1966: Chelsea-Barça. Empieza el teatro del bueno.



Siempre pasan cosas en los enfrentamientos contra el Chelsea.

30 años antes de que Mourinho, acusara a un Messi que en su primera gran noche europea padeció dos brutales entradas de Asier Del Horno en Stamford Bridge (*), de hacer teatro del bueno, recuerden, octavos de Champions (22/2/2006), y de pedir además una sanción para el futbolista, se había producido el primer enfrentamiento oficial entre los dos equipos. Concretamente el 20/4/1966 debió disputarse en Londres la ida de la semifinal de la VIII Copa de Ferias. Debió. Pero el partido no se jugó. Y ahí sí que nació el teatro del bueno. Y ahí empezaron a pasar cosas.

(*) La primera es un tackle terrorífico a la altura de la rodilla. En la segunda Messi salta para evitar lo peor. Teatro, vaya. Ambas están en youtube.

Situémonos a finales de Abril de 1966. En aquellos momentos, en España la Liga ya había terminado y el Atlético de Madrid era campeón tras quince temporadas en blanco. El Barça, entrenado por el mediocre Roque Olsen, acabó tercero y se encontraba con vistas a encarar una eliminatoria de Copa frente al Mallorca.

El Chelsea, dirigido por el escocés Tom Docherty, Doc, venía de perder en Liga en Sunderland por 2-0 y tenía por delante tres jornadas todavía y sobre todo, una inminente semifinal de la FA Cup ante el Sheffield Wednesday el 23/4/1966, que sería el origen de todo el teatro que se organizó en Stamford Bridge el día que debía celebrarse el partido con el FCB.

De El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas:

Por la mañana, el colegiado sueco, Erick Johansson, suspendió el partido. ¿La razón? El mal estado del terreno de juego. La polémica decisión del árbitro, gustó y mucho al técnico del Chelsea, Docherty, muy interesado en la suspensión, ya que el sábado 23, su equipo jugaba la semifinal de la Cup en Birmingham ante el Wednesday, con lo que disponía de más tiempo para preparar el asalto a la final (*).

(*) También tenía a dos importantes elementos lesionados: el defensa Eddie McCready y el extremo Robert Tambling.

A las 10:30 de la mañana, el secretario del Chelsea se comunica con los delegados del FC Barcelona para instarlos a presentarse en Stamford Bridge donde ya estaba el colegiado. A las 11 llegan el delegado José María Gibernau y Roque Olsen, el entrenador. Según uno de los asistentes del colegiado, que hablaba inglés, habían unos 10 cms. de barro en el centro del campo. El delegado del Barça, que también era vicepresidente del club, circuló por la zona supuestamente en mal estado y comprobó que el barro solo le llegaba al borde mismo de la suela de su zapato.

Según el entrenador del Chelsea, “el campo solo era apto para carreras de galgos”. El presidente de la UEFA, Stanley Rous (*), en ningún momento quiso saber nada. Todo este episodio causó una profunda indignación en la expedición barcelonista, que no tuvo más remedio que regresar a Barcelona llena de impotencia y rabia.

(*) Esto es inexacto. Stanley Rous era presidente en aquellos momentos de la FIFA. Lo fue entre 1961 y 1974. El presidente de la UEFA en 1966 era el suizo Gustav Wiederkehr (1962-1972).



Luis Lainz, en El Mundo Deportivo del 21/4/1966 habla de “… una suspensión que roza los lindes del escándalo y una puñalada de pronóstico reservado que se ha intentado asestar al torneo de consecuencias que podrían ser fatales”.

El caso es que el Chelsea fue batido por 2-0 por el Sheffield Wednesday en el Saint Andrews Stadium de Birmingham tres días más tarde y se quedó sin la final de la Cup. Puede verse en youtube que el campo está hecho una porquería. Una chocolatera. Pero se jugó.

La vuelta, convertida en ida, se juega en el Nou Camp el 27/4/1966. El Barça viene de hacer el ridículo en Mallorca en eliminatoria de Copa tres días antes (*) y el Chelsea de perder en Stamford Bridge por 2-3 contra el West Bromwich en partido de Liga. 60.000 espectadores se congregan en el Nou Camp y abroncan continuamente a los ingleses. El Barça acaba ganando por 2-0 con goles de Fusté (´33) y Zaldúa (´88) tras haber estrellado cinco balones en los postes de un Bonetti que fue de lejos, el mejor elemento del Chelsea. Solo la mala suerte impidió zanjar el pleito aquella noche.

(*) Mucho peor que el 2-0 fue la apatía que demostró el equipo. La revista Barça lo calificó de siesta. En la vuelta, el Barça golearía al Mallorca 5-1 (1/5/1966).

Olsen alineó a Reina; Benítez, Gallego, Eladio, Torres, Montesinos, Rifé, Muller, Zaldúa, Fusté y Zaballa.

Docherty a Bonetti; Kirkup, Ron Harris, Hollins, Hinton, Young, Houseman, Boyle, Osgood, Venables y Tambling.

El árbitro fue el suizo Karl Keller.

El capitán del Chelsea, Ron Harris -hermano de Allan Harris, quien años después sería ayudante de Terry Venables en el Barça, también presente en el Nou Camp-, acabó de encender al público ya de entrada cuando en vista de la bronca que recibía su equipo, ordenó a sus compañeros que no posaran para la foto pre partido.

Después del 2-0 y en la sala de prensa, Doc se soltó el pelo. Ahí va:

“Ha sido una injusticia. El Barcelona no juega al fútbol, solo sabe dar patadas. Un juego innoble tolerado por un árbitro influenciado por el público. En España siempre pasa lo mismo, he estado aquí muchas veces y me sé la canción de memoria. Me gusta el buen fútbol, no los trompazos”.

“Mi pronóstico es que los eliminaremos. Estoy indignado. Ya veremos si en Londres el Barcelona juega así. Llevamos cuatro partido en una semana. ¡A ver cuando le pasa esto al Barcelona!”


Gallego acaba de desviar un remate de Graham que era inofensivo para Reina. Es el 1-0. Pero lo peor está por venir.


Bien, la vuelta se disputa el 11 de Mayo en Stamford Bridge. Antes, la liga inglesa ha finalizado y el Chelsea termina 5º. El campeón es el Liverpool de Bill Shankly. A todo esto, cuando llega este compromiso, el Barça se encuentra en plena eliminatoria de cuartos del final de Copa con el Elche.

El teatro continúa en el viejo recinto del Chelsea. Los blaugranas se presentan con su equipación habitual y el árbitro, Dittmar Huber, hace que el FCB cambie sus pantalones azul marino por unos blancos, gentileza del equipo británico, con lo que la combinación es sencillamente abominable siendo suaves.

Olsen presenta la misma formación de la ida. Tom Docherty saca a Bonetti; Kirkup, Ron Harris, Hollins, Hilton, Allan Harris, Houseman, Graham, Osgood, Cooke y Tambling.

El partido empieza torcido, va empeorando, acaba mal y aún gracias. El Chelsea acorrala al Barça desde el primer minuto y Eladio es expulsado al repeler una agresión de Hollins. El equipo sobrevive hasta el descanso y durante gran parte de la reanudación. Dos lances desgraciados de Gallego -desviando un remate de Graham- y del meta Miguel Reina -intentando un despeje de puños a centro de Hilton que acaba dentro del marco-, en los minutos 70 y 78, abocan la eliminatoria a un desempate … que se celebrará en Barcelona (*). Lo único bueno de un partido áspero y angustioso.

Eladio pedía perdón por su estupidez -“Hollins la tomó conmigo desde el principio, me pegó una patada que el árbitro no vio y yo se la devolví. Consultó con el linier y en vez de expulsarnos a los dos, me tocó a mí la lotería” - y Terry Venables ya no compitió contra el Barça porque sus discrepancias con Docherty habían llegado a un punto sin retorno. Fichó por el Tottenham Hotspur.

(*) Hay varias versiones sobre como se decide la disputa del desempate en el Nou Camp. En El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas, se habla de una moneda lanzada al aire por el colegiado suizo al final del partido. En El Mundo Deportivo del 13/5/1966, el entrenador del FCB, Olsen, dice que “… en los vestuarios el árbitro preparó dos sobres con los nombres de los dos equipo, se revolvieron sobre la mesa y él mismo tomó un sobre en el que aparecía bien claro el nombre del Barcelona. No hubo ninguna moneda ”. En la Enciclopedia del Fútbol, de Ramón Melcón y Miguel Vidal de 1973, se refieren a “… los milagros y la habilidad diplomática de algún dirigente azulgrana”. Tal como suena.

En cualquier caso, se designa la fecha del 25 de Mayo para el desempate en Barcelona. A estas alturas, el Barça ya ha sido apeado por el Zaragoza (*) de la Copa.

(*) El Zaragoza había eliminado en semifinales al Leeds United después de otro desempate y ya era el primer finalista.


Parece que el equipo se ha reforzado para enfrentarse al Barcelona”, comentan estos empleados del Chelsea. Los boxeadores son Muhammad Ali y el británico Henry Cooper, que se enfrentarían el 21/5/1966 en Highbury, entonces el feudo del Arsenal (Foto: Europa Press).


FCB: Sadurní; Foncho, Gallego, Eladio, Torres, Montesinos, Rifé, Muller, Zaldúa, Fusté y Zaballa.

Chelsea: Bonetti; Kirkup, Alan Harris, Hollins, Hilton, Ron Harris, Boyle, Graham, Osgood, Cooke y Tambling.

Partido televisado en directo y sobre los 40.000 espectadores en el Nou Camp. En Stamford Bridge se instaló una pantalla gigante que congregó a 9.000 fans. Los jugadores británicos estaban desconocidos: se dejaron fotografiar antes del partido y obsequiaron con un aparatoso ramo de flores al capitán del Barça, Zaldúa, adoptando un comportamiento mucho más sociable que en su primera visita al Nou Camp. Y van de amarillo (*).

La frase de Olsen tras el partido es explicita: “El Chelsea se ha visto atropellado”. Y tanto. Fusté abre el marcador en el minuto 4 y Zaldúa, en el 19 coloca el 2-0 en el marcador. Rife, tres minutos antes del descanso, marca el tercero. En la 2ª parte, dos goles de Rifé (´52) y Fusté (´73) elevan el resultado a un concluyente 5-0.

(*) En el 1er partido del Nou Camp, el Chelsea salió de blanco total, en Stamford Bridge con camiseta blanca y pantalón azul y en el desempate, con camiseta amarilla y pantalón azul.

Docherty, que vió el partido desde el palco, no tuvo opción esta vez para incendiar la rueda de prensa post partido: “Les ha salido todo, nos han dejado KO”.

La final a doble partido con el Zaragoza se aplazó hasta Septiembre. El calendario estaba colapsado. La selección española debía empezar a preparar el inminente Mundial de Inglaterra que se disputaría entre el 11 y el 30 de Julio de 1966.

Cinco años después, en 1971, la UEFA tomaría bajo su jurisdicción la Copa de Ferias -que ya era una competición económicamente rentable-, para convertirla en Copa de la UEFA, un torneo que el Barça nunca ganaría; ni siquiera disputó una final. A día de hoy es la UEFA Europa League.

El Chelsea vivió unos años de efervescencia a partir de aquella eliminatoria con el FC Barcelona. Consiguió ensamblar un notable grupo de jugadores: a Peter Bonetti, Alan y Ron Harris, Peter Osgood, Eddie McCready, Marvin Hinton, Bobby Tambling, Tommy Baldwin, Peter Houseman y John Hollins (The Docherty´s Diamonds) se le unirían el dinámico centrocampista Alan Hudson, Ian Hutchinson, David Webb y John Dempsey.

En 1970 ganó la FA Cup tras dos excitantes batallas contra el Leeds United en las que se traspasaron todas las líneas rojas habidas y por haber (*): 2-2 en Wembley (11/4/1970) y 2-1 en Old Trafford (29/4/1970). En 1971 levantaría la Recopa de Europa al superar al Madrid en la final del Estadio Karaiskakis de Atenas. También necesitó dos partidos. En el primero, 1-1 (19/5/1971). En el segundo, 2-1 (21/5/1971).

(*) El Leeds United de aquellos años estaba en guerra con el universo entero en general y con el Manchester United y el Chelsea, en particular.


Terry Venables.


Pero Docherty ya no estaba en el Chelsea. Dimitió en Octubre de 1967. Lo sustituyó Dave Sexton. Curiosamente, 10 años después, en 1977, Sexton volvería a sustituir a Docherty que había sido cesado fulminantemente ahora en el Manchester United. ¿Motivo? Doc, tuvo un affaire con la esposa del fisio del United. El escándalo fue memorable y le costó su cargo y el matrimonio. Son cosas que pasan.

En 1973 empieza el declive del Chelsea justo cuando la directiva acomete la construcción de una nueva tribuna -la East End- que aún conserva su lugar en el actual Stamford Bridge. Los gastos se descontrolaron, la deuda se disparó y la entidad se vio obligada a vender activo (Alan Hudson, Peter Osgood, Ray Wilkins …) lo que no evitó un primer descenso a 2ª en 1975 y un segundo en 1979.

Terry Venables ya quedó dicho que abandonó el Chelsea en 1966 para convertirse en spur. Posteriormente, recalaría en el Queens Park Rangers y acabaría su carrera como futbolista en el Crystal Palace en 1975. Siempre en Londres. Aterrizó junto con Alan Harris en el banquillo del FC Barcelona en el verano de 1984 para sustituir a César Luis Menotti. Permaneció hasta el otoño de 1987. Ganó el Campeonato de Liga 1984-85 y debió ganar la Copa de Europa en Mayo de 1986, pero en el fútbol, a veces las cuentas no salen. Entrenó también al Crystal Palace, spurs, QPR, Middlesbrough y Leeds United. Dirigió al equipo nacional desde 1994 a 1996.

El Barça acabó proclamándose campeón de aquella edición de la Copa de Ferias, pero la larga travesía por el desierto no había alcanzado ni su ecuador. Nos encontramos en los años de plomo.


Ha terminado el tercer partido. El teatro, para muchos años, también. El barcelonista Muller con Hinton.

Fuentes:

Hemeroteca de El Mundo Deportivo.
Revista Barça.
El Barça en Europa, 50 años (1955-2005) de David Salinas.
Enciclopedia del Fútbol, de Ramón Melcón y Miguel Vidal (1973).
Cròniques del Barça 1899-1992 (G&A)
Història del Futbol Català. Juan García Castell (1968).
Enciclopedia Mundial del Fútbol. Editorial Océano 1981.
Diario Deportivo "Dicen ..."