El País, 5/7/1985. También se hace con el central del Sporting, Maceda: 50 millones.

    Inmerso en conflictos internos de todo tipo desde un principio y azotado por una devastadora plaga de lesiones, la temporada 1985-86 fue para el FC Barcelona de una zozobra continua, acabando abocado a un final muy cruel por lo traumático.

    Excepto por la incorporación del delantero Raúl Amarilla del Zaragoza y las de los jóvenes del filial, Angel Pedraza y Esteban Fradera, no hay novedades en el grupo.

    Bernardo, como capitán del equipo, inicia ya en Septiembre una guerra sin tregua contra el presidente, José Luis Núñez, como consecuencia de un tema que debió estar resuelto mucho antes: las primas para la temporada en curso. Posteriormente, Bernardo, ya más allá del tema monetario, extendió su conflicto a todos los ámbitos del club, desde Terry Venables hasta los servicios médicos, en una especie de guerra particular contra el mundo y el equipo no pudo en ningún momento sustraerse a ello (*).

    Cumplida la jornada 6, el Barça solo suma una victoria y 5 miserables puntos en plena fase en la que coinciden las reivindicaciones salariales de Bernardo y los problemas con la renovación del centrocampista Víctor Muñoz, el cual declara sentirse bajo de moral y se borra de los partidos contra Atlético de Madrid y Osasuna.

    (*) En Memorias del Barça se relata todo el tinglado en Bernardo 1980-1988: The very best. (Pag.1)



    Ni el Madrid ni Hugo Sánchez disfrutan tampoco de una apertura liguera plácida. Un gol de Valdano muy al final en el Benito Villamarín salva los muebles al equipo blanco que consigue empatar contra el Betis (2-2) en un partido en el que el mejicano consigue su primer gol oficial con su nuevo equipo, pero en el que es expulsado por protestar de forma desconsiderada a un linier y sancionado con un partido.

    Para el barcelonismo, el Barça-Madrid de la jornada 11 (10/11/1985) parece por fin, el punto de inflexión en la irregular campaña en la Liga y el inicio de la recuperación. El Madrid pierde la imbatibilidad (2-0) en un vibrante partido aunque sigue manteniéndose como líder con 17 puntos. El Barça con un partido menos -el que se suspendió en el Nou Camp contra la UD Las Palmas debido a que sobre Barcelona se reprodujo poco menos que una segunda edición del Diluvio Universal el 19/10/1985-, suma 12. Se da la circunstancia de que solo 48 horas antes, un milagroso gol de Steve Archibald había evitado muy probablemente la eliminación en los octavos de final de la Copa de Europa en el estadio Das Antas, en Oporto, en una eliminatoria dramática donde había mucho que leer entre líneas.

    Como que por ejemplo, en la ida del Nou Camp (23/10/1985) se produce un penalty absolutamente escandaloso que un indocumentado árbitro holandés no se dignó en señalar. El agarrón de Migueli dentro del área al delantero Juary cuando este encara a Urruti, además habría significado a día de hoy, la expulsión del central barcelonista. “… nadie entiende todavía la impunidad de la falta cometida sobre Juary que hizo correr un murmullo de desaprobación por el Camp Nou. Allí donde el aficionado adora sus colores, pero donde nadie le ha de explicar lo que es el fútbol ni los atentados al reglamento”. (El Mundo Deportivo, 24/10/1985). La incidencia acontece ya en la 2ª parte todavía con el marcador a cero y muy poco antes del primer gol del Barça, obra de Marcos en el minuto 62. Ocho minutos después, una genialidad de Bernardo establecía el 2-0 final mientras la expedición del Oporto se subía por las paredes con el referee Van Lagenhove. El partido dejó un rastro de sensaciones amargas: también en la 2ª parte, la rodilla de Juan Carlos Pérez Rojo crujía definitivamente después de muchos avisos. Sería la primera baja importante de larga duración para el equipo y además iba a significar el fin de la carrera futbolística de Chechu a sus 26 años. Jamás se recuperó.


    El Mundo Deportivo, 8/11/1985

    Asimismo, en la jornada posterior al triunfo ante el Madrid, en Balaídos (17/11/1985), el defensa del Celta, Lemos, lesiona en una mala entrada a Marcos Alonso a los 2 minutos de juego. Ligamentos. Se pronostican dos meses de baja pero serán cuatro. El futbolista se hallaba probablemente en el mejor momento de su vida deportiva. Tanto Marcos como Rojo eran dos piezas muy importantes en el esquema del equipo. Lo fueron con Menotti y lo continuaban siéndolo con Venables. No serían las últimas.

    Y el Barça derrota al Sporting por 2-0 en el Nou Camp (23/11/1985), a la UD Las Palmas por 3-1 en partido aplazado en su día (27/11/1985) y en el viejo Atocha pulveriza a la Real Sociedad por 1-5 (1/12/1985). Tras esta jornada -la 14-, el Madrid suma 21 puntos y el Barça, 20.

    Pero el Madrid se activa de verdad tras una derrota en Valladolid por 3-2 el 24/11/1985 y un esperpento en Mönchedgladbach tres días después en ronda de la Copa de la UEFA donde es masacrado 5-1. Justo cuando la prensa deportiva en general, habla de crisis, los blancos despiertan. Es la vieja historia. Además de eliminar al Borussia en la vuelta venciendo por 4-0 (11/12/1985) firmará en la Liga un registro de 16 victorias en 17 partidos y se proclamará campeón tras seis años de sequía, la tarde del 23/3/1986 en el Bernabeu después de derrotar al Valladolid por 2-1 (*). Por esas fechas, el Barça ya hacía mucho tiempo que tenía la mente puesta solo en la Copa de Europa y los puntos se le escapaban como el agua entre las manos.

    (*) Se da la circunstancia de que como el FCB la temporada anterior, el Madrid fue campeon cinco jornadas antes del final y ante el mismo equipo, solo que en este caso, el Barça se había proclamado campeón en el Nuevo José Zorrilla.

    El calvario liguero para el Barça había empezado la tarde del 8/12/1985 cuando un gol de Ito en el minuto 90 representa la victoria del Betis en el Nou Camp y abre una brecha con el Madrid que ya no podrá ser recuperada.

    Los problemas musculares de Steve Archibald aparecen en el arranque de temporada y no van a cesar. Son de todo tipo: desde roturas fibrilares hasta inflamaciones en el Tendón de Aquiles, pasando por molestias y dolores de condiciones varias. En la recta final del ejercicio, por su cuenta y riesgo se pone en manos de un fisioterapeuta en Amsterdam llamado Smith para no perderse la final de Sevilla. Sus ausencias en las alineaciones se incrementaron de tal forma, que finalmente solo disputaría 13 partidos de Liga con el miserable bagaje de 4 goles. En la Copa de Europa, solo se alineó en 4 partidos pero eso sí, sus dos goles fueron de capital importancia: el que consiguió en Das Antas que evitó la tragedia y el del Comunale de Torino que ponía en franquicia la eliminatoria de cuartos contra la Juventus.


    El inverosímil gol de Archibald en el Comunale (19/3/1986). Sin ángulo y con la oreja. Tacconi se la come.


    Por mucho que El Mundo Deportivo del 5/5/1986 titulara lo de Archibald volvió como nuevo, eso no era cierto como se demostraría en la final. Nunca debió jugarla; uno de los errores más graves de Terry Venables. El “9” debió ser para Angel Pichi Alonso, el héroe de la semifinal contra el Göteborg. Archibald llevaba prácticamente dos meses desaparecido y acusó la falta de rodaje.

    Lo de Bernardo fue mucho peor. Una vez medio superado el affaire de las primas, empiezan las molestias físicas indiscriminadas, las confesiones al periodista José María García, actos de indisciplina, una rodilla supuestamente enferma, luego son los gemelos, varias anginas, en suma, una interminable historia de confusas lesiones, sorpresas y suspicacias, además de sus deseos de cambiar de aires. Venables, harto de él, le quita la capitanía del equipo.

    Lo cierto es que Bernardo medio participa en la remontada contra el IFK Goteborg la noche del 16/4/1986 en el Nou Camp. Lo de medio participa viene a colación de que físicamente es una ruina: es sustituido en el minuto 55 por Angel Pedraza. Pero hay algo peor que un deficiente estado físico y es su actitud. No está.

    A estas alturas de la temporada, Hugo Sánchez ya ha ganado su primera Liga y su segundo Pichichi. Solo se pierde un partido -por sanción- y su registro habla de 22 goles en 33 partidos. Jorge Valdano lo sigue con 16 goles. En la Copa de la UEFA, competición en la que el Madrid repetiría título, el mejicano anota 5 goles más. Bien, el contraste con Steve Archibald -el futbolista que Terry Venables prefirió poco menos de dos años atrás en lugar de Hugo Sánchez convenciendo a la cúpula del FC Barcelona- es, como mínimo, sangrante.

    Pero el Barça, con todas sus cicatrices, miserias, demonios familiares y polémicas que se han encadenado prácticamente desde Septiembre, tiene en su mano cerrar la temporada con unos registros históricos: hablamos de la Copa del Rey y de la Copa de Europa.

    La final de la Copa se juega en el Vicente Calderón (26/4/1986) y el otro finalista es el Real Zaragoza. El Barça accede tras una accidentada semifinal que lo enfrenta al Athletic de Bilbao: la vuelta en San Mamés es inolvidable y acaba en una batalla campal con invasión de campo y cargas de la policía.

    Un afortunado gol del uruguayo Rubén Sosa en el minuto 34 -un lanzamiento de falta desde 40 metros fue desviado por Pichi Alonso a la red- le da el título al Zaragoza ante un Barcelona desdibujado e ineficaz que fue incapaz de llegar más allá de un dominio territorial (La Vanguardia, 27/4/1986). Se habla también de impotencia ofensiva.

    De todas formas, el barcelonismo se siente con derecho a sentirse favorito (*) en la final del 7 de Mayo contra el Steaua de Bucarest. A pesar de que los rumanos eliminaran al RSC Anderlecht en semifinales -el fútbol belga se encontraba inmerso en el mejor ciclo de su historia- con un contundente 3-0 en Bucarest tras perder en la ida en Bruselas por 1-0. En el Sánchez Pizjuán sevillano, apenas se distinguían unos centenares de seguidores rumanos -algunos de los cuales acabaron solicitando asilo político- entre la marabunta blaugrana en las gradas.

    (*) Pleno derecho. Por mucho que nos encontremos en los años ´80 del siglo XX, cuando el Barça era susceptible de padecer las mil y una maldiciones y ser atacado por infinidad de virus, llámense secuestros, hepatitis, tobillos y rodillas de estrellas que crujen, Goicoecheas que andaban sueltos -en aquella época se escribía Goicoechea-, Ligas prácticamente ganadas que se regalaban, motines de los futbolistas contra la presidencia … Tras lo problemáticas que resultaron las eliminatorias contra Sparta de Praga, Oporto, Juventus y Göteborg, una final jugada en territorio amigo contra el Steaua de Bucarest parecía apuntar, por fin, a un final felíz y no a convertir a los rumanos en el primer equipo -y el último- de la Europa del Este en conquistar el máximo trofeo continental. Si no hay derecho a sentirse favoritos en estas condiciones ¿cuándo, entonces? Otra cosa es la incapacidad de refrendarlo en el terreno de juego, algo que tal y como se desarrolló el encuentro, por lo visto parecía estar escrito en alguna parte.


    Sevilla, 7 de Mayo de 1986 ...

    El partido -insulso y anodino, impropio de una gran final- (Cròniques del Barça 1899-1992, G&A) acabó convirtiéndose progresivamente en una pesadilla. Salió justamente como quería el Steaua que desde el primer momento se limitó a defenderse y a esperar que el Barça se quemara. Si el equipo hubiera estado mínimamente inspirado, se habría adjudicado el partido y el título sin ningún problema. Pero tan solo en fases aisladas de la 1ª parte, compitió con cierta dignidad. Luego, acabó envuelto en un espantoso bloqueo y el Steaua -que no llegó a inquietar a Urruti en los 120 minutos de juego- sentía como un triunfo cada minuto que pasaba sin que se alterara el marcador. Para determinados jugadores del Barça, parecía que la cosa no iba con ellos.

    Xavier García Luque, en La Vanguardia del 8/5/1986, se ensaña con Bernardo y no le falta razón: “Ni quiso, ni pudo. Pudo desequilibrar la balanza, pero no lo hizo. Quizá por falta de motivación, quizá por culpa de una escasa preparación física o quizá porque no quiso. En la primera parte, jugó a un nivel mínimamente aceptable aunque lejos de lo que cabría exigirle en un partido de tanta trascendencia. En la segunda parte, desapareció del campo. Primero técnicamente y luego, físicamente, pues Venables lo sustituyó en el minuto 83. Resulta que 12 minutos antes el veterano Iordanescu había entrado en juego y hacía aún más ridícula la presencia del alemán, que ni creaba juego ni cortaba las acciones del recién llegado. Se fue sin mirar al banquillo y se metió directamente en la caseta. Poco parecía importarle lo que restaba por jugar”.

    Claro que si hacemos caso a Bernardo parece que la película que protagonizó fue otra. O que todo estuvo en nuestra imaginación. El 25/9/2017, en el programa de TV3 Quan s'apaguen els llums (Cuando se apagan las luces) y reproducido posteriormente en el diario Sport, cuenta su versión, una versión mejorada, inevitablemente suavizada con el paso implacable de los años, que varía un tanto de la original, con la que le regalaba los oídos al periodista José María García y que venía a decir: “Querían ganar la final sin mí”.

    Al periodista Lluis Canut, Bernardo le cuenta:

    “En la final de Sevilla lo pasamos mal. El partido se quedó muy parado, duro, poco bonito. Pero teníamos que ganar como fuera, daba igual, de penalty, en el último minuto... pero no fue así. Después llegó el peor momento de mi carrera: el cambio. No me lo esperaba. Fue un momento en el que no sabía qué pensar”.

    A mitad de curso (1985-86) me había llegado una información en la que se me aseguraba que Terry Venables ya quería otro extranjero después de la ganar la Liga 1984-85. Pero el presidente dijo que no. Seguí".

    “Cuando Terry me cambió en Sevilla, en la soledad del vestuario, pensé que él quería ganar la Copa de Europa sin Schuster para poder decir que había sido campeón sin mí. Me entró una gran decepción. Me duché, me vestí y me fui del estadio. Fue una decepción enorme. Tenía que salir de allí. Salí del estadio, en chándal y un neceser, y me metí en un taxi. Me llevó al hotel”.

    “Vi los penaltys en la habitación. Estaba en silencio total. Estaba con mi mujer porque no le gustaba ir al estadio. Quería que ganara el Barça, claro. Yo tenía que haber tirado el primer penalty, o el último, hubiera dependido de la estrategia... Pero perdimos. Y eso que Urruti paró los dos primeros”.

    “Tenía bastante ya con lo mío y sentí otra gran decepción tras la derrota. Experimenté una sensación muy rara. Sentí un gran vacío. Es difícil explicarlo. No fui a la cena del equipo, la verdad es que nadie me llamó. Al día siguiente regresé a Barcelona en avioneta. Y en el coche, ya camino de casa, sentí al presidente por la radio diciendo que Schuster ya no jugaría más con el Barcelona. Había que buscar un culpable. Fui yo, pero por irme del campo. En circunstancias normales hubiera sido del entrenador”.

    “Ni un minuto pensé que tenía que irme. No quería irme. Era feliz. Pero esa respuesta no les gustó (a la directiva). Llegaron a decir que no estaba bien de la cabeza... Cosas desagradables. Llegamos a los juzgados. La siguiente temporada me quedé sin jugar. No me inscribieron. Entrenaba cada día pero el fin de semana me quedaba en casa".

    “Tuve una oferta de la Juventus en febrero, finalizaba la era Platini. Me reuní con ellos en Suiza, pero no me veía ahí, en el fútbol italiano. Me iba libre y me pusieron un cheque en blanco. Querían que fuera el sustituto de Platini. Pero decidí no ir. Entonces me llamó Leo Beenhakker y me dijo que fuera al Madrid con él. Nos reunimos con Ramón Mendoza, el presidente ese momento, y llegamos a un acuerdo".

    Bernardo, muy humano él, se acuerda de lo que quiere y cuenta lo que le da la gana. Si el periodista en cuestión, no le pregunta los motivos por los cuales se dedicó a envenenarlo todo a partir de Septiembre de 1985 y no le recuerda tampoco su actitud en la final de Sevilla, entre otras muchas cosas, no será el bueno de Bernardo, el que saque los esqueletos del armario.


    Bernardo, en plena final.

    La tanda de penaltys -algo con lo que no había contado absolutamente nadie, rumanos incluidos- fue atroz. No se conocían registros en los que constara un equipo capaz de errar 4 lanzamientos. El Barça entró de lleno en esas estadísticas por derecho propio gracias a Alesanco, Pedraza, Pichi Alonso y Marcos. El llorado Urruti detuvo los dos primeros pero fue inútil. La crisis institucional y deportiva del club se había iniciado.

    La depresión en el barcelonismo es tal, que cuatro días después de la desdichada final, un Barça-Madrid, aunque fuera en aquél bodrio llamado Copa de la Liga, solo es capaz de reunir en el Nou Camp poco más de 10.000 espectadores. Al partido asiste un Ramón Mendoza versión 1986, encantado de conocerse, que declaraba haber sentido mucho la derrota del Barça, “Me dolió en el alma” y calificaba la temporada del Madrid como “Excesivamente buena con la Liga y la Copa de la UEFA” La Vanguardia, 12/5/1986. Además de asegurar que “Ganar un título europeo es dificilísimo y si deciden los penaltys, una lotería”.

    Esa teoría la iba a comprobar personalmente, cuando el Madrid, con posiblemente el mejor grupo de futbolistas desde el ciclo de Alfredo Di Stéfano, se estrellaría hasta cinco veces consecutivas en Europa por las circunstancias que fueran. Variadas todas ellas. A todo esto, Hugo Sánchez, es recibido delirantemente por miles de personas que lo aclaman en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Méjico, donde llega para incorporarse a la selección de su país que disputará la Copa del Mundo. Al futbolista azteca, todo le va de cara: “Llegaremos a la final seguro. Y nuestro rival puede ser Italia, Alemania, Francia, Inglaterra o España entre los europeos y Argentina o Brasil entre los americanos” (El Mundo Deportivo, 10/5/1986).

    Steve Archibald, junto con Bernardo, fueron las primeras víctimas que generó la catástrofe europea. Dos años después de la gran decisión de Terry Venables consentida -no se olvide- por el presidente José Luis Núñez, el tiempo ya había colocado a cada uno en su sitio.







  5. #214
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,988
    Premios: 0
    Euros
    5,586.60
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,586.60
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (3)

    El Campeonato de Liga 1986-87, pasará a la historia como el del mal llamado play off: un verdadero aborto gentileza de la FEF. Consistía en que una vez terminado el campeonato regular, con sus 34 jornadas, se dividía la tabla de clasificación en tres grupos de seis equipos cada uno, respetando la puntuación conseguida, que se enfrentarían entre sí en una prolongación de 10 jornadas.

    En el primer grupo del 1º al 6º clasificado, se luchaba por el título de campeón, el segundo, del 7º al 12º por una plaza en la Copa de la Liga, otro aborto que finalmente no se celebraría por el colapso de partidos y el tercero, del 13º al 18º por evitar el descenso, un grupo este último, lleno de irregularidades que debió finalizar con el descenso del Cádiz pero que desembocó tras una gran polémica en otra parodia de liguilla entre el mismo Cádiz, Osasuna y Racing de Santander, en la que acabó descendiendo este último.

    Este sistema de competición, que también afectó a la 2ª división, nunca más fue utilizado. El descalabro económico, especialmente en el grupo intermedio, con los estadios medio vacíos, fue histórico. Para la temporada 1987-88, se volvió a su desarrollo habitual pero con ampliación a 20 equipos en ambas categorías.




    Del Anuario “Dinámico”.

    Es la Liga post Sevilla y Bernardo -al que le quedan aún dos años de contrato- ha caído en desgracia y se pasará toda la temporada en blanco. Steve Archibald acabará renovando por 4 años -en una de esas decisiones tan complicadas de explicar de la cúpula barcelonista- y convertido en hombre de recambio y jugando en el filial, el Barça Atlétic. Las incorporaciones son múltiples, hablamos de más de 1.200 millones de pesetas, pero ni eso hace reaccionar al aficionado que aún se encuentra en estado de shock. Esa cantidad se invierte en el guardameta Andoni Zubizarreta procedente del Athletic de Bilbao (200), el centrocampista Roberto Fernández (100) que viene de un Valencia que acaba de descender a 2ª y de dos futbolistas británicos, aparentemente con gol garantizado: Gary Lineker, del Everton (450 y 6 temporadas), que respondería a las expectativas y del galés Mark Hughes, del Manchester United (425 y 8 temporadas), que acabó convirtiéndose en uno de los desastres más notables, deportivos y económicos, del largo ciclo de José Luís Núñez en la presidencia del Barça. José Vicente Sánchez y el portero Lorenzo Amador se van al Murcia y Pichi Alonso, al Español.

    La Liga se abre con un Barça-Racing de Santander en el Nou Camp (30/8/1986) con algo más de media entrada, lo que ya es una cruda y palpable muestra del estado de ánimo del barcelonismo. “Sola la inspiración de Lineker rompió el tedio” La Vanguardia, 31/8/1986. El tedio durará -salvo excepciones muy contadas- toda la temporada, el affaire con Bernardo alcanzaría máxima intensidad, verían la luz progresivamente situaciones polémicas protagonizadas por jugadores como la de Marcos Alonso, cuyos problemas con Terry Venables ya habían llegado a un punto sin retorno y el mismo Venables que acabó querellándose contra el antiguo responsable del fútbol base, Jaime Olivé (Cròniques del Barça 1899-1992).



    Gary Lineker, un formidable delantero centro que tuvo la mala fortuna, primero de llegar en una muy mala época y posteriormente, de tropezar en 1988 con los proyectos del profeta en los que en ningún caso, entraba el jugar con el clásico “9”. Mark Hughes vivió desde el principio una existencia caótica en el terreno de juego: si ha habido un futbolista inadaptado al equipo y a la misma ciudad, fue él. Su patético rendimiento acabó con la paciencia de todos. Se le dio la baja federativa (20/3/1987) y se inscribió nuevamente a Steve Archibald intentando revertir una situación que ya era muy complicada.



    Pero lo más grave es que el público fue abandonando poco a poco el Nou Camp que se fue desangrando/vaciando/desertizando implacablemente. La tendencia alcanzaría su punto álgido en la temporada siguiente, 1987-88. No se recuerda nada parecido en la historia del club ni siquiera en los peores momentos de los años 60. La noche del hat-trick de Gary Lineker al Madrid, “…una gran entrada aunque sin llegar al lleno absoluto”. La Vanguardia (1/2/1987). Eso explica muchas cosas.

    El caso es que sin convencer con su fútbol, el Barça se mantuvo líder durante bastantes jornadas seguido por un Madrid que tampoco deslumbraba, pero con la diferencia de poseer un material de guerra muy superior en global y que, llegado el momento, podía activarlo. Ello, de momento, no le salva de sufrir en el Bernabeu un notable revolcón ante el Athletic de Bilbao (2-4) en la jornada 14. El Barça lo sufre en la jornada 10 en La Condomina cuando el Murcia, dirigido por Kubala, lo supera 1-0. Al Madrid lo dirigía Leo Beenhakker y ya tiene a Buyo en la portería y ha perdido a Maceda que vuelve del Mundial irrecuperable y perderá en Marzo de 1987 a Jorge Valdano, que deja el fútbol con 31 años al contraer la hepatitis C.

    Cuando se completa la jornada 27 (15/2/1987), se combina la victoria del Barça en el Nou Camp frente al Murcia (2-0) con la imprevista derrota del Madrid en Mallorca (1-0). Significa que el equipo disfruta de la mayor ventaja en todo el campeonato: 4 puntos (*). Los números son buenos con únicamente una derrota en 27 partidos y solo 13 goles encajados, pero el fútbol desplegado deja mucho que desear. A esas alturas, Hugo Sánchez ya ha marcado 22 goles por 14 de Lineker.
    (*) El Barça ya se había distanciado 3 puntos del Madrid dos jornadas antes tras vencerlo por 3-2 en el Nou Camp.



    Resulta que en Marzo de 1987, Hugo Sánchez, que se acerca a los 29 años, ha iniciado gestiones para rescindir oficialmente su contrato con el Madrid. Se debate entre una oferta del fútbol italiano y otra del fútbol español. Se siente infravalorado y falto de cariño -“Soy como el niño que llega a casa de la escuela con dieces, se lo dice al padre y este sigue viendo la televisión”- y quiere volar bien al Inter, bien al Barça que también está al acecho El Mundo Deportivo 12/3/1987. En cualquier caso, no se conforma con los 70 millones anuales que cobra actualmente y se habla de una supuesta mala relación con Emilio Butragueño, que anda por los 100. Un claro componente económico y otro emocional según Omar Carrillo/Univisión Deportes 27/6/2017.

    El Inter le había hecho una oferta en firme de 580 millones por 4 temporadas y el mejicano estaba dispuesto a pagarle al Madrid 120 para liberar los tres años que le quedaban de contrato o en caso contrario, se acogía al decreto 1006 (*). 580 – 120 = 460, lo que significaban 115 millones por temporada. Seguía siendo un gran negocio. Y entonces, apareció el Barça -concretamente Joan Gaspar- para enmarañar El País, Alfredo Relaño, 25/6/2017. Se escribe que la oferta es de 750 millones por 5 temporadas.

    (*) El “1006” -previa vía judicial- permitía la ruptura unilateral de un contrato mediante el pago de una determinada indemnización.

    En realidad, la única opción, por mucho que el diario Sport con fecha 12 y 13/3/1987 publicara unas aparatosas portadas y que Ramón Mendoza cargara ásperamente contra José Luis Núñez acusándolo de “ … una actitud antideportiva y poco ética” El Mundo Deportivo 13/3/1987, era el Inter. Siempre según Alfredo Relaño,Mendoza dijo no a cualquier negociación y si había que llegar a los tribunales, llegarían. Y aquello se enfrío tan rápido como surgió. El cariño llegó en forma de mejora de contrato, el Inter desapareció de escena y las cifras nunca se conocieron”.

    Se escribe en El Mundo Deportivo 12/3/1987, que Ramón Mendoza decidió en aquellos momentos ir a por Bernardo, bien basándose en una sentencia favorable de un juicio que tenía el alemán entablado contra el Barça en Magistratura o bien directamente a través del decreto 1006.

    En la web La Hemeroteca del Buitre se encuentra el audio de una entrevista de José Ramón de la Morena a Ramón Mendoza el 14/9/1993, en la cual, el presidente el Madrid además de negar sistemáticamente que el periodista José María García ayudará a retener a Hugo Sánchez para el Madrid, da su visión muy particular de los hechos. Al Barça, ni lo nombra.

    “Me encontré en 1987 con que un día me dijo Hugo Sánchez, en plena eclosión como futbolista y goleador, que se marchaba del Madrid y que se quería acoger al 1006 y que se me iba al Inter”.

    “Me tiré tres meses (*) con él en una pelea noble pero dificilísima. En última instancia cuando el asunto ya estaba en un litigio jurídico con Uefas y Fifas por en medio, recurro a mis buenas relaciones con el presidente del Inter y Hugo Sánchez entra en razón y se queda en el Madrid. García no tiene nada que ver en nada”.

    (*) Mejor lo dejamos en algo más de una semana.

    Es importante recordar que en el momento de esta entrevista, las relaciones de Mendoza con José María García, se habían envenenado completamente y no tenían nada que ver con el idilio que mantuvieron años atrás. El presidente del Madrid llega a decirle a de la Morena cuando insiste en la influencia de García para que Hugo Sánchez reconsiderara su actitud “… que todo son habladurías y además de ese tema no quiero hablar porque no me interesa, me aburre, me fatiga y está por debajo de cualquier consideración ética y humana”.

    “Al final, en una labor muy complicada (*) pero que resultó beneficiosa para todos, Hugo Sánchez triunfó en el Madrid hasta cuando se marchó”.

    (*) Como Bernardo con la final de Sevilla, la memoria de Ramón Mendoza es muy selectiva y cuenta lo que le place. Del aumento sustancioso al futbolista, nada. Parece un cuento de hadas.

    Más divertido es Justo Conde en La guerra que nunca cesa, donde queda retratado -como tantas veces- obviando completamente al Inter. Como si no hubiera existido la oferta de Moratti. Lo reduce todo a un ejercicio obsesivo de ridiculizar al presidente Núñez: “Al final, le cupo, eso sí, la satisfacción de haber incrementado el presupuesto madridista, que no es poco”. Antes, Justo habla de una “hábil operación desestabilizadora a nivel de vestuario madridista en la que lograrían arrastrar al futbolista mejicano”.



    En cualquier caso, el affaire de Hugo Sánchez coincide con una funesta fase del Barça que le va a costar la Liga en primer lugar y la continuidad en la Copa de la UEFA en segundo. Son esos episodios clásicos que tanto abundaron en los ´80. Se arruina una temporada en tres partidos. La siniestra cronología es la que sigue:
    El 28/2/1987 (jornada 29), en el Nou Camp “ … el Sporting brinda una gran exhibición y golea al Barça 0-4. Victoria justa que pudo ser más amplia. La de anoche fue la actuación más triste del Barça desde que lo eliminara el Metz (*)La Vanguardia 1/3/1987.

    (*) Una esperpéntica eliminación europea en el Nou Camp en Septiembre de 1984 mencionada en Hugo Sánchez y nosotros (1).

    Sin solución de continuidad, en la jornada siguiente el equipo es derrotado en La Romareda por el Zaragoza (2-0) “… en una demostración de impotencia no consiguiendo llegar más que en una ocasión con peligro al área local. Dicha oportunidad la malogró Hughes. La conclusión parece clara: Venables debe plantearse su sustitución” La Vanguardia 9/3/1987.

    El Madrid no falla y supera al Sevilla en el Bernabeu por 2-1. Hugo Sánchez, frío como el hielo, a punto de provocar el desasosiego en el madridismo con su supuesta marcha, sigue goleando: ya lleva 25 goles. Los blancos se colocan líderes, una posición que ya no van a abandonar ni en la Liga regular ni en los play off.

    El 18/3/1987 se disputa la vuelta de los cuartos de final de la Copa de la UEFA en el Nou Camp contra el Dundee United. El objetivo es remontar un desfavorable 1-0 pero los escoceses, en un miserable partido de los blaugrana, se imponen por 1-2 con dos goles en los últimos 5 minutos. Es la última participación de Mark Hughes con el FC Barcelona. 24 horas después, Steve Archibald vuelve al primer equipo y sus prestaciones mejoraran -como no podía ser de otra manera- las del desdichado galés. Hughes consiguió 4 goles en 28 partidos de Liga y Archibald, 5 en los 10 en los que participó.

    El Barça afrontará el decisivo play off con la desventaja de un punto con respecto al Madrid (50-49) que será imposible de levantar a pesar de que la sociedad -como solía denominar en aquella época Ramón Mendoza al club que presidía- no fue capaz de ganarle un solo partido al FCB de los cuatro en los que se enfrentaron (*). Ni siquiera en los dos de la fase decisiva. No hizo falta porque el Barça se inmoló por dos veces otra vez en Zaragoza (17/5/1987) y en Gijón (14/6/1987). El Madrid aprovechó esta última derrota azulgrana para proclamarse matemáticamente campeón ganando -que cosas- en Zaragoza por 1-3.

    (*) Emilio Butragueño declaraba en los vestuarios de La Romareda ya celebrando el título que “… la diferencia con el Barcelona ha radicado en que donde nosotros hemos ganado, ellos han perdido” (El Mundo Deportivo 15/6/1987). Inapelable: en el play off, el Madrid ganó en Gijón y en Zaragoza y el Barça, perdió. De hecho, excepto el partido del Nou Camp, los blancos ganaron en todas sus salidas.

    En el clásico del 23/5/1987 del Nou Camp en el que el Barça vuelve a derrotar al Madrid (2-1) y en el que el árbitro, Urizar Azpitarte, se atreve a señalar el primer penalty contra los blancos en 8 meses, el coliseo barcelonista apenas registra tres cuartos de entrada. Un dato sintomático. El Madrid llegó con 4 puntos de ventaja y se fue con 2 y con el average perdido, pero pocos creen en el milagro. De hecho, a lo largo de los 10 partidos del play off y aunque en el primero el equipo empata sin goles en el Bernabeu con lo cual, depende de sí mismo, flota una sensación de derrotismo muy difícil de disipar.

    Hugo Sánchez, que pasa por momentos complicados tanto en su relación con sus compañeros como con la del público del Bernabeu a raíz de su affaire, acabó la Liga con 34 goles en 41 partidos, 12 de ellos de penalty. Como escribe Alfredo Relaño (El Pais 25/6/2017), “… se le mejoró el contrato -con cuidado de que la cantidad no trascendiera- y aquí paz y después gloria”.

    Pero la felicidad no fue completa en la sociedad. El Madrid se estrella en la semifinal de la Copa de Europa, después de transitar por el alambre en sus enfrentamientos contra la Juventus y el Estrella Roja (*). El fatal accidente lo tiene concretamente en Munich (8/4/1987). Además, Juan Gómez Juanito tiene la mala ocurrencia de pisarle la cabeza a Lottar Matthaus en el minuto 39 de partido y es expulsado. Es sancionado con 5 años de suspensión y su ciclo en el Madrid acaba en ese mismo momento. El Bayern gana 4-1 y acabaría clasificándose para la final que perdería en Viena contra el Oporto de Paolo Futre y Rabah Madjer.

    (*) El Madrid sobrevivió a la tanda de penaltys en el Comunale de Turín y eliminó al Estrella Roja en el Bernabeu, por el doble valor de los goles en campo contrario.



    El inefable Justo Conde en La guerra que nunca cesa:Mendoza, un molesto forúnculo para Núñez”. La foto tiene fecha de 1990, recién conseguida por el Madrid la quinta Liga consecutiva. Lo que no imaginaba ni Mendoza ni nadie, es que había otro forúnculo instalado en la Casa Blanca tan o más virulento que el padecido por el barcelonismo en aquellos oscuros años. Nació en el verano de 1988 justo después de una de las temporadas más funestas del FCB y en principio no fue advertido. Su crecimiento sería imparable y sus efectos, a día de hoy, aún duran.







  6. #215
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,988
    Premios: 0
    Euros
    5,586.60
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,586.60
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (4)



    En 1987, La Vanguardia era todavía un periódico serio y bastante fiable. Cuando se presenta el FC Barcelona a su afición (29/7/1987) se reparten las broncas con el punto de mira puesto en el presidente Núñez y Bernardo, especialmente en el primero de ellos, en medio de una atmosfera que no presagiaba nada bueno, la ya centenaria publicación consideraba que “Schuster es el mejor fichaje del año”.

    Por lo visto, La Vanguardia se incluía en los pocos grupos humanos que no eran conscientes de que Bernardo -finiquitando contrato con el FC Barcelona en Junio de 1988- iba a utilizar el año que le quedaba por cumplir únicamente para recuperar un rodaje que con la inactividad de la temporada anterior, había perdido. En el verano de 1987, el Barça no hizo fichajes y la gran sorpresa fue el retorno de Bernardo a la disciplina del club visto que no se encontraba ningún jugador extranjero con garantías. Una decisión alucinante en la que todo hay que decirlo, Terry Venables no estaba de acuerdo porque desconfiaba absolutamente de él al negarse sistemáticamente a renovar.

    La verdad era que el Barça le servía la venganza al futbolista en puente de plata mientras que a 600 y pico de kilómetros de distancia, Ramón Mendoza frotándose las manos -desde la intromisión del FCB en el asunto de Hugo Sánchez se la tenía jurada a Núñez-, ya disponía de un principio de acuerdo con Bernardo, y el FCB lo hacía todo más fácil incorporándolo para que el futbolista recuperara el tono físico adecuado, que la calidad no se pierde nunca.

    Y no será porque un Bernardo extrañamente locuaz, no iba dando pistas de sus intenciones en un futuro inmediato por tierra, mar y aire a los medios de Madrid de los que casi acabó convirtiéndose en invitado asiduo (Memorias del Barça, Bernardo 1980-1988).

    Incluso con el paso de los años, que suele amansarlo todo e incluso darle otra perspectiva, el calificativo más benigno que se le puede aplicar a la última temporada de Bernardo con el Barça es verguenza, en la más amplia acepción de la palabra, tanto por su actitud en el campo, como la que tuvo hacia sus compañeros a los que -equivocados o no, más lo primero que lo segundo- dejó literalmente tirados en su conflicto con Núñez y como la que adoptó otra vez hacía el público del Nou Camp.

    Sin ir más lejos, la noche del 20/2/1988 ante el Athletic de Bilbao. El público la toma con Zubizarreta y con Bernardo. El alemán en el descanso le comunica a Luis Aragonés -que ya había sustituido a Venables- que no se encuentra bien. Además, desaparece como en la final de Sevilla. Se va a su casa. Aquella misma semana había estado en Madrid reunido con Ramón Mendoza no hace falta explicar para qué. En global, no toda la culpa fue suya. Bernardo se comportó como cabía esperar aprovechándose de un escenario que otros configuraron en una época en la que el Barça estaba en guerra consigo mismo. Jamás debió incorporarse al primer equipo aquella temporada. No solo no aporto nada, sino que contribuyó constantemente a que el incendio en vez de apagarse, se propagara. Lo alimentó.



    En el Atlético de Madrid se inaugura el Gilismo. El nuevo presidente, Jesús Gil, aterriza en el cargo cual elefante irrumpiendo en una cristalería. Contrata a la perla portuguesa Paolo Futre, al brasileño Alemao, al pucelano Eusebio, a Roberto López Ufarte de la Real Sociedad, a Quique Setién y recupera a Marcos Alonso del Barça. Además se trae a César Menotti para dirigir al equipo. Finalmente, lo que debía ser una clara alternativa al Madrid, se fue diluyendo progresivamente hasta desaparecer por completo. Vivió su momento cumbre en el Bernabeu la noche del sábado 7/11/1987 cuando se aprovecha (0-4) del desfondamiento de su rival que viene 48 horas antes de disputar una vuelta de la Copa de Europa en Oporto. El Atlético terminaría el campeonato en 3ª posición y Menotti sería cesado en la jornada 29 (20/3/1988) cuando el Madrid, en el Vicente Calderón, le devolvía el golpe venciendo 1-3.

    El Madrid sufre las consecuencias del comportamiento de sus ultras durante el partido de vuelta de la semifinal contra el Bayern la temporada pasada (22/4/1987). A los 5 años de sanción a Juanito por su agresión a Matthaus, se le une el cierre del Bernabeu por dos partidos, lo que origina un descalabro económico de consideración (se habla de 150 millones porque además de impedir los ingresos por taquilla, la UEFA especifica que no se podrán emitir los partidos ni por TV ni por radio El Mundo Deportivo 3/5/1987) y más cuando el sorteo puro y duro que no conoce ni cabezas de serie ni nada, enfrenta a los blancos al Napoles en la primera ronda y al Oporto (*) en la segunda.

    (*) El partido de ida de los octavos contra los portugueses, vigentes campeones de Europa, acabó disputándose en el campo del Valencia (21/10/1987). El Madrid eliminaría tanto al Nápoles como al Oporto.

    La Liga la abre el Barça en el Insular de Las Palmas (30/8/1987) con victoria 1-2. Para El Mundo Deportivo “El nuevo Barça sufrió, sudó y venció”. Lo de nuevo, no queda muy claro. Basta con echar un vistazo a la alineación que presentó Terry Venables, al que le quedaban tres partidos de Liga y uno de Copa de la UEFA como entrenador: Zubizarreta; Cristobal, Migueli, Moratalla, Julio Alberto, Víctor, Schuster, Roberto, Calderé (Carrasco), Urbano y Lineker.

    A partir de ahí, el equipo se sumerge en el caos más absoluto que se recuerda. Pierde los siguientes 5 partidos de Liga (*). Antes, Venables -hasta aquél momento el entrenador más duradero bajo la presidencia de Núñez- es cesado después una derrota en el Nou Camp frente al Valencia por 0-1 (20/9/1987).

    (*) En la jornada 6ª, noche de sábado (3/10/1987), visita el Nou Camp el Atlético de Madrid. Durante todo el día cae en Barcelona una espantosa cortina de agua que deja el terreno de juego punto menos que impracticable. El partido no debió jugarse nunca pero el inefable colegiado Ramos Marcos, no opina de esta manera y se carga el espectáculo, que tiene de todo menos de fútbol. En el minuto 70 se ve obligado a suspenderlo porque las condiciones del campo y la meteorología ya son dantescas. El marcador señalaba 1-1. Los 20 minutos restantes se jugaron el 28/10 y el Atlético acabó imponiéndose gracias a un gol de Marina.

    El Madrid gana los primeros 8 partidos de Liga con unos números notables: 32 goles a favor por solo 2 en contra. Suma 16 puntos. Le siguen el Atlético, Celta y Athletic de Bilbao con 10. El Barça, que aún no ha conseguido ganar un partido en el Nou Camp, se encuentra en la posición 17ª con 5 miserables puntos.

    Extenderse sobre el comportamiento del Barça en el desarrollo del campeonato de Liga 1987-88, es un ejercicio de sadomasoquismo. Nada menos que 7 partidos perdió como local: Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valladolid, Sevilla, Valencia y Betis, además de ceder 3 empates con Mallorca, Sabadell y Las Palmas equipos que descenderían a 2ª aquella temporada. 17 puntos volaron de un Nou Camp que se iba vaciando dramática e implacablemente hasta tal punto que la Guardia Urbana decidió reducir a la mitad los efectivos los días de partido.

    La temporada fue desarrollándose entre declaraciones explosivas de unos y otros -especialmente, unas de Nicolás Casaus contra el equipo: “Es una desgracia y una vergüenza” (El Mundo Deportivo, 27/3/1988)-, proclamas de una oposición a Núñez cada vez más virulenta, la depresión que padeció Luis Aragonés y que llevó por primera vez a Charly Rexach a dirigir al equipo y una carta firmada por ochenta hombres notables del barcelonismo en la que se pedía la dimisión inmediata del presidente Núñez. Al mismo tiempo -Febrero de 1988-, los jugadores rompieron sus relaciones con la junta y se empezó a hablar en la prensa de un documento elaborado por ellos y de un conato de rebelión (Cròniques del Barça 1899-1992. Editorial G&A). También se especuló con una insubordinación de los futbolistas unos días antes de la final de la Copa del Rey.



    Precisamente en esa competición es donde el Barça, entre tormentas, granizadas y tsunamis varios, recupera mínimamente una dignidad perdida hace mucho tiempo. No lo hará en la Copa de la UEFA donde es eliminado por el Bayer Leverkusen en cuartos de final de la forma más triste: empatando sin goles en Alemania (2/3/1988) y perdiendo en el Nou Camp 0-1 (16/3/1988).

    Eliminando al Murcia, Español, Castellón y Osasuna, el FC Barcelona se clasifica para jugar la final del 30/3/1988 (*). Tres días antes, pierde su séptimo partido en el Nou Camp ante el Betis (0-1). En medio de un ambiente de pre golpe de estado el Barça se desplaza a Madrid para medirse a una gran Real Sociedad que elimina al Atlético de Madrid en cuartos y al Madrid en semifinales, a este último, con un global de 5-0.

    (*) Lo temprano de la fecha viene en función de la participación de la selección en la Eurocopa en la todavía República Federal Alemana a partir del 10/6/1988.
    Estamos en miércoles y en el Bernabeu. Abrumadora presencia de seguidores de la Real Sociedad: apenas 3.000 barcelonistas han viajado siguiendo al equipo. El funeral está servido. Pero contra todo pronóstico, el Barça se hace con la victoria y el título gracias a un gol de Alesanco en el minuto 61 aprovechando un rechace del meta realista Arconada a disparo de Lineker.

    La Real dominó territorialmente, pero las mejores ocasiones a la contra, las tuvo el Barça. Por primera vez, no hubo celebración oficial; la directiva decidió suprimirla. El horno no estaba para bollos. Sin duda, uno de los títulos más tristes (Historia del FC Barcelona 1899-1990).

    En cualquier caso, la bomba no explotaría hasta el 28/4/1988, cuando los jugadores de la plantilla del primer equipo convocaron a los periodistas al Hotel Hesperia, situado en la zona alta de la ciudad. En una dura nota de siete puntos que incide en la nefasta gestión del presidente, se detectaba aún sin nombrarlo, el verdadero motivo del motín: Hacienda.

    El contencioso entre el Barça y Bernardo, destapó una serie de irregularidades, especialmente en los llamados contratos de imagen en la que los perjudicados, a la larga, iban a ser los jugadores. El club se negó a asumir los impuestos y las multas que generan las inspecciones de Hacienda. El entrenador, Luis Aragonés, se puso al lado de sus hombres en todo momento y ocupó un lugar preferente en la comparecencia en la que se emitió el manifiesto junto a los capitanes Alesanco y Víctor. Bernardo, que ya había arreglado sus asuntos económicos con Núñez muy poco antes, se desvinculó completamente del asunto y a sus conflictos varios, añadía una ya imposible convivencia con sus compañeros.



    Un poco antes de esta película, el Madrid se proclama matemáticamente campeón cinco jornadas antes del final (24/4/1988) goleando al Betis en el Bernabeu por 6-0. No fue inquietado por nadie a lo largo del campeonato. Suma 62 puntos y marca 95 goles. La Real Sociedad acaba en 2ª posición con 51 puntos. Tercero, con 48, el Atlético de Madrid. Hugo Sánchez anota 29 goles en 36 partidos ligueros. Los marca de todos los colores, tamaños y formas y vuelve a convertirse en el máximo goleador, dejando muy atrás a Ruben Sosa del Zaragoza y a Bakero de la Real Sociedad con 18 y 17 goles respectivamente. Gary Lineker, si tenemos en cuenta las circunstancias que se dieron en todo el campeonato, consigue 16 meritorias dianas, las mismas que Julio Salinas en el Atlético de Madrid. La referencia a Steve Archibald aunque mortificante, es inevitable: el escocés fue cedido al Blackburn Rovers. Otra referencia: Mark Hughes también fue cedido pero al Bayern de Munich.

    El Barça concluiría 6º, como en 1963 y 1965, rememorando la fase más oscura de los años sesenta. 39 paupérrimos puntos a 23 de un Madrid que otra vez, volvería a estrellarse en Europa. Consiguió tomarse la revancha de lo sucedido un año atrás ante el Bayern de Munich en cuartos de final y siempre, jugando a la ruleta rusa. En el Olímpico de Munich, a falta de 5 minutos para el final, pierde 3-0, pero dos acciones de Butragueño y Hugo Sánchez le arreglan la vida y la eliminatoria. Pero en semifinales, cuando ya era el gran favorito, cayó ante el PSV donde un joven Ronald Koeman ya sonaba como futurible para el Barça. En la vuelta de Eindhoven, el Madrid careció de fortuna y le sobró el portero holandés, Van Breukelen, héroe total del partido. En realidad, había dejado pasar la última oportunidad clara en mucho tiempo de conseguir el título continental. En los dos ediciones siguientes no tuvo opción posible al topar con un Himalaya futbolístico: el AC Milan de Arrigo Sacchi, el cual el 1/5/1988 se permitía el lujo de poner el Estadio de San Paolo patas arriba derrotando al Nápoles de Maradona (2-3) en el partido decisivo y recuperar el Scudetto después de 9 temporadas, alguna de ellas, muy difíciles. El PSV se proclamaría por primera vez en su historia campeón de Europa el 25/5/1988, al derrotar al Benfica en la tanda de penaltys en la final disputada en Stuttgart.

    El 30/4/1988 el Madrid visita el Nou Camp ya como campeón y dos días después de los hechos del Hotel Hesperia. La afición, que se posicionó mayoritaria y abiertamente en contra de los jugadores, solo cubre en unas tres cuartas partes el aforo y abronca largamente en el precalentamiento a los futbolistas de ambos equipos y a su salida oficial al campo. Es de manicomio. Primero sale el Barça el cual, tras padecer un fuerte abucheo de su público, organiza un pasillo de honor al reciente campeón que es recibido con otra bronca corregida y aumentada (Andres Astruells, El Mundo Deportivo, 1/5/1988), mientras que en los graderíos se puede leer en numerosas pancartas leyendas como traidores y peseteros, además de las alusivas al Madrid con las siglas PSV. En el fondo sur se producen incidentes varios con las fuerzas de seguridad.

    Carrasco abre el marcador en el minuto 1 y el gol apenas se celebra. El Barça -que corre y pelea lo que no ha hecho en toda la temporada-, pasa literalmente por encima del Madrid entre un mar de broncas que ya difícilmente se sabe a quién van dirigidas. El único que no es silbado -¡que cosas!- es Bernardo el cual, siempre según Andrés Astruells, no metía la pierna ni por equivocación. El Madrid, dio la sensación de salir a despachar un trámite con la escasa motivación del que ya lo tiene todo hecho. Gary Lineker consigue el 2-0 en el minuto 25 de la 2ª parte y al final, los jugadores blaugranas formaron tímidamente en el centro del campo para saludar a la afición que reaccionó entre broncas y aplausos.



    Aquél Barça-Madrid fue el último partido de Bernardo con la camiseta del FC Barcelona. Aún faltaban 4 partidos de campeonato por jugarse. El 5/5/1988, Luis Aragonés anuncia entre razonamientos inconsistentes que ya no jugará más partidos con el Barcelona. Lo cierto es que hace tiempo que solo tiene la cabeza en el Madrid, en su nuevo chalet allí y en el nacimiento inminente de su cuarto hijo (El Mundo Deportivo, 6/5/1988). Y Ramón Mendoza, consumando su venganza, que lo espera con los brazos abiertos.

    El 21/5/1988 se entrena por última vez con el Barça. La relación con sus compañeros se ha corrompido hasta tal punto que los altercados ya amenazan en terminar en la sección de sucesos. Acaba el entrenamiento antes que ellos y se va sin despedirse de nadie, dejando atrás casi ocho años. Un futbolista genial con la cabeza llena de cortocircuitos. Una carrera que no alcanzó logros más espectaculares a causa precisamente de esa magnífica cabeza germánica. En cualquier caso, se quiera o no, los mejores años de Bernardo los dio en el FC Barcelona. Buen viaje.

    Días antes, el 4/5/1988, el profeta firma su contrato como nuevo entrenador del FC Barcelona. Ni siquiera contempla una muy hipotética recuperación de Bernardo para el equipo. No le interesa. “Aquí las normas las pongo yo y el que no las acepte se irá a la calle”.

    A partir de ese momento, a pesar de que la nave dirigida por el profeta pasaría por no pocas dificultades, incluso llegando a un punto que parecía sin retorno, para el Barça, empezaba a amanecer.







  7. Me gusta Brandon le(s) gusta este post.
  8. #216
    Inicio
    06 May, 16
    Lugar
    Sydney, Australia.
    Posts
    3,450
    Premios: 0
    Euros
    2,060.00
    Banco
    0.00
    Total Euros
    2,060.00
    Donate  

    Predeterminado

    Citar Originalmente publicado por Carlos Ver post
    HUGO SANCHEZ Y NOSOTROS (4)



    En 1987, La Vanguardia era todavía un periódico serio y bastante fiable. Cuando se presenta el FC Barcelona a su afición (29/7/1987) se reparten las broncas con el punto de mira puesto en el presidente Núñez y Bernardo, especialmente en el primero de ellos, en medio de una atmosfera que no presagiaba nada bueno, la ya centenaria publicación consideraba que “Schuster es el mejor fichaje del año”.

    Por lo visto, La Vanguardia se incluía en los pocos grupos humanos que no eran conscientes de que Bernardo -finiquitando contrato con el FC Barcelona en Junio de 1988- iba a utilizar el año que le quedaba por cumplir únicamente para recuperar un rodaje que con la inactividad de la temporada anterior, había perdido. En el verano de 1987, el Barça no hizo fichajes y la gran sorpresa fue el retorno de Bernardo a la disciplina del club visto que no se encontraba ningún jugador extranjero con garantías. Una decisión alucinante en la que todo hay que decirlo, Terry Venables no estaba de acuerdo porque desconfiaba absolutamente de él al negarse sistemáticamente a renovar.

    La verdad era que el Barça le servía la venganza al futbolista en puente de plata mientras que a 600 y pico de kilómetros de distancia, Ramón Mendoza frotándose las manos -desde la intromisión del FCB en el asunto de Hugo Sánchez se la tenía jurada a Núñez-, ya disponía de un principio de acuerdo con Bernardo, y el FCB lo hacía todo más fácil incorporándolo para que el futbolista recuperara el tono físico adecuado, que la calidad no se pierde nunca.

    Y no será porque un Bernardo extrañamente locuaz, no iba dando pistas de sus intenciones en un futuro inmediato por tierra, mar y aire a los medios de Madrid de los que casi acabó convirtiéndose en invitado asiduo (Memorias del Barça, Bernardo 1980-1988).

    Incluso con el paso de los años, que suele amansarlo todo e incluso darle otra perspectiva, el calificativo más benigno que se le puede aplicar a la última temporada de Bernardo con el Barça es verguenza, en la más amplia acepción de la palabra, tanto por su actitud en el campo, como la que tuvo hacia sus compañeros a los que -equivocados o no, más lo primero que lo segundo- dejó literalmente tirados en su conflicto con Núñez y como la que adoptó otra vez hacía el público del Nou Camp.

    Sin ir más lejos, la noche del 20/2/1988 ante el Athletic de Bilbao. El público la toma con Zubizarreta y con Bernardo. El alemán en el descanso le comunica a Luis Aragonés -que ya había sustituido a Venables- que no se encuentra bien. Además, desaparece como en la final de Sevilla. Se va a su casa. Aquella misma semana había estado en Madrid reunido con Ramón Mendoza no hace falta explicar para qué. En global, no toda la culpa fue suya. Bernardo se comportó como cabía esperar aprovechándose de un escenario que otros configuraron en una época en la que el Barça estaba en guerra consigo mismo. Jamás debió incorporarse al primer equipo aquella temporada. No solo no aporto nada, sino que contribuyó constantemente a que el incendio en vez de apagarse, se propagara. Lo alimentó.



    En el Atlético de Madrid se inaugura el Gilismo. El nuevo presidente, Jesús Gil, aterriza en el cargo cual elefante irrumpiendo en una cristalería. Contrata a la perla portuguesa Paolo Futre, al brasileño Alemao, al pucelano Eusebio, a Roberto López Ufarte de la Real Sociedad, a Quique Setién y recupera a Marcos Alonso del Barça. Además se trae a César Menotti para dirigir al equipo. Finalmente, lo que debía ser una clara alternativa al Madrid, se fue diluyendo progresivamente hasta desaparecer por completo. Vivió su momento cumbre en el Bernabeu la noche del sábado 7/11/1987 cuando se aprovecha (0-4) del desfondamiento de su rival que viene 48 horas antes de disputar una vuelta de la Copa de Europa en Oporto. El Atlético terminaría el campeonato en 3ª posición y Menotti sería cesado en la jornada 29 (20/3/1988) cuando el Madrid, en el Vicente Calderón, le devolvía el golpe venciendo 1-3.

    El Madrid sufre las consecuencias del comportamiento de sus ultras durante el partido de vuelta de la semifinal contra el Bayern la temporada pasada (22/4/1987). A los 5 años de sanción a Juanito por su agresión a Matthaus, se le une el cierre del Bernabeu por dos partidos, lo que origina un descalabro económico de consideración (se habla de 150 millones porque además de impedir los ingresos por taquilla, la UEFA especifica que no se podrán emitir los partidos ni por TV ni por radio El Mundo Deportivo 3/5/1987) y más cuando el sorteo puro y duro que no conoce ni cabezas de serie ni nada, enfrenta a los blancos al Napoles en la primera ronda y al Oporto (*) en la segunda.

    (*) El partido de ida de los octavos contra los portugueses, vigentes campeones de Europa, acabó disputándose en el campo del Valencia (21/10/1987). El Madrid eliminaría tanto al Nápoles como al Oporto.

    La Liga la abre el Barça en el Insular de Las Palmas (30/8/1987) con victoria 1-2. Para El Mundo Deportivo “El nuevo Barça sufrió, sudó y venció”. Lo de nuevo, no queda muy claro. Basta con echar un vistazo a la alineación que presentó Terry Venables, al que le quedaban tres partidos de Liga y uno de Copa de la UEFA como entrenador: Zubizarreta; Cristobal, Migueli, Moratalla, Julio Alberto, Víctor, Schuster, Roberto, Calderé (Carrasco), Urbano y Lineker.

    A partir de ahí, el equipo se sumerge en el caos más absoluto que se recuerda. Pierde los siguientes 5 partidos de Liga (*). Antes, Venables -hasta aquél momento el entrenador más duradero bajo la presidencia de Núñez- es cesado después una derrota en el Nou Camp frente al Valencia por 0-1 (20/9/1987).

    (*) En la jornada 6ª, noche de sábado (3/10/1987), visita el Nou Camp el Atlético de Madrid. Durante todo el día cae en Barcelona una espantosa cortina de agua que deja el terreno de juego punto menos que impracticable. El partido no debió jugarse nunca pero el inefable colegiado Ramos Marcos, no opina de esta manera y se carga el espectáculo, que tiene de todo menos de fútbol. En el minuto 70 se ve obligado a suspenderlo porque las condiciones del campo y la meteorología ya son dantescas. El marcador señalaba 1-1. Los 20 minutos restantes se jugaron el 28/10 y el Atlético acabó imponiéndose gracias a un gol de Marina.

    El Madrid gana los primeros 8 partidos de Liga con unos números notables: 32 goles a favor por solo 2 en contra. Suma 16 puntos. Le siguen el Atlético, Celta y Athletic de Bilbao con 10. El Barça, que aún no ha conseguido ganar un partido en el Nou Camp, se encuentra en la posición 17ª con 5 miserables puntos.

    Extenderse sobre el comportamiento del Barça en el desarrollo del campeonato de Liga 1987-88, es un ejercicio de sadomasoquismo. Nada menos que 7 partidos perdió como local: Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Osasuna, Valladolid, Sevilla, Valencia y Betis, además de ceder 3 empates con Mallorca, Sabadell y Las Palmas equipos que descenderían a 2ª aquella temporada. 17 puntos volaron de un Nou Camp que se iba vaciando dramática e implacablemente hasta tal punto que la Guardia Urbana decidió reducir a la mitad los efectivos los días de partido.

    La temporada fue desarrollándose entre declaraciones explosivas de unos y otros -especialmente, unas de Nicolás Casaus contra el equipo: “Es una desgracia y una vergüenza” (El Mundo Deportivo, 27/3/1988)-, proclamas de una oposición a Núñez cada vez más virulenta, la depresión que padeció Luis Aragonés y que llevó por primera vez a Charly Rexach a dirigir al equipo y una carta firmada por ochenta hombres notables del barcelonismo en la que se pedía la dimisión inmediata del presidente Núñez. Al mismo tiempo -Febrero de 1988-, los jugadores rompieron sus relaciones con la junta y se empezó a hablar en la prensa de un documento elaborado por ellos y de un conato de rebelión (Cròniques del Barça 1899-1992. Editorial G&A). También se especuló con una insubordinación de los futbolistas unos días antes de la final de la Copa del Rey.



    Precisamente en esa competición es donde el Barça, entre tormentas, granizadas y tsunamis varios, recupera mínimamente una dignidad perdida hace mucho tiempo. No lo hará en la Copa de la UEFA donde es eliminado por el Bayer Leverkusen en cuartos de final de la forma más triste: empatando sin goles en Alemania (2/3/1988) y perdiendo en el Nou Camp 0-1 (16/3/1988).

    Eliminando al Murcia, Español, Castellón y Osasuna, el FC Barcelona se clasifica para jugar la final del 30/3/1988 (*). Tres días antes, pierde su séptimo partido en el Nou Camp ante el Betis (0-1). En medio de un ambiente de pre golpe de estado el Barça se desplaza a Madrid para medirse a una gran Real Sociedad que elimina al Atlético de Madrid en cuartos y al Madrid en semifinales, a este último, con un global de 5-0.

    (*) Lo temprano de la fecha viene en función de la participación de la selección en la Eurocopa en la todavía República Federal Alemana a partir del 10/6/1988.
    Estamos en miércoles y en el Bernabeu. Abrumadora presencia de seguidores de la Real Sociedad: apenas 3.000 barcelonistas han viajado siguiendo al equipo. El funeral está servido. Pero contra todo pronóstico, el Barça se hace con la victoria y el título gracias a un gol de Alesanco en el minuto 61 aprovechando un rechace del meta realista Arconada a disparo de Lineker.

    La Real dominó territorialmente, pero las mejores ocasiones a la contra, las tuvo el Barça. Por primera vez, no hubo celebración oficial; la directiva decidió suprimirla. El horno no estaba para bollos. Sin duda, uno de los títulos más tristes (Historia del FC Barcelona 1899-1990).

    En cualquier caso, la bomba no explotaría hasta el 28/4/1988, cuando los jugadores de la plantilla del primer equipo convocaron a los periodistas al Hotel Hesperia, situado en la zona alta de la ciudad. En una dura nota de siete puntos que incide en la nefasta gestión del presidente, se detectaba aún sin nombrarlo, el verdadero motivo del motín: Hacienda.

    El contencioso entre el Barça y Bernardo, destapó una serie de irregularidades, especialmente en los llamados contratos de imagen en la que los perjudicados, a la larga, iban a ser los jugadores. El club se negó a asumir los impuestos y las multas que generan las inspecciones de Hacienda. El entrenador, Luis Aragonés, se puso al lado de sus hombres en todo momento y ocupó un lugar preferente en la comparecencia en la que se emitió el manifiesto junto a los capitanes Alesanco y Víctor. Bernardo, que ya había arreglado sus asuntos económicos con Núñez muy poco antes, se desvinculó completamente del asunto y a sus conflictos varios, añadía una ya imposible convivencia con sus compañeros.



    Un poco antes de esta película, el Madrid se proclama matemáticamente campeón cinco jornadas antes del final (24/4/1988) goleando al Betis en el Bernabeu por 6-0. No fue inquietado por nadie a lo largo del campeonato. Suma 62 puntos y marca 95 goles. La Real Sociedad acaba en 2ª posición con 51 puntos. Tercero, con 48, el Atlético de Madrid. Hugo Sánchez anota 29 goles en 36 partidos ligueros. Los marca de todos los colores, tamaños y formas y vuelve a convertirse en el máximo goleador, dejando muy atrás a Ruben Sosa del Zaragoza y a Bakero de la Real Sociedad con 18 y 17 goles respectivamente. Gary Lineker, si tenemos en cuenta las circunstancias que se dieron en todo el campeonato, consigue 16 meritorias dianas, las mismas que Julio Salinas en el Atlético de Madrid. La referencia a Steve Archibald aunque mortificante, es inevitable: el escocés fue cedido al Blackburn Rovers. Otra referencia: Mark Hughes también fue cedido pero al Bayern de Munich.

    El Barça concluiría 6º, como en 1963 y 1965, rememorando la fase más oscura de los años sesenta. 39 paupérrimos puntos a 23 de un Madrid que otra vez, volvería a estrellarse en Europa. Consiguió tomarse la revancha de lo sucedido un año atrás ante el Bayern de Munich en cuartos de final y siempre, jugando a la ruleta rusa. En el Olímpico de Munich, a falta de 5 minutos para el final, pierde 3-0, pero dos acciones de Butragueño y Hugo Sánchez le arreglan la vida y la eliminatoria. Pero en semifinales, cuando ya era el gran favorito, cayó ante el PSV donde un joven Ronald Koeman ya sonaba como futurible para el Barça. En la vuelta de Eindhoven, el Madrid careció de fortuna y le sobró el portero holandés, Van Breukelen, héroe total del partido. En realidad, había dejado pasar la última oportunidad clara en mucho tiempo de conseguir el título continental. En los dos ediciones siguientes no tuvo opción posible al topar con un Himalaya futbolístico: el AC Milan de Arrigo Sacchi, el cual el 1/5/1988 se permitía el lujo de poner el Estadio de San Paolo patas arriba derrotando al Nápoles de Maradona (2-3) en el partido decisivo y recuperar el Scudetto después de 9 temporadas, alguna de ellas, muy difíciles. El PSV se proclamaría por primera vez en su historia campeón de Europa el 25/5/1988, al derrotar al Benfica en la tanda de penaltys en la final disputada en Stuttgart.

    El 30/4/1988 el Madrid visita el Nou Camp ya como campeón y dos días después de los hechos del Hotel Hesperia. La afición, que se posicionó mayoritaria y abiertamente en contra de los jugadores, solo cubre en unas tres cuartas partes el aforo y abronca largamente en el precalentamiento a los futbolistas de ambos equipos y a su salida oficial al campo. Es de manicomio. Primero sale el Barça el cual, tras padecer un fuerte abucheo de su público, organiza un pasillo de honor al reciente campeón que es recibido con otra bronca corregida y aumentada (Andres Astruells, El Mundo Deportivo, 1/5/1988), mientras que en los graderíos se puede leer en numerosas pancartas leyendas como traidores y peseteros, además de las alusivas al Madrid con las siglas PSV. En el fondo sur se producen incidentes varios con las fuerzas de seguridad.

    Carrasco abre el marcador en el minuto 1 y el gol apenas se celebra. El Barça -que corre y pelea lo que no ha hecho en toda la temporada-, pasa literalmente por encima del Madrid entre un mar de broncas que ya difícilmente se sabe a quién van dirigidas. El único que no es silbado -¡que cosas!- es Bernardo el cual, siempre según Andrés Astruells, no metía la pierna ni por equivocación. El Madrid, dio la sensación de salir a despachar un trámite con la escasa motivación del que ya lo tiene todo hecho. Gary Lineker consigue el 2-0 en el minuto 25 de la 2ª parte y al final, los jugadores blaugranas formaron tímidamente en el centro del campo para saludar a la afición que reaccionó entre broncas y aplausos.



    Aquél Barça-Madrid fue el último partido de Bernardo con la camiseta del FC Barcelona. Aún faltaban 4 partidos de campeonato por jugarse. El 5/5/1988, Luis Aragonés anuncia entre razonamientos inconsistentes que ya no jugará más partidos con el Barcelona. Lo cierto es que hace tiempo que solo tiene la cabeza en el Madrid, en su nuevo chalet allí y en el nacimiento inminente de su cuarto hijo (El Mundo Deportivo, 6/5/1988). Y Ramón Mendoza, consumando su venganza, que lo espera con los brazos abiertos.

    El 21/5/1988 se entrena por última vez con el Barça. La relación con sus compañeros se ha corrompido hasta tal punto que los altercados ya amenazan en terminar en la sección de sucesos. Acaba el entrenamiento antes que ellos y se va sin despedirse de nadie, dejando atrás casi ocho años. Un futbolista genial con la cabeza llena de cortocircuitos. Una carrera que no alcanzó logros más espectaculares a causa precisamente de esa magnífica cabeza germánica. En cualquier caso, se quiera o no, los mejores años de Bernardo los dio en el FC Barcelona. Buen viaje.

    Días antes, el 4/5/1988, el profeta firma su contrato como nuevo entrenador del FC Barcelona. Ni siquiera contempla una muy hipotética recuperación de Bernardo para el equipo. No le interesa. “Aquí las normas las pongo yo y el que no las acepte se irá a la calle”.

    A partir de ese momento, a pesar de que la nave dirigida por el profeta pasaría por no pocas dificultades, incluso llegando a un punto que parecía sin retorno, para el Barça, empezaba a amanecer.
    De lo mejor que he leído en el Foro

    Enviado desde mi TA-1039 mediante Tapatalk
    Marcar goles es como hacer el amor, todo el mundo sabe cómo se hace, pero ninguno lo hace como yo.




 

 
Página 15 de 15 PrimerPrimer ... 5 13 14 15

Miembros que han leído el tema: 16

Lista de miembros no disponible.

Etiquetas para este tema

Reglas del foro

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •