Foro Fútbol Club Barcelona Foro Real Madrid CF Foro Atlético de Madrid Foro Villarreal Foro Athletic Club Bilbao Foro Celta de Vigo Foro Sevilla CF Foro Malaga Foro Real Sociedad Foro Betis Union Deportiva Las Palmas Foro Valencia FC Foro RCD Espanyol Barcelona Foro Eibar Foro Deportivo de la Coruña Foro Granada Foro Sporting de Gijón Foro Alavés Foro Leganés Foro Osasuna
Página 13 de 14 PrimerPrimer ... 3 11 12 13 14 ÚltimaÚltima
Mostrando resultados 181 a 195 de 206

Discusión: MEMORIAS DEL BARÇA

  1. #181
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    1966: Chelsea-Barça. Empieza el teatro del bueno.



    Siempre pasan cosas en los enfrentamientos contra el Chelsea.

    30 años antes de que Mourinho, acusara a un Messi que en su primera gran noche europea padeció dos brutales entradas de Asier Del Horno en Stamford Bridge (*), de hacer teatro del bueno, recuerden, octavos de Champions (22/2/2006), y de pedir además una sanción para el futbolista, se había producido el primer enfrentamiento oficial entre los dos equipos. Concretamente el 20/4/1966 debió disputarse en Londres la ida de la semifinal de la VIII Copa de Ferias. Debió. Pero el partido no se jugó. Y ahí sí que nació el teatro del bueno. Y ahí empezaron a pasar cosas.

    (*) La primera es un tackle terrorífico a la altura de la rodilla. En la segunda Messi salta para evitar lo peor. Teatro, vaya. Ambas están en youtube.

    Situémonos a finales de Abril de 1966. En aquellos momentos, en España la Liga ya había terminado y el Atlético de Madrid era campeón tras quince temporadas en blanco. El Barça, entrenado por el mediocre Roque Olsen, acabó tercero y se encontraba con vistas a encarar una eliminatoria de Copa frente al Mallorca.

    El Chelsea, dirigido por el escocés Tom Docherty, Doc, venía de perder en Liga en Sunderland por 2-0 y tenía por delante tres jornadas todavía y sobre todo, una inminente semifinal de la FA Cup ante el Sheffield Wednesday el 23/4/1966, que sería el origen de todo el teatro que se organizó en Stamford Bridge el día que debía celebrarse el partido con el FCB.

    De El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas:

    Por la mañana, el colegiado sueco, Erick Johansson, suspendió el partido. ¿La razón? El mal estado del terreno de juego. La polémica decisión del árbitro, gustó y mucho al técnico del Chelsea, Docherty, muy interesado en la suspensión, ya que el sábado 23, su equipo jugaba la semifinal de la Cup en Birmingham ante el Wednesday, con lo que disponía de más tiempo para preparar el asalto a la final (*).

    (*) También tenía a dos importantes elementos lesionados: el defensa Eddie McCready y el extremo Robert Tambling.

    A las 10:30 de la mañana, el secretario del Chelsea se comunica con los delegados del FC Barcelona para instarlos a presentarse en Stamford Bridge donde ya estaba el colegiado. A las 11 llegan el delegado José María Gibernau y Roque Olsen, el entrenador. Según uno de los asistentes del colegiado, que hablaba inglés, habían unos 10 cms. de barro en el centro del campo. El delegado del Barça, que también era vicepresidente del club, circuló por la zona supuestamente en mal estado y comprobó que el barro solo le llegaba al borde mismo de la suela de su zapato.

    Según el entrenador del Chelsea, “el campo solo era apto para carreras de galgos”. El presidente de la UEFA, Stanley Rous (*), en ningún momento quiso saber nada. Todo este episodio causó una profunda indignación en la expedición barcelonista, que no tuvo más remedio que regresar a Barcelona llena de impotencia y rabia.

    (*) Esto es inexacto. Stanley Rous era presidente en aquellos momentos de la FIFA. Lo fue entre 1961 y 1974. El presidente de la UEFA en 1966 era el suizo Gustav Wiederkehr (1962-1972).



    Luis Lainz, en El Mundo Deportivo del 21/4/1966 habla de “… una suspensión que roza los lindes del escándalo y una puñalada de pronóstico reservado que se ha intentado asestar al torneo de consecuencias que podrían ser fatales”.

    El caso es que el Chelsea fue batido por 2-0 por el Sheffield Wednesday en el Saint Andrews Stadium de Birmingham tres días más tarde y se quedó sin la final de la Cup. Puede verse en youtube que el campo está hecho una porquería. Una chocolatera. Pero se jugó.

    La vuelta, convertida en ida, se juega en el Nou Camp el 27/4/1966. El Barça viene de hacer el ridículo en Mallorca en eliminatoria de Copa tres días antes (*) y el Chelsea de perder en Stamford Bridge por 2-3 contra el West Bromwich en partido de Liga. 60.000 espectadores se congregan en el Nou Camp y abroncan continuamente a los ingleses. El Barça acaba ganando por 2-0 con goles de Fusté (´33) y Zaldúa (´88) tras haber estrellado cinco balones en los postes de un Bonetti que fue de lejos, el mejor elemento del Chelsea. Solo la mala suerte impidió zanjar el pleito aquella noche.

    (*) Mucho peor que el 2-0 fue la apatía que demostró el equipo. La revista Barça lo calificó de siesta. En la vuelta, el Barça golearía al Mallorca 5-1 (1/5/1966).

    Olsen alineó a Reina; Benítez, Gallego, Eladio, Torres, Montesinos, Rifé, Muller, Zaldúa, Fusté y Zaballa.

    Docherty a Bonetti; Kirkup, Ron Harris, Hollins, Hinton, Young, Houseman, Boyle, Osgood, Venables y Tambling.

    El árbitro fue el suizo Karl Keller.

    El capitán del Chelsea, Ron Harris -hermano de Allan Harris, quien años después sería ayudante de Terry Venables en el Barça, también presente en el Nou Camp-, acabó de encender al público ya de entrada cuando en vista de la bronca que recibía su equipo, ordenó a sus compañeros que no posaran para la foto pre partido.

    Después del 2-0 y en la sala de prensa, Doc se soltó el pelo. Ahí va:

    “Ha sido una injusticia. El Barcelona no juega al fútbol, solo sabe dar patadas. Un juego innoble tolerado por un árbitro influenciado por el público. En España siempre pasa lo mismo, he estado aquí muchas veces y me sé la canción de memoria. Me gusta el buen fútbol, no los trompazos”.

    “Mi pronóstico es que los eliminaremos. Estoy indignado. Ya veremos si en Londres el Barcelona juega así. Llevamos cuatro partido en una semana. ¡A ver cuando le pasa esto al Barcelona!”


    Gallego acaba de desviar un remate de Graham que era inofensivo para Reina. Es el 1-0. Pero lo peor está por venir.


    Bien, la vuelta se disputa el 11 de Mayo en Stamford Bridge. Antes, la liga inglesa ha finalizado y el Chelsea termina 5º. El campeón es el Liverpool de Bill Shankly. A todo esto, cuando llega este compromiso, el Barça se encuentra en plena eliminatoria de cuartos del final de Copa con el Elche.

    El teatro continúa en el viejo recinto del Chelsea. Los blaugranas se presentan con su equipación habitual y el árbitro, Dittmar Huber, hace que el FCB cambie sus pantalones azul marino por unos blancos, gentileza del equipo británico, con lo que la combinación es sencillamente abominable siendo suaves.

    Olsen presenta la misma formación de la ida. Tom Docherty saca a Bonetti; Kirkup, Ron Harris, Hollins, Hilton, Allan Harris, Houseman, Graham, Osgood, Cooke y Tambling.

    El partido empieza torcido, va empeorando, acaba mal y aún gracias. El Chelsea acorrala al Barça desde el primer minuto y Eladio es expulsado al repeler una agresión de Hollins. El equipo sobrevive hasta el descanso y durante gran parte de la reanudación. Dos lances desgraciados de Gallego -desviando un remate de Graham- y del meta Miguel Reina -intentando un despeje de puños a centro de Hilton que acaba dentro del marco-, en los minutos 70 y 78, abocan la eliminatoria a un desempate … que se celebrará en Barcelona (*). Lo único bueno de un partido áspero y angustioso.

    Eladio pedía perdón por su estupidez -“Hollins la tomó conmigo desde el principio, me pegó una patada que el árbitro no vio y yo se la devolví. Consultó con el linier y en vez de expulsarnos a los dos, me tocó a mí la lotería” - y Terry Venables ya no compitió contra el Barça porque sus discrepancias con Docherty habían llegado a un punto sin retorno. Fichó por el Tottenham Hotspur.

    (*) Hay varias versiones sobre como se decide la disputa del desempate en el Nou Camp. En El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas, se habla de una moneda lanzada al aire por el colegiado suizo al final del partido. En El Mundo Deportivo del 13/5/1966, el entrenador del FCB, Olsen, dice que “… en los vestuarios el árbitro preparó dos sobres con los nombres de los dos equipo, se revolvieron sobre la mesa y él mismo tomó un sobre en el que aparecía bien claro el nombre del Barcelona. No hubo ninguna moneda ”. En la Enciclopedia del Fútbol, de Ramón Melcón y Miguel Vidal de 1973, se refieren a “… los milagros y la habilidad diplomática de algún dirigente azulgrana”. Tal como suena.

    En cualquier caso, se designa la fecha del 25 de Mayo para el desempate en Barcelona. A estas alturas, el Barça ya ha sido apeado por el Zaragoza (*) de la Copa.

    (*) El Zaragoza había eliminado en semifinales al Leeds United después de otro desempate y ya era el primer finalista.


    Parece que el equipo se ha reforzado para enfrentarse al Barcelona”, comentan estos empleados del Chelsea. Los boxeadores son Muhammad Ali y el británico Henry Cooper, que se enfrentarían el 21/5/1966 en Highbury, entonces el feudo del Arsenal (Foto: Europa Press).


    FCB: Sadurní; Foncho, Gallego, Eladio, Torres, Montesinos, Rifé, Muller, Zaldúa, Fusté y Zaballa.

    Chelsea: Bonetti; Kirkup, Alan Harris, Hollins, Hilton, Ron Harris, Boyle, Graham, Osgood, Cooke y Tambling.

    Partido televisado en directo y sobre los 40.000 espectadores en el Nou Camp. En Stamford Bridge se instaló una pantalla gigante que congregó a 9.000 fans. Los jugadores británicos estaban desconocidos: se dejaron fotografiar antes del partido y obsequiaron con un aparatoso ramo de flores al capitán del Barça, Zaldúa, adoptando un comportamiento mucho más sociable que en su primera visita al Nou Camp. Y van de amarillo (*).

    La frase de Olsen tras el partido es explicita: “El Chelsea se ha visto atropellado”. Y tanto. Fusté abre el marcador en el minuto 4 y Zaldúa, en el 19 coloca el 2-0 en el marcador. Rife, tres minutos antes del descanso, marca el tercero. En la 2ª parte, dos goles de Rifé (´52) y Fusté (´73) elevan el resultado a un concluyente 5-0.

    (*) En el 1er partido del Nou Camp, el Chelsea salió de blanco total, en Stamford Bridge con camiseta blanca y pantalón azul y en el desempate, con camiseta amarilla y pantalón azul.

    Docherty, que vió el partido desde el palco, no tuvo opción esta vez para incendiar la rueda de prensa post partido: “Les ha salido todo, nos han dejado KO”.

    La final a doble partido con el Zaragoza se aplazó hasta Septiembre. El calendario estaba colapsado. La selección española debía empezar a preparar el inminente Mundial de Inglaterra que se disputaría entre el 11 y el 30 de Julio de 1966.

    Cinco años después, en 1971, la UEFA tomaría bajo su jurisdicción la Copa de Ferias -que ya era una competición económicamente rentable-, para convertirla en Copa de la UEFA, un torneo que el Barça nunca ganaría; ni siquiera disputó una final. A día de hoy es la UEFA Europa League.

    El Chelsea vivió unos años de efervescencia a partir de aquella eliminatoria con el FC Barcelona. Consiguió ensamblar un notable grupo de jugadores: a Peter Bonetti, Alan y Ron Harris, Peter Osgood, Eddie McCready, Marvin Hinton, Bobby Tambling, Tommy Baldwin, Peter Houseman y John Hollins (The Docherty´s Diamonds) se le unirían el dinámico centrocampista Alan Hudson, Ian Hutchinson, David Webb y John Dempsey.

    En 1970 ganó la FA Cup tras dos excitantes batallas contra el Leeds United en las que se traspasaron todas las líneas rojas habidas y por haber (*): 2-2 en Wembley (11/4/1970) y 2-1 en Old Trafford (29/4/1970). En 1971 levantaría la Recopa de Europa al superar al Madrid en la final del Estadio Karaiskakis de Atenas. También necesitó dos partidos. En el primero, 1-1 (19/5/1971). En el segundo, 2-1 (21/5/1971).

    (*) El Leeds United de aquellos años estaba en guerra con el universo entero en general y con el Manchester United y el Chelsea, en particular.


    Terry Venables.


    Pero Docherty ya no estaba en el Chelsea. Dimitió en Octubre de 1967. Lo sustituyó Dave Sexton. Curiosamente, 10 años después, en 1977, Sexton volvería a sustituir a Docherty que había sido cesado fulminantemente ahora en el Manchester United. ¿Motivo? Doc, tuvo un affaire con la esposa del fisio del United. El escándalo fue memorable y le costó su cargo y el matrimonio. Son cosas que pasan.

    En 1973 empieza el declive del Chelsea justo cuando la directiva acomete la construcción de una nueva tribuna -la East End- que aún conserva su lugar en el actual Stamford Bridge. Los gastos se descontrolaron, la deuda se disparó y la entidad se vio obligada a vender activo (Alan Hudson, Peter Osgood, Ray Wilkins …) lo que no evitó un primer descenso a 2ª en 1975 y un segundo en 1979.

    Terry Venables ya quedó dicho que abandonó el Chelsea en 1966 para convertirse en spur. Posteriormente, recalaría en el Queens Park Rangers y acabaría su carrera como futbolista en el Crystal Palace en 1975. Siempre en Londres. Aterrizó junto con Alan Harris en el banquillo del FC Barcelona en el verano de 1984 para sustituir a César Luis Menotti. Permaneció hasta el otoño de 1987. Ganó el Campeonato de Liga 1984-85 y debió ganar la Copa de Europa en Mayo de 1986, pero en el fútbol, a veces las cuentas no salen. Entrenó también al Crystal Palace, spurs, QPR, Middlesbrough y Leeds United. Dirigió al equipo nacional desde 1994 a 1996.

    El Barça acabó proclamándose campeón de aquella edición de la Copa de Ferias, pero la larga travesía por el desierto no había alcanzado ni su ecuador. Nos encontramos en los años de plomo.


    Ha terminado el tercer partido. El teatro, para muchos años, también. El barcelonista Muller con Hinton.

    Fuentes:

    Hemeroteca de El Mundo Deportivo.
    Revista Barça.
    El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas.
    Enciclopedia del Fútbol, de Ramón Melcón y Miguel Vidal (1973).
    Cròniques del Barça 1899-1992 (G&A)
    Història del Futbol Català. Juan García Castell (1968).
    Enciclopedia Mundial del Fútbol. Editorial Océano 1981.
    Diario Deportivo "Dicen ..."







  2. #182
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    6 DIAS DE ABRIL (1)



    “Muchas veces han tratado de cambiar mi carácter con reflexiones o sanciones. Pero Benítez sin ese temperamento no sabe lo que es darle al balón. Creo obrar bien y sigo lo que me dice mi conciencia” (10/11/1963).

    El 20 de Junio de 1961, Julio César Benítez Amoedo (Montevideo 1/10/1940) se convierte en jugador del FC Barcelona. Había iniciado su carrera en el Racing Club de Montevideo con solo 15 años en 1955 y la prolonga hasta 1959. Campeón en 1958 con el Racing en la serie B y campeón en el sudamericano con la selección uruguaya sub 20.

    A Benítez lo descubre José Luis Saso, que fue portero del Atlético de Madrid y del Real Valladolid en una excursión a Sudamérica cuando ya era técnico del Pucela, buscando talentos, conocida como “Operación Saso” en el verano de 1959 y se lo trae junto con el también uruguayo, Endériz y los argentinos, Solé, Bagneres y Aramendi.

    Saso contaba así su fichaje en el diario "Dícen...": "No tenía previsto traérmelo. Pero tras verle jugar en un Racing-Liverpool decidí romper el presupuesto y formulé una oferta a ciegas, sin saber si podríamos pagarla. Pero Benítez era negocio seguro. Por 300.000 pesetas, unos 5.000 dólares de entonces, los directivos uruguayos aceptaron el traspaso. Y con 18 años, Benítez llegó a España".

    No se equivocaba Saso: juega la temporada 1959-60 en el Valladolid y la 1960-61 en el Zaragoza a cambio de 3 millones de pesetas, que a su vez lo vende al FCB por la ya respetable cantidad de 9/10 millones según fuentes. El legendario futbolista del Barça, César Rodríguez Alvarez, entonces entrenador del equipo aragonés, tuvo mucho que ver en que Benítez se inclinara por el FC Barcelona y no por la Fiorentina, que también iba detrás del uruguayo.



    César y Benítez.

    José Luis Saso aparte, César fue uno sus padres deportivos: “Es un fenómeno. Un jugador para acomodarse en cualquier puesto del equipo” (MD 21/6/1961). El otro, iba a serlo Enrique Llaudet, que había accedido a la presidencia de la entidad blaugrana pocas semanas antes.

    Si bien Benítez se inicia como delantero, su evolución lo acaba llevando al lateral derecho de la defensa donde muestra técnica, potencia, llegada, un disparo demoledor ... y un carácter muy complicado.

    Como escribió Julián Mir en la Historia del CF Barcelona de 1971: “... en lo deportivo, nunca llegaría a dar la exacta medida de lo que prometía como jugador excepcional.” Y es cierto: su temperamento le jugó muchas veces malas pasadas y sus problemas con los contrarios, con el público (Nou Camp incluido) y los árbitros, abundaron por mucho que César su entrenador en el Zaragoza (1960-61) y en el Barça (1963-64 y 1964-65) declarara: “... la gente no ve, que en el fondo, es un niño”.


    Enrique Llaudet y Benítez.

