LA RODILLA DE FLORENCIO

En la Navidad de 1947, el Barça se encuentra casi sin querer con un talento argentino llamado Florencio Caffaratti Chisalvo (Santa Fe, 3/5/1915), enrolado en las filas del América de México y conocido simplemente por Florencio. Fue recomendado por el ex jugador del Barça, Martín Ventolrá -entonces en el Club Atlante mejicano- y José Sendra, ambos amigos del gerente barcelonista, Rosendo Calvet. Anteriormente, había jugado en el Vélez Sarsfield, River Plate y Bandfield. Tras comprar su baja al América, firma por el FCB por 125.000 pesetas y cinco temporadas donde encaja como un guante.

Hay una cierta confusión en la fecha de nacimiento de Florencio. Varía del 3/5/1915 al 3/5/1919. En la primera, significa que llegó al Barça con 32 años y en la segunda, con 28. Según artículo del Sport del 23/1/2018 a cargo de David Salinas, “… nació en El Trébol, Santa Fe, en 1915 y no en 1919 como reflejan todas las biografías”.


El hijo de Florencio recuerda que su padre le explicaba que “cuando llegó a Barcelona nadie creía que tuviera 28 años. Pensaban que tenía menos… Pero, en realidad, tenía 32. Me preguntarán el porqué, y la respuesta es muy sencilla: Mi padre no bebía, no fumaba, era muy disciplinado con la dieta… Se cuidaba mucho. Esto le permitió alargar su carrera deportiva”.

Era un interior muy habilidoso, daba la pelota al pie, hacía los pases justos. “La difícil facilidad de Florencio”, decía la prensa de la época.



“Gran estilista del balón, cerebro portentoso, trajo al Barcelona ese juego netamente argentino de pausa y pase, de entrega matemática y de profundidad, al par que hábil goleador. Su presencia en el equipo le dio un aire renovador y de gran eficacia”

De la Historia del CF Barcelona (1971).


Según la Història del FC Barcelona de 1993, de J. Sobrequés, “… Florencio, que jugaba de interior izquierdo, resultó ser un magistral conductor de ataque”. Su debut, no obstante, acaba con derrota en Balaídos por 3-2 ante el Celta. “… el Barcelona olvidó esta derrota y al domingo siguiente, en Las Corts, derrotó a la Real Sociedad por 6-0. Aquél día, Florencio jugó un soberbio partido: “Imposible jugar mejor”, escribiría Carlos Pardo en la revista Destino. Galvanizado por el nuevo jugador, el Barça continuó su trayectoria imparable con una victoria en Gijón por 1-4 y otra goleada en Las Corts, ante el Sevilla por 6-0 con una formidable exhibición del argentino. La prensa comenzaba a ocuparse extensamente de Florencio. El partido que enfrentó al Atlético de Madrid y al Barça en el Metropolitano el 7 de Marzo, fue probablemente el mejor de la temporada y acabó con empate a dos”.

Florencio había disputado 6 partidos de Liga marcando 6 goles antes de caer lesionado de gravedad en el partido de la antepenúltima jornada en Las Corts frente al Español el 28/3/1948. El Barça golearía 5-1 pero el defensa españolista José Casas, le golpeó en la rodilla izquierda produciéndole una grave lesión de la que nunca se recuperaría.

El Mundo Deportivo, 29/3/1948:

"... sigue el juego y se produce un gran contraataque del Barcelona, Florencio juega muy bien el balón y recibe una fuerte entrada de Casas (minuto 20 de partido), que está jugando en forma áspera. Pero consigue entregar el balón a Seguer, quien lo levanta, terminando la jugada con un escalofriante desvío de cabeza de César que no es gol por poco. Florencio, a partir de esa jugada, cojea visiblemente y pasa a extremo, colocándose de interior, Valle ....”

El directivo Juan Cosp en los vestuarios una vez finalizado el encuentro:

"Casas vino anunciando públicamente entre sus amigos de las peñas a las que suele concurrir, que tenía el propósito de lesionar a Florencio de buenas a primeras (*). Según él, no haría el argentino nada si le intimidaba en los comienzos del partido. La directiva del Barcelona, enterada de esto, advirtió a la Federación del caso por medio de una carta la semana pasada que se ha limitado a darle curso enviándola al Comité de Competición"

(*) El superfuncionario del Barça, Rosendo Calvet Mata, coincide con esta versión.



La carta, por lo visto, debió extraviarse porque no consta incidencia alguna sobre Casas, jugador de maneras rudas y de una firmeza extraordinaria, según la Història del Fútbol Català de Juan García Castell de 1968, que disputó las dos últimas jornadas de la liga 1947-48 y lo siguió haciendo regularmente en la 1948-49.

Florencio fue una pieza clave en los seis partidos que disputó con el Barça. Los barcelonistas, empeñados en perseguir obsesivamente durante muchas jornadas al líder Valencia, se jugarían en la penúltima jornada en Mestalla el título (4/4/1948). El equipo valenciano llegó con 34 puntos y el FC Barcelona con 33. La sensacional victoria por 1-3 catapultó a los blaugranas al liderato y en el cierre de la temporada ya en Las Corts, el equipo se proclamaba campeón derrotando al Athletic por 3-0.

Florencio empezó la temporada 1948-49 renqueante. Su rodilla izquierda ya no volvió a ser la misma. Su único gol lo consigue en Chamartín en la 2ª jornada: el Barça gana 1-2. Se lesiona el 16/1/1949 en Riazor en el que será su última aparición. El equipo volvió a repetir título pero el argentino solo participó en 9 partidos.

Como escribe David Salinas, los días empezaron a ser muy largos y llegó la nostalgia. Junto a su mujer decidió hacer el viaje de regreso pese a tener tres años más de contrato. Volvió a Méjico para jugar en las filas del Real España y del San Sebastián de León, donde se retiró en 1951.

El mejor elogio que se pudo leer de él en la prensa catalana fue cuando dejó la entidad: “Florencio se ha ido, mas su recuerdo perdurará. Recordaremos su gran juego, su caballerosidad, su nobleza, y cuando en años venideros veamos a un jugador actuar con gran limpieza y realizando maravillas con la bola, diremos: Juega como jugaba Florencio…”.

50 años después (1999) regresó a Barcelona acompañado por su hijo, con motivo de la celebración del Centenario del Barça. Los compañeros con los que jugó -los ya escasos supervivientes- “… lo recibieron de una forma muy emotiva. Fue inolvidable”, recordaba su hijo.

Florencio falleció el 15/9/2001 en Toluca de Lerdo, Méjico.


En el Metropolitano, una jornada antes de la lesión (7/3/1948): Atlético de Madrid 2, Barça 2. En pie: Velasco, Curta, Gonzalvo III, Elías, Calvet, Gonzalvo II y Enrique Fernández (entrenador). Agachados: Basora, Seguer, César, FLORENCIO y Valle.