    En el libro de Enric Bañeres del 2008, “Los Mur, masajistas del Barça” , constan unas reflexiones de Angel Mur Navarro muy interesantes sobre el futbolista uruguayo:


    “… creo que siendo el mejor jugador del Barcelona en cuanto a técnica futbolística, sin embargo no era el hombre que arrastraba detrás de él al resto del equipo en el sentido de inculcar a sus compañeros afán de triunfos”.

    “… era un hombre conformista y nunca supo ser un líder aún sobresaliendo por su juego del resto de los jugadores. Se conformaba con ser lo que era, es decir, un gran técnico que jugaba al fútbol para divertirse pero sin hacer grandes sacrificios, sin importarle demasiado si se ganaba o se perdía, esa era la impresión que daba a los que diariamente convivíamos con él”.

    “… debió ser por su clase lo que en diferentes épocas fueron en el Barcelona Samitier, César, Segarra, Kubala, es decir, el guía y ejemplo en el terreno de juego y no lo fue nunca porque él se limitaba con hacer lo suyo y no imponer nada al resto de compañeros”.


    Benítez debuta en partido oficial el 3 de Septiembre de 1961 en la 1ª jornada del Campeonato de Liga en el Nou Camp frente al Sevilla. El Barça gana por 3-2 y forma con: Pesudo; Foncho, Rodri, Gracia, Benítez, Gensana, Zaldúa, Evaristo, Eulogio Martínez, Kocsis y Villaverde. Tres meses después de la fatídica final de Berna y del traspaso de Luisito Suárez al Inter, la operación más catastrófica jamás realizada.

    Los problemas del Barça en general y de Benítez en particular, empezarían muy pronto. El uruguayo es expulsado en la 2ª jornada en San Sebastián (10/9/1961) por agresión a Egusquiza y sancionado con 4 partidos. Además, derrota por 2-1.

    No tardará en reincidir: el 1/11/1961, en el Luis Sitjar de Mallorca, otra vez es expulsado. Otra vez agresión. Aunque el defensa Doro, minutos antes, le hubiera clavado los tacos en el peroné y el central mallorquinista Arqué, le había sacudido previamente en la jugada de marras. “Benítez estaba advertido por la Federación”, dijo el árbitro Daniel Zariguiegui (Revista Barça nº 309 del 3/11/1961). La expulsión se produce en el minuto 38 y el Barça pierde 3-1. Ahora serán 8 partidos de sanción. Y no eran corrientes las expulsiones en aquellos tiempos.

    El 2/1/1963 en Niza, contra el Estrella Roja en partido de desempate correspondiente a la Copa de Ferias, golpea a un contrario caído en el suelo y es nuevamente expulsado, claro. El Barça es derrotado por 1-0 y Benítez es suspendido por dos meses de empleo y sueldo.


    Bolao y Mora, con Benítez después de su expulsión en Mallorca.


    A todo esto, el organismo de Benítez empieza a lanzar claros avisos de alarma. Después de otro partido de desempate, esta vez ante el Elche, correspondiente a una eliminatoria de Copa (21/5/1963), el futbolista se encuentra mal. Resulta ser una hepatitis (*). En el ejemplar de MD correspondiente al 10/11/1963, Benítez descarta de plano la teoría que el periodista -Domingo García- le plantea: los excesos.

    “De excesos, nada. Debí comer alimentos en mal estado” . Bueno. Reaparecería siete meses después, el 29/12/1963 en Sarriá contra el Español.

    (*) Hay confusión en este punto. Según su viuda, Pilar Ruiz, Benítez pasó no por una, sino por dos hepatitis: “... se las contagiaron. Una se la contagió Fernando Goywaerts. Cuando enfermó solo fueron a verlo de la plantilla Julio y Cubilla”.

    Goywaerts y Cubilla eran futbolistas del FC Barcelona.

    Que padeciera una de las hepatitis en el Zaragoza puede descartarse porque en aquella temporada (1960-61) lo jugó absolutamente todo. Y más de lo mismo en el Real Valladolid (1959-60).




    En realidad, los excesos del jugador ya eran conocidos por todos. Angel Mur Navarro es extremadamente claro cuando se refiere al tema: “En apariencia era un hombre muy fuerte, comparable a un coche con una carrocería perfecta, unas ruedas impecables pero con un motor muy estropeado debido a los abusos que con mucha frecuencia hacía”.

    Personas que convivieron con él recuerdan que era capaz de comerse 12 canelones de una sentada y otras certifican haberle visto vaciar una botella entera de whisky en un bar cercano al Turo Park -Benítez no pedía por vasos o copas, sino por botellas-, antes de meterlo en un taxi en las peores condiciones del mundo, aunque su viuda asegurara 40 años después que “... nunca le vi borracho y que solo alguna vez bebía un cubalibre como mucho ...”

    El caso es que tras superar la primera o segunda hepatitis, Benítez fue atacado por un virus llamado “fiebre ganglionaria”. Extraído de una entrevista a la revista Barça (nº 436 2/4/1964):

    “Los síntomas eran dolores de cabeza que aumentaban después de realizar un esfuerzo físico”.

    “Después del partido que jugamos en Oviedo, la cabeza me dolía una barbaridad. Pasé un rato fatal y después de no poder realizar la digestión con normalidad, me asusté y pensé en una recaída de mi anterior enfermedad. Durante varios días temí por mi futuro deportivo, afortunadamente esto no será así”.

    “La suerte no me ha acompañado. Primero, las expulsiones, luego las hepatitis (*) y ahora esto. Es la vida y supongo que esta mala racha me abandonará definitivamente”.

    (*) Ojo, que también habla de las hepatitis en plural. Dos.







  3. #183
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    6 DIAS DE ABRIL (2)


    Un Barça 1965-66: Sadurní; Benítez, Olivella, Eladio, Vergés, Gallego, Pereda, Montesinos, Zaldúa, Fusté y Seminario.


    Lo cierto es que a partir de la temporada 1964-65, la carrera de Benítez fue asentándose primero y en continuo ascenso después. Su influencia en la banda derecha donde ya estaba definitivamente ubicado, era indiscutible. Pero seguía siendo un ente conflictivo. Convivir con Benítez era como hacerlo encima de una falla con actividad sísmica.

    El 2/6/1965, poco antes de una semifinal de Copa contra el Zaragoza, efectúa unas declaraciones al desaparecido diario “La Prensa” en las que ni el FC Barcelona ni su afición, quedan en muy buen lugar.

    La respuesta del club, vía su presidente Enrique Llaudet, es fulminante: se le prohíbe al acceso a las instalaciones y se le expedienta.

    Barcelona, 2 de Junio de 1965.

    Señor don Julio C. Benítez.

    Muy señor mío:

    Me refiero a las declaraciones aparecidas en el periódico “La Prensa” de nuestra ciudad, en el día de hoy. Las mismas suponen un desprecio absoluto a los socios y al público en general, constituyen una grave ofensa para el club, su entrenador y compañeros de equipo y son un grave acto de indisciplina.

    Con su actitud incomprensible, se enfrenta usted con un público y con un club, a los que debe respeto, por su condición de profesional, y agradecimiento por el trato caballeroso que en todo momento le han dispensado dentro y fuera del terreno de juego.

    Le comunico que, a partir del momento de la recepción de esta carta, se abstenga en absoluto de personarse en los vestuarios del Estadio, hasta nueva orden, al tiempo que le hago presente que se le ha iniciado el oportuno expediente.

    Lo que le traslado para su conocimiento y exacto cumplimiento.

    Por el C. de F. Barcelona
    Firmado: ENRIQUE LLAUDET PONSA
    Presidente.


    El vicepresidente José María Gibernau, que se entrevista con el futbolista 24 horas después del desaguisado, habla de “ofensa al Barcelona, a sus socios y a sus simpatizantes” y que “haremos lo posible por lograr de Benítez una rectificación pública”. Cuando el periodista de MD que firma como R.N.S. insinúa que quizás el futbolista pudiera no avenirse a ello, Gibernau es contundente: “Entonces no habrá más remedio que aplicarle una sanción disciplinaria realmente rigurosa”.


    (*) Imposible encontrar las polémicas manifestaciones de Benítez en las únicas vías de acceso posibles: las hemerotecas de El Mundo Deportivo y de La Vanguardia. Hay una portada del diario “Dícen …” correspondiente al 3/6/1965 que reza: Por la mañana locuaz, por la noche mudo. Julio César Benítez habló demasiado, pero a la una y media de la noche dijo “Me han prohibido hacer cualquier declaración”. En aquella época no era común que un medio reprodujera lo aparecido en otro, aún y citando la fuente.



    Benítez rectifica el 11 de Junio, como suele suceder, matando al mensajero:

    JULIO CESAR BENITEZ a los señores socios del Club de Fútbol Barcelona.

    Han transcurrido ocho días desde la aparición de unas declaraciones mías en las que se me atribuían frases despectivas para la afición barcelonista y para el C. de F. Barcelona.

    Por mi parte he procurado dejar constancia pública del auténtico sentido de mis palabras, haciendo llegar a conocimiento de todos mi verdadero pensamiento como profesional y jugador barcelonista. Pero al margen de todo ello, quiero hacer constar a todos ustedes y a toda la afición del Barcelona, mi sentimiento por una opinión creada que lamento con toda mi alma y por la que solicito sinceramente indulgencia. Y con ello, mi firme decisión de demostrar en el campo de juego, en cuanto tenga ocasión de hacerlo, mi entrega total a los colores que tengo el honor de servir y el deber de respetar.

    Atentamente.
    Julio C. Benítez.

    Las temporadas 1965-66 y 1966-67 son las mejores del futbolista uruguayo en el Barça. En la primavera de 1966 y dado su estado de forma, llega incluso a plantearse la posibilidad de que pudiera defender la camiseta de la selección española en el ya cercano Mundial de Inglaterra. Benítez, nacionalizado español, asegura que jamás disputó un solo partido con la selección “A” de su país aunque en la documentación con la que llegó al Valladolid, si consta. A su manera, lo explica:


    “Tuve que simular esa circunstancia porque sin ella no habría podido jugar en España por mi condición de extranjero (*). En la selección juvenil sí que jugué el Sudamericano”.

    (*) En esa época, el requisito para jugar en España era haber alcanzado la internacionalidad en el país de origen. Luego se deduce que su documentación estaba alterada. En cualquier caso, la FIFA no transigió y Benítez nunca compitió con la selección española, algo que se tomó muy a mal: “Soy español, mi pasaporte es español. Puedo y quiero defender a España. ¿Por qué no me dejan hacerlo?. No hubo manera de que aceptara la fría letra de unos reglamentos que él consideraba una injusticia.




    Los cortocircuitos vuelven y de que manera, en la temporada 1967-68, su última. En el Nou Camp y contra el Córdoba, en partido correspondiente a la jornada 8ª (12/11/1967), se enfrenta con elocuentes gestos a un amplio sector de público que le recrimina su error en el primer gol andaluz -el Barça gana 3-2-. El entrenador Artigas, intenta minimizar el asunto: “… el muchacho está apenado porque los nervios mandan sobre él”, pero Enrique Llaudet, que anuncia que en Enero de 1968 dejará la presidencia del Barça, está harto de las reacciones intempestivas del uruguayo. La multa es de 50.000 pesetas. No volverá a la titularidad hasta un mes más tarde en el Bernabeu (10/12/1967).

    Además, en esa temporada, es expulsado dos veces y ambas frente al Athletic de Bilbao. En San Mamés (24/9/1967) casi al final se enzarza con el exterior Rojo. A la calle los dos. 0-0 final y 2 partidos de suspensión. En el Nou Camp (28/1/1968) lo expulsan junto con Sáez: agresión mutua. Es el minuto 89 de un partido que el Barça gana 1-0. “Ese árbitro ha pitado mal cada 3 minutos; arbitrando de esa manera se contribuye a terminar con el fútbol”. Le caen 4 partidos por reincidir.

    En el diario “Dicen …” correspondiente al 1 de Marzo de 1968, concede la que sería su última entrevista al periodista José María Ducamp, quien le pregunta entre otras muchas cosas, si cree que el público, su público, está con él:


    “Me parece que sí. Al menos, salvo mal entendidos habidos en alguna ocasión, siempre me ha demostrado cariño”.

    Y le pregunta si él está con su público:

    “Siempre. Aunque pueda haber quien crea lo contrario, a mi el público me merece un respeto imponente”.

    En la entrevista, Benítez también dice que “Yo le debo más al fútbol que él a mí. Sin discusión. Todo lo que soy se lo debo al fútbol. Tengo para él agradecimiento por encima de todo”.

    Se le comenta si tiene pensado algún negocio: “No. Tengo 27 años y dedico mi vida por entero al fútbol. Tiempo habrá para lo demás”.




    Reaparece frente al Córdoba, en El Arcángel (3/3/1968) y el 17/3/1968 jugará su último partido en el Nou Camp. El Barça gana 2-0 a la Unión Deportiva Las Palmas. Sadurní; Benítez, Gallego, Eladio, Müller, Zabalza, Rifé, Zaldúa, Mendonça, Oliveros y Rexach. Cuando acaba esta jornada -la 25- faltan cinco para terminar el campeonato y el Barça tiene todas las opciones del mundo para ser campeón: el Madrid suma 35 puntos y el Barça, uno menos, 34. Pero los blancos tienen que pasar por el Nou Camp dos jornadas después, el 7 de Abril, en un enfrentamiento que apunta a decisivo.

    El último partido de Benítez: el 24 de Marzo de 1968 en el viejo Pasarón. El Pontevedra gana al Barça por 1-0 tras una penosa actuación de todo el equipo que da la sensación de que no les iba nada en el encuentro. Sadurní; Benítez, Gallego, Eladio, Torres, Torrent, Zaldúa, Zabalza, Mendonça, Fusté y Rifé. El Madrid gana al Elche en el Bernabeu por 2-0 y el enfrentamiento directo que podría haber dado la vuelta a la Liga, se queda prácticamente en nada. Es la triste historia del Barça de aquellos años: remar y remar para que se hunda el barco cuando se divisan las luces del puerto. Esto ya había sucedido en 1964 y en 1966. Solo que lo peor está por llegar y nadie puede imaginarlo.







  4. #184
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    6 DIAS DE ABRIL (3)



    El domingo 30 de Marzo de 1968, aprovechando que esa semana no había Liga debido al encuentro en Wembley entre Inglaterra y España correspondiente a la Eurocopa (3/4/1968), el matrimonio Benítez junto con los propietarios del Hotel Vallvidrera, se acercaron a Andorra y se alojan en el Park Hotel donde el jugador come verdura y carne, como su viuda, Pilar Ruiz, recalca (*). Por la noche nota picores en el costado y en la espalda.

    (*) La Vanguardia 5/4/2008. Entrevista de Enric Bañeres con motivo del 40 aniversario de su muerte.

    El lunes 1 de Abril y ya en Barcelona, Benítez no se encuentra bien. El médico de urgencias le receta unas pastillas y recomienda una visita al especialista. Parece una urticaria, pero no lo era. Le salía por debajo de las axilas y le molestaba mucho con el calor.

    El martes 2 parece reponerse y se fue a entrenar. En su domicilio, su mujer le hace unas friegas con agua y vinagre y le aplica polvos de talco. Se encuentra mejor.

    El miércoles 3 vuelve a entrenar y se desvanece. Por orden del doctor Altisench, se le aplica una inyección que le provoca una reacción espantosa.

    Tantos años después, la desaparición del futbolista presenta varios puntos oscuros. En “Los Mur, masajistas del Barça” , se escribe que la teoría de la intoxicación por ingerir mejillones en mal estado, ya no sostiene si es que lo hizo alguna vez.


    Su viuda asegura que no comió marisco en toda la semana anterior a su muerte, que ella atribuye a una inyección que le pusieron por indicación del médico del Barcelona y que lo llevó a la reacción fatal. Pilar Ruiz asegura que el médico que ordenó aplicarle la inyección fue el doctor Antonio Altisench ¿Se la puso Angel Mur? La viuda de Benítez está convencida de que así fue, que el masajista del Barça habló con ella para asegurarle que incluso había hablado con los laboratorios fabricantes del medicamento para certificar que no tenía ninguna contraindicación ni estaba caducado.

    El hecho es que aunque Angel Mur llamara a Pilar Ruiz para comunicarle la situación del jugador no implica que fuera el masajista quien le pusiera la fatídica inyección. Testigos presentes en el vestuario, recuerdan que Altisench, creyendo que el futbolista lo que llevaba era una resaca descomunal, ordenó que se le pusiera una inyección de vitamina C. Joaquín Rifé, compañero de Benítez en el equipo, y que quedó impresionado al igual que el resto con la reacción que se produjo en el jugador, recuerda con toda seguridad que “La inyección no se la puso Angel sino el practicante que teníamos en el club que era quien nos las ponía”.

    “Esa inyección le produjo un envenenamiento atroz a Julio. Esa inyección lo mató” , asegura su viuda con los recuerdos distorsionados por el paso de los años, el resentimiento y la nostalgia.



    En El Blog de Diego Valor del 31/3/2008, un pseudónimo bajo el que se oculta el nombre de un periodista de aquella época, posiblemente José María Ducamp, del diario “Dícen …”, se puede leer:

    “... Todavía no he leído íntegro el libro "Ara parlo yo" (Ahora hablo yo) que ha escrito Carles Rexach sobre su larga vida barcelonista. Pero entre las páginas leídas, salen a relucir los nombres de dos ex compañeros suyos. Uno vivo (Sotil) y otro muerto (Benítez) de los que no hace mucho les hablé al referirme a la vida bohemia de algunos futbolistas. Rexach explica el impacto que supuso la muerte de aquel extraordinario ídolo uruguayo que fue Julio César Benítez y rechaza la versión oficial que se dio en su muerte: por ingerir unos mejillones en mal estado. Así lo dijo el club, y así lo publicó la prensa, la radio y la televisión de la época.

    Benítez murió con el hígado destrozado de tanto beber. Acudió a entrenar un miércoles (el domingo jugaban ante el Madrid) pero ya no pudo entrenar. No tenía fuerzas para hacerlo. Yo estaba aquel día allí. Entonces, a los entrenamientos, íbamos cuatro y el gato. Esa mañana, todos sus compañeros lo vieron fatal. Menos un directivo que allí estaba y me reservo su nombre. "Va, no es nada. Es lo de siempre". El médico del club le dio una inyección de no sé qué... y acabaron trasladándolo urgentemente al Hospital de la Cruz Roja (*). De allí, ya no salió. No explicaron los servicios médicos qué tipo de inyección le habían aplicado, ni la directiva quiso aclarar nunca su muerte”.

    (*) Este es otro de los puntos turbios que presenta esta desgraciada historia. Diego Valor, presente en el entrenamiento, asegura que tras la inyección, el futbolista acabó en el hospital. Charly Rexach, en su libro, añade más confusión: “Un viernes por la mañana, Benítez llegó al entrenamiento diciendo que se encontraba mal. Los médicos, pensando que se trataba de una alergia le dieron una inyección, pero en vez de mejorar, su estado empeoró. Al final de ese entrenamiento ya nos dijeron que estaba muy mal”. Charly comenta que “Siempre se ha dicho que Benítez murió a causa de comer unos mejillones en mal estado, pero los que vivimos en directo aquél drama escuchamos muchas especulaciones sobre unos problemas de hígado que Benítez padecía, por lo que la historia de los mejillones se explicó para tapar el problema de verdad”.

    El desmayo y la inyección se producen en la sesión de entrenamiento del miércoles, 3. Y Benítez -por lo que sea-, no acaba en el Hospital de la Cruz Roja hasta la madrugada del sábado, 6 como queda reflejado en la cronología del nº 158 de la Revista Barcelonista correspondiente al 9 de Abril de 1968.

    El doctor particular de Benítez, José Baxarías, opina que en ningún caso es una urticaria: es una púrpura (infección que destruye las plaquetas del cuerpo). Su viuda recuerda que el cuerpo de Benítez crujía como si estuviera envuelto en papel de celofán. Delira.



    El jueves 4, su mujer llama al club pero solo la intervención del jugador del FCB Jesús Pereda que habla con su suegro, el doctor Jorge Soler Cabot, vinculado al club, hace que aparezcan por el domicilio de Benítez los directivos Montal y Azorín (*). La presión le desciende a 4 y los que están con él creían que se moría. Parece reponerse de nuevo. Increíblemente, la noticia no trasciende a los medios.

    (*) Desafía toda lógica que no comunicaran inmediatamente por los medios que fuera el estado de Benítez al resto de miembros de junta, presidente incluido, cuyo papel en la historia es patético. En la Revista Barcelonista en su nº158 del 9/4/1968, se puede leer: “Nadie puede llegar a comprender como en un club de la proyección y organización del Barcelona, puedan ocurrir estas cosas”.

    El viernes 5 el vicepresidente del Barça y presidente de la comisión deportiva, Miguel Sabaté, tiene conocimiento del grave estado del jugador vía Soler Cabot, se persona en casa del futbolista junto con el doctor Alcántara. Benítez, en sus últimos momentos de lucidez habla y bromea con Rodri, Gallego (que vivía en el piso superior), con Miguel Reina y con Pereda (*). A las diez de la noche, empeora. A las dos de la mañana del sábado la presión está a 3. Se le administran los últimos sacramentos. A las cinco y media se decide su traslado al Hospital de La Cruz Roja. Poco antes, ha llegado al domicilio de Benítez, César Rodríguez, que deshecho, califica la situación de pesadilla. El presidente, Narciso de Carreras, que se encuentra en Gerona, aún no sabe nada de todo esto.

    (*) Rodri ya ex jugador, los otros, compañeros de Benítez en el Barça.

    José Baxarías comunica a la mujer de Benítez la inutilidad del hecho: “...no hacemos nada con sacar a Julio porque ya está muerto”. El doctor Tormos Solano, también presente, sentencia: “... su marido tiene un envenenamiento tan atroz, que no tiene salvación, pero si se puede hacer algo es en el Hospital de la Cruz Roja, el banco más importante de sangre”.

    Envenenamiento.

    El jugador no puede ser bajado en camilla al no permitirlo la estrechez de la escalera. Fue introducido en el ascensor sentado en una silla. Soler Cabot comentó: “... viéndolo, estaba convencido que no llegaría con vida al hospital”.

    El sábado 6 la noticia al fin salta a los medios. Pero lo hace de una forma ambigua. Cuesta creerlo. ¿Cómo es posible que el club no la haya puesto mucho antes en conocimiento de todos los medios informativos? Siguen las zonas oscuras del suceso.

    Y es que por ejemplo, El Mundo Deportivo en su edición de ese mismo sábado, publica una entrevista con el entrenador Artigas ya en vísperas del Barça-Madrid en el Nou Camp en la que el míster comenta el estado de Benítez: “ ... está en cama con 40 de fiebre. Tiene una infección muy fuerte.” Y cuando le preguntan por los motivos contesta: “... algún manjar en mal estado, el agua ... ¡vaya usted a saber ! ...”

    A primera hora de la mañana de ese sábado, Gallego y Reina se personan en el hospital donde les comunican el estado desesperado de Benítez. Acuden posteriormente al Nou Camp y lo relatan al entrenador y a sus compañeros. Poco antes de la una, un grupo se persona en el hospital pero solo Angel Mur autorizado por los médicos, puede verle.



    A todo esto, en el Hospital de La Cruz Roja se encuentran entre otros, el ex presidente Enrique Llaudet y su esposa, el directivo Pedro Baret -visiblemente disgustado por el hecho de haber tenido que enterarse de todo gracias a la llamada telefónica de un amigo-, el vicepresidente señor Sentís -que no entiende como dada la extrema gravedad del jugador, nadie le haya avisado-, Nicolás Casaus, los ex jugadores Rodri, Vergés, Gracia y César Rodríguez y sus compañeros de equipo, Vidal y Fernández que son los primeros en conocer el aterrador parte médico que habla de “ ... una intoxicación aguda que le ha afectado todas sus vísceras. Su salvación depende de lograr el restablecimiento de la función renal “.

    Una de las pocas cosas que quedaron claras en este desdichado asunto es que Angel Mur fue la última persona del vestuario blaugrana que vio a Benítez con vida. Lo recuerda en “Los Mur, masajistas del Barça” , Narciso Martí Filosía Sisu : “Fue un sábado por la mañana y al Hospital de la Cruz Roja fuimos a verlo una pequeña delegación con el capitán Zaldúa, pocos jugadores más, el míster (Salvador Artigas) y Angel Mur padre. Nadie quiso entrar para no asustarlo. Entubado para seguir respirando, Benítez exclamó: “¡Angel, Angel!”. De inmediato, cayó de nuevo en la inconsciencia”.

    Martí Filosía nunca olvidó “Su capacidad para hacerse querer. Era un tío que siempre hacía bromas y le quitaba trascendencia incluso a las cosas más importantes. Para él, no había tensión. El día de mi debut, ni hablamos de eso en el Hotel Vallvidrera”.

    Aparece por primera vez la teoría que posteriormente sería la oficial: una intoxicación provocada por unos mejillones en mal estado que comió en Andorra el domingo ¿Quién ideó eso?


    Benítez deja de existir poco después de las tres y media de la tarde del sábado 6 de Abril de 1968.







  5. #185
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    6 DIAS DE ABRIL (y 4)


    El vicepresidente del Madrid, Francisco Muñoz Lusarreta y el presidente del FC Barcelona, Narciso de Carreras, firmando el documento del aplazamiento del partido.

    Cuando el presidente -por fin avisado- llega al hospital, Benítez ya ha muerto.

    Ya quedó dicho antes, el pésimo papel que interpreta en esta historia. El y su junta. En el “Dicen …” del 9/4/1968 declara:

    “El viernes (*) era el santo de mi esposa y fuimos a pasar el día en nuestra finca de La Bisbal. A la una del mediodía hablé telefónicamente con Jaime Ramón para interesarme por Benítez y todavía no existía ninguna gravedad en su estado. Al contrario, no se sabía exactamente lo que tenía, y había una serie de dudas pero no existían temores de agravamiento. Lo único seguro es que ya quedaba descartado para jugar el partido contra el Madrid”.

    “Así que me fui tranquilo a La Bisbal. A las ocho de la mañana del sábado estaba en pleno campo respirando aire puro. A la una menos cuarto me llega la acongojante noticia. Urgente llamada para decirme que Benítez se halla en estado de coma. Inmediatamente, subí al coche y sin parar, rumbo a Barcelona. A las cuatro menos cuarto llegué al hospital, pero en aquél momento ya acababan de trasladar a Benítez a su casa. En seguida me fui para allá a dar el pésame a su viuda, hecho lo cual, me dirigí a mi despacho presidencial convocando urgentemente a toda la junta directiva”.

    (*) El viernes, el estado del futbolista ya era lo suficientemente preocupante para que, no solo el presidente lo supiera de primera mano, sino toda la junta directiva. De hecho, todo es una cadena de despropósitos. Jaime Ramón Peró fue desde siempre una persona muy vinculada al Barça además de su historiador. Nunca sabremos de que fuentes le llegó la noticia de la no gravedad del estado de Benítez. Pero es que los directivos Montal y Azorín visitaron a Benítez el jueves con el futbolista ya en estado grave. ¿Cómo no lo comunicaron al presidente y a sus compañeros de junta?


    Interminables colas para despedir al futbolista.




    El doctor Baxarías comenta que “... a la hora de poner en marcha el cuadro clínico, la reacción orgánica ha sido casi nula. Se ha hecho todo cuando se ha podido desde el punto de vista médico. Se ha tratado con rapidez y a fondo la dolencia que presentaba, pero ha podido haber algo más. No hay que descartar la posibilidad de que la hepatitis que padeció Benítez hace unos años dejara una secuela y que él, confesara estar curado, cuando posiblemente no lo estaba del todo. La realidad es que su defensa orgánica en este tratamiento al que ha sido sometido ha sido, como he dicho, casi nula.”

    El doctor Tormos Solano declararía posteriormente que Benítez fue un pésimo paciente en sus dos hepatitis, lo que desembocó en fuertes discusiones entre su viuda y el otro doctor que lo trataba, el doctor Eduardo Alcántara, hijo del mítico ex futbolista del Barça, Paulino Alcántara Riestra, también médico.

    Un Angel Mur, deshecho por el desenlace declaraba: “... hace años tuvo que guardar una larga convalecencia a causa de una hepatitis. Estuvo muy delicado pero consiguió reponerse. Su fuerte naturaleza y su optimismo le hacían pensar que era algo sin importancia. A veces se olvidaba del régimen que le habían aconsejado los médicos y entonces, era cuestión de hacerle reflexionar. ¡Más de un sermón le había dado yo! Era un hombre de 27 años pero tenía cosas de un chiquillo de 14”.


    El capitán del Barça de aquella época, José Antonio Zaldúa, en El Periódico del 6/4/2013, 45 años después, coincide tanto con Rexach como con Diego Valor : “Ni envenenamientos, ni mejillones. Todos sabíamos que Benítez tenía el hígado muy mal. Con lo grandote y buena persona que era, no se cuidaba nada. Estaba sin defensas”.

    Con Benítez ya muerto, el doctor Baxarías le practicó una biopsia cuyos resultados nunca se conocieron. Esa biopsia -asegura Pilar Ruiz- guarda el secreto de la muerte de Julio”.

    Tampoco se le hizo la autopsia. El periódico Tele-Exprés, en su edición del 26/4/1968, publicaba una escueta nota casi tres semanas después de la muerte del futbolista. Decía “Se desmiente que vaya a ser exhumado el cuerpo de Benítez para esclarecer las causas de su muerte. No habrá investigación”. Su viuda pensó en hacérsela años más tarde, pero le dijeron que le iba a costar muchos trámites y un dinero que ya no tenía.


    La madre de Benítez, llegada desde Montevideo, lloraba su desconsuelo en el Hotel Condado de la calle Aribau, según relata Diego Valor en su blog el 6/4/2008, preguntando una y mil veces: “¿Qué ha pasado con mi hijo? Ni los médicos, ni los directivos me saben dar una explicación ... cada uno me cuenta una cosa diferente ...”

    Las relaciones entre la familia de Benítez y Pilar Ruiz Peces eran nulas. El futbolista la conoció en Zaragoza en 1960 cuando tenía 19 años y necesitaba el permiso de sus padres para casarse porque era menor de edad (entonces la mayoría de edad se adquiría a los 21 años), un permiso que nunca le dieron. Pilar Ruiz era seis años mayor que él y trabajaba de bailarina en un cabaret.

    En aquella época, Julio César Benítez y su mujer vivieron en pecado hasta que se casaron y la directiva del Barça tardó en saberlo. Enrique Llaudet, el presidente, pidió informes de Pilar Ruiz a Zaragoza y finalmente fue el padrino de la boda que se llevó a cabo en Barcelona.

    Ella recuerda con amargura: “... Julio se sentía discriminado y tenía poco contacto con sus compañeros fuera del campo. Las mujeres de los otros tampoco se sentaban nunca a mi lado, ni en el campo ni en ningún acto. Yo estaba mal visto por ellas ...”



    El domingo 7 de Abril de 1968 se instala la Capilla Ardiente en el antepalco del Nou Camp y el barcelonismo, completamente anonadado, se despide de su jugador. La desesperación de la madre de Benítez parte el alma a todos los presentes. Se calcula en 100.000 personas las que desfilan por delante de su cuerpo. El funeral celebrado en la Iglesia de San Odón es multitudinario dentro y fuera del templo y el féretro es llevado por los jugadores del primer equipo hasta el cementerio de Las Corts, donde descansa para siempre.

    Y los días corren y las leyendas urbanas empiezan a desatarse. Cuesta mucho aceptar la versión oficial. De hecho, ya pocos creen que Benítez fallece a causa de una intoxicación provocada por unos malditos mejillones en mal estado. Y empieza el run-run. Su viuda se lamenta de que llegó a decirse “... que yo le había envenenado dándole cianuro poco a poco ... ¿cómo iba yo a matar a la gallina de los huevos de oro? ... “

    Se habló de la reacción violenta de un concejal del Ayuntamiento de Barcelona en pleno ataque de cuernos.

    O que fue el mismo Benítez el que se administró por las bravas la fatal inyección que lo proyectó directamente al Hospital de La Cruz Roja.

    El mismísimo NODO (Noticieros y Documentales Cinematográficos) de la época, habla de muerte por causas indeterminadas.

    Julio César Benítez murió con el hígado absolutamente deshecho a causa de la acumulación de un montón de excesos, algo que el Barça intentó a toda costa ocultar, envolviéndolo en la teoría de la intoxicación alimentaria. Algunas afirmaciones de Pilar Ruiz, no se sostienen. Pero alguno de los síntomas previos al fatal desenlace, tampoco. La forma en que el FC Barcelona gestionó el tema oscila entre el patetismo y el esperpento.


    El Barça-Madrid se aplazó hasta el martes 9 de Abril. El Madrid, representado por su vicepresidente Francisco Muñoz Lusarreta, dio las máximas facilidades para ello. El partido acaba con empate a uno en medio de un extraño ambiente en el que nadie parece estar emocionalmente estabilizado, ni siquiera el Madrid. Zaldúa abre el marcador a los 12 minutos y el gol casi ni se celebra. Pirri empata, la Liga se escapa y lo que es peor, Benítez nunca más volverá a correr por la banda derecha con el 2 en la espalda.



    Juan José Castillo, en El Mundo Deportivo (8/4/1968):

    “La muerte siempre espera agazapada, aunque intentemos ignorarla. De ahí el mazazo brutal, terrible, que ha representado la escueta noticia que desde la Clínica de la Cruz Roja recibíamos. Todo parecía irreal, increíble”.

    “Estamos pues, en la oración fúnebre, que esta vez no suena a algo artificial, protocolario. Es la oración por el alma de un niño. Porque Benítez era solo eso; un niño grande, desprendido, generoso, cordial y amable, como pocos jugadores hemos conocido”.

    “El gran público y, sobre todo, esa legión de seguidores azulgrana le había perdonado el último de sus feos gestos o reacciones, precisamente porque había calado en la mentalidad, un poco primaria pero no por ello tanto más pura de ese futbolista de veintisiete años que un día nos llegó a España”.

    “Ahora que ha entrado en la leyenda de los que se fueron, su recuerdo nos emociona. Precisamente porque siempre le vimos no como un jugador con virtudes y defectos, no como un artista soberbio o como un táctico anárquico, no como un gran as deportivo, ni como un individualista feroz, sino, y por encima de todo, como un gran niño”.


    La historia riza el rizo y el misterio revive cuando ocho años después, en el verano de 1976, el futbolista también uruguayo, también procedente del Real Valladolid y también lateral solo que en la banda izquierda, Alfredo Amarillo Kechichian, firma su contrato con el FC Barcelona.

    Conoció inmediatamente la historia de su compatriota y comenzó a visitar su tumba para dejarle flores. Sus visitas se fueron haciendo cada vez más frecuentes y poco después afirmaba que Benítez le hablaba desde el más allá, que incluso se reencarnaba en su mujer, que le hablaba con su voz y que le afirmaba en aquellas conversaciones de ultratumba que había sido envenenado.

    Amarillo abandonó el Barça en el verano de 1978. Cuando en 1982 con tan solo 29 años finalizó su carrera futbolística y regresó a Uruguay, se supo que había sido internado en un sanatorio psiquiátrico de Montevideo, según el libro “De puertas adentro” (2012) del periodista Luis Lainz, una recopilación de 113 historias sobre los 113 años de vida que el FC Barcelona cumplía aquél año.

    Esto último, merece todas las reservas, unas reservas que también pueden aplicarse a que según El Periódico (6/4/2013), los restos de Benítez que reposaban en el departamento 5.098 del Cementerio de Las Corts, desde el que se divisaba el Nou Camp, fueron trasladados por un supuesto familiar a otro destino aproximadamente un año atrás (2012).

    La muerte de Benítez causó tal trastorno, tal impresión, provocó un estado de shock tan grande en el barcelonismo, que la sensación de que muchas cosas no cuadraban no apareció hasta pasados bastantes días del suceso.

    En conjunto, después de tantos años está claro que el principal responsable fue el FC Barcelona que supuestamente originó una teoría que no se sostenía por ninguna parte y que a su vez, dio pie a que la calle creara las suyas cuando en realidad, la verdad solo era una.

    Benítez fue el dramático símbolo de los años oscuros del Barça. Un futbolista que lo tenía absolutamente todo para triunfar y que se fue perdiendo entre expulsiones, sanciones, polémicas y una muy desordenada vida al margen del fútbol que nunca consiguió reconducir y que finalmente le llevaría al abismo. Fueron 7 las temporadas en las que el uruguayo defendió la camiseta del Barça. Desde 1961 hasta 1968. Solo disputó 178 partidos oficiales -según la página BDFútbol- y consiguió 19 goles. No son fiables los 238 partidos y 26 goles que le adjudica la Historia del CF Barcelona de LGEV de 1971 porque incluyen los amistosos.

    Nunca maduró ni como deportista ni como persona.

    Y a pesar de todo, se le quería. Era especial. Inolvidable.





    Fuentes:
    La Vanguardia del 8/4/1968 y 5/4/2008.
    Diario “Dicen …” números 988 y 989 correspondientes al 8 y 9/4/1968.
    Revista Barcelonista, nº 158 del 9/4/1968.
    Revista Barça, nº 647 del 10/4/1968.
    Hemeroteca de El Mundo Deportivo.
    Web BDFútbol







  6. #186
    Inicio
    15 Feb, 18
    Posts
    12
    Premios: 0
    Euros
    58.00
    Banco
    0.00
    Total Euros
    58.00
    Donate  

    Predeterminado

    No conocia esa historia de Benitez
    [Sólo los usuarios registrados pueden ver los enlaces ]

  7. #187
    Inicio
    01 Sep, 08
    Lugar
    El Prat (Al otro lado del LLobregat)
    Posts
    55,860
    Premios: 10
    Euros
    874,963.86
    Banco
    2,293,074.05
    Total Euros
    3,168,037.91
    Donate  
    Un abrazo de osita para el gatito mas lindo - CaballitaDEmar  Feliz Sant Jordi, feliz dia y feliz Diada....un beso. - Ana  No Message - Werty  Pues tienes que ser de otro planeta...para haber hecho lo que has hecho por mi.....si un extraterrestre...........Besos - Ana  Un regalo para una persona maravillosa de gran corazon, espero poder tomar algo contigo algun dia, un gran abrazo amigo Thon! - guaitavcf 
    Para que celebremos lo antes posible la 5ª - Carlos1959 

    Predeterminado

    Si es tan fácil la muerte de Benitez, porque no se realiza la autopsia pertinente y que persona importante la prohibio?



  8. #188
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (1)

    MARIO MARINHO Y EL BARÇA



    En la historia del FC Barcelona abundan los episodios incomprensibles. Gestiones nefastas, tanto deportivas como económicas, errores garrafales que han llegado a condicionar décadas enteras, decisiones absurdas al más alto nivel …

    La desidia, inanición y apatía inexplicables en 1953 cuando Di Stéfano estaba literalmente contratado por el FCB o el colmo de lo absurdo en 1984, al permitir la cúpula que un entrenador británico recién llegado y completamente desconocedor del fútbol español, se cargue un fichaje ya apalabrado con el presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón, el del mejicano Hugo Sánchez.

    Estamos hablando de sucesos que marcarían implacablemente y para mal, el futuro a corto y largo plazo de la entidad y en ambos, las funestas decisiones se toman desde dentro.

    Entre 1953 (asunto Di Stéfano) y 1984 (asunto Hugo Sánchez), se desarrolla otro episodio oscuro, otra fase traumática de consecuencias nefastas justo cuando parece que al fin, el FCB ha encontrado la estabilidad deportiva y la paz social.

    Estamos en la primavera/verano de 1974 y el Barça -que cuenta con el mejor futbolista del mundo en aquellos momentos, Johan Cruyff-, vuelve a ser campeón de Liga. Pero como de si una maldita Quinta Columna (*) se tratara, de nuevo es demolido desde dentro. Más lentamente que en las dos ocasiones citadas anteriormente, pero con efectos igualmente nocivos. Será una cadena acumulada de despropósitos en imparable sucesión que no se detuvo hasta que el edificio se vino abajo.

    (*) Se denomina como Quinta Columna al colectivo infiltrado en la sociedad para sabotearla y trabajar para el enemigo. El calificativo apareció durante la Guerra Civil en España y aquí se utiliza para darle un toque irónico al post.

    La Quinta Columna -que posiblemente nació al mismo tiempo que se fundó el FC Barcelona-, parece estar detrás de ciertas decisiones técnicas de manicomio que abundan en puertas del Mundial de Alemania ´74 y una vez finalizado este. De otra forma, no hay explicación posible.


    Brasil-Zaire en Francfort (22/6/1974).De izquierda a derecha: Edu, Leivinha, Nelinho, Jairzinho, Francisco Marinho, Julio César, Mario Marinho, Luiz Pereira, Leao y Piazza.

    La referencia al fichaje de Mario Marinho es inevitable.

    “Resulta que hemos fichado al Marinho malo”, era una leyenda en plan de guasa que corrió por Barcelona durante mucho tiempo. Lógicamente, ni era verdad ni se sostenía mínimamente. El Barça no se equivocó de jugador, sabía muy bien a quien fichaba y eso lo hacía todo aún más grave.

    No había posibilidad de error aunque efectivamente, había otro Marinho, pero resulta que entre otras cosas, el que nos ocupa era hijo de españoles y el otro, no. Y al ser hijo de españoles, no cubría plaza de extranjero pues era considerado como oriundo y así fue como Mario Peres Ulibarri -Mario Marinho- (Sorocaba, Brasil, 19 de Marzo de 1947) se convertiría en uno de los fiascos más notables de la historia moderna del FC Barcelona y en uno de los funestos símbolos de la desintegración de un colectivo que arrasó meses antes en la Liga 1973-74 y al que pretendidamente se le reforzaba para el definitivo asalto a la Copa de Europa, una competición de la que llevaba ausente desde la traumática final de Mayo de 1961 en Berna ante el Benfica.

    A lo que íbamos: el otro Marinho, era Francisco Marinho, en realidad, Francisco das Chagas Marinho (Natal, Rio Grande del Norte, Brasil, 8 de Febrero de 1952). De las pocas sensaciones positivas de una canarinha que no conseguía sobreponerse al recuerdo y ausencia de Pelé después de México ´70. Un adelantado a su tiempo. Lateral izquierdo con recorrido: anárquico, polémico, espectacular, se soltaba por su carril con frecuencia hasta convertirse en un atacante más, obsesionado por el marco contrario. Ello generaba controversia porque al desdoblarse, provocaba unos espacios angustiosos en la zona lateral lo que le valió el despectivo apodo de “Avenida Marinho de Chagas”. Con todo, su técnica era exquisita y su forma de producirse en el terreno de juego -exceptuando algunas violencias- no dejaba indiferente a nadie.


    Luiz Pereira y Mario Marinho atormentando a un yugoslavo en la jornada inaugural del Mundial 1974. Al fondo, Rivelino, que con Jairzinho era los restos de una selección que había enamorado a todo el mundo futbolístico en 1970.


    Mario Marinho llegó al Barça como capitán de la selección brasileña del recién disputado Mundial de Alemania de 1974 y como defensa central del Santos. Me lo expliquen. Forma parte de la primera generación post-Pelé en que el combinado brasileño misteriosamente sufre un ataque de amnesia y se olvida de jugar a fútbol derivando hacia otras habilidades, traspasando muchas veces la línea roja.

    La defensa era un muestrario infernal de brusquedades, suciedades e intimidaciones. Leao bajo los palos, en la banda derecha o Ze María o Nelinho; en el centro, Luiz Pereira y Mario Marinho; y en la banda izquierda, un desafiante Francisco Marinho quien en el partido inaugural de aquél Mundial contra Yugoslavia, casi le deja la pierna colgando a un jugador balcánico después de una entrada escalofriante con los dos pies por delante a ras de suelo en un decidido afán de marcar el territorio.

    Era en extremo deprimente ver a uno de los centrales con mayor calidad que han pisado los terrenos de juego, Luiz Pereira, imponer la ley de la selva en su parcela culminando aquella desdichada actitud con una brutal entrada a Neeskens cuando ya la eliminación de Brasil era un hecho. En aquél Holanda-Brasil del 3 de Julio de 1974 en Dortmund, se llegó a registrar un placaje de Ze María a Johan Cruyff, agarrándolo por las piernas, inimaginable a día de hoy. Y nuestro protagonista, Mario Marinho, exhibía una gama completa de violencias dentro de cuya filosofía, la más original, era el codazo en la cara sin el balón por en medio, lances fácilmente comprobables en la multitud de documentos que youtube dispone sobre este mundial y el partido Brasil-Holanda en particular.

    Posiblemente fue el partido más apasionante de un torneo que parecía hecho a medida para la Naranja Mecánica y sin duda, el mejor que disputó la canarinha la cual, antes de las puñaladas mortales de Neeskens y Cruyff en la 2ª parte, tuvo las mismas opciones que los holandeses en un duelo caracterizado por amplias fases en los que la violencia se desató en ambos bandos.



    A todo esto, recién concluido el Mundial, arranca el serial del fichaje de Mario Marinho por el Barça. La operación es larga, cansina, interminable ... Son muchos los que se preguntan para qué lo queremos. Al fin, Mario Peres Ulibarri se convierte en jugador del FCB el 4 de Octubre de 1974 por la muy respetable cantidad de 22 millones de pesetas aunque el transfer tarde casi dos meses en llegar. Ese mismo día se incorporaba definitivamente al Barça, Miguel Bernardo Bianquetti, Migueli, una vez concluido su servicio militar. En Junio había firmado Johan Neeskens a cambio de desembolsar al Ajax 47 millones: aunque parezca mentira, esos supuestos refuerzos iban a coincidir con el inicio de la descomposición del equipo campeón 1973-74.

    Marinho, con el transfer en mano, lo tiene fácil para debutar. Lo hace el 1 de Diciembre de 1974 en el Nou Camp ante el Celta. Y lo de fácil viene porque se cumple una semana de un esperpéntico derby en Sarriá que acaba con derrota por 5-2, lo que trae consigo represalias por parte del entrenador Marinus Michels hacia algunos componentes de la zona defensiva, guardameta incluido.

    Básicamente, hay dos damnificados: el portero Pedro Valentín Mora y sobre todo, Toni Torres, uno de los jugadores más ejemplares, honrados y solventes que han pasado por el Barça. Disputó entre 1965 y 1976, 475 partidos oficiales y fue titular indiscutible durante una década. La llegada de Marinho y de Migueli lo amenazaba directamente tanto a él como a Gallego, otro elemento imprescindible desde que llegara al Barça también en 1965, hasta que una grave lesión en La Rosaleda (25/3/1973) le hizo perder esa condición.

    Antonio Torres García (Balaguer, Lleida, 29/7/1943) tardó casi tres meses en volver a alinearse con el FCB. Y cuando Michels -del que se podría escribir un libro negro sobre la calidad de sus relaciones humanas en un vestuario-, contaba con él, invariablemente coincidía con partidos intrascendentes que por desgracia para el Barça, en aquella nefasta temporada fueron muchos.


    El Barça 1974-75, el del 75 aniversario. En teoría, el mejor desde el bienio de Helenio Herrera. En la práctica, un grupo descompensado y sin cohesión que navegó durante toda la temporada.


    Volviendo al amigo Marinho, en su presentación contra el Celta de Vigo, regala un pack completo por el mismo precio: a los 36 minutos, recibe su primera tarjeta (entonces blanca) a causa de una dura entrada, provoca la expulsión del céltico Juan que harto de él lo agrede, marca uno de los cuatro goles del Barça y en la crónica de El Mundo Deportivo se puede leer "... su único lunar, dos o tres entradas violentísimas de las que pueden costar un disgusto." En realidad, se apreciaban varios lunares. La sensación que da Mario Marinho en el campo es que cuando se produce sin violencias, es un defensa fácilmente desbordable por alto, por bajo y por los flancos a pesar de su envergadura y técnicamente muy limitado. No soluciona para nada los problemas defensivos del equipo.

    Y bueno, la Liga se pone imposible. El equipo acumula hasta 10 derrotas consecutivas en campo contrario -8 de ellas por 1-0-, y a duras penas consigue clasificarse en zona de Copa de UEFA con los peores números en muchos años: hablamos de 12 partidos perdidos y una racha de 5 sin ganar. Demasiadas cosas habían cambiado para peor tomando como referencia al grupo de la temporada anterior empezando por un Johan Cruyff cuya pérdida de facultades era notoria. Es básico recordar lo que el portero Salvador Sadurní comenta en el DVD Barça Dreams sobre el astro holandés y que quedó reflejado en Memorias del Barça , El Mundo de Charly (6) pag.9:

    “El primer año -de Cruyff-, era Michels el que mandaba en todo. En el segundo, Cruyff empezó a no entrenar, jugaba el domingo, el lunes, masaje; el martes, no sé qué; el miércoles, hacían fiesta; el jueves baño y masaje ... Empezó a perder velocidad y cuando un jugador pierde velocidad, está listo. La motivación que tuvo en su primera temporada, ya no la tuvo luego”.

    Inapelable. Aunque la inteligencia del futbolista siempre se mantuvo intacta, la zanjada felina y el cambio de ritmo, eran ya solo un recuerdo. Además, junto a otros ilustres compañeros de equipo, se inhibía por completo en campo contrario sin la menor vergüenza. Hablamos de un profeta con 27/28 años. El Barça no pudo resistirlo.


    Julio de 1974: Neeskens, Charly, Marcial y el profeta.


    Pero quedaba el clavo ardiendo donde agarrarse -y menudo clavo- que era el de la Copa de Europa. Mario Marinho participa en la triste eliminación en semifinales ante el Leeds United en Abril de 1975: los tres goles de los ingleses -dos en Elland Road y el decisivo de Peter Lorimer en el Nou Camp-, vienen como consecuencia de acciones aéreas que el brasileño, al igual que sus compañeros de zaga, ni huelen.

    En total, disputó 17 partidos ligueros y consiguió 3 goles. En la Copa de Europa participa en 4 y marca 1 gol. Juega 4 partidos en la todavía Copa del Generalísimo.

    Marinus Michels abandona el Barça en Junio de 1975 (para regresar un año después) y el nuevo entrenador es el alemán Hennes Weisweiler que -hablemos claro- no siente ninguna simpatía por el fútbol del cono sur. De todas formas, Marinho empieza la Liga como titular el 6 de Septiembre de 1975 en Altabix y aunque el Barça gana por 2-3, el primer empate del Elche se produce, según la crónica de El Mundo Deportivo a causa de "... un fallo estrepitoso de Marinho unos metros delante del área al intentar despejar un balón sin llegar a tocarlo ..."

    Quince días más tarde, en San Mamés, el Barça regala el partido (2-1) otra vez a causa de un grave desajuste defensivo en el que el brasileño participa notablemente: en ese momento, su carrera en el FCB tiene fecha de caducidad. Weisweiler deja de contar con él y solo disputará en Atocha el 7/12/1975 unos minutos sustituyendo a un lesionado Neeskens. El 17 de Enero de 1976 es traspasado al Internacional de Porto Alegre por 12 millones de pesetas, exactamente diez menos de lo que costó. La operación la cierra Jaime Rosell, el padre de Sandro Rosell, por aquél entonces, gerente del club.

    La marcha de Marinho dejó una serie de confusas sensaciones, tomadura de pelo incluida. De pelo y de bolsillo. Menos de tres meses después, el 2 de Abril de 1976, Hennes Weisweiler sería destituido como entrenador del Barça tras perder su guerra particular con un Johan Cruyff más dueño que nunca del equipo. El entrenador alemán se propuso, entre otras cosas, acabar con la actitud pasiva del futbolista en los desplazamientos. No le dejaron ni los unos ni los otros.

    En cualquier caso, Mario Marinho ya era historia.
    Editado por Carlos en 25/03/2018 a las 22:47







  9. #189
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (2)

    El cholo



    Hugo Sotil, el cholo, fue indiscutiblemente y muy por encima del asunto de Mario Marinho, el auténtico símbolo de la demolición a conciencia de un grupo ganador. El cúmulo de despropósitos de su desgraciado caso es tal, que las culpas hay que repartirlas entre varios factores a los que no es ajeno ni el propio jugador.

    Hugo Sotil Yerén (Ica, Perú, 18/5/1949) firmó su contrato como jugador del FC Barcelona -que descarta la opción de otro peruano: Teófilo Cubillas- el 14/6/1973. Procedía del Deportivo Municipal de Lima. Cerca de 14 millones de pesetas. Su llegada pasa casi inadvertida. Con apenas 1,67 de estatura resultó hábil, eléctrico, solidario y con cierto gol y se convirtió en pieza clave para que el Barça recuperara un título que se le resistía desde 1960. Su sociedad con Johan Cruyff fue una de las más fructíferas (y por desgracia, también de las más breves) en la historia del club. Se gana rápidamente el cariño de la afición desde el primer momento en un inolvidable torneo Gamper el 21 y el 22 de Agosto de 1973.

    El peruano acaba la triunfal Liga 1973-74 con 11 goles -aunque genera muchos más-, después de 34 partidos de indiscutible titularidad y de convertirse en una pieza absolutamente clave en el engranaje del equipo. Disputa una desdichada eliminatoria de Copa de la UEFA contra el Niza -poco antes de que llegara el transfer de la federación holandesa con la vía libre a la incorporación de Cruyff- y consigue un gol. En la Copa no se permitía la actuación de jugadores extranjeros.

    En la Liga 1973-74, los máximos goleadores del FC Barcelona fueron Marcial (17), Cruyff (16), Asensi y Sotil (11) y Charly Rexach (9).

    El homenaje espontáneo de un Nou Camp que se rinde al cholo se produce el 21/4/1974 cuando el equipo juega su primer partido en su estadio con el título ya conseguido dos jornadas antes en Gijón. Un Hugo Sotil desatado consigue tres goles -en aquella época no se conocía lo de hat trik- y el Barça tritura al Oviedo por 6-2. El Mundo Deportivo lo califica como el huracán peruano. El barcelonismo lo adora.



    El Barça lleva desde Febrero negociando con el Ajax el traspaso de Johan Neeskens y nadie supone ni remotamente, las devastadoras consecuencias para Sotil y para el Barça que traerá incluido ese fichaje en Junio de 1974. En todo caso, el club se pone manos a la obra para agilizar los trámites a fin de conseguir la doble nacionalidad del cholo porque la normativa de aquella época solo permite dos extranjeros por equipo. Hay confianza en resolver el asunto dentro de una relativa brevedad para que el peruano también pudiera actuar como español.

    Según el MD del 11/9/1974, el presidente del Barça se entrevista con el ministro de Asuntos Exteriores, Pedro Cortina Mauri, con el que aborda el tema de la nacionalización de Sotil. En un alarde de ingenuidad que casi se podría calificar como de macabro, MD asegura que "... la entrevista ha sido muy satisfactoria y que los trámites de documentación se encuentran en el camino más recto y adecuado". Pero no acaba ahí la cosa: "De tal manera, que parece prácticamente seguro que en el próximo mes de Octubre se hayan cumplido todos los requisitos necesarios para que Sotil pueda adquirir la doble nacionalidad".

    En el suplemento de El Correo Catalán correspondiente al 29/11/1974 se puede leer: "¿Y de Sotil ¿qué?" Y también: “Su nacionalización sería un buen regalo de aniversario para el Barça” (el FCB festejaba por aquellos días sus primeros 75 años).

    Obviamente, no fue así. Nada se desarrolló con un mínimo de normalidad. Por los motivos que fueran, las trabas burocráticas se fueron sucediendo en imparable avalancha y Hugo Sotil pasó toda la temporada 1974-75 en blanco. El cholo empieza a dejarse ir, a no cuidarse. Se abandona. Tiene problemas, por ejemplo, con el alcohol. El dice que la inactividad pesa como una losa”. Bueno.


    Va a ser gol seguro. En el viejo Sardinero el 20/1/1974. El profeta asistirá a Sotil que no perdonará. El Barça ganó al Racing 1-3.


    Además, y por si fuera poco, el cambio Neeskens-Sotil no solamente no refuerza al grupo, sino que contra todos los pronósticos, lo parte por la mitad. El otro Johan se convierte en jugador del Barça el 20/6/1974, poco antes del arranque del Mundial de Alemania de 1974. Compañero de Cruyff en el Ajax de Amsterdam donde consiguieron tres Copas de Europa consecutivas desde 1971 a 1973. Hay que reforzar el centro del campo, dicen. Se necesita más brega, dicen (*) y Neeskens es la pieza perfecta. Sin embargo, el dibujo del equipo empieza a alterarse alarmantemente y los cambios con relación a la anterior y exitosa temporada, se suceden.

    (*) Brega, equivaldría en el lenguaje actual a músculo.

    Neeskens, que como el cholo, también conecta instantáneamente con la complicada afición barcelonista a base de corazón y entrega -algo que no debe discutirse-, no resolverá en ningún caso los supuestos problemas en la zona ancha y además, también será el causante de que el capitán del equipo, el cántabro Juan Carlos, que compartía demarcación en el campo con el futbolista holandés, abandonara el club al finalizar la temporada 1974-75 para volver a su Racing de Santander de procedencia donde si tenía la titularidad asegurada. Había llegado en el verano de 1968 y en la temporada 1973-74 disputó los 34 partidos de Liga. Desde 1970 era un fijo en el equipo. Entre sus compañeros se le conocía como el príncipe (*). Jugó a pleno rendimiento en el Racing hasta su retirada en 1978 con 33 años.

    (*) En aquella época, Juan Carlos de Borbón era todavía príncipe porque el general Franco ostentaba la Jefatura del Estado. De ahí lo del mote de príncipe al futbolista.



    A todo esto, la documentación que convierte en español a Sotil llega por fin en Agosto de 1975. Y cuando la pesadilla parece haber terminado, resulta que empieza lo peor. A pesar de que tanto en el Gamper como en los dos primeros partidos de Liga, el cholo golea ante Elche y Salamanca, hay algo que no anda bien y de eso se da inmediatamente cuenta todo el mundo. El perfil físico aparentemente es el mismo, pero el jugador ha perdido chispa, aquella capacidad de anticipación, está lento, parece otro.

    Pasan los partidos y el futbolista no coge la forma. Wesweiler, el míster barcelonista, no se anda por las ramas: “Le sobra peso y le faltan reflejos”. A pesar de todo, tuvo con el cholo toda la paciencia que no tuvo con Mario Marinho, manteniéndolo como titular hasta la jornada 10 en un partido que se pierde en Sevilla, ante el Betis por 1-0. Tampoco Laureano Ruiz, que sustituyó a Weisweiler a principios de Abril de 1976, confió totalmente en Sotil cuyas apariciones cada vez fueron espaciándose más. El peruano acabó la temporada 1975-76 con el discreto registro de 19 partidos ligueros y solo 3 goles.

    Ni Marinus Michels, con su regreso en el verano de 1976 consigue evitar su caída. Solo tiene 27 años, pero es una sombra de lo que fue y como postre, a sus problemas personales encadena ahora los físicos. Disputa 8 partidos de Liga y únicamente marca un gol contra el Salamanca el 3/10/1976. Irrecuperable sin remedio. Michels -ya ha quedado dicho que era un autentico negado a nivel humano- es sin embargo, inmensamente benévolo con el cholo al declarar que "físicamente no está al cien por cien" sin entrar en más detalles, al preguntarle los medios acerca de sus problemas cuando la situación es ya límite, allá por los primeros días de 1977.

    El 12/2/1977 es traspasado al Alianza de Lima, se dice que por 7 millones de pesetas. Nunca consiguió reconducir su carrera deportiva hacia un primer plano. Su estrella, esa estrella que brilló con tanta intensidad, se había apagado para siempre. Fue una estrella fugaz, un ídolo caído, en el fondo, una víctima. Pudo serlo todo y se quedó a medio camino a causa de unas culpas que hay que repartir entre muchos entes ajenos al fútbol, pero en el fondo, el principal responsable fue él.








  10. #190
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (3)

    EL OTRO JOHAN



    Johan Neeskens (Heemstede, Holanda, 15/9/1951), el otro Johan, era un desmesurado portento físico que sostenía la zona de creación de un Ajax irrepetible rodeado, eso sí, de los futbolistas adecuados para tal fin: Arie Haan, los hermanos Gerrie y Arnold Mühren y el mítico Ruud Krol, que se desdoblaba frecuentemente desde su posición de central para ayudar al centro del campo. El fútbol total y todo eso.

    Pero el Barça ni jugó ni jugaría nunca como el Ajax del profeta. Los holandeses disponían en su mejor época de los elementos perfectos para plasmar los dictados de Marinus Michels o de Stefan Kovacs en el campo. El Barça jamás los tuvo. Y el exagerado despliegue físico de Neeskens en la línea de medios en su nuevo equipo con ataques súbitos de presión infernal, hostigamiento al contrario, robos de balón, aparatosos encontronazos y abundantes contusiones, aparte de provocar -por lo insólito-, el asombro y la solidaridad del Nou Camp que rápidamente lo convirtió en uno de los nuestros, no aportó nada a un equipo que parecía descompensado a conciencia.

    Los primeros pasos de Johan Neeskens en el FCB vienen marcados por una pretemporada que no es buena. El equipo anda descolocado y genera dudas. Tan solo en la final del Gamper el grupo ofrece su mejor cara ante su público. Vence 4-1 al Glasgow Rangers y Guillermo Sánchez, en El Noticiero Universal, escribe: “… el gran partido jugado por el cuadro barcelonista, anticipo de los que, sin duda, nos habrá de brindar a lo largo de la temporada oficial próxima a iniciarse”.

    En la Revista Barcelonista, la derrota en la 1ª jornada de Liga el 7/9/1974 en San Sebastián, se interpreta con ironía: El partido y los goles azulgrana se iniciaron con retraso. Independientemente de que Atocha era un campo maldito en aquellos años, el Barça sencillamente, no estuvo. A diez minutos del final la Real Sociedad gana 3-0. Marcial y Manolo Clares, este último en el descuento, maquillan un marcador ridículo. El Mundo Deportivo habla de falta de velocidad y coraje . Neeskens es sustituido en el minuto 66 un tanto magullado.

    Posteriormente, declararía al MD. “Me cosieron a patadas. Cada balón que llegaba a mis pies venía seguido de un golpe, no daban tiempo ni de respirar. Ha sido una lección dolorosa para mí; estoy acostumbrado a jugar, no a que me lo impidan a base de golpes”.




    El sábado 15/9/1974 y en un Nou Camp lleno a reventar, el Barça aplasta al Málaga 5-0. Neeskens bigoleador mediante dos lanzamientos desde el punto de penalty, se lleva los elogios de todos. Martí Farreras escribe en el MD: “El holandés, que es un tipo de jugador un tanto insólito en las filas azulgrana -aquí se ha tendido siempre al técnico, al afiligranado, al científico- es un refuerzo de gran valor en la sorda y sostenida batalla del medio campo. Por su voluntad, por su coraje, por su indesmayable tesón, los graderíos aplaudieron varias de sus intervenciones y fue desde luego una de las figuras del encuentro”.

    Pero ese supuesto refuerzo de gran valor no iba a apuntalar en absoluto a un equipo que, ante el pasmo general, se iba cayendo a pedazos a pesar de haber superado una eliminatoria de octavos de la Copa de Europa ante el poderoso Feyenoord, una ronda en la que había mucho que leer entre líneas.

    El Barça había salvado sin problemas al Voest Linz austriaco en la primera eliminatoria y sobrevivió como buenamente pudo en la ida del Feijenoord Stadion el 22/10/1974 en una noche infernal climatológica y deportivamente hablando, con dos remates de los delanteros holandeses que devuelven los palos, lesiones del guardameta Mora y Asensi y un partido que estuvo al borde mismo de la batalla campal. En realidad no fue inferior el Feyenoord en los dos enfrentamientos para nada. Lo que decide la eliminatoria es la extraordinaria efectividad de Charly en el Nou Camp (5/11/1974) con tres goles de tres ocasiones y que otra vez los palos vuelvan a convertirse por partida doble en aliados del Barça, además de un probable penalty de Neeskens a Van Hanegam cuando este disponía de todas las posibilidades del mundo para colocar el 2-1 en el marcador.

    El 5/1/1975, un gol en propia puerta del defensa De la Cruz significa la derrota en el Bernabeu. Estamos en la jornada 15 y la primera vuelta aún no ha finalizado, pero la Liga se ha puesto imposible. El equipo, muy lejos de reaccionar, entra en una fase esperpéntica y acaba fracasando en todos los frentes en los que anda empeñado, Copa de Europa incluida que es donde más duele.

    Pero antes de la triste noche ante el Leeds United, al equipo le toca vivir situaciones grotescas. En Málaga, la tarde del 9/2/1975, Johan Cruyff protesta reiteradamente la consecución del segundo gol de los andaluces en el minuto 36. Un gol lleno de irregularidades como demostraron las imágenes de TV posteriormente y que fueron detectadas por el asistente el cual levanta el banderín. El árbitro, José Luis Orrantía, se harta del holandés, que no cesa de instarle a que consulte con su compañero, y lo expulsa.

    Siete minutos de reloj tarda el profeta en retirarse a los vestuarios en medio de un escándalo indescriptible y lo hace en compañía de los grises que se vieron obligados a irrumpir en el terreno de juego cuando el show adquiría ya características surrealistas en las que se incluía un supuesto amago de retirada del equipo.

    El Barça acabó perdiendo por 3-2, al profeta le cayó un partido de suspensión y los comentarios al suceso fueron para todos los gustos. El Málaga descendería a 2ª junto con Celta y Murcia.



    Empieza a hablarse del ya denominado como el clan de los holandeses, o sea, de todo el entorno de Johan Cruyff: Cor Coster, su suegro, un joyero de Amsterdam con facilidad innata para los negocios que representaba a la firma “Coster Diamonds” y que desde el primer momento fue el asesor del profeta y pieza capital en su fichaje por el FC Barcelona, obviamente Marinus Michels, su entrenador en el Ajax desde 1965 hasta 1971 y ahora Johan Neeskens, incluido en el clan automáticamente. El gerente del FCB Armando Carabén -cuya mujer Marjolijn Van der Meer, holandesa también, contribuyó a atar no pocos cabos en el traspaso del profeta convirtiéndose en íntima de Danny Cruyff- también era muy afín al grupo.

    En cuartos de final de la Copa de Europa el Barça es bendecido por la fortuna: el adversario son los suecos del Atvidabergs FF que por motivos climatológicos -y a cambio también de una buena compensación económica, todo hay que decirlo-, acceden a jugar los dos partidos de la eliminatoria en el Nou Camp los días 4 y 11 de Marzo de 1975. El equipo, que se encuentra en la fase más lamentable de la temporada, no se cubre precisamente de gloria, pero consigue el acceso a semifinales con dos discretos marcadores de 2-0 y 3-0.

    El Barça no existe en Elland Road el 9/4/1975. Estamos en el partido de ida de la semifinal de la XX Copa de Europa y el guión es el mismo que en Rotterdam seis meses antes, solo que esta vez si hay goles. El Leeds inaugura el marcador muy pronto (m.10) y los barcelonistas se limitan en el resto del encuentro -que se hace eterno-, a sacar agua de una barca que se hunde por momentos.

    El marcador es benigno con el FCB que consigue el empate en una jugada aislada gracias a un golpe franco lanzado por Asensi en el minuto 65. Allan Clarke, a los 78 vuelve a adelantar al Leeds y el marcador ya no se alterará a pesar de los sobresaltos en el área blaugrana que se encadenan en la recta final.

    Neeskens, renqueante, es sustituido poco antes del gol de Clarke por Juan Carlos.

    En el Nou Camp (23/4/1975), el Barça merece, cuanto menos, forzar la prórroga. El gol de Peter Lorimer en el minuto 7 es un golpe durísimo que deja groggy al equipo, pero es finalmente igualado con un cabezazo de Manolo Clares en el 69. Acto seguido, el central Gordon McQueen es expulsado por una estúpida agresión a Clares. En esos últimos 20 minutos en los que el Barça se lanza a por todo, se generan hasta tres ocasiones clarísimas de gol cuyo recuerdo no se borrará jamás para todo aquél que presenció aquel maldito partido. De las tres, dos corren a cargo de un Johan Cruyff que vegeta casi todo el partido en la banda izquierda y cuyo declive de facultades es evidente.

    Cuando acaba el partido, la sensación depresiva que se apodera del barcelonismo es insoportable. No habrá final con el Bayern de Munich en el Parque de los Príncipes de París y aunque faltan todavía 6 jornadas de Liga y el Barça no tiene asegurada ni de broma una plaza europea, el sentimiento generalizado es que la temporada ha terminado. Las expectativas al principio del ejercicio eran demasiado altas para que una Copa del Generalísimo salvara mínimamente el expediente, cosa que tampoco se produjo.



    Los números de Johan II en su primera temporada con el Barça nos hablan de 27 partidos de Liga y 7 en la Copa de Europa con un total de 8 goles, 4 de ellos de penalty. Y un montón de contusiones e incidencias varias que impiden una participación más amplia en el torneo liguero. No es alineado en la Copa por su condición de extranjero.

    A todo esto, Michels acaba su ciclo (21/5/1975). Parece que el presidente, Agustín Montal quiere enderezar un barco que se desvía, “Pretendemos reactivar al equipo y garantizar una amplia continuidad”, y más concretamente, darle un aviso serio a un Johan Cruyff escandalosamente acomodado con su paisano dirigiendo al equipo. Esta es una de las versiones. Circula otra -del periodista José María Casanovas- referida a una supuesta vendetta del clan holandés en la persona de Cor Coster apoyado incondicionalmente por los dos Johan. En realidad, resulta ser una historia de resentimientos que arranca en 1971 y a la que cuesta mucho darle credibilidad como se iba a demostrar solo un año después.

    En cualquier caso, Michels abandona la dirección del FC Barcelona con un punto de rencor: “No voy a comentar la decisión de la junta; para los directivos, el fútbol es un hobby, para mí, no”. La sombra de la Copa de Europa es muy alargada: “Si hubiéramos eliminado al Leeds todo sería distinto”. Y deja una reflexión: “El Barcelona no es un club fácil; su estructura es muy compleja y resulta muy complicado realizar una labor de dirección en todos los sentidos realmente eficaz”. Le preguntan por Sotil: “Al principio de temporada no sabía que iba a permanecer inactivo durante tanto tiempo. Me arriesgué y nadie puede decir si habría dado un rendimiento superior al de Neeskens”.

    Acaba con la frase: “Para que el Barcelona sea campeón de Liga, debe mostrarse muy superior al resto. En este país se dan unas circunstancias que no se dan en ningún otro”.

    Un año más tarde, el clan exigió la vuelta de Marinus Michels al banquillo blaugrana.

    Pero eso ya sería otra historia.







  11. #191
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (4)

    EL CHANTAJE DEL PROFETA (1)



    Hennes Wesweiler (5/12/1919, Erftstadt-Lechenich, Colonia, RFA) es el relevo de Michels en el banquillo del FC Barcelona. Cubre una larga y fructífera etapa desde 1964 a 1975 en el Borussia de Mönchengladbach, un equipo brioso, dinámico y vertical, lleno de notables jugadores, referente de la época y al que una cacicada de la UEFA (*) le impidió discutirle al Ajax de Amsterdam la hegemonía europea en 1972.

    (*) Hablamos de uno de los escándalos más sonados de la historia de la Copa de Europa. El ´Gladbach y el Inter se enfrentan en los octavos de final. Los westfalianos desintegran en la ida a los italianos por un increíble 7-1 en el Bökelbergstadion pero la UEFA anula el partido aduciendo que un impacto que recibió el interista Bonisegna en la cabeza en el minuto 29 de la 1ª parte y que provocó su sustitución, influyó en el resultado final. ¿Botella? ¿Lata? Nunca se encontró nada y las especulaciones fueron infinitas. El 3/11/1971 en un San Siro enardecido se disputa la teórica vuelta y el Inter gana 4-2. El partido de ida, convertido en vuelta, se repitió a puerta cerrada el 1/12/1971 a más de 100 kilómetros de Mönchengladbach (resultó ser en Berlín). Antes, los alemanes son multados con 1.300 francos suizos = 180.000 pesetas de la época y su estadio clausurado por un mes. El partido acaba sin goles y el Inter ganó en los despachos lo que fue incapaz de ganar en el campo.

    Hennes Wesweiler presencia el 8/6/1975 en el Nou Camp el partido de Copa entre el Barça y el Zaragoza. Es entrevistado en las páginas de El Noticiero Universal por José Antonio Loren y además de “Tengo la impresión de que el fútbol español es más duro que el alemán”, declara que “Mi sentido del trabajo está en un término medio entre la autoridad y la democracia”. Y se marca tres objetivos: “Trabajar, compensar defensa y ataque y cantera”. A la pregunta de si le gustan los divos, contesta: “Me gustan los jugadores que rinden”. Se le insinúa si apartaría del equipo a Cruyff en el caso de una supuesta baja forma: “¿Y porque voy a suponer una baja forma de Cruyff ?”.

    El mismo día de la presentación de la primera plantilla del FC Barcelona (22/7/1975), el suegro del profeta, Cor Coster, efectúa unas manifestaciones que dejan al barcelonismo un tanto traspuesto: “Hay ofertas por Cruyff y en Navidad decidiremos”. El contrato del profeta expiraba el 30/6/1976. Pero no acaba aquí la cosa. Cuando se le pregunta por el encaje de Wesweiler en el fútbol español, Coster no se anda con manías: “Este señor viene aquí a ganar mucho dinero y creo que lo menos que se le puede pedir es que sea él quien se adapte al carácter español”.

    Volviendo a su yerno, se le pregunta (Javier Dalmases, de El Mundo Deportivo) por su estado de salud y forma: “Sé que me hace esta pregunta porque cree que no ha rendido esta última temporada igual que la primera y estoy de acuerdo con usted. Pero hay que tener en cuenta una serie de factores que se han producido. En primer lugar, el año pasado, a causa del Mundial no tuvo vacaciones. Además, tuvo en contra los arbitrajes que en los partidos fuera de casa influyeron mucho en su rendimiento”.




    Entre otras muchas cosas, Wesweiler pretende iniciar un rejuvenecimiento de la plantilla. Descarta a Gallego y Juan Carlos. Martí Filosía Sisu, también es baja. Y Sadurní, Rifé y Torres continuarán en el grupo pero serán implacablemente marginados por el técnico alemán. “No hay ninguna limpieza en el equipo”, declara el presidente Agustín Montal y el propio Wesweiler desmiente una supuesta lista negra.

    No hay fichajes excepto el del guardameta Pello Artola, procedente de la Real Sociedad, lo que certificaba el final del largo periplo como blaugrana de Salvador Sadurní, el esperado y celebrado regreso del cholo Sotil y las progresivas incorporaciones de Fortes, Corominas y Mir, del filial, por aquél entonces en 2ª división.

    El Gamper era el barómetro del optimismo barcelonista en aquellos años e ilusiona mucho media hora asombrosa de ritmo y eficacia del equipo ante el Feyenoord en la final del 27/8/1975, ilusiona asimismo, las evoluciones del cholo aunque se le detecta cierto sobrepeso y lentitud, pero golea y eso esconde carencias peores, de momento. Llama la atención la nueva posición de Marcial, jugando de 4 y sacando el balón desde atrás con criterio y calidad, un invento de Wesweiler, así como la incorporación del lateral izquierdo del filial, Miguel Corominas. Incluso se insinúa otro Johan Cruyff, muy inspirado y mucho más participativo.

    En conjunto, todo será un espejismo que se prolongará durante los primeros partidos de Liga para después difuminarse por completo.

    La primera alineación de Hennes Wesweiler en partido oficial con el FC Barcelona es contra el Elche en el viejo Altabix en el arranque liguero la noche del sábado 6/9/1975. Mora; De la Cruz, Marinho, Marcial, Migueli, Corominas, Neeskens, Rexach, Cruyff, Sotil y Asensi.

    Un Barça muy combativo gana 2-3 con dos goles de Sotil y uno de Charly. Mario Marinho se convierte definitivamente en una fijación para Wesweiler, cuando como consecuencia de un estúpido error en la frontal del área genera un penalty que el portero del Barça, Mora, se ve obligado a cometer sobre el delantero local Rubén Cano y que se convertiría en el primer empate del Elche.

    El otro Johan, o sea Neeskens, continúa con sus espléndidos arranques de temporada: abandona en camilla el terreno de juego a los 14 minutos de partido a causa de un hachazo del defensa alicantino, Canós. Y a pesar de todo, tiene suerte porque la movida acaba en contusión cuando se temió por una fractura de costilla.

    En la eliminatoria de UEFA ante los griegos del PAOK van a empezar los problemas de Wesweiler con el vestuario. Antes, tanto Heredia como Marinho, desmienten roces con el míster. Ya se sabe del cariño del westfaliano por todo lo que provenía del Cono Sur. En su libro Ara parlo jo (Ahora hablo yo), Charly Rexach describe la situación vivida en el partido de ida jugado en Salónica el 16/9/1975:

    “Wesweiler era un alemán siempre cabreado y ya desde el principio se veía venir que aquello acabaría mal. En Septiembre jugamos un partido de la Copa de la UEFA en el campo del PAOK de Salónica, un equipo muy flojo, pero que aquél día nos ganó por 1-0. Ya al final de la 1ª parte recibo una pelota en la banda izquierda, la controlo y no me decido a encarar. Me detengo durante unos segundos -que si hago el uno contra uno, que si no lo hago- y aparece Cruyff retrasado unos 15 metros y me grita para que le pase la pelota, cosa que hago justo cuando el árbitro señala el final de la 1ª parte.

    Nos vamos hacia los vestuarios y al entrar en el túnel, oigo a Wesweilwer detrás de mí chillando como un loco evidentemente, en alemán. Nuestro médico, el doctor Bestit, que hablaba perfectamente el alemán se me acerca y me dice al oído: “El míster me ha dicho que ya te puedes vestir y largarte”. Y yo, que no entiendo nada, le contesto: “¿Qué le pasa? ¿Se ha vuelto loco o qué?”. El doctor me insiste en que ya me puedo ir a duchar porque no jugaré la 2ª parte y yo, que no entiendo nada, me voy a la ducha. Cruyff que pasaba por allá me pregunta que porque me estoy duchando y yo le digo que no lo sé, que hable con el entrenador a ver si saca algo en claro.

    De repente, escucho una discusión fortísima. Cruyff, que también hablaba alemán, se estaba peleando con Wesweiler. Resulta que al entrenador lo sacó de sus casillas aquella jugada en que yo, al final de la 1ª parte, no intentara encarar al rival y que hubiera pasado el balón atrás. Decía que si se tenía que hacer el uno contra uno, se hacía y punto aunque se pudiera perder la pelota.

    Hennes Wesweiler lo quería todo o nada. No aceptaba las cosas a medias y esta manera de ser le trajo muchos problemas con unos cuantos jugadores. Aquella discusión en Grecia que duró sobre los 10 minutos, fue la primera enganchada con Cruyff. No sería la última. Al final, la situación se hizo insostenible”.


    El Granada es derrotado en el Nou Camp por 3-0 (5/10/1975) y de milagro no recibe una goleada de escándalo. Uno de los últimos momentos en los que el fútbol del Barça hace creer en algo que no existe.


    En la 8ª jornada (19/10/1975) y en el Calderón, el Atlético de Madrid acaba con el espejismo y devuelve al Barça a la dura realidad en la franja que va desde los 30 segundos de partido (Bermejo, 1-0) a los 6 minutos (Aguilar, 2-0). En el ´89, Salcedo hace el 3-0. Es la segunda derrota del campeonato; la primera se produjo en la 3ª jornada en Bilbao (21/9/1975).

    El 23/11/1975 (jornada 10) el Barça pierde 1-0 en el Benito Villamarín frente al Betis y queda a 4 puntos del Madrid que ocupa la cabeza de la tabla. El profeta sigue a su aire en los desplazamientos durmiendo la siesta en la sombra de la tribuna del campo que corresponda. Inhibiéndose. Además, se lesiona y es baja durante 15 días. El 28/12/1975, un gol de Rexach en el descuento sirve para derrotar al Madrid en el Nou Camp (2-1) y para salvar el interés del posterior desarrollo del campeonato. En aquellos momentos -jornada 15- el Madrid es líder con 22 puntos seguido del Atlético con 21. El Barça tiene 19.

    Al finalizar la jornada 18, la clasificación ha dado un vuelco importante: el Atlético de Madrid va en cabeza con 27 puntos y FC Barcelona y Madrid lo siguen con 24. Es todavía una Liga asequible para el FCB, como se demostrará posteriormente, pero una vez más, la nave será dinamitada desde dentro.

    Wesweiler, al que ya le falta poco para perder la paciencia con el futbolista holandés, declara el 24/1/1976: “Cruyff interesa y es necesario para el Barcelona, si juega en punta”. Es la víspera de un Salamanca-Barça. El partido es miserable y en el MD se leen calificativos como desgana, apatía e inseguridad . Derrota 2-0. Recordemos a los protagonistas: Artola; Tomé, Costas, De la Cruz, Migueli, Neeskens, Rexach, Marcial, Cruyff, Asensi y Fortes. La ruptura entre Wesweiler y Cruyff ya no es un secreto para nadie y su relación ha llegado a un punto sin retorno.













  12. #192
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (5)

    EL CHANTAJE DEL PROFETA (2)

    Llegamos a la fecha fatídica: 8/2/1976, Sánchez Pizjuan, Sevilla. Un Barça que va a la deriva, pierde por 2-0. Poco después del segundo gol sevillista (minuto 70), Wesweiler sustituye a Johan Cruyff y a Heredia por Fortes y Mir. El profeta abandona el campo rumiando venganza. “A Cruyff lo retiré porque estaba jugando mal”, declara el entrenador alemán en la rueda de prensa post-partido. Las consecuencias van a ser devastadoras.

    El 9/2/1976, el futbolista empieza su implacable y sostenida labor de demolición: “No solo no me sorprendió -se refiere a su sustitución-, sino que casi lo esperaba. Desde hace varias semanas sabía que quería quitarme del equipo. Necesitaba una justificación y un culpable para justificar la marcha del equipo. Pero yo no estoy dispuesto a aceptar ese papel. No quiero justificar a nadie. Yo sé cuando juego mal, por ejemplo la temporada pasada, pero ahora no pueden responsabilizarme de nada. He jugado de todas formas: en punta como quería el entrenador y desarrollando mi juego habitual y en ningún caso, el Barcelona ha rendido. En Sevilla no se jugó especialmente mal y si el resultado es negativo, no veo sentido en cambiar a dos delanteros por otros dos delanteros. Mis relaciones con Wesweiler no han sido malas a nivel personal, pero en el aspecto deportivo-profesional son otra cosa. Yo expuse a la directiva mi punto de vista y Wesweiler habla más con los periodistas que con los jugadores. Nunca ha habido diálogo entre él y yo aunque lo he buscado. No tiene ni idea de cómo debe jugar el equipo, no tenemos ni consignas ni instrucciones. Salimos a jugar fuera como si nos fuéramos de camping. Su decisión de Sevilla indica que quiere responsabilizarme y yo estoy jugando en mi línea. El problema del Barcelona es que no hay organización interna. Hablo a título personal porque no quiero involucrar a mis compañeros. Siempre me he llevado bien con mis entrenadores y los he apoyado. Espero los acontecimientos”.


    El profeta sustituido.


    La réplica de Wesweiler no se hace esperar: “Yo hablo con los jugadores y lo que no haré nunca será hablar mal de ellos a la prensa. He dialogado con Cruyff muchas veces. El problema del Barcelona y lo he dicho muchas veces, es que se desenvuelve de una forma muy diferente en casa y en los desplazamientos. En los dos casos tenemos esquema y organización pero lejos del Nou Camp no es rentable. Cruyff quiere jugar como en el Ajax y no se da cuenta de que con las características del equipo eso es imposible. Cuando un diálogo entrenador-jugador no se refleja en el terreno de juego, más vale no insistir. También he sustituido a Rexach y a Marcial y nadie dijo nada. En Sevilla lo cambié porqué estaba jugando mal. No hay otros motivos. Tengo paciencia pero hasta un límite y no necesito buscar responsables. Si Cruyff no quiere hablar conmigo es evidente que no habrá diálogo. También es evidente que el equipo no tuvo éxitos la pasada temporada y esto no significa que Michels fuera un mal entrenador. No es difícil entrenar y conseguir triunfos con este Barcelona pero con Cruyff es otra cosa. Si se entrega, cuento con él. Para mí todo es muy simple: cambié a un jugador que no rendía lo suficiente”.

    A todo esto, el presidente, Agustín Montal, declara que “El Barcelona está por encima de cualquier jugador se llame como se llame”. Y en una nota inmediata, la junta directiva ratifica que “… en aplicación del principio de autoridad, apoya las decisiones del entrenador Hennes Wesweiler como único responsable de la dirección técnica de la plantilla”.

    Solo que el profeta tenía otros planes porque es plenamente consciente de dos cosas que van a resultar determinantes en este lamentable asunto. La primera, que Agustín Montal es un presidente débil y vulnerable hasta la caricatura, como quedará ratificado con toda la crudeza en un futuro inminente. La segunda, que él -Johan Cruyff- a pesar de su desigual rendimiento, consecuencia de su evidente declive, todavía mantiene un altísimo carisma entre el barcelonismo, como también se ratificará en breve.

    Y al saberse caballo ganador, va a jugar muy fuerte para inutilizar y acabar con Wesweiler y hacerse con el control del equipo asegurándose de que en el tiempo que le reste como jugador del Barça, no volverá a producirse una situación semejante. Sin ningún tipo de escrúpulos.

    El 12/2/1976, el profeta anuncia dramáticamente su marcha del FC Barcelona el 30 de Junio: “Me voy, no hay otra solución. Pedí la baja para ahora mismo pero el club quiere que cumpla el contrato. Por la afición me quedaría pero el ambiente se ha hecho irrespirable para mí”. Montal se reitera en que la entidad no entiende de personalismos y que a Wesweiler le quedan dos años de contrato.

    En el entrenamiento en el Nou Camp previo al desplazamiento a Granada (14/2/1976) se congrega una multitud de aficionados que apoyan a Cruyff e increpan a Wesweiler. La escena es penosa y lo peor es que no será la última. En Los Cármenes, el Barça consigue cinco meses después ganar en campo contrario (0-2). La actitud del equipo en general y del profeta en particular, es idéntica a la adoptada en gran parte del campeonato; lo único que cambia es el marcador. José Antonio Loren en El Noticiero Universal del 16/2/1976, lo explica claramente:

    “Cruyff, igual. ¿Mejoraría su juego y multiplicaría su esfuerzo? ¿Mantendría su misma línea en campo contrario? Como si poco o nada le hubiera afectado lo acontecido esta semana, se mantuvo en su mismo nivel en sus aisladas acciones. Se basó como siempre, en una actitud gesticulante, dirigiendo al equipo, pisando el área en contadísimas ocasiones”.



    El miércoles, 18/2/1976 se produce uno de los episodios más grotescos de la historia del Barça. Una manifestación supuestamente espontánea en apoyo a Cruyff en La Masía (*). Se encuentra allí el presidente Montal, que se ve obligado a reunirse con representantes de algunas peñas, a escuchar gritos en su contra, de su junta, de Wesweiler y a contemplar pancartas insultantes contra el entrenador alemán. Con Montal también se encuentran los directivos Jaume Rosell y Joan Granados que capean el temporal como pueden. Su principio de autoridad empieza a resquebrajarse: “Vosotros queréis a Cruyff y yo también”. Como escribió Julio Carmona en El Mundo Diario del 19/2/1976: “Ayer por la tarde, Cruyff, desde su casa, marcó el gol del año”.

    (*) A principios de aquella temporada, el FC Barcelona había abandonado el chalet del Pasaje Méndez Vigo para trasladar todo su corazón administrativo entre La Masía y posteriormente, en La Siberia, denominada así por encontrarse junto a la pista de hielo, al lado del Palau Blaugrana.

    “La afición está conmigo. Contra el Atlético de Madrid lucharé más que nunca” (Johan Cruyff, 19/2/1976). Hennes Wesweiler debió dimitir en aquél momento. Traicionado por su presidente y por su jugador más importante, habría evitado tragarse unos cuantos sapos más. El profeta comunica a Agustín Montal que debido a las circunstancias que se han producido en los últimos días, reconsidera su decisión de no renovar su contrato con el FC Barcelona el 30/6/1976. A todo esto, su suegro, el amigo Cor Coster, hace días que pulula por Barcelona, es obvio explicar el porqué.

    Y el Atlético que llega al Nou Camp (22/2/1976) todavía como líder después de dos tropiezos consecutivos en Gijón y Salamanca. El Barça levanta un temprano gol de Gárate y se acaba imponiendo en un apasionante partido gracias a los goles de Asensi y Marcial. El Madrid -que también acaba de atravesar una pájara de cuidado-, recuperará el primer puesto porque supera a la Real Sociedad en el Bernabeu por 1-0. Suma 33 puntos, 32 el Atlético y 30 el Barça. Es la jornada 23. La última en la que el FCB mantendrá todavía aspiraciones reales de alcanzar el título.

    ¿Se habrá enderezado definitivamente el equipo? La respuesta llega con toda su crudeza la tarde del 29/2/1976 en Santander y en el viejo Sardinero. El Racing lo derrota por 2-1. El gol del Barça lo consigue Mir a un minuto del final. La misma película, el mismo final: a los cántabros les sobró ambición y al Barça le faltó convicción.







  13. #193
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    COMO SE DESTRUYE UN EQUIPO CAMPEON (y 6)

    EL CHANTAJE DEL PROFETA (y 3 )




    El profeta es baja ante el Oviedo en casa (7/3/1976) y Hércules como visitante (14/3/1976), por una tendinitis “que arrastro desde hace seis semanas”. Al finalizar la jornada 26, el Barça cae a la 3ª posición con 33 puntos superado por el Atlético que tiene 34 -y que acaba de perder en Santander- y por el Madrid que sin hacer nada del otro mundo, aprovechándose de los regalos constantes de sus dos rivales, ya tiene 39. Faltan ocho jornadas y la sensación es que la Liga está liquidada. A todo esto, Cruyff reaparece en la vuelta de la eliminatoria de cuartos de final de la Copa de la UEFA contra el Levski Spartak (14/3/1976). El Barça, que había goleado a los búlgaros en el Nou Camp por 4-0 (3/3/1976) pierde por 5-4 en un encuentro enloquecido.

    El sorteo de semifinales empareja al FC Barcelona con el Liverpool. Pero antes (27/3/1976), el equipo vuelve a ser derrotado en un desplazamiento, esta vez en El Insular de Las Palmas: 3-1. Tres días más tarde en el Nou Camp (30/3/1976), una asistencia de Keegan a Toshack en el minuto 13 significa la victoria de los ingleses (0-1) y coloca al Barça y a su entrenador en una situación límite. Se pueden leer cosas como: “Al equipo le sobró ilusión pero le faltó cohesión”. La que sería última alineación de Wesweiler en el Barça: Mora; Tomé, Migueli, Marcial, Corominas, Neeskens, Rexach, Cruyff, Mir (Clares), Asensi y Fortes. A partir de ahí, todo se precipita.

    24 horas después de la derrota europea, se reúnen Agustín Montal y Johan Cruyff llegando a un acuerdo para la renovación del futbolista holandés siempre y cuando Hennes Wesweiler -que es ajeno completamente a estos movimientos y cuya relación con el profeta es absolutamente nula- presente la dimisión el 30 de Junio. El entrenador germano, que está en la Costa Brava, al tener conocimiento (2/4/1976) de lo que se ha cocido a sus espaldas a través de una emisora de radio, no espera al 30 de Junio: “Cuando me enteré de que Cruyff había renovado, y como no veo posible seguir trabajando con él, presenté la dimisión. Me han llevado a un callejón sin salida”.

    Wesweiler se despidió de todos los jugadores esa mañana a excepción de Cruyff -“El señor Wesweiler no me ha dicho nada”- y con un punto de cinismo, añade que “Su marcha y mi continuidad en el Barcelona son dos cosas distintas”. Montal, cuyo prestigio había descendido al nivel del subsuelo, dice que “Asumo la plena responsabilidad de la decisión”.



    Será Laureano Ruiz, un hombre muy importante en el fútbol base del Barça en aquellos años, quien dirigirá al equipo hasta el final de temporada. Para el profeta, ningún problema. Su problema real era Wesweiler y lo eliminó. Laureano Ruiz sabe que su cargo es temporal y no se complicará la vida en los diez partidos oficiales en los que se mantendrá al frente del primer equipo, o sea: seis de Liga, la vuelta de la UEFA contra el Liverpool en Anfield y tres de Copa antes de que el Atlético de Madrid acabe con la temporada del FCB eliminándolo de la Copa el 5/6/1976.

    El profeta renueva el 13/4/1976 por una temporada. Lo hace entre la derrota en Sarriá por 3-0 (11/4/1976) y el 1-1 en la vuelta de la semifinal de la UEFA en Anfield (14/4/1976) insuficiente para acceder a la final. Se habla de 26 millones de pesetas. El equipo sigue dando tumbos hasta la conclusión de la campaña y junto con el Atlético, siguen haciendo muy apacible la vida del Madrid que no recibe ningún sobresalto en el último tercio del campeonato, excepto cuando el Barça vence en el Bernabeu el 30/4/1976 por 0-2 y consigue retrasar en una jornada el alirón blanco. Al final, lo inevitable, el Madrid será campeón con 48 puntos, el FCB acabará con 43 y el Atlético de Madrid, el gran favorito en la franja central del torneo, será tercero con 42 tras un declive imparable.






    El 4/5/1976 la noticia salta a los medios: Michels vuelve al FC Barcelona.

    El 5/5/1976 El Mundo Deportivo revela que hubo una reunión en Aiguafreda -una localidad a 51 kms.de Barcelona-, entre el profeta y Marinus Michels cuatro meses atrás, cuando las diferencias entre Wesweiler y Cruyff ya se manifestaban insalvables. Hablamos de finales de Diciembre de 1975 y el futbolista holandés está convencido que tarde o temprano se producirá el choque con el entrenador y que Agustín Montal deberá decidir entre uno u otro.

    La reunión la propicia el suegro del profeta, Cor Coster, en el chalet que el matrimonio Michels había comprado en su anterior etapa como entrenador del Barça. En ella, deciden reanudar su relación interrumpida meses atrás. Hay dos opciones: o lo hacen en el FC Barcelona o en el Ajax de Amsterdam. Cruyff pacta con Michels en el sentido de que si él gana su guerra particular con Wesweiler aconsejaría a Montal su contratación por segunda vez como entrenador. Y es muy fácil adivinar el sentido de la palabra aconsejar en este caso. Si perdía la batalla, es decir, si Agustín Montal aplicaba el principio de autoridad al que se refería en un principio, volvería a Amsterdam y se encontrarían ambos de nuevo en el Ajax.

    Esa reunión en Aiguafreda se produjo con toda seguridad porque el 28/12/1975 el Barça jugaba en el Nou Camp contra el Madrid y Michels -que en aquellos momentos era director técnico del Ajax- asistió al partido, declarando al final del partido encantado de la vida que “Ha ganado el que yo quería”. Es muy posible que Agustín Montal viviera al margen de todas aquellas conspiraciones y no detectara nada anormal en la presencia de Michels en Barcelona.

    Volviendo al 5/5/1976, Montal declara como no podía ser de otra manera que “Michels es el hombre idóneo en estos momentos, sobre todo porque no queremos vivir los mismos problemas que en esta temporada”. Y Michels : “Quiero terminar felizmente el trabajo que empecé”. Cuando al profeta se le insinúa que tras el regreso de Marinus Michels está la sombra del clan holandés, dice que “Eso es una tontería. Michels ha vuelto porque el presidente lo ha querido”.



    Sea como sea, la destrucción del equipo campeón de 1974, había concluido. La Revista Barcelonista en su editorial correspondiente al nº 599 del 21/9/1976 bajo el titular ¡Vaya presente … y vaya futuro! comentaba:

    “Tal y como están las cosas, si el presente nos preocupa, el futuro nos pone la carne de gallina. Y pensamos que lo mejor es quitarnos la venda de los ojos y afrontar con toda realidad y crudeza ese preocupante futuro que el Barça nos ofrece”.

    “Para nadie es un secreto que en las filas barcelonistas existe un lote de jugadores cuya vida deportiva está llegando al ocaso. Y no es ni necesario citar nombres”.

    Y ojo como justifica las ausencias del profeta en determinados partidos:

    “Si pudiera ser sincero a buen seguro diría que lo que está viendo en el equipo azulgrana jamás lo había visto en su larga trayectoria como jugador. Y en el fondo, comprendemos que en muchas fases del partido “se vaya”, porque otros antes, ya lo han hecho".

    “Y nace otro problema de futuro que involucra al club, un club que ha demostrado no tener un duro y que para afrontar la necesaria e imprescindible renovación de la plantilla, va a pasarlas canutas. Vamos a ver el puerto que busca el Barça para salir del atolladero en el que está metido; sin apenas jugadores con futuro y con números rojos en su economía”.

    Johan Cruyff le arrancó otra renovación a Montal en Mayo de 1977 por la misma cantidad que lo hizo un año antes. Sobre los 52 millones en dos temporadas. En Junio de 1978 y tras una temporada llena de problemas físicos se despidió como jugador del Barça y emprendió la aventura USA.

    180 partidos = 60 goles. Campeón de Liga en 1974 y de Copa en 1978.

    Agustín Montal no se presentó a la reelección. En el verano de 1977 anunció que dejaba la presidencia a final de año. Su legado básicamente constaba de una situación deportiva caótica y una situación económica dramática. La Revista Barcelonista que, excepto en algunos tramos de su mandato, lo combatió tenazmente desde que en Diciembre de 1969 accediera al cargo, tituló: “Montal se fue ocho años tarde”.

    Hennes Wesweiler se marchó al Colonia donde siguió ganando títulos y se permitió el lujo de descubrir a un talento que mientras desparramaba calidad a toneladas, su cerebro padecía episodios de cortocircuitos: Bernardo Schuster.

    Marinus Michels dejó el Barça al mismo tiempo que el profeta, en Junio de 1978, por lo que Johan Neeskens se convirtió en el único representante del clan holandés aunque solo fuera por una temporada. Johannes Jacobus Neeskens disputó entre 1974 y 1979, 183 partidos oficiales con el FC Barcelona. Marcó 44 goles. Campeón de la Copa del Rey en 1978 y de la Recopa de Europa en 1979. Llegó con 22 años y se fue con 27 también a la aventura americana. Le sustituyó el danés Allan Simonsen.

    ¿El Barça? Complicado. Las dos temporadas que completó Michels en su ciclo final, fueron la desesperante repetición de todos los males que aquejaban al equipo incluyendo además, el ingrediente de un colectivo que se caía a pedazos. Sin duda, una de las etapas más tristes y oscuras de la historia moderna de la entidad.


    Conclusión: siempre hizo su santa voluntad.

    Fuentes:

    Hemeroteca El Mundo Deportivo
    Mundo Diario (1976)
    El Noticiero Universal
    "Cróniques del Barça 1899-1992" editorial G&A
    "El libro de oro del Barça 1899 - 1995"
    "Revista Barcelonista"
    Revista “Barça”.
    Boletín del FC Barcelona
    MD 22/5/1975 Cese de Michels
    Enciclopedia Mundial del Fútbol. Editorial Oceano 1981.
    "Ara parlo jo", Charly Rexach, 2008
    50 años del Barça en Europa 1955-2005. David Salinas.
    75 años en blau i grana. Alfonso Soteras/Alex Botines, 1974.







  14. #194
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    1976-77: del “¡Manolo marca ya!” a Barbara Rey (1)


    19/9/1976: Barça 3 - Madrid 1. Mora, Ramos, Neeskens, Amarillo, Costas, Migueli, Heredia, Marcial, Cruyff, Asensi y Rexach.


    Reclamado por el clan holandés, ha vuelto Marinus Michels para dirigir al FC Barcelona en la temporada 1976-77. “Será un Michels diferente -aseguraba Agustín Montal-. Pienso que el año que ha estado fuera del Barcelona le ha sentado bien. Una vez renovado Cruyff, había que intentar que el próximo técnico le sacara todo el partido posible. Y ese técnico es Michels”.

    Y Michels declara el día de la presentación de la primera plantilla que “Sin un goleador, todo es más difícil”. Ese goleador era Enrique Castro Quini, por el que el Barça efectúa una oferta que ronda los 50 millones de pesetas. Todo apunta a operación exitosa, entre otras cosas, porque el Sporting de Gijón había descendido a 2ª la temporada pasada. Pero el presidente asturiano, Angel Viejo, se niega rotundamente al traspaso del futbolista, protegido por la clausula de retención vigente en aquellos años (*). Y por mucho que Quini se lamente: “Era la oportunidad de mi vida; no hay derecho que a un futbolista se le impida progresar”, el delantero dará sus mejores años al Sporting que, finalmente, accederá a traspasarlo al Barça en el verano de 1980 ya con 30 años y por 82 millones de pesetas.

    (*) Cosa que no hace con Ignacio Churruca en esos mismos días: es traspasado al Athletic por 38 millones. Nunca sabremos como se hubiera desenvuelto el Barça en aquellos años con un Quini en su plenitud jugando junto al profeta. La verdad es que Quini llegó cuatro años tarde.

    En un partido de homenaje celebrado el 1/9/1976, el barcelonismo despide a tres hombres de la casa: Salvador Sadurní, Joaquín Rifé y Toni Torres después de una larga trayectoria en el club.

    Sadurní (1961-1976), guardameta. 330 partidos oficiales.
    Rifé (1964-1976), extremo reconvertido en lateral. 402 partido oficiales. 37 goles.
    Torres (1965-1976), siempre en faenas de contención, disputó 360 partidos oficiales con el FCB. 4 goles.

    Los tres fueron titulares indiscutibles en el título liguero de la temporada 1973-74 y en la mítica final de las botellas de 1968, que el Barça acabó ganando en el Bernabeu y contra el Madrid. También campeones de la Copa de Ferias en 1966. Sadurní formaba parte de la plantilla cuando el club ganó la final de Copa de 1963 al Zaragoza.

    Las novedades vendrán dadas por el ascenso de los futbolistas del filial, el defensa Javier Olmo y el centrocampista José Vicente Sánchez, el lateral derecho, Papitu Ramos procedente del Español y de Amarillo, banda izquierda finalmente reciclado en defensa, con doble nacionalidad uruguaya /española.

    Alfredo Amarillo Kechichian era un personaje muy particular. Con 23 años consiguió adueñarse del lateral izquierdo ganándose la confianza de Michels, que ya es decir. Su caída coincide con el desplome del equipo a partir de Febrero de 1977. Cabeza complicada. Diariamente se dedicaba a visitar la tumba de su paisano Julio César Benítez en el cementerio de Las Corts quien le hablaba -según Amarillo-, desde el más allá. Mal rollo. Después de pasar por el Salamanca y Español, volvería a su país con tan solo 28 años y acabaría en un centro de salud mental.

    Agustín Montal, una vez el Sporting ha rechazado la oferta por Quini, da por terminado el tema de las incorporaciones porque “no vamos a fichar por fichar”. El Barça se queda sin el delantero que reclama Michels y encima, el cholo Sotil está apurando sin remedio sus últimos tiempos como jugador del FCB.

    La Liga empieza en el Nou Camp el 5/9/1976 con goleada ante la UD Las Palmas. Dos goles de Cruyff y otros dos de Heredia y Manolo Clares. Este último completaría la mejor temporada de las cinco en las que se vistió la camiseta del Barça, consiguiendo 22 goles incluida su noche particular de gloria ante el Valencia anotando 5 veces.


    Manolo goleando en Sarriá (19/12/1976).

    Como si de un virus de lo grotesco se tratara, los dos primeros desplazamientos -Santander y Málaga, equipos de perfil tan bajo como que los primeros se salvaron del descenso por 1 punto y los segundos descendieron a 2ª muchas jornadas antes del final-, se saldan con derrota por 1-0. La eterna sensación de ridículo. Y en medio, lo que son las cosas, en uno de los partidos más completos de la temporada con un lleno explosivo en el Nou Camp (19/9/1976), el Barça supera al Madrid por 3-1 con tres goles bellísimos de Marcial, Cruyff y Heredia. La bipolaridad en todo su esplendor.

    Un cabezazo de Manolo Clares en el minuto 87 rescata al Barça de meterse en una situación absolutamente sonrojante ante el débil Os Belenenses portugués (29/9/1976) en la vuelta de una eliminatoria de UEFA en la que el equipo es incapaz de imponer su superioridad ni en Lisboa ni en Barcelona (2-2 y 3-2).

    El Barça se reactiva temporalmente contra el Salamanca en el Nou Camp (3/10/1976) y sobre todo en San Mamés (16/10/1976) en la 6ª jornada, venciendo 1-3: Martí Farreras, MD, escribe “Cruyff, portentoso, tan sabio como siempre pero con una ilusión y combatividad que no desmayaron jamás”. Cierto: consigue el primer gol en jugada individual y asiste a Neeskens y Clares en los otros dos, siempre infiltrándose por banda izquierda. El Barça es líder por primera vez por mejor coeficiente empatado a 8 puntos con Valencia y Atlético de Madrid.

    No obstante, llegará otra etapa de dudas y algún incendio doméstico sofocado a duras penas, con la trabajada victoria en el Nou Camp ante el Lokeren belga (2-0) en la ida de la segunda ronda de la UEFA, una derrota inapelable en el Vicente Calderón frente al Atlético de Madrid (24/10/1976) que liquida el partido en la primera parte (3-1) y sobre todo, el empate a uno en el Nou Camp ante el Hércules (31/10/1976) que incluye un penalty fallado por Neeskens a solo 3 minutos de final.

    Y el 4/11/1976, en Lokeren, los belgas se adelantan con dos goles y el Barça se tambalea hasta que un gol del profeta en la 2ª parte, salva la eliminatoria.
    A partir de ahí, el Barça va construyendo un edificio en apariencia sólido en una racha importante de aciertos aunque con contradicciones: vence a domicilio al Sevilla (0-1) al Español (2-3) y al Betis (1-3), pero es incapaz de derrotar en sus desplazamientos al Zaragoza y al Celta de Vigo -dos equipos que descenderían- en dos partidos que acaban sin goles.

    En el Nou Camp supera al Burgos (3-0), Valencia (6-1), Real Sociedad (2-1), Elche (4-1) y Racing (7-0), además de desintegrar al Östers IF Vaxjoe sueco por un global de 8-1 en la tercera ronda de la UEFA.

    El liderato se recupera en la jornada 12 (28/11/1976) después de aplastar al Valencia en el Nou Camp en la noche de las cinco dianas de Manolo Clares y del espectacular gol de Alfredo Amarillo de una volea impresionante a centro pasado desde la derecha de Charly, considerado por Eurovisión como el gol del mes en Europa. Una posición que conservará durante bastantes jornadas a pesar de la absurda derrota en El Insular de Las Palmas por 2-1 (15/1/1977) cuando el profeta a muy poco del final pierde una balón en zona defensiva - ¿qué hacía ahí?-, originando el gol de la victoria canaria.


    El cabezazo de Cruyff que valió el empate en el Bernabeu la tarde del 30/1/1977. En la imagen, Manolo Clares, Sol y Camacho. El 4 es Pirri.

    Y llega la visita al Nou Camp de un Málaga, colista, con solo 11 puntos, medio desahuciado que además, viene de perder en La Rosaleda contra el Athletic 0-3. Es el 6/2/1977, jornada 21 y justo cuando no tiene porque pasar nada, resulta que van a pasar muchas cosas.

    Michels alineará a Mora; Ramos, Migueli, Olmo, Amarillo, Sánchez, Neeskens, Asensi, Marcial (Rexach), Cruyff y Clares.

    Va a arbitrar el partido un tal Ricardo Melero Guaza, del colegio madrileño que ya desde el principio, adopta un comportamiento cuanto menos, extraño. En realidad, es la historia de la progresión de una crispación masiva que acaba en imparable tormenta. El Málaga se harta de sacudir y Melero no se entera. Cruyff abre el marcador en el minuto 18, pero el Barça no acaba de asentarse.

    Melero tampoco se entera del claro remate con la mano del malaguista Esteban -que meses después sería jugador del FCB- en el minuto 25 que significa el gol del Málaga e ignora las protestas de los jugadores del Barça, amonestando al portero, Pedro Valentín Mora.

    Además, ante el pasmo general de un Nou Camp que empieza a desquiciarse, añade por su cuenta y sin motivo, siete minutos a los primeros 45.

    Tras el descanso y de rebote, Neeskens adelanta al Barça en el marcador en el minuto 59 y posteriormente, Melero deja sin sanción un claro penalty a Cruyff. Poco después, invalida un gol al futbolista holandés por una supuesta falta previa que nadie vio en un Nou Camp comido por los nervios y que explota poco después.

    A todo esto, el público también la toma con Marcial que lleva una tarde desdichada. El futbolista se harta y en decisión no muy corriente, pide el cambio a Michels que lo sustituye por Rexach. Es el minuto 70.

    En el minuto 75, Cruyff le protesta al árbitro unas manos de un defensa del Málaga dentro del área. Recibe primero una tarjeta amarilla y en rápida sucesión, la roja. Según Melero le dijo: “Eres un hijo de la gran puta , y así lo transcribió el colegiado en el acta. El profeta asegura que se dirigía a Manolo Clares, diciéndole: “Manolo marca ya”, algo dudoso en extremo.

    A través de los años, siempre mantuvo, más o menos, la misma versión. Medio en serio, medio en broma, cuando se le ha sacado el tema, siguió manteniendo una cierta ambigüedad sobre lo sucedido aunque según las fuentes consultadas, exista alguna que otra en la que consta que lo reconoce: Le dije hijo de la gran puta con todas las letras”. Pero inevitablemente, la frase dedicada a Manolo Clares, entraría a formar parte del imaginario del barcelonismo en una de las jornadas más nefastas vividas en el estadio.

    El bueno de Manolo lo alimenta cuando en el MD del 9/2/1977, declara más allá de sentirse muy triste por lo sucedido que “… le mostraron tarjeta amarilla (al profeta) y mientras el árbitro anotaba su nombre, Johan se dirigió a mí, diciéndome que me fuera más a la izquierda, que marcara más por aquella parte. Entonces, el árbitro le enseñó la tarjeta roja diciéndole que a él nadie le llama dos veces seguidas hijo de puta. Y no se apartó de ahí aunque Johan le insistía en que solo hablaba conmigo”.



    El mítico gol del boquerón Esteban en el Nou Camp.







  15. #195
    Inicio
    16 Jun, 09
    Lugar
    Barcelona
    Posts
    9,598
    Premios: 0
    Euros
    5,320.10
    Banco
    0.00
    Total Euros
    5,320.10
    Donate  
    Un cañita para un villano de los de pedigrí!!! - elmatxetas  Para un gran villano, para un gran aficionado Premier... para un gran forero!!! - pms25  Un dulce para este momento tan amargo?Saludos jefe. - Quagmire  Felices fiestas figura,disfruta de los tuyos  y espero que todo vaya a mejor. - Quagmire  A tu salud, feliz 2015 - Palmatoria 
    Reconocimiento merecido para uno de los mejores foreros con los que he compartido plataforma. Feliz año nuevo crack! - Nevermind  Otra para tí. Gracias a muchos de vosotros por el trato que me habeis dado en esta comunidad. - romano  Pues la botellaca de champán para Reyes la pongo yo. Un saludo crack, y feliz año!! - elmatxetas  La quinta, compañero. A disfrutarla! - Edu  ¡Felicidades por la 24 liga! - romano 

    Predeterminado

    1976-77: del “¡Manolo marca ya!” a Barbara Rey (y 2)



    … dijo Melero.

    El Barça acaba ganando el partido, pero los daños colaterales van a ser terroríficos. Al final hay una invasión de campo con agresión al árbitro que llega a duras penas y sangrando al vestuario, cargas policiales, decenas de heridos y la repetición de una modalidad de vandalismo que se puso de moda la famosa noche de Guruceta el 6/6/1970: la quema de unidades móviles de Televisión Española.

    Al profeta, en principio, le cae un partido de sanción, a la espera de un careo con Ricardo Melero dado que el Comité de Competición quiere llegar al final del asunto. El Barça es multado con 200.000 pesetas y el Nou Camp es apercibido de cierre. Posteriormente, al futbolista holandés le caen 3 partidos de sanción porque los jugadores del Málaga Aráez, Vilanova, Castronovo y Requejo, confirman los insultos que constan en el acta de Melero, el cual, harto del trato que le ha dispensado tanto el Comité de Competición como el Comité de Arbitros, abandona el arbitraje por siempre jamás. Es una buena noticia para todos.

    Y claro, el equipo se derrumba. Un gigante con los pies de barro que entra en una espiral autodestructiva que nadie es capaz de detener. Van a ser seis partidos consecutivos en Liga sin ganar en los que se deja, primero el liderato, y posteriormente, el título. Dos derrotas en Salamanca (2-0) y Burgos (1-0) -equipos que evitarían el descenso por los pelos-, otra en el Nou Camp después de cuatro años sin perder ante el Athletic (0-2), un empate (1-1) contra el Atlético y Sevilla (3-3) también en casa y otro empate (2-2) en Alicante contra el Hércules el día que el profeta reaparecía después de su sanción.

    El Atlético de Madrid, que no se libró de cometer varios errores, alguno de ellos de consideración, se vio muy favorecido por la siniestra racha del Barça, proclamándose campeón una jornada antes del final empatando en el Bernabeu (1-1). Acabó la Liga perdiendo el último partido en el Vicente Calderon frente al Valencia por 2-3. Sumó 46 puntos por 45 el FC Barcelona.


    Cruyff y Gómez los capitanes en el Burgos - FC Barcelona. En el centro, el árbitro Fernández Quirós.

    El Barça iba a cumplir su nefasto ciclo de seis partidos sin victoria, en los que de 12 puntos posibles, solo iba a lograr 3, en El Plantío, el feudo del Burgos el 20/3/1977. El campo está en muy mal estado, abundante chocolate especialmente en la zona central y un rebote en Neeskens que propicia el gol del Burgos en el primer minuto de la 2ª parte.

    A dos minutos del término, un penalty señalado por el colegiado andaluz, José María Fernández Quirós, por una mano de un defensa burgalés en la misma línea de gol y que Johan Cruyff enviará al poste, desatará una tormenta al final del partido de proporciones dantescas, con invasión de campo, agresiones varias y la intensiva participación del presidente del Burgos, Antonio Martínez Laredo, que saltó al campo con intenciones directamente delictivas por mucho que asegurara posteriormente con una buena dosis de cinismo que “Solo quería defender al colegiado”.
    Los recuerdos de Fernández Quirós:

    “Si Cruyff no lanza aquel penalty al poste, no sé si hubiera podido salir de allí. Cuando se tiró al campo, yo ni le había reconocido, llevaba (Martínez Laredo) un gorro puesto, que se le cayó al correr, y entonces, por la calva, ya le conocí. Me lanzó un golpe, yo tiré otro... había muchísima gente y un revuelo del demonio”.

    “En el túnel, alguien me pegó por detrás, yo respondí... y le aticé al pobre utillero del Barcelona, que pasaba por allí y nada tenía que ver. Fue un sainete de Primera Regional, en un campo de Primera División. También me agredió Ruiz Igartúa (jugador del Burgos), con una patada por detrás, y como yo no sabía quién había sido, expulsé a Palmer (otro jugador del Burgos). Después, el Comité vio las imágenes y castigó a Igartúa”.

    “Me denunció a mí y a mis jueces de línea, porque uno de mis asistentes le dio un banderazo en la cabeza cuando vio que me estaba agrediendo. Le hizo un chichón, y nos denunció”.

    Martínez Laredo sería suspendido por 6 meses, Ruiz Igartúa con 10 partidos y el Burgos multado con 150.000 pesetas con amenaza de cierre del campo.


    Martínez Laredo.

    Pero el partido de El Plantío, aparte de generar toda esta crónica de sucesos y de dejar al Barça prácticamente sin opciones de título -en esa jornada 27, el Atlético había derrotado al Betis en el Calderón por 3-1 y ya abría una brecha de 4 puntos (37-33) que se antojaba insalvable-, iba a ser asimismo el prólogo de otro escándalo con muy lamentables consecuencias y que afectaría directamente al FC Barcelona.

    Recuperado parte del capítulo 6 de El mundo de Charly en Memorias del Barça (12/6/2016), para situar los hechos:

    El equipo no se queda en Burgos a dormir, sino que se desplaza a Madrid donde llega ya de madrugada. Poco después, en una discoteca se organiza una gresca de mucho cuidado cuandoCharly Rexach es sorprendido en compañía de una de las actrices del momento, Barbara Rey, tomando una copa. También están presentes Marcial y Neeskens. Charly ya había tenido no hacía mucho, serios problemas en una conocida discoteca de Barcelona al ser descubierto con la misma actriz, no pasando entonces la cosa a mayores porque disfrutaba de su día libre.

    Resulta que aparece un fotógrafo para plasmar la escena y recibe dos puñetazos de Charly que antes, le había pedido que respetara su intimidad, y se genera el alboroto. El informador gráfico acabó denunciando la agresión en la comisaría. 24 horas después, el incidente ya había saltado a los medios y Michels estaba hecho un basilisco: “Es un insulto al club y a la afición. Les falta responsabilidad y merecen una fuerte sanción”. Se refería solo a Rexach y Marcial, porque cuando la noticia explota, Neeskens estaba en el avión para incorporarse a la selección holandesa.

    La Comisión Ejecutiva del FCB impuso a los tres jugadores una multa de 100.000 pesetas. Charly y Marcial fueron apartados del equipo. De hecho, ya no jugaron ni un solo partido más en lo que restaba de temporada. Y por si fuera poco, ambos estaban pendientes de renovación, algo que Neeskens ya había solucionado poco antes. Charly lo tenía muy claro: “No nos escapamos de la concentración. Teníamos permiso hasta las tres y media (*). Hasta dentro de dos semanas no tenemos partido; es increíble organizar un escándalo como este”.

    (*) ¿Permiso de quien? De Michels, seguro que no.

    Marcial no se andaba por las ramas y rajaba: “Mi desgracia ha sido tener que soportar cinco años a un entrenador como Michels. Se acabó. Este señor no va a hundir mi prestigio como si yo fuera el único responsable de unos fracasos deportivos que en primer lugar le incumben a él. Aquí hay grandes discriminaciones. Por un lado está el holandés (*) y por el otro, el resto. O él o yo”.

    (*) Cruyff, claro.

    Y ahí va Charly : “Ya hace unos años, el señor Michels cargó sobre determinados jugadores la responsabilidad de una derrota porque habíamos tomado champaña en un hotel (*). Esto es manía persecutoria. Ahora nos quiere tirar a la afición encima para que nos considere culpables de no haber ganado la Liga. Por ahí no paso. Me ha tenido de suplente una pila de partidos y me saca en Burgos en un barrizal, y si no se gana, los culpables somos los de siempre. Está claro que con Michels en el club, ni Marcial ni yo podemos seguir. Soy barcelonista hasta el tuétano de los huesos, pero esta situación es insostenible. Si él continúa, yo me voy”.

    (*) Sevilla, 1973.



    Bastantes años después, en su libro Ara parlo jo, Charly da su muy particular punto de vista sobre los sucesos:

    En la segunda etapa de Michels como entrenador nos entendimos mucho mejor que en la anterior. Pero este buen rollo no evitó que se produjera una de los episodios más negros de mi carrera deportiva, que estuvo a punto de provocar mi marcha del Barça”.

    “Aprovechando la estancia en Madrid, algunos jugadores decidimos salir a tomar unas copas. Salí con Marcial, Neeskens y posiblemente con algún compañero más que ahora no recuerdo. Fuimos a la discoteca Cerebro donde nos encontramos por casualidad con algunos famosos del mundo del espectáculo”.

    “De repente, se acercan un par de fotógrafos con las cámaras. Así los veo me pongo en guardia, porque no tengo ningunas ganas de que me hagan fotos en esa situación. Les pido que no me fotografíen y los fotógrafos dicen que no lo harán, que estemos tranquilos. Entonces, empiezo a escuchar un ruidito de “clic, clic, clic”. Disparaban las cámaras. Me levanté hecho una furia y me lancé encima de ellos a puñetazos y a intentar quitarles las cámaras, cosa que por cierto conseguí”.

    “A la mañana siguiente, la noticia corrió como la pólvora y el escándalo fue sonado. Un jugador del Barça de copas en una discoteca dando hostias a un fotógrafo delante de todo el mundo. Seguramente, yo actué mal, especialmente por no ser lo bastante discreto, pero aquél incidente le sirvió al entrenador y a la directiva para desviar la atención de los problemas deportivos del equipo”.

    “Me echaron mucha mierda encima. Yo me había equivocado pero la reacción había sido desmesurada, sobre todo por parte del club. De entrada, a los tres, nos pusieron una multa de 100.000 pesetas, pero después vino lo peor. Tras unas declaraciones que hicimos Marcial y yo quejándonos del trato recibido y del papel del entrenador en aquella polémica, nos apartaron del equipo durante tres meses”.

    “Nos hacían entrenar en solitario en el estadio Serrahima de Montjuich y ya no jugamos ningún partido más aquella temporada. En un momento dado, me dijeron que si pedía perdón públicamente, se resolvería la situación. No acepté aquellas condiciones. Yo no tenía que pedir perdón a nadie”.

    “Aquella situación que yo encontraba injusta por lo desmesurada, me hizo plantear mi futuro en el Barça. De hecho, quería marchar. Tenía ofertas del Valencia y del Atlético de Madrid. Marcial llegó a un acuerdo con el Atlético y se marchó, pero mi caso era mucho más complicado”.

    “Pienso que el club se acojonó. No podía permitir que un jugador como yo, que ya hacía trece años que jugaba en el primer equipo, marchara de mala manera. Aquella fue una de las pocas veces que realmente me cabreé y enseñé las uñas. Nunca fui un jugador conflictivo ni polémico pero ante aquella situación, me rebelé”.

    “El resultado final fue que el Barça me levantó el castigo y -atención- me dobló la ficha que cobraba. Es decir, pasé de ser un proscrito a cobrar el doble de lo que estaban pagando hasta aquellos momentos”.

    Parecía un hecho consumado que tanto el destino tanto de Marcial como de Charly, apuntaba claramente al Atlético de Madrid. Pero finalmente, solo fue Marcial el que acabó de rojiblanco. También terminaba contrato, ya tenía 31 años, había hablado demasiado -mucho más que Charly-, no formaba parte de un clan como Neeskens el cual cuando volvió del compromiso con su selección siguió jugando como si nada hubiera sucedido, ni tampoco tenía el carisma del que gozaba Charly. Firmó contrato con el Atlético el 12/6/1977. Charly renovó el 10/6/1977.



    El tramo final de la temporada fue cruel para el Barça. De hecho, desde el paso de Ricardo Melero por el Nou Camp, el equipo ya no se repuso. Se desestabilizó por completo. Y en aquella época no hacía falta demasiado para conseguirlo. En pleno túnel, el Athletic de Bilbao acaba con la participación en la Copa de la UEFA ganando en San Mamés por 2-1 (2/3/1977) y empatando 2-2 en el Nou Camp (16/3/1977). En la Copa del Rey se vive un espectáculo esperpéntico: un Celta de Vigo plagado de suplentes que luchaba por una permanencia en 1ª división que no conseguiría -descendería junto al Zaragoza y Málaga-, se permite el lujo de eliminar al FCB venciéndolo a domicilio por 1-2 la noche del 19/5/1977. En la ida, jugada en Balaídos (27/4/1977), el resultado había sido de 1-1.

    El 1/12/1976, en la portada del diario “Dicen …” 48 horas después de pulverizar al Valencia y encima de una fotografía del héroe del partido, o sea, Manolo Clares con sus 5 goles, rezaba la leyenda: “¿Hasta donde puede llegar este Barça?”. Bueno, llegó hasta donde pudo. Lo cierto es que con todas sus limitaciones que eran abundantes, en ciertos momentos no faltó tampoco una ración de infortunio.

    Eso viene a colación justo cuando el profeta cumple su último partido de suspensión. Es un sábado por la noche (26/2/1977) y el Atlético de Madrid que ya se ha apropiado del liderato para no dejarlo, visita el Nou Camp con dos puntos de ventaja (32-30). Sin embargo y pese al remate desde muy cerca de Rubén Cano en la 1ª parte que se estrella en la escuadra izquierda del marco de Mora, el Barça por fe, por coraje, por dominio y por ocasiones, merece de sobras ganar el partido. A menos de un cuarto de hora para el final, un saque de esquina lanzado por Marcial es rematado por Clares. La pelota da en el larguero para acabar entrando en la portería atlética. Delirio general. Acto seguido, el mismo Clares tiene el 2-0 pero el guardameta Pacheco, le tapa el remate, un remate que le hubiera dado al Barça el liderato gracias al average particular con los madrileños. Nada de eso. Una desgraciada jugada de Neeskens a 6 minutos del final intentando despejar un centro de Ayala, se convierte en el definitivo 1-1 y el Atlético que sale del Nou Camp reforzadísimo. Sacó petróleo de donde no había nada.

    ¿Cómo era aquello? Entre todos lo mataron y él solito se murió.

    El 13/4/1977 Agustín Montal declara sentirse cansado. Ya insinúa que se va. Ello no le impedirá renovar el contrato de Johan Cruyff por una temporada más -sin aumento, como recalca, o sea, 26 millones más- lo que implica automáticamente la renovación también por el mismo periodo de tiempo de Marinus Michels, faltaría más. Montal dice que es lo más idóneo. Y con la economía de la entidad que amenaza claramente con colapsar, advierte que no va a haber ningún fichaje de cara a la galería para la campaña 1977-78.

    Manolo Clares nunca volvió a repetir los números de esta temporada. Ni los obtuvo ni se acercó en su etapa en el CD Castellón antes de fichar por el Barça, ni lo haría tampoco en sus dos últimas temporadas en activo en el Rayo Vallecano. Dejó el FCB al mismo tiempo que el profeta y Marinus Michels, en la primavera de 1978.

    Un crepúsculo lleno de negras nubes.


    Pero no títulos ...

    Fuentes:

    Hemeroteca de La Vanguardia y El Mundo Deportivo.
    Diario Deportivo “Dicen …”
    Revista Barcelonista
    El Noticiero Universal
    Diario de Burgos.es 25/3/2016.
    "Cróniques del Barça 1899-1992" editorial G&A
    "El libro de oro del Barça 1899 - 1995"
    Boletín del FC Barcelona
    "Ara parlo jo", Charly Rexach, 2008
    50 años del Barça en Europa 1955-2005. David Salinas.
    Anuario Deportivo Dinámico.
    Editado por Carlos en 26/05/2018 a las 15:10







 

 
Página 13 de 14 PrimerPrimer ... 3 11 12 13 14 ÚltimaÚltima

Miembros que han leído el tema: 21

Lista de miembros no disponible.

Etiquetas para este tema

Reglas del foro

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